Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Sarkozy’

Atacando a los sindicatos

Una serie de asociaciones liberales, posiblemente teledirigidas desde el Palacio del Elíseo, han conseguido reunir de entre cinco mil a diez manifestantes contra la huelga del transporte que está azotando a Francia estos últimos días como protestas a las reformas del hiperactivo Presidente Sarkozy.

Una huelga para ser efectiva tiene que ser molesta, porque de lo contrario no serviría para nada. Cuando los huelguistas son trabajadores de un servicio público el perjudicado no es solamente el empresario sino sobre todo los usuarios, que son los que harán que el empresario se mueva en sus posiciones. Es evidente que una huelga en un servicio público, como es el transporte, perjudica a muchas personas que no les va ni les viene el conflicto laboral, pero de allí a pedir la derrota de los sindicatos hay un abismo, ¿por qué?

Los sindicatos no son entidades angélicas, más bien, tienen defectos y algunos graves, pero lo que sí está claro es que se deben a su público, esto es, a los trabajadores que representan. Si los sindicatos en una batalla crucial son derrotados, ya no habrá nadie que articule los intereses de los trabajadores con la fuerza del número.

Paralelamente nadie se acuerda de las organizaciones empresariales, de la forma de actuar como grupo de presión, de los medios que emplean para modelar o variar la voluntad popular según su interés. Si la estructura sindical cae, estaremos en manos de unos empresarios que no sólo nos les interesa los servicios públicos, sino que lo que desean es adueñarse de ellos para dar una prestación de pena a un precio de lujo.

Read Full Post »

Francia es un país reconocido internacionalmente como la primera potencia en cuanto a moda, complementos y cosméticos respecta. Ahora ha llevado la técnica cosmética a la política con una habilidad inusitada, aunque no es la primera vez que esto se intenta tanto en Francia como en otros países del mundo.

El Presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, ha sorprendido a algunos medios nacionales e internacionales con la elección de los miembros de su gobierno y de los más altos puestos en la administración francesa. Sarkozy pretende redimirse de sus polémicas reacciones ante los disturbios en los barrios periféricos de París y Marsella, que fueron tenidos por muchos como catalizador decisivo para subir la intensidad de estos disturbios.

Ahora Sarkozy ha decidido poner a una descendiente de inmigrantes marroquíes al frente del Ministerio de Justicia y a otro hijo de la inmigración como Secretaria de Estado de Ciudades.

Estos nombramientos quedan bien, políticamente correctos y dan una impresión de multiculturalidad “prima facie”, pero cualquiera que conozca mínimamente los entresijos de un gobierno y de una administración sabe que para que el cambio sea verdaderamente decisivo hay que modificar también otras escalas del gobierno y la administración, menos vistosas pero más importantes tanto en el plano técnico como en el decisorio.

Cuando no se quiere que nada cambie, a estas personas se les pone en el vértice del poder, abrumadas de papeles y actos protocolarios, teniendo que delegar continuamente en un conjunto de asesores que son quienes deciden realmente, sea por el volumen de lo que tienen que hacer como por la falta de experiencia que tienen para desempeñar cargos de tamaña importancia. Si a Sarkozy le hubiese interesado un cambio de verdad, hubiera situado a muchos de estos representantes de las minorías y de otros grupos sociales en puestos de tercer y cuarto rango, adquiriendo la experiencia necesaria para que cuando llegasen a la cúspide del poder y la administración francesa no se vieran aturdidos como estos van a verse.

Es obvio que a Sarkozy no le interesa el cambio verdadero, pues lo ha dejado claro en sus anteriores responsabilidades y con el programa que se ha presentado. Esta operación no es reconocer a todos los franceses el derecho a participar de la dirección de su país, sino que solamente es una operación de maquillaje. Un maquilla de colorido local para distraer la atención.

Read Full Post »

Sarkozy se merece ya ser un tema estrella en mis escritos, porque voy a volver a hablar de él. Hoy ha tomado posesión como Presidente de Francia, con ese protocolo de religión laica y monarquía republicana con el que los franceses saben rodea a su más alta magistratura. El fragmento de su discurso que he podido oír se acerca mucho a la temática que me gustaría que los políticos de la izquierda española empleasen; le he oído hablar de grandeza, de cumplir con la palabra dada, de identidad, pero todo ello con serenidad democrática, con templaza que hace que la firmeza no pueda convertirse en arbitrariedad.

Read Full Post »

Sarkozy promete como presidente ‘rehabilitar la autoridad, el mérito y el honor de la Nación’. Ésta es la portada de “El Mundo” hoy. Ya he dicho que Sarkozy me cae bien y que lo mismo le hubiera hasta votado, pero estas palabras me han producido algunas consideraciones.

Los últimos doce años la Presidencia de Francia ha sido detentada por un miembro de su mismo partido, la UMP; muy mal lo ha tenido que hacer Jacques Chirac para que su compañero de partido tenga de rehabilitar el país. Añadamos a esto el dato de que durante los doce años de mandatos de Chirac, ocho han sido con mayorías parlamentarias del partido de Sarkozy.

Si Francia necesita una rehabilitación algo habrá tenido que ver Sarkozy, pues el partido que dirige ha gobernado Francia y él mismo ha sido ministro de Economía y del Interior.

Read Full Post »

En Francia se han publicado los últimos sondeos sobre las elecciones presidenciales, cuya segunda y definitiva vuelta será el mañana. Todos los sondeos dan la victoria a Sarkozy frente a Royal, aumentando su diferencia respecto a los sondeos de días anteriores. Mi teoría sobre la división a la mitad del voto centrista se cumple, lo cual le entrega la presidencia de la República al candidato de la UMP.

Destaca “El País” que entre los votantes de extrema izquierda (que no sé si en Francia son un colectivo numéricamente representativo) Sarkozy recibe el respaldo de casi la cuarta parte, lo cual, a mi entender, es sintomático de un cambio de tendencia en este país vecino, ya que paradójicamente es el candidato de la derecha el mejor garante de la laicidad del Estado Francés.

Otro elemento llamativo es que la derecha francesa, y universal, tiene una habilidad inusitada para dar la vuelta a los acontecimientos: se queman miles de coches bajo el mandato de Sarkozy como ministro del Interior y él tiene la imagen de duro frente al crimen, cuando fue el responsable de no atajar estos desmanes. Pero es que los socialistas franceses, y los de todo el mundo, operan con una tontería, que permite estas maniobras de “vuelta de la tortilla”. En vez de atacar al ministro por la inoperancia de las fuerzas del orden, se ponen a hacer metafísica de la integración, de la diferencia y la pluriculturalidad, cuando ante todo estaban ante una clara y simple alteración del orden público que Sarkozy no pudo atajar, sólo cabiéndole esperar a que se agotara en ella misma.

Si yo fuera francés y pudiera votar mañana. No sé, lo mismo también lo hacía por Sarkozy. Royal se suena a una política de caramelo, con buen sabor pero con poca consistencia.

http://www.elpais.com/articulo/internacional/ultimos/sondeos/dan/vencedor/Sarkozy/presidenciales/francesas/elpepuint/20070505elpepuint_4/Tes 

Read Full Post »

            Muchos tenemos la costumbre de meter la cabeza en el periódico que otro está leyendo en un transporte público. Yo lo hago con mucho interés si esa persona está leyendo un periódico que no es de los que acostumbro a seguir. El pasado miércoles, en el autobús, así me sucedió. Un hombre de avanzada edad estaba leyendo el ABC, y yo me quedé con un titular que ensalzaba al ministro francés del interior, Nicolás Sarkozy, por su gestión de la inmigración. Sin necesidad de leer más que el titular (“de la inmigración sufrida a la elegida”) sé que este medio está mintiendo nuevamente, ya que el sistema migratoria francés no ha cambiado, salvo unas expulsiones a alborotadores sin nacionalidad francesa. Lo que sí ha sucedido bajo el mandato de Sarkozy fue una gran revuelta de los barrios periféricos de París, que tardó dos semanas en sofocar.

Como es normal para la derecha más dura, sus desastres lo convierten en capital político. Bajo su mandato hay revueltas, desórdenes, inmigración desordenada, pero ellos tiene la habilidad de responsabilizar a otros de ello, mientras se ofrecen como los únicos remedios para solventar el problema, el problema que ellos mismos han creado. Sarkozy ha sido el político que mejor salió de la crisis de los coches quemados y algunos malintencionados han llegado a pensar que la pasividad de la policía, los primeros días, se debía a que cuántos más coches ardieran, más posibilidades tenía el responsable del desastre, paradójicamente, de ser el próximo Presidente de la República. Un buen político es el que soluciona los problemas, un gran político es el que evita los problemas, Nicolás Sarkozy no es ni una cosa ni la otra.

Todos sabemos que a ABC lo que pase en Francia no le importa nada. ABC, llevados por su complejo de inferioridad respecto a todo lo que suceda más allá de nuestras fronteras, quieren sacar consecuencias para España de su interpretación, o invención, de lo que ha pasado en Francia. Sarkozy representa la firmeza del PP y no sabemos bien quién representa la debilidad, pero que correspondería en España al PSOE. En esto también miente el ABC, porque con el Partido Popular lo único que hemos tenido es un ascenso de la inmigración ilegal, a pesar de las proclamas de cierre de fronteras y de control migratorio.

Read Full Post »

« Newer Posts