Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Portugal’

No es sobre el librito de Houellebecq. Una jugada inteligente de Syriza ha sido trascender lo económico dentro de sus negociaciones comunitarias. Grecia no ha perdido sus votos en el Consejo, ni su capacidad de veto en los temas que requieren unanimidad, de modo que han optado no negociar en exclusiva sobre la deuda, sino sobre las sanciones a Rusia y cientos de temas más en los que cualquier gobierno comunitario tiene que tomar decisiones.

Naturalmente los votos de Grecia dentro de los procesos ordinarios de toma de decisiones son insuficientes para bloquear nada, salvo cuando se requiere la unanimidad. Lo que el gobierno griego quiere que a algunos les cueste Dios y ayuda sacar adelante medidas que favorece a su país sin pasar antes por la caja de los países endeudados.

Tsipras está esperando obviamente a España. España y Grecia juntos podrían constituir el germen de una minoría de bloqueo a la que podrían unirse Italia, Portugal, Chipre e Irlanda y tener ya el 25% de la población. Una minoría que podría parar decisiones uniéndose a los que están en contra, siempre que no se atiendan algunas de sus condiciones.

El gobierno griego tiene las jugadas pensadas y lo que ha hecho es ampliar el campo de batalla. Ahora no solamente hay que negociar la deuda, sino otras decisiones que se daban por descontadas. Solamente le falta a Tsipras conseguir aliados con fuerza poblacional dentro de la Unión Europea.

Read Full Post »

Con ocasión de la muerte de la reina Fabiola, ex reina de los belgas, me he preguntado qué españoles o españolas han sido monarcas o consortes de monarcas en otras monarquías. Sin ánimo de ser exhaustivo he comenzado la andadura en los Reyes Católicos.

Los varones, son monarcas por título propio, mientras que todas las mujeres son consortes de monarcas varones. Solamente señalamos en el caso de los monarcas por título propio los principales territorios extranjeros que estuvieron bajo su corona y ni aquellos, como los muchas posesiones italianas, que formaban parte de la Corona y se heredaban normalmente.

Descendencia de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón
Catalina (1485-1536), reina de Inglaterra
Juana I (1479-1555), duquesa de Borgoña y condesa de Flandes
María (1482-1517), reina de Portugal
Isabel (1470-1498), reina de Portugal

Descendencia de Felipe I y Juana I
Leonor (1498-1558), reina de Portugal
Carlos (1550-1558), emperador del Sacro Imperio
Isabel (1501-1526), reina de Dinamarca
Fernando (1503-1564), emperador del Sacro Imperio, rey de Hungría, rey de Bohemia
María (1505-1558), reina de Hungría y Bohemia
Catalina (1507-1578), reina de Portugal

Descendencia de Carlos I
María (1528-1603), emperatriz del Sacro Imperio

Descendencia de Felipe II
Catalina Micaela (1567-1597), duquesa de Saboya

Descendencia de Felipe III
Ana María Mauricia (1601-1666), reina de Francia
María Ana (1606-1646), emperatriz del Sacro Imperio

Descendencia de Felipe IV
María Teresa (1638-1683), reina de Francia
Margarita (1651-1673), emperatriz del Sacro Imperio

Descendencia de Felipe V
Mariana Victoria (1718-1781), reina de Portugal
Felipe (1720-1765), duque de Parma
María Antonieta Fernanda (1729-1785), reina de Cerdeña

Descendencia de Carlos III
María Luisa (1745-1792), emperatriz del Sacro Imperio
Fernando I (1751-1825), rey de las Dos Sicilias

Descendencia de Carlos IV
Carlota Joaquina (1775-1830), reina de Portugal
María Luisa Josefina (1782-1824), reina de Etruria y duquesa de Parma
María Isabel (1789-1848), reina de las Dos Sicilias

No pertenecientes a la dinastía reinante
Eugenia de Montijo (1826-1920), emperatriz de los franceses
Fabiola de Mora y Aragón (1928-2014), reina de los belgas

Read Full Post »

El otro día, en Twitter (enlace no encontrado), Eduardo Robredo Zugasti insinuaba que el tratamiento que los países europeos denominados peyorativamente PIIGS no sería el mismo si estos poseyeran una capacidad disuasoria superior, en concreto, si poseyeran armas nucleares.

Imaginemos por un momento que en Grecia, en vez de gastarse un cantidad indecente de dinero en unos Juegos Olímpicos para que los estadounidense alimentasen su ego patriótico, grandes puentes o en el establecimiento de un mastodóntico sector público, lo hubieran invertido en un simpático programa nuclear y como resultado de éste, estuvieran en posesión de algunas cabezas listas para ser montadas en los misiles que les hemos vendido para defenderse de nuestros también aliados, los turcos.

Los griegos, si hubieran malgastado el dinero correctamente y no en burbujas crediticias, podrían sentarse y esperar que nadie se atreviese a desestabilizar un sistema con unos aparatitos tan peligrosos. Podría pedir que se le dieran préstamos a fondo perdido, no fuera a hacerse con el poder algún populista, ultranacionalista o pirado aupado por la crisis económica que pensase en serio que las armas nucleares existen para ser utilizadas contra los enemigos, político, culturales o económicos de los helenos.

Las armas nucleares, además, tienen el problema de que casi no hay cadena de mando para activarlas: no necesitas decenas de generales fieles, regimientos de soldados que aguanten los bombardeos de la OTAN, ni una gran infraestructura militar, sino un único sistema de armas dependiente directamente del mando superior.

Puede que a nadie le interese exigir recortes dramáticos a un país nuclear cuyo gobierno puede tener una deriva peligrosa o caer en manos de gente poco deseable. Es por ello por lo que muchos países con potencial pero débiles frente al mundo recurren a los programas nucleares: para ser respetados.

Italia o España tienen capacidad científica y tecnológica sobrada para haber desarrollado exitosamente un programa de estos. Y señores de los mercados, tengan cuidado con los franceses, que si bien son bastante latinos, tienen armas nucleares desde hace medio siglo y tienen a una señora bastante ultra muy bien posicionada en las encuestas para hacerse con la Presidencia de la República.

Read Full Post »

El otro día, cuando hacía la simulación del Congreso con 700 diputados, Franesco se preguntaba por qué no 7000 diputados. Aparte de que una cámara de varios de miles es más inoperante que un congreso de un partido, la cuestión es que nuestro número de miembros de la cámara baja, comparado con nuestro entorno de la UE, es muy bajo.

El aumento de la proporcionalidad, según esta hipótesis, tendría como propio un aumento del número de diputados (eliminando el Senado, claro). España se encuentra en el penúltimo puesto en la ratio entre parlamentario de la cámara baja y habitantes.

Read Full Post »

Cavaco Silva ha ganado las Elecciones Presidenciales en Portugal. Lo ha ganado a lo grande y a lo pequeño. A lo grande por ha superado el 50% de los votos y por tanto no necesitará de la segunda vuelta. A lo pequeño porque la abstención ha sido monstruosa, superior a la mitad del electorado.

Se puede ver como una continuación de la tradición lusa de reelección de sus presidentes, como un voto implícito de castigo al gobierno socialista de Sócrates, una muestra de permanencia a los mercados o como una muestra desencanto, pero lo cierto es que Cavaco continuará al frente de una magistratura con poderes sumamente limitados pero que tiene algún margen de actuación interesante.

Los socialdemócratas (versión lusa de la Socialdemocracia) están sin estar. Tienen la Presidencia de la República como altavoz institucional y a la vez contempla desde fuera como el primer ministro y la mayoría parlamentaria se van hundiendo con cada recorte que se ven obligados a aprobar.

Read Full Post »

Hoy se celebran Elecciones Presidenciales en Portugal, un país cuya única frontera terrestre es España. No sólo somos su país vecino sino que hasta cierto punto somos su único vecino.

El seguimiento que hacen los medios españoles de las elecciones portuguesas es entre exiguo y patético. Portugal, además de ser un vecino con mil kilómetros de frontera, es la zona de al lado para muchísimas provincias españolas, donde invierten nuestras empresas y bancos y un país que está viviendo una crisis de deuda pública que lo tiene bastante asustado.

Cercanía, intereses en el país, intereses compartidos dentro de la Unión Europea y una situación financiera muy similar a la nuestra deberían hacer que los procesos electorales en Portugal fueran de máximo interés en España. Pero no sólo vivimos a espaldas de nuestros vecinos, sino que en un alarde de chovinismo los despreciamos.

Alguien podrá decir que esto se debe a que al ser una república parlamentaria las elecciones a la Presidencia no son las más importantes en Portugal, pero la realidad es que aunque fueran las elecciones legislativas la atención al proceso y sus consecuencias sería mínima.

Read Full Post »

Los medios conservadores aprovechan el verano para hacerse eco del último informe sobre Derechos Humanos realizado por el Departamento de Estado de los EEUU. La verdad es que no han sido demasiado imaginativos: si hay algo para darle caña a Zapatero y que encaje con su ideología, pues lo destacamos.

Había algo que me rechinaba y esta mañana, mientras compraba en el Mercado de Abastos de Ceuta, me acordé que en 2003 la CIA, también en un sesudo informe sobre conflictos fronterizos, situaba a la localidad de Olivenza (Badajoz) como foco de una tensión fronteriza y una disputa territorial potencialmente peligrosa entre España y Portugal.

El peso que cada cual quiera darle a los juicios sobre discriminación lingüística de dicho informe del Departamento de Estado debería estar filtrado por el valor que se debería otorgar al informe de 2003 sobre el conflicto territorial entre España y Portugal.

Read Full Post »

Sé que este tema es más una serpiente de verano que otra cosa, pero me gustaría volver sobre el tema del “Iberismo”. Lo único cierto de todo esto es que los responsables del “Barómetro de Opinión Hispano-Luso”, de la Universidad de Salamanca, han sabido elegir con tino la fecha de presentación de éste, ya que un mes de julio escaso de noticias siempre te deja un hueco importante que en otra ocasiones sencillamente no tendrías.
La vecindad de Portugal no es la misma para todos los españoles. Para los que viven en las provincias limítrofes efectivamente Portugal es el país vecino y con el que, posiblemente, mantengan algunas relaciones, aunque sólo sea ir allí a dar una vuelta o comprar algo.
Pero buena parte de España no tiene esa relación tan estrecha con Portugal, los cuales tienen la desgracia de tener frontera terrestre sólo con España. Para un ceutí o un melillense el país vecino es otro. Para un vasco, catalán o aragonés ese vecino es Francia. Para un valenciano, murciano o un andaluz de la zona oriental no hay país vecino. Para un canario o un balear el vecino, límite y posibilidad es la inmensidad marina.
Más allá del dichoso dato de la “unificacion ibérica” lo que el “Barómetro de Opinión Hispano-Luso” pone de manifiesto es que los españoles y los portugueses se ignoran recíprocamente, la mayoría no sabe la población del otro ni el nombre de su presidente. El “no sabe / no contesta” es masivo y las preguntas de conocimiento nos muestran que la fiabilidad de los resultados es discutible, ya que se opina de cosas que se desconocen y de las que se reconoce su ignorancia.
Y es que Portugal solamente le cae cerca a los españoles que están en su frontera, para el resto de los españoles es tan lejano como cualquier otro país.

Portugal
Sé que este tema es más una serpiente de verano que otra cosa, pero me gustaría volver sobre el tema del “Iberismo”. Lo único cierto de todo esto es que los responsables del “Barómetro de Opinión Hispano-Luso” (BOHL), de la Universidad de Salamanca, han sabido elegir con tino la fecha de presentación de éste, ya que un mes de julio escaso de noticias siempre te deja un hueco importante que en otra ocasiones sencillamente no tendrías.

La vecindad de Portugal no es la misma para todos los españoles. Para los que viven en las provincias limítrofes efectivamente Portugal es el país vecino y con el que, posiblemente, mantengan algunas relaciones, aunque sólo sea ir allí a dar una vuelta o comprar algo.

Pero buena parte de España no tiene esa relación tan estrecha con Portugal, los cuales tienen la desgracia de tener frontera terrestre sólo con España. Para un ceutí o un melillense el país vecino es otro. Para un vasco, catalán o aragonés ese vecino es Francia. Para un valenciano, murciano o un andaluz de la zona oriental no hay país vecino. Para un canario o un balear el vecino, límite y posibilidad es la inmensidad marina.

Más allá del dichoso dato de la “unificacion ibérica” lo que el “Barómetro de Opinión Hispano-Luso” pone de manifiesto es que los españoles y los portugueses se ignoran recíprocamente, la mayoría no sabe la población del otro ni el nombre de su presidente. El “no sabe / no contesta” es masivo y las preguntas de conocimiento nos muestran que la fiabilidad de los resultados es discutible, ya que se opina de cosas que se desconocen y de las que se reconoce su ignorancia.

Y es que Portugal solamente le cae cerca a los españoles que están en su frontera, para el resto de los españoles es tan lejano como cualquier otro país.

Documento del BOHL.

Read Full Post »

Cuando era niño pasaba los meses de agosto en la “Costa de la Luz” en la provincia de Huelva. Una de las actividades que todos los años cumplimentábamos era ir a Portugal. Había frontera de verdad, no había puente sobre el Guadiana, por lo que al papeleo fronterizo se le unía la espera para tomar los transbordadores.
En esos momentos, aburridísimo en el coche y siempre con alguno miembro de la familia que tenía los documentos caducados, deseaba que España se expandiese y ocupase toda la Península Ibérica.
Hoy esos sueños expansionistas (por hartura de la espera) se han borrado de mi conciencia y me hace cierta gracia que se diga que determinado número de españoles y de portugueses verían con buenos ojos la unificación política de ambos estados.
La verdad es que no encuentro sentido a la unión política de España y Portugal. Portugal ha sido independiente muchísimo tiempo y la última vez que estuvo integrada en la Corona Hispánica lo fue únicamente por medio de una “unión in personam”, no a través de la unión de todos los órganos del Estado, por lo que no hubo ninguna institución política común, si salvamos la persona del Rey.
Pero estoy en contra más pensando en cuestiones prácticas que teóricas. Lo primero es que todo lo que antes se podía hacer por medio de unificación política, ahora se puede hacer a través de cooperación e integración internacional, de forma que se puede unificar todo lo que se quiera manteniendo cada cual su independencia y soberanía.
Lo segundo es porque me aterraría el modo de hacer la unificación. Podría ser mediante la conversión de la República Portuguesa en la Comunidad Autónoma de Portugal y de tener embajadores, representaciones internacionales y hasta ejército propio terminarían discutiendo la financiación. Junto a esto sería muy curioso ser a la comunidad autónoma portuguesa pidiendo la transferencia de competencias que sí tenía cuando independiente y soberana.
La otra vía sería la federación entre España y Portugal, pero eso es aún más jaleo que lo primero. Si se federan los dos estados la cosa parece fácil para Portugal y difícil para España, ya que las autonomías quedarían reducidas a divisiones territoriales de un estado federado (poca cosa). A todo esto le podemos unir crear, en el caso de España, una cuarta instancia de poder político, con su legislativo, ejecutivo y judicial y su lucha competencial con las demás instancias. Pero sobre todo tendríamos un lío casi eterno con todo eso que nos encanta convertir en problema: nombre, bandera, jefatura del Estado, himno, sede de la capital, idioma oficial y selecciones de fútbol.
España y Portugal, desde 1986 forman parte de las Comunidades Europeas (ahora Unión Europea), y es allí donde se han armonizado más que nunca en todos los planos jurídicos y económicos. Bien podrían marcar estos dos países una mayor velocidad en sus respectivas integraciones, pero eso depende de la voluntad política de los gobiernos de los dos estados y no de los sueños iberistas.

Banderas ESP POR
Cuando era niño pasaba los meses de agosto en la “Costa de la Luz” en la provincia de Huelva. Una de las actividades que todos los años cumplimentábamos era ir a Portugal. Había frontera de verdad, no había puente sobre el Guadiana, por lo que al papeleo fronterizo se le unía la espera para tomar los transbordadores.

En esos momentos, aburridísimo en el coche y siempre con alguno miembro de la familia que tenía los documentos caducados, deseaba que España se expandiese y ocupase toda la Península Ibérica.

Hoy esos sueños expansionistas (por hartura de la espera) se han borrado de mi conciencia y me hace cierta gracia que se diga que determinado número de españoles y de portugueses verían con buenos ojos la unificación política de ambos estados.

La verdad es que no encuentro sentido a la unión política de España y Portugal. Portugal ha sido independiente muchísimo tiempo y la última vez que estuvo integrada en la Corona Hispánica lo fue únicamente por medio de una “unión in personam”, no a través de la unión de todos los órganos del Estado, por lo que no hubo ninguna institución política común, si salvamos la persona del Rey.

Pero estoy en contra más pensando en cuestiones prácticas que teóricas. Lo primero es que todo lo que antes se podía hacer por medio de unificación política, ahora se puede hacer a través de cooperación e integración internacional, de forma que se puede unificar todo lo que se quiera manteniendo cada cual su independencia y soberanía.

Lo segundo es porque me aterraría el modo de hacer la unificación. Podría ser mediante la conversión de la República Portuguesa en la Comunidad Autónoma de Portugal y de tener embajadores, representaciones internacionales y hasta ejército propio terminarían discutiendo la financiación. Junto a esto sería muy curioso ser a la comunidad autónoma portuguesa pidiendo la transferencia de competencias que sí tenía cuando independiente y soberana.

La otra vía sería la federación entre España y Portugal, pero eso es aún más jaleo que lo primero. Si se federan los dos estados la cosa parece fácil para Portugal y difícil para España, ya que las autonomías quedarían reducidas a divisiones territoriales de un estado federado (poca cosa). A todo esto le podemos unir crear, en el caso de España, una cuarta instancia de poder político, con su legislativo, ejecutivo y judicial y su lucha competencial con las demás instancias. Pero sobre todo tendríamos un lío casi eterno con todo eso que nos encanta convertir en problema: nombre, bandera, jefatura del Estado, himno, sede de la capital, idioma oficial y selecciones de fútbol.

España y Portugal, desde 1986 forman parte de las Comunidades Europeas (ahora Unión Europea), y es allí donde se han armonizado más que nunca en todos los planos jurídicos y económicos. Bien podrían marcar estos dos países una mayor velocidad en sus respectivas integraciones, pero eso depende de la voluntad política de los gobiernos de los dos estados y no de los sueños iberistas.

Read Full Post »

La Libertad guiando al pueblo de Delacroix
Comentada Lüzbel su plan de posteo veraniego y terminaba diciendo que “las revoluciones tocan con el frío”. Yo siempre atento al hecho anecdótico me he preguntado si realmente hay una época del año más proclive para las revoluciones.

Como siempre el problema que tiene cualquier “comprobación empírica”, por muy chorra que sea como lo es ésta, es que tienes que definir la muestra, lo cual pasaba ineludiblemente por establecer qué es una revolución y cuál no lo es.

Comprenderéis que tampoco me haya partido mucho la cabeza estableciendo criterios. Básicamente he elegido procesos de cambio político acelerados, aunque requiriesen un proceso posterior de desarrollo, y que concentrasen en unos días la caída del régimen anterior y que resultasen triunfantes (todo esto considerado con mucha generosidad).

Revolución inglesa de noviembre de 1688
Revolución estadounidense de julio de 1776
Revolución francesa de julio de 1789
Revolución francesa de julio de 1830
Revolución francesa de febrero de 1848
Revolución española de septiembre de 1868
Revolución mexicana de noviembre de 1910
Revolución rusa de febrero de 1917
Revolución rusa de noviembre de 1917
Revolución portuguesa de abril de 1974
Revolución checoslovaca de noviembre de 1989

La estación reina es el otoño con cinco revoluciones, el verano con tres, el invierno cuenta con dos revoluciones y la primavera solamente con una, que si no hubiera sido en esta fecha no podría haberse denominado la “Revolución de los Claveles”. Es curioso que las tres revoluciones veraniegas hayan sido en Francia y en Estados Unidos, lo cual se justifica, obviamente, por la inexistencia en su momento de parques temáticos de Disney.

Hay una mayor propensión, como dice Lüzbel, de hacer revoluciones en momentos menos calurosos, pero lo que queda absolutamente claro es que la primavera, salvo que se sea portugués, está para hacer el amor y no la guerra.

Read Full Post »