Honor en vez de investigación

El director general de la Guardia Civil anunció querellas contra quienes atentasen contra el honor y la imagen de la institución que dirige en el caso de los inmigrantes muertos en la frontera entre España y Marruecos en la ciudad de Ceuta.

Fernández de Mesa ha utilizado la amenaza de una querella no para defender a la Guardia Civil, sino para intentar amedrentar a medios de comunicación y, sobre todo, a organizaciones ciudadanas.

Empleando los medios de Estado puede poner en un brete económico a medios sin gran consolidación económica y a organizaciones que no son precisamente bancos haciéndoles gastar una gran cantidad de dinero en defensa jurídica o bien intentando tener suerte e imponiéndole medidas cautelares que puedan ser mortales para el medio o para la organización.

El honor, la imagen y la profesionalidad de la Guardia Civil solamente se defienden con la verdad. Una investigación realizada por especialistas independientes extranjeros elegidos en una lista propuesta por el Consejo de Europa o por la Unión Europea. Saber qué pasó y la responsabilidad que pudiera tener el Estado español es vital.

Decir que todo se ha hecho bien, desde el principio al final, cuando el número de muertos aumenta y las contradicciones se hacen más patentes, me recuerda mucho a aquellas infaustas jornada de marzo de 2004 en las que el ministro Acebes aseguraba que era ETA desde el primer instante.