Del uso de la política extranjera para la política española

Desde que se celebró la primera vuelta de las Elecciones Presidenciales en Francia hay muchas personas que hacen una lectura para la política española, de lo que ha sido un acontecimiento de la política francesa. Evidentemente los sistemas políticas y las dinámicas de estos son comparables, pero siguiendo una metodología y buscando lo comparable, no realizando valoraciones sobre equiparaciones que en muchas ocasiones son arbitrarias y en otras además son falsas.

Además estas aplicaciones lineales, porque sí, de los acontecimientos extranjeros a nuestra política permiten todo tipo de contradicciones, porque se aprovecha cualquier resultado para legitimar las posiciones propias. Y en estos tiempos de Postverdad, desdecirse que no rectificar es posible hacerlo sin vergüenza alguna.

Veamos un bonito ejemplo.

Cuando Matteo Renzi, entonce jefe de gobierno en Italia, vio como su propuesta de reforma constitucional eran rechazada por los italianos, presentó su dimisión como Presidente del Consejo de Ministros y como líder del Partido Democrático.

El eurodiputado español Pepe Blanco comentó este acontecimiento en su cuenta de Twitter poniéndolo en paralelo con la dimisión y regreso de Pedro Sánchez. La marcha que se presumía definitiva de Matteo Renzi la calificaba de lección. Era el 5 de diciembre.

Ayer fueron las primarias para el liderazgo del Partido Democrático. Matteo Renzi se presentó y ganó, desdiciendo la lección que según Pepe Blanco había dado.

Pero el eurodiputado gallego no ha visto una contradicción, sino que se ha congratulado de que Renzi hiciera lo contrario a lo que él consideró ejemplar en diciembre y le dedicó otro tweet donde aparece la palabra fetiche de los aparatchiks del PSOE:

¿Por dónde crece el Partito Democratico?

En las elecciones italianas de 2013, ganó la coalición encabezada por el Partito Democratico, con poco margen sobre la liderada por el partido de Berlusconi y sobre el partido de Grillo, que fue la formación considerada individualmente más votada.

El gran triunfador de esas elecciones no fue quien estaba en condiciones de formar gobierno, sino el partido populista. A pesar de las dificultades los del Partito Democratico consiguieron formar gobierno, pero estaban estancados.

Un golpe de mano interno, de los que en España a nivel nacional parecen imposibles, en el que el máximo órgano entre congresos del PD aprueba la necesidad de un cambio de timón en el gobierno, convierte a Renzi en Presidente del Consejo de Ministros.

Italia noviembre 2014 Ipsos
Italia noviembre 2014 Ixe
Como muestran estas dos encuestas de noviembre, Renzi ha conseguido que hacerse con todos los votos del descompuesto partido centrista de Mario Monti, pero que le dio expresión política a un porcentaje nada despreciable del espectro político. Junto a ello recibe votos del centro-derecha y unos pocos de la opción populista que se está disolviendo con el paso del tiempo.

Frente a la permanente tentación de los líderes y de las bases del centro-izquierda de hacer giros a la izquierda, donde no hay nadie y los que están lo tiene todo copado, Renzi ha sabido abrir el PD al centro, donde está la mayoría. Mientras tanto Pedro Sánchez girando.