Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Neopolítica’

La Neopolítica ha cargado contra la figura de los asesores, como lo hace el PP cuando los asesores no los nombra él. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha decidido prescindir de todos los asesores externos y confiar únicamente en el consejo de los funcionarios municipales.

La figura del asesor ha sido utilizada por el PP principalmente para crear una administración paralela, de naturaleza política y no funcionarial, y llenarla de fieles del partidos y de sus cargos públicos. Personas sin ninguna preparación destacada, muchas veces por debajo de lo deseable, y sin ningún tipo de cualidades llenaban despachos en cantidades cada vez mayores con sueldos proporcionales a su incapacidad y lealtad al amo. Chavales de veintipocos años escalaban por las asesorías del partido en las diferentes administraciones mientras se dedicaban a cuidar de sus carreras, a desarrollar sus cargos orgánicos o sencillamente a ejercer de chivatos (porque para ser comisario político hay que tener algo de fuste).

La solución sencilla es prescindir de los asesores. El problema es que el funcionariado ni lo sabe todo, ni lo tiene que saber. Como funcionario que soy creo que nosotros nos situamos en el plano del ser, que conocemos bastante bien, pero nos cuesta movernos al plano del deber ser que es el propio de los políticos.

Supongamos que soy alcalde de una ciudad mediana y quiero modificar las medidas en materia de ayuda a la conciliación familiar. Lo mejor que puedo hacer es traer a alguien que conozca el tema a fondo, con cualificación contrastable, que esté al día en las acciones de otros municipios y que además tenga la habilidad para adaptar todo ello a las peculiaridades de mi municipio y a mis disposiciones presupuestarias.

Y hay materias tan política que necesitan siempre a alguien experto y entre ellas está la comunicación política e institucional. Buena parte de los problemas de la nueva alcaldesa es que no hay nadie profesional, con experiencia y capacidad para saber cerrar la crisis comunicativa, prever las acciones del adversario y organizar una respuesta contundente. Tampoco lo hay en el partido instrumental, ni en Podemos, ni en Ganar Madrid, ni en Convocatoria por Madrid, ni en los ex-IU, ni en cualquier otros grupúsculo.

Desde el día en que Carmena fue elegida por los concejales se ha evidenciado una falta absoluta de organización en la comunicación, una agenda y una organización sensata de los mensajes. Eso sí, un buen Director de Comunicaciones no se sustituye con cien chavales voluntarios que metan propaganda en buzones: hay que pagarlo.

Read Full Post »

El 25 de mayo de 2003 se celebraron elecciones autonómicas y municipales. El PSOE fue el partido que obtuvo más votos en las elecciones municipales, lo cual era un primer toque de trompeta al final del gobierno del PP. Los socialistas, con su nuevo líder al frente, necesitaban visibilizar un mapa donde el azul popular estuviese menos presente.

Los socialistas de Cantabria decidieron hacer una oferta al que había venido siendo el apoyo parlamentario del PP, vicepresidente con los conservadores y encargado de todos los temas urbanísticos y de obras públicas de la región norteña: Miguel Ángel Revilla.

Revilla y su Partido Regionalista de Cantabria había quedado nuevamente los terceros (19,65% de los votos y 8 de 39 diputados regionales) y no tenía perspectivas de mayor crecimiento hasta la Presidencia. Parecía verse condenado a ser el eterno palmero del PP.

Dolores Gorostiaga, secretaria de los socialistas cántabros, le ofreció formar un gobierno de coalición de igual a igual y presidido por él, el líder de la minoría más pequeña del Parlamento de Cantabria. Y emergió ese personaje mediático, gran comunicador y reinventor de sí mismo que es Revilla.

En las coaliciones los socios menores son los que suelen salir perjudicados (el grado depende de algunas variables). Te condenas a ser el socio menor si aceptas entrar en un gobierno presidido por otro, aunque tu número de votos y escaño sea con largura superior. Pasaron cuatro años y ahora Miguel Ángel Revilla consiguió alzarse con la segundo posición, superando a sus socios de gobierno y fue investido nuevamente Presidente.

No tener la Presidencia, a pesar de ser el socio con más apoyos electorales en la coalición de gobierno, perjudicó al PSOE de Cantabria porque elevó a un líder regional de tercera fila. En 2011 y en 2015 Revilla y su partido se han consolidado como la mayor alternativa al PP en la región.

Quien preside un gobierno de coalición, en términos generales, capitaliza lo bueno que pueda hacer ese gobierno. Es por ello por lo que el líder de ERC en el primer tripartito catalán buscó tener un cargo destacado y ejerció un fuerte protagonismo.

Desde Podemos y desde Compromís se propugna que los terceros (o segundos en la coalición) en la Comunidad Valenciana o en Aragón deben ser quienes desempeñen la Presidencia, esto es, ellos deben capitalizar el gobierno mientras que los socialistas se limitan a dar los votos decisivos.

Además de las respectivas presidencias, buscan invisibilizar al PSOE, que es PSOE esté, porque lo necesitan, pero ni que se le note, ni mucho menos que se le vea. Quieren que el PSOE sea una presencia traslúcida al votante que si dentro de sus años está de acuerdo con la labor realizada lo confirme con la papeleta del partido de quien ha desempeñado la Presidencia.

Los neopartidos, y los menos neo-, necesitan del PSOE pero no quieren que se note que el PSOE está. Se inventan argumentos hilarantes para fundamentar sus peticiones (mayor crecimiento relativo o mayor voto en capitales de provincia), fundados en una matemática “ad hoc” o en la idea de que hay votos más valiosos que otros.

Esta planeada preterición del Partido Socialista comienza con la rápida proposición a los socialistas de condiciones duras, presentadas con inocencia pero de gran calado. Si los socialistas no aceptan estas condiciones es porque solamente quieren los cargos, de modo que los socialistas para redimir la tremenda culpa de haber vencido a los neopartidos han de ceder visibilidad y programa, entregando sus diputados y, de camino, la voluntad de sus votantes.

Los dirigentes socialistas han de reflexionar seriamente, como propone la secretaria andaluza, cada uno de los pactos que se le proponen y no actuar con el automatismo de los bloques. La ciudad de Madrid es una excepción y como tal debe ser tratada. En los demás casos han de verse las condiciones de unos y de otros (no sólo las de unos), qué funciones va a desarrollar cada cual sobre qué programa de gobierno y qué persona ha de darle visibilidad a ese gobierno. Los neopartidos se juegan mucho, necesitan éxitos para alimentar a sus sedientos y ansiosos votantes, pero el PSOE también se juega mucho, pero siempre menos que los españoles a los que ha de servir en estos tiempos.

 

 

Read Full Post »

En Andalucía, la situación política es la sigue: todos están de acuerdo en que deben gobernar el PSOE, nadie quiere formar gobierno de coalición con ellos,  nadie quiere que se convoquen nuevas elecciones y nadie quiere ser el único que se abstenga y así ser quien ha investido a Susana Díaz.

Muchos municipios, tras las elecciones municipales de mayo, estarán en una situación similar a la comunidad andaluza, pero el artículo 196.c LOREG salvará a las fuerzas políticas de pasar por el trance de decidir sus apoyos post-electorales antes de las Elecciones Generales.

Dice este precepto que si ninguno de los candidatos a alcalde logra la mayoría absoluta en la elección, entonces será proclamado alcalde el concejal que encabece la lista más votada en las elecciones. Esto permite que nadie se mueva, que haya alcalde y que se puede esperar a los resultados de las Generales para decidir si hay mociones de censura o no. Muchos alcaldes estarán unos meses en el aire.

Salvo Asturias y Castilla-La Mancha, el resto de estatutos y reglamentos parlamentarios prevén nuevas elecciones en caso de haber investidura del Presidente autonómico, con lo que los partidos de la Neopolítica van a tener que comprometerse o arriesgarse a provocar elecciones repetidas en un buen puñado de autonomías. Ellos son los partidos secundarios y ellos tienen la decisión.

En estas fechas ven el Reglamento asturiano, el Estatuto castellano-manchego y el 169.c LOREG como un paraíso donde mantenerse en la estrategia de la indefinición hasta las Generales.

Read Full Post »

Una de las características más fuertes de la Neopolítica es su madrileñocentrismo, esto es, confundir Madrid y su dinámica política con la del resto del país. Muchos de estos partidos tiemblan si en Madrid (y Ciudadanos también en Barcelona) una encuesta no les pone por encima del 20%, cosa que les trae casi sin cuidado cuando sucede en casi todas las provincias del país.

Los partidos de la Neopolítica hace esto porque tienen una fuerte concentración del voto en la Comunidad de Madrid.

Alguien podría decir que es normal, porque siendo Madrid la circunscripción más poblada es normal que sea la principal fuente de votos. Esta objeción tiene razón en término generales, pero se desvanece cuando bajamos a los datos.

Si tomamos como referente las primeras elecciones nacionales de la Neopolítica, las Europeas de mayo de 2014, observamos que en la Comunidad de Madrid se emitieron el 14,13% de los votos válidos, pero cada uno de los cuatro partidos y coaliciones estudiados los votos conseguidos en Madrid respecto al conjunto nacional de sus votos es superior al reparto de los votantes en la provincias. Estos resultados en Madrid no se igualan en ninguna otra Comunidad y solamente se producen en la provincia de Zaragoza.

Si nos fijamos en los datos de Andalucía, las proporción de votos recibidos por los neopartidos está por debajo de lo que representa la provincia dentro de los votantes españoles con tres excepciones (Cádiz para Podemos y Granada y Málaga para Vox).

Estos datos contextualizan bastante el fracaso de Podemos en las elecciones del 22M sobre sus previsiones y que las encuestas estimarán para Ciudadanos un resultado mejor que el finalmente tuvo.


PesoRelativo
No cabe descartar que buena parte de los votos de los neopartidos estén concentrados en la Comunidad de Madrid, donde el rendimiento es limitado de cara a una Generales ya que solamente se repartirán 36 diputados, concretamente el 10,29%. Si un partido compite con más del 20% de sus votos por ese 10,29% de diputados, emplearán en la capital votos que no podrán contar en otras circunscripciones.

Cuadros como éste y otros centrados en las Generales son fundamentales junto a otros datos a la hora de pasar de la intención de voto y la simpatía a la estimación de voto. Eso que llaman cocina.

Read Full Post »

Carlos Fabra presidió la Diputación Provincial de Castellón de 1995 a 2011. El número de causas abiertas en los juzgados de Castellón era ingente, porque correspondía la instrucción a los juzgados de primera instancia del lugar donde presuntamente se habían cometido los delitos. Esto era así porque Carlos Fabra no estaba aforado pues ningún aforamiento corresponde a los presidentes de las diputaciones.

Las instrucciones se eternizaron y algunas investigaciones abiertas, que no se habían convertido en imputación contra él, prescribieron. La dilación de las instrucciones no solamente se debía al colapso generalizado de la Justicia española, sino a que los jueces que servían esos juzgados, solicitaban traslado. Había quien decía que hubieran pasado nueve jueces y cuatro fiscales no era debido al azar.

Si Carlos Fabra hubiera estado aforado las instrucciones y las enjuiciamientos hubieran sido más rápidos.

Read Full Post »

Se ha acusado a nuestro sistema político de crear grupos parlamentarios donde una buena parte de los diputados solamente se dedican a levantar la mano, votando a favor o en contra, de modo que bien podría realizar su trabajo cualquier persona con la suficiente psicomotricidad como para alzar el brazo cuando corresponde.

Cabía pensar que con la obtención de los primeros grupos parlamentarios de los neopartidos de la Neopolítica, con ocasión de las elecciones andaluzas del 22-M, iban a ser de otra forma y que los diputados que iban en la lista no iban a ser votadores “perinde ac cadaver” o anónimos seguidores de las directrices orgánicas.

Existía la esperanza de que los grupos parlamentarios de los neopartidos de la Neopolítica tuvieran algún protagonismo o al menos fueran consultados en las cuestiones fundamentales.

El proceso post-electoral en Andalucía nos revela que en la Neopolítica sucede lo mismo que en la Veteropolítica: las decisiones se toman no en el seno de los órganos directivos formales, sino por parte de los “dirigentes reales” en competencia con los órganos formales regionales que intentan tener alguna capacidad de decisión.

Los diputados de Podemos y de Ciudadanos no son citados ni por cortesía. Se espera de ellos que voten lo que decidan los órganos de dirección de sus respectivos partidos. Nuevamente la Neopolítica decepciona al parecerse ni siquiera a la Veteropolítica, sino a la caritura que ellos mismos han hecho de la Veteropolítica.

Read Full Post »