Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Oriente Medio’

La hipótesis Sapir-Whorf en su versión más radical mantenía que la lengua constituye la realidad, mientras que otras formulaciones han ido graduando a favor de la autonomía de la realidad la relación entre estas dos instancias.

Lo que me parece innegable, sin querer entrar en la polémica, es que en la labor interpretativa y valorativa siempre que utilicemos una lengua, nuestras valoraciones se harán dentro del mundo de significado que esa lengua otorgue a los términos. Entiendo que esto puede extenderse más allá de las lenguas a las concepciones culturales compartidas por comunidades de lenguas diferentes.

Interpretar la realidad es algo que hacemos por medio del lenguaje y de la lengua o lenguas que manejemos. Las palabras tienen significados y muchos de ellos tienen connotaciones negativas o positivas en algún sentido o en varios.

Si hablamos de “Estado” todos pensamos en un territorio, con sus fronteras, con su bandera, con su himno con letras (y no como nosotros), con sus instituciones más o menos funcionales y con una población. Un Estado nos parece algo legítimo, sobre lo que reposamos unas expectativas.

Las cabezas pensantes francesas se han dado cuenta de que llamar “Estado Islámico de Irak y Siria” a la panda terrorista que opera por el Kurdistán y a caballo de Irak y Siria no es más que regalarle la legitimidad que nuestra cultura común le otorga al término “Estado”.

Los palestinos llevan década pidiendo su reconocimiento como Estado y parece que poco a poco están conquistando su último bastión, que son los aliados occidentales. Sacrificios, concesiones y mucha diplomacia, además de terribles errores, están consiguiendo lo que a otros se les ha dado automáticamente. Por no hablar sobre los kurdos.

Y no estoy confundiendo reconocimiento formal con reconocimiento informal, pues no estamos hablando de cuestiones jurídicas sino de comunicación, interpretación y pura política. Llamar “Estado” a una organización es hacerla Estado y por eso los que no reconocen a Palestina y al Kurdistán nunca los llaman Estado.

No son un Estado, son un conglomerado de integristas religiosos y de señores locales de la guerra que se han unido para aprovecharse de la debilidad del gobierno iraquí. Los franceses a los que cita el Lluís Bassets proponen utilizar el acrónimo árabe (DAESH), porque les parece que el árabe no lo entiende nadie (en mi ciudad la mitad de la población sí) y porque dicen que tiene matices cacofónicos.

Lo que hay es que llamarlo grupo terrorista, fuerzas terroristas y cosas similares y ni darle legitimidad estatal y ni mucho menos una referencia geográfica, que en eso el Gobierno francés sí tiene mucha razón.

Read Full Post »

Para España Palestina es algo raro de tipificar, pues es una especie de autonomía que formalmente no depende de nadie, que tiene muchas facultades que normalmente le atribuimos a un Estado, pero a la que no se le reconoce la estatalidad.

La votación en el Parlamento del Reino Unido, la decisión del gobierno sueco y la próxima votación en la Asamblea Nacional de Francia han dado aires nuevos en nuestro país y dentro de la Unión Europea a este reconocimiento.

España reconoció al Estado de Israel en los términos dimanantes de los actos de las Naciones Unidas que crearon establecieron un plan de dos Estados. España, si reconoce a Palestina como Estado, no hará otra cosa que ser coherente con el reconocimiento que ya se hizo de Israel.

El gobierno israelí indica que este reconocimiento no tiene ninguna utilidad. La verdad es que me cuesta seguir el argumentario israelí, pero sí resulta más claras las consecuencias del reconocimiento, ya que, por ejemplo, las operaciones militares sobre Cisjordania y Gaza ya no será jurídicamente para España operaciones sobre un territorio ocupado militarmente durante un largo periodo de tiempo, sino que serán operaciones en un Estado extranjero y que eventualmente podrían calificarse como agresión; resultarían jurídicamente difícil de justificar los puestos militares en el interior o las barreras, así como el establecimiento e incluso el mantenimiento de las colonias.

Si no tuviera ninguna utilidad el reconocimiento, a Israel le daría igual que el resto de la comunidad internacional reconociera o no a Palestina y a su ANP como un Estado.

Read Full Post »

Después de la última operación militar israelí contra la flotilla que intentaba llegar a Gaza, tenemos las habituales escenas de indignación (ésta vez realmente internacionalizada) y cada cual defendiendo las posturas que justifican su postura.

¿Por qué ha pasado esto? La primera respuesta y más verdadera es que hay mucha maldad y que las cosas se están haciendo cada vez peor. Pero este tipo de respuestas pueden ser tan verdaderas como poco útiles para la explicación.

Los miembros de la flotilla sabían que esto podía pasar. Confiaban en que la presencia de personas de las más variadas nacionalidades fuera lo suficientemente disuasivo para Israel como para dejarlos pasar para no padecer la condena internacional y las posibles medidas por su acción.

Por el contrario Israel era consciente de que los organizadores de la flotilla manejaban esta opción, pero para ellos dejarlos pasar suponía ver nuevas flotillas hacia Gaza, seguras de tener cierta inmunidad antes las tropas israelíes. El mar de convertiría en una modo eficaz de mandar recursos a Gaza y de dar aire al gobierno de Hamás.

Israel valora sus posibilidades. Hasta ahora nunca ha padecida ninguna consecuencia especialmente severa por una acción militar, incluso cuando ésta ha perjudicado bienes o intereses de sus aliados occidentales. De hecho atacaron el USS Liberty con bajas militares norteamericana sin padecer ninguna represalia.

Entonces la decisión estaba clara: o se permitía que se abriese una ruta marítima a Gaza o se aguantaba algunas horas de reprimendas internacionales sin más consecuencia. La marina israelí ataca la flotilla dando un escarmiento ejemplarizante para los futuros voluntarios que se pudieran prestar a una segunda flotilla.

Read Full Post »

oriente-proximo1
Los territorios palestinos están formados, como todos sabemos, por dos zonas separadas una de la otra y bajo control político diferente. La primera, más grande y mejor comunicada es Cisjordania y se encuentra bajo el poder del Presidente de la ANP, Mahmud Abbas, mientras que la otra es Gaza, en mitad de ningún sitio, y bajo el control de Hamás.

Israel ha entrado en el juego de Hamás respondiendo a sus provocaciones que no habían causado bajas. Israel ataca sin tener un objetivo claro y factible al que se le pueda llamar “victoria”. Pero Israel puede que se encuentre respaldado por sus vecinos, los antes tradicionales enemigos, que desean el fin de Hamás aunque no puedan decir públicamente que se alegran de lo que está pasando.

De hecho los mismos dirigentes palestinos de la ANP se encuentran divididos entre el dolor por la masacre israelí y la idea de que en el fondo ellos hicieron algo parecido con Hamás hace unos años (y los de Hamás lo hicieron con los de Al-Fatah en Gaza). En “El País” de ayer Juan Miguel Muñoz describía muy acertadamente los curiosos pronunciamientos de los gobiernos de la zona y cómo se percibía que estos pensaban que, por una vez, Israel les está haciendo el trabajo sucio.

Los dos principales grupos fundamentalistas, Hamás y Hizbullá, están llamando a una nueva Intifada, algo que solamente beneficiaría a las posiciones más duras dentro de Israel. Sin duda lo hacen porque ellos son maximalistas, porque para ellos el mundo o es su panacea coránica o es mejor morir. Una nueva Intifada tendrá como víctimas a miles de jóvenes palestinos: los llaman para ser carne de cañón.

Read Full Post »

Mahmud Abbas (Abu Mazen), Presidente de Autoridad Nacional Palestina (ANP), se ha convertido en el hombre bueno para Occidente. Hasta ahora, el sucesor de Arafat era valorado como su predecesor, como un personaje que podía parecer presentable antes la opinión pública occidental, pero que mantenía un discurso distinto cuando se dirigía a su población y no se tomaba demasiado interés en perseguir a los terroristas palestinos que actuaban en territorio israelí. Las autoridades norteamericanas, israelíes y europeas consideran que Mahmud Abbas era algo así como la cara amable del terrorismo palestino, con el problema de que había sido legitimado democráticamente, al ser elegido a la sombra de la muerte del mítico Yassir Arafat.

Las últimas elecciones legislativas dentro de los territorios de la ANP llevaron no sólo a una gran presencia de los islamistas radicales de Hamás en la cámara legislativa, sino a que tuvieran la mayoría absoluta y ellos fueran los inevitables encargados de formar gobierno, de elegir de entre los suyos al Primer Ministro, pese a que tuvieran que admitir la presencia de ministros de Al Fatah, el partido nacionalista palestino (de carácter socialdemócrata y laico) fundado por Arafat.

Los palestinos, con una democracia naciente, tuvieron que afrontar el difícil asunto de la cohabitación entre la Presidencia de un partido y un gobierno de otro. La primera diferencia entre los partidos palestinos y los occidentales es que todos tienen facciones armadas, independientes de las fuerzas de seguridad pública. La segunda diferencia es que Al Fatah es un partido que se ha caracterizado por una corrupción generalizada en su gestión al frente de la ANP, mientras que Hamás aún se encuentra limpio de ese asunto, no por virtud de sus componentes, sino porque desde que llegaron al gobierno no han visto un solo dólar de las ingentes cantidades de dinero provenientes de los fondos norteamericanos, europeos y de los ingresos fiscales que los israelíes cobran y que deben transferir.

La toma de Gaza por la fuerza por parte de Hamás ha convertido a Abbas en un político cabal, porque por definición lo es todo el que tenga problemas con Hamás. Los países occidentales se han aprestado con rapidez a salvar las dificultades económicas del gobierno palestino situado en Cisjordania, para mandar el mensaje que la población bajo el gobierno de Abbas recibiré el beneficio en millones de dólares, mientras que los que se encuentran bajo el gobierno golpista de Hamás padecerán aún más, como si vivir en la franja de Gaza no fuera por sí un padecimiento terrible.

Ahora vemos más claro que nunca el papel del dinero, de las grandes transacciones y cuentas, en el mundo de la política internacional. Corea del Norte ha accedido a desmantelar su programa nuclear y aceptar inspecciones desde el momento en el que sus cuentas (las de sus dirigentes, más bien) se han desbloqueado e inmensas sumas de dinero se encuentra ya en seguro depósitos en Rusia. En última instancia, el dinero sigue moviéndolo todo y ello es una garantía de dos cosas: que todo el mundo es corruptible (aspecto negativo) y que incluso el más loco de los dirigentes tiene un precio (probablemente el aspecto positivo de todo esto).

Read Full Post »

Ya tenemos tema para toda la semana. Cuatro soldados españoles, que estaban destacados dentro de la Fuerza Interna de las Naciones Unidas para el Líbano (FINUL), han muerto en una acción que aún no está clara, es decir, no se sabe si ha sido como consecuencia de una mina o de un ataque. Esto se une a que ha habido combates entre tropas regulares libanesas y fuerzas islamistas en la ciudad de Trípoli.

En la calle Génova, los dirigentes y demagogos del Partido Popular ya estarán preparando la utilización política de la muerte de soldados españoles en acto de servicio, con la única finalidad de atacar al Gobierno de España. Para ellos todo vale, todo sopla en su beneficio, aunque sea la muerte de españoles que están defendiendo el orden y la estabilidad en una de la zonas más problemáticas del mundo, como es la frontera sur del Líbano.

Read Full Post »