Ninguna medida ideológica compensa a los pensionistas

Si el análisis que hace El País tiene algo de verdad quiere decir que los analistas del Partido Popular están sintiendo venir una de las debacles electorales más fuertes de las últimas décadas.

El hecho de que el PP tenga que tomar medidas para mantener fiel al electorado más conservador, más de derecha de toda la vida, es una señal de que estaban registrándose deserciones entre aquellos que eran votos seguros independientemente de cualquier circunstancia.

El Partido Popular, siguiendo el titular de El País, ha tirado de ideología y quiere que la nueva Ley de Seguridad Ciudadana y la recuperación de la Ley del Aborto sean el banderín de reenganche de sus muy decepcionados conservadores.

El problema es que esos conservadores decepcionados no lo están por cuestiones ideológicas, sino por cuestiones económicas. Recordemos que un conservador español es una persona que adora la intervención del Estado en la economía y que existan servicios como la sanidad pública y que los medicamentos sean gratis para los pensionistas (verdadero granero popular).

Ser conservador o de derecha de toda la vida no es ser una persona con un nivel económico fuerte a la que nos recortes no le afectan. En este espectro ideológico hay todo tipo de personas y muchas de ellas son víctimas de los recortes del partido al que siempre votan y que les dijo que esto de la crisis era culpa de que Zapatero era el Presidente, que cuando se fuera todo volvería al esplendor perdido.

Cientos de miles de pensionistas, si no millones, que si bien no van a votar a otro que no sea el PP, puede que se queden en casa en 2015. Y cuando a un pensionista se le ha tocado el bolsillo, que es seguridad cuando no tiene la posibilidad de tener otros recursos, no hay piojoso multado o clínica abortista cerrada que le haga volver.

¿Dónde está el Real Decreto-Ley que falta? (II)

Es lunes. Por lo visto el Consejo de Ministros del viernes, hace tres días, aprobó un Real Decreto-Ley de extensión del repago farmacéutico a los jubilados y pensionistas, así como una mayor cuantía a los trabajadores, pero la ministra de Sanidad todavía no ha encontrado un momento para mandarlo al BOE para ser publicado.

Debe ser que la ministra está perdida en su despacho, o que perdió el texto del Real Decreto-Ley y registran todos los cajones para encontrarlo, o bien están traduciéndolo del alemán, porque modificar una norma con rango legal después de su aprobación y sin que se haga según los procedimientos previstos puede tener consecuencias.

¿Será mañana cuando se publique? Mientras tanto os dejo en este enlace al sumario del BOE de hoy para ver si tenéis más suerte que yo y lo encontráis.

¿Dónde está el Real Decreto-Ley que falta?

El Consejo de Ministros se reunió el viernes. El sábado el Boletín Oficial del Estado publica dos Reales Decretos-Leyes, pero no publica el que introduce el repago farmacéutico para los jubilados españoles.

Nadie sabe la causa y no existe la tradicional excusa de la limitación de hojas por número cuando la actual edición del BOE es íntegramente digital (salvo un puñado de ejemplares).

Si el Ministerio de Sanidad estuviera retocando o directamente redactando el texto del Real Decreto-Ley estaría en un caso jurídicamente muy grave. Según la el artículo 86.1 de la Constitución corresponde al Gobierno la potestad de dictar un Decreto-Ley y es el artículo 5.1.c de la Ley del Gobierno el que concreta esta capacidad en el Consejo de Ministros.

El pasado viernes el Consejo de Ministro debió aprobar algo, porque así consta en la referencia,  y eso que aprobase el Consejo de Ministros es lo único que puede publicarse en el BOE. Si alguien metiese mano o si el Consejo de Ministros hubiera aprobado una especie de hoja en blanco habría de empezar a depurar responsabilidades de orden que correspondiesen.