Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Muy personal’

Ascensores

Ascensor hospital
Mi recuerdo del hospital es el de sus ascensores. Sé que llevo varias entradas hablando de espacios y tiempos de transición (mudanzas y domingos) pero últimamente toda mi vida es de difícil geolocalización.

Los ascensores de los hospitales es la versión real de los que aparecían en “Metrópolis”. Grandes, completamente llenos y que conducen a su carga a unos puntos. Los ascensores de los hospitales no son silenciosos, hay breves comentarios, la sempiterna pregunta sobre si sube o baja, la entrada y salda continua de personas en cada una de las plantas y ese intento de todos de aparentar normalidad cuando realmente si estamos en ese ascensor es porque la normalidad se ha roto.

En los ascensores podemos ver quienes llevan mucho tiempo o poco en ellos. Los más experimentados no se desesperan porque pare en todas las plantas, porque esté lleno, porque sabe que llegará a donde tiene que ir y que, después de demasiados días, da igual un minuto más o menos. También saben los experimentados que el botón de la planta baja no se ilumina al ser pulsado, que la luz se ha fundido después de ser el más pulsado.

El ascensor de un hospital es el esófago que te introduce en una realidad extraordinaria, en una realidad excepcional donde los comportamientos cotidianos y donde los criterios de siempre no tienen ningún valor. Te lleva a un mundo que no está en este mundo, con su propia ontología, con su especial axiología y con una monótona estructura que produce que el paso de las horas parezca más a la carrera del “caballo de Atila” que al tranquilo transcurrir del segundero.

Read Full Post »

Domingo

Calle vacía
¿Por qué hay muchas personas que consideramos que el domingo es un día un tanto odioso? En principio esto no debería pasar porque es el día más generalizado de descanso, pero especialmente sus tardes tienen un algo especial que la hacen poco deseables. Algunos se refugian en el fútbol, pero ser del Betis es poco refugio.

Ese algo que hace del domingo, concretamente su tarde, un engendro tan poco agradable es que constituye el fin, un camino hacia la vuelta a lo laboral. Si todo eso le unimos que las calles parecen desiertas (en algunos sitios más que en otros) podemos alcanzar el curioso deseo de que llegue el lunes.

Los tiempos de transición, los tiempos cuyo valor es puramente el pasar, son quizá por ello los más onerosos y los más lentos. En el domingo las posibilidades del fin de semana se han agotado: lo que pudo ser fue, lo que no se queda como posibilidad para el siguiente fin de semana (en el mejor de los casos). El domino es vacuidad, balance, silencio y la búsqueda de mil maneras para rellenar la socialidad en el ese día perdemos.

Read Full Post »

Días de mudanza

Mudanza
Estos días de silencio han sido días horrorosos, días de mudanza y en los que vas desmontando tu vida y tus pequeñas grandes seguridades, para no estar ni en un sitio ni en otro. Soy de los que piensan que la vida de uno no es únicamente su existencia individual, sino que también la conforman el lugar al que se le llama “casa”, el trabajo que se hace y un montón de cosas que en apariencia son externas, accesorias pero que cuando faltan se percibe su esencialidad.

Todo ha terminado en un punto pero no ha comenzado en otro. Y además la vida ordinaria sigue con su constante normalidad, por lo que hay que ir ateniendo lo que no ha cambiado cuando no hay retaguardia, sintiéndose como un expedicionario cuyo campamento es el suelo que pisa.

Esta ruptura de la cotidianidad, como toda prueba, muestra las capacidades que uno tiene en esas pequeñas cosas y obviamente también exhibe indecorosamente las debilidades. Mudarse es algo que todo el mundo ha hecho, es algo habitual, pero algo de desquiciante tiene que tener cuando todavía no he encontrado a nadie que disfrute mudándose.

Read Full Post »

Evaluando mi iPhone

Las pasadas navidades me compré un iPhone. Quería darme un caprichito de los buenos y me lo di. Después a ocho meses utilizando el ya mítico teléfono de Apple me gustaría dar mi opinión sobre él.
El iPhone nació con carencias como no poder mandar MMS, cosa que hace ya el teléfono más cutre del mercado español. Esta carencia se resolvió con una actualización del software hace algunas semanas.
Ahora, que estoy en Hibernia, he estado utilizando también un Nokia y trasteando he descubierto que tiene resuelto uno de los grandes déficit, que en Internet tiene iPhone, la inexistencia de plug-in de Flahs. La cámara es flojita y sin posibilidad de hacer vídeos (como que antes sí podía hacer).
Yo tenía un Nokia N70 pero nunca lo empleé para conectarme a Internet. ¿Por qué? Sencillamente porque teniendo la capacidad no era fácil hacerlo, no era accesible. Por el contrario la gran ventaja que tiene iPhone sobre esa generación de teléfonos 3G es su inmensa facilidad de manejo, además de la tarifa plana.
Revisando y comparando el iPhone muy de cerca con otros móviles que he usado no se puede decir que tenga muchísimas posibilidades más, pero sí que las que el iPhone tiene son simples de ejecutar hasta para un patán como yo. Y además tiene un gran diseño.

iPhoneLas pasadas navidades me compré un iPhone. Quería darme un caprichito de los buenos y me lo di. Después a ocho meses utilizando el ya mítico teléfono de Apple me gustaría dar mi opinión sobre él.

El iPhone nació con carencias como no poder mandar MMS, cosa que hace ya el teléfono más cutre del mercado español. Esta carencia se resolvió con una actualización del software hace algunas semanas.

Ahora, que estoy en Hibernia, he estado utilizando también un Nokia y trasteando he descubierto que tiene resuelto uno de los grandes déficit, que en Internet tiene iPhone, la inexistencia de plug-in de Flahs. La cámara es flojita y sin posibilidad de hacer vídeos (como que antes sí podía hacer).

Yo tenía un Nokia N70 pero nunca lo empleé para conectarme a Internet. ¿Por qué? Sencillamente porque teniendo la capacidad no era fácil hacerlo, no era accesible. Por el contrario la gran ventaja que tiene iPhone sobre esa generación de teléfonos 3G es su inmensa facilidad de manejo, además de la tarifa plana.

Revisando y comparando el iPhone muy de cerca con otros móviles que he usado no se puede decir que tenga muchísimas posibilidades más, pero sí que las que el iPhone tiene son simples de ejecutar hasta para un patán como yo. Y además tiene un gran diseño.

Read Full Post »

El traje y yo

Creo que nunca me acostumbraré a llevar traje. Para mí es una auténtica tortura y no por motivos ideológicos o estéticos, simplemente porque me siento incómodo y perdido, la antinomia de la mínima elegancia.
Decía Goethe (creo que era él) que la elegancia consiste en la experiencia de que algo se encuentra perfectamente situado en su contexto y respecto a sí mismo, expresando cierto dominio propio y de la situación.
Cuando llevo traje no soy yo quien lo domina a él, sino el traje el que me domina a mí, de manera que ando todo el tiempo intentando controlar la chaqueta, el nudo de la corbata, la posición de la corbata y los miles de detalles que surgen como por arte de magia.
Sé que es una cuestión de saber vestirlo que solamente se adquiere con la costumbre, ya que lo del “porte natural” no es una de mis virtudes innatas. Pero como nunca he estado obligado a llevar traje, ni laboral ni socialmente, las escasas ocasiones en las que me lo pongo me siento como si fuera disfrazado.

TrajeCreo que nunca me acostumbraré a llevar traje. Para mí es una auténtica tortura y no por motivos ideológicos o estéticos, simplemente porque me siento incómodo y perdido, la antinomia de la mínima elegancia.

Decía Goethe (creo que era él) que la elegancia consiste en la experiencia de que algo se encuentra perfectamente situado en su contexto y respecto a sí mismo, expresando cierto dominio propio y de la situación.

Cuando llevo traje no soy yo quien lo domina a él, sino el traje el que me domina a mí, de manera que ando todo el tiempo intentando controlar la chaqueta, el nudo de la corbata, la posición de la corbata y los miles de detalles que surgen como por arte de magia.

Sé que es una cuestión de saber vestirlo que solamente se adquiere con la costumbre, ya que lo del “porte natural” no es una de mis virtudes innatas. Pero como nunca he estado obligado a llevar traje, ni laboral ni socialmente, las escasas ocasiones en las que me lo pongo me siento como si fuera disfrazado.

Read Full Post »

1.000 entradas en Geografía Subjetiva

No sé si os contado alguna vez que “Geografía Subjetiva” nació como un blog de esos personales, en los que uno escribe de cómo ve el mundo, lo percibe y le perece. En buena medida el título tiene mucho que ver con todo eso.
El problema es que a mí la política siempre me ha encantado y al poco tiempo ya estaba liado con cuestiones políticas, aunque de un modo algo eremítico. Más de un año me costó que el blog se “socializase” (en parte por mi ignorancia de la red) y gracias a Red Progresista y a Socialdemocracia.org nos pudimos conocer muchos de nosotros.
En un principio este blog se editaba en Blogger y allí están sus primeras entradas (después hice hasta clones: ¡idiota de mí!). El paso del tiempo me convenció que era mejor centrarse en una sola plataforma y que ésa era, a mi entender, WordPress. El pasado diciembre la URL cambió de geografosubjetivo.wordpress.com a geografiasubjetiva.com.
Para celebrar esta milésima entradas, la superación del cuarto de millón de visitas y los más de cinco mil comentarios no se me ha ocurrido nada mejor que reproducir lo que fue la primera entrada, que hasta ahora solamente estaba en blogspot.
Concepto inicial
No es ningún descubrimiento. La percepción humana modifica subjetivamente el espacio, de tal manera que interpretamos las dimensiones espaciales de una forma propia, independiente de la métrica objetiva. Los lugares que son importantes para nosotros, los lugares que habitamos y los que queremos los sobredimensionamos, mientras la mayor parte de la geografía terráquea queda ignota. El sitio donde desarrollamos nuestro centro vital se convierte en nuestra plaza de Tiananmén (el ombligo del mundo) y el resto del espacio se organiza en torno a la plaza. Percibimos los mínimos detalles de lo que nos importa, despreciamos hasta el extremo lo que no nos afecta..
La existencia, experiencia intrínsecamente subjetiva, no se desarrolla normalmente en un espacio objetivo, sino en el espacio que nuestra propia existencia genera, en una geografía subjetiva. Escribir diariamente, o casi diariamente, sobre la propia vida realmente consiste en hacer un inmenso atlas de los espacios (geografía subjetiva física) y de los habitantes (geografía subjetiva humana). Éste es el motivo por el que le he querido dar este título a esta sexta parte de mi diario personal, porque en el fondo lo que hago es hago es hablar de mis espacios y de los habitantes de estos espacios.

Estrecho
No sé si os he contado alguna vez que “Geografía Subjetiva” nació como un blog de esos personales, en los que uno escribe de cómo ve el mundo, lo percibe y le perece. En buena medida el título tiene mucho que ver con todo eso.

El problema es que a mí la política siempre me ha encantado y al poco tiempo ya estaba liado con cuestiones políticas, aunque de un modo algo eremítico. Más de un año me costó que el blog se “socializase” (en parte por mi ignorancia de la red) y gracias a Red Progresista y a Socialdemocracia.org nos pudimos conocer muchos de nosotros. Posteriormente vino la creación de Neoprogs.

En un principio este blog se editaba en Blogger y allí están sus primeras entradas (después hice hasta clones: ¡idiota de mí!). El paso del tiempo me convenció que era mejor centrarse en una sola plataforma y que ésa era, a mi entender, WordPress. El pasado diciembre la URL cambió de geografosubjetivo.wordpress.com a geografiasubjetiva.com.

Para celebrar esta milésima entrada, la superación del cuarto de millón de visitas y los más de cinco mil comentarios no se me ha ocurrido nada mejor que reproducir lo que fue la primera entrada, que hasta ahora solamente estaba en blogspot.

Concepto inicial

No es ningún descubrimiento. La percepción humana modifica subjetivamente el espacio, de tal manera que interpretamos las dimensiones espaciales de una forma propia, independiente de la métrica objetiva. Los lugares que son importantes para nosotros, los lugares que habitamos y los que queremos los sobredimensionamos, mientras la mayor parte de la geografía terráquea queda ignota. El sitio donde desarrollamos nuestro centro vital se convierte en nuestra plaza de Tiananmén (el ombligo del mundo) y el resto del espacio se organiza en torno a la plaza. Percibimos los mínimos detalles de lo que nos importa, despreciamos hasta el extremo lo que no nos afecta..

La existencia, experiencia intrínsecamente subjetiva, no se desarrolla normalmente en un espacio objetivo, sino en el espacio que nuestra propia existencia genera, en una geografía subjetiva. Escribir diariamente, o casi diariamente, sobre la propia vida realmente consiste en hacer un inmenso atlas de los espacios (geografía subjetiva física) y de los habitantes (geografía subjetiva humana). Éste es el motivo por el que le he querido dar este título a esta sexta parte de mi diario personal, porque en el fondo lo que hago es hago es hablar de mis espacios y de los habitantes de estos espacios.

Read Full Post »

El Geógrafo en Hibernia

Las próximas semanas las pasaré en Hibernia, que es el nombre que los romanos daban a Irlanda. Por lo visto el topónimo algo tiene que ver con el invierno y creo que los buenos de los romanos no andaban descaminados del todo.
Yendo al centro de la cuestión. Voy a estar fuera de España lo cual no quiere decir que Geografía Subjetiva no se vaya a actualizar al ritmo que cordialmente se pueda y, entre otras cosas, me gustaría abrir una serie de entradas en el blog bajo el título genérico de “El Geógrafo en Hibernia” donde pueda comentar las cosas que me llaman la atención, siempre desde la perspectiva de este blog, prometiéndome que no me adentraré en las oscuras sendas de la política irlandesa (o sí).

Bandera irlanda
Las próximas semanas las pasaré en Hibernia, que es el nombre que los romanos daban a Irlanda. Por lo visto el topónimo algo tiene que ver con el invierno y creo que los buenos de los romanos no andaban descaminados del todo.

Yendo al centro de la cuestión. Voy a estar fuera de España lo cual no quiere decir que Geografía Subjetiva no se vaya a actualizar al ritmo que cordialmente se pueda y, entre otras cosas, me gustaría abrir una serie de entradas en el blog bajo el título genérico de “El Geógrafo en Hibernia” donde pueda comentar las cosas que me llaman la atención, siempre desde la perspectiva de este blog, prometiendo que no me adentraré en las oscuras sendas de la política irlandesa (o sí).

Read Full Post »

El beduino urbano

Beduino
En otra ocasión ya os hable de Juvenal, un amigo que debe ser el último poeta oral de Occidental. Hace varios días quedé con él y me descubrió una nueva dimensión de su vida. Terminado el curso (se gana la vida dando clases de Lengua, o intentándolo más bien) decidió dejar su alquiler y probar fortuna como beduino urbano.

Cargó su ropa e impedimenta varia dentro del maletero de su coche (“de facto” convertido en un camello con cuatro ruedas). Todo ordenado, no os creáis y anda buscando un lugar donde dormir. Cualquier conversación con él puede alterarse abruptamente si escucha, aunque sea lejanamente, que alguien conocido se queda solo en casa, de forma que él, sin demasiados preámbulos, se comunica que no va a estar solo, que esa noche él le acompañará. Cuando la amistad falla, recurre a la seducción.

Calificativos se le pueden poner muchos a Juvenal, pero al final, todos sus amigos acabamos diciendo: “Total, es Juvenil, criaturita”.

Read Full Post »

Estío 2009

EL ESTÍO (José Cabello Ruiz)

EL ESTÍO (José Cabello Ruiz)

En el verano la tensión política baja notablemente, pese a que siga habiendo cierta actividad. Cuando en agosto los juzgados dejen de dar noticias todos los días sobre el imputado Presidente Camps los blogueros podremos dedicarnos a eso que demandamos tan habitualmente: tranquilidad para poder reflexionar.

El problema es que la tranquilidad, al menos para mí, no me incentiva para reflexionar, sino para dedicarme a otras cosas. Este verano, inspirándome descaradamente en una entrada de Lüzbel, me he propuesto no sólo tocar temas políticos e incluso algunos temas serios, sino también algunas cosas más desenfadadas, que fue mi intención inicial cuando arranqué con “Geografía Subjetiva”.

Para ello, a primero de julio, comencé a utilizar la categoría “Estío 2009” con la intención de agrupar todas las chorradas, tonterías y curiosidades de este verano.

Read Full Post »

Alianzas
El verano supone, normalmente, un paréntesis en el frenesí de bodas que cualquier adulto vive. Existe la convención de que es mejor no castigar a los invitados con los rigores del estío.

Por ello, y dado el tono más distendido que el verano da lugar incluso en la Blogosfera política, quisiera hacer una petición a los contrayentes de matrimonio en la próxima temporada: no lean la Carta de San Pablo a los Corintios, capítulo 13, del versículo 1 al 13, sea en bodas católicas, protestantes o civiles.

Como una petición sin una mínima argumentación no tiene sentido voy a intentar dar algunos motivos para la abstención de esta lectura.

1) Pablo de Tarso no se refiere al amor que puede haber entre dos personas que se casan, sino al amor en general.

2) El amor en ese texto tiene un marcado carácter ontológico y desde luego no se refiere a ese sentimiento que calificamos como “amor”. Para eso uno se lee “El Banquete” de Platón que está mejor desarrollado y explicado.

3) Incluso haciendo una lectura ética del texto, no deja de ser un tanto aberrante, porque las acciones moralmente correctas las subordina a un concepto abstracto y vacío, hasta el punto de afirmar que la acción correcta no es nada sin la cobertura del concepto abstracto «amor». Dicho de otra forma: este texto cubre el “paso de ti, pero queriéndote mucho”.

4) El texto siempre lo lee un primo de los novios, que nunca ha leído en público, que no ha tenido la prudencia de mirarlo antes, y que desconoce tanto la vocalización, la función de los signos de puntuación como que eso que tiene delante de la boca es un micrófono y conviene hablarle a él y no al papel.

5) El texto de la Primera Carta a los Corintios está tan manido que, incluso con una correcta lectura, nadie presta atención porque ya se ha escuchó en la boda de hace quince días y en las tres del anterior mes.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »