Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Grecia’

El otro día, en Twitter (enlace no encontrado), Eduardo Robredo Zugasti insinuaba que el tratamiento que los países europeos denominados peyorativamente PIIGS no sería el mismo si estos poseyeran una capacidad disuasoria superior, en concreto, si poseyeran armas nucleares.

Imaginemos por un momento que en Grecia, en vez de gastarse un cantidad indecente de dinero en unos Juegos Olímpicos para que los estadounidense alimentasen su ego patriótico, grandes puentes o en el establecimiento de un mastodóntico sector público, lo hubieran invertido en un simpático programa nuclear y como resultado de éste, estuvieran en posesión de algunas cabezas listas para ser montadas en los misiles que les hemos vendido para defenderse de nuestros también aliados, los turcos.

Los griegos, si hubieran malgastado el dinero correctamente y no en burbujas crediticias, podrían sentarse y esperar que nadie se atreviese a desestabilizar un sistema con unos aparatitos tan peligrosos. Podría pedir que se le dieran préstamos a fondo perdido, no fuera a hacerse con el poder algún populista, ultranacionalista o pirado aupado por la crisis económica que pensase en serio que las armas nucleares existen para ser utilizadas contra los enemigos, político, culturales o económicos de los helenos.

Las armas nucleares, además, tienen el problema de que casi no hay cadena de mando para activarlas: no necesitas decenas de generales fieles, regimientos de soldados que aguanten los bombardeos de la OTAN, ni una gran infraestructura militar, sino un único sistema de armas dependiente directamente del mando superior.

Puede que a nadie le interese exigir recortes dramáticos a un país nuclear cuyo gobierno puede tener una deriva peligrosa o caer en manos de gente poco deseable. Es por ello por lo que muchos países con potencial pero débiles frente al mundo recurren a los programas nucleares: para ser respetados.

Italia o España tienen capacidad científica y tecnológica sobrada para haber desarrollado exitosamente un programa de estos. Y señores de los mercados, tengan cuidado con los franceses, que si bien son bastante latinos, tienen armas nucleares desde hace medio siglo y tienen a una señora bastante ultra muy bien posicionada en las encuestas para hacerse con la Presidencia de la República.

Read Full Post »

Los salvadores

La gentuza política no tiene fronteras y en Grecia parece abundar esta especie. El líder del partido derechista Nueva Democracia que aumentó el gasto y el sector público como instrumento clientelar, que montaron unos Juegos Olímpicos desmedidos y que falsearon los balances de las cuentas públicas.

El líder de ese partido ha querido desmarcarse de sus correligionarios conservadores europeos y volver por sus fueros de nacionalista heleno intransigente diciendo que nada vale salvo bajar algunos impuestos.

Lo simpático de todo esto es que se sabe Primer Ministro en nada que se celebren elecciones y todo el mundo le eche el muerto de la tremenda crisis griega a quienes simplemente dijeron lo que había tras las falsedades de los gobiernos conservadores.

Y es que este hombre tiene todos los elementos para ser un triunfador político: la culpa es de los demás siempre y sobre todo de los macedonios que quieren romper la unidad nacional griega.

Read Full Post »

El otro día, cuando hacía la simulación del Congreso con 700 diputados, Franesco se preguntaba por qué no 7000 diputados. Aparte de que una cámara de varios de miles es más inoperante que un congreso de un partido, la cuestión es que nuestro número de miembros de la cámara baja, comparado con nuestro entorno de la UE, es muy bajo.

El aumento de la proporcionalidad, según esta hipótesis, tendría como propio un aumento del número de diputados (eliminando el Senado, claro). España se encuentra en el penúltimo puesto en la ratio entre parlamentario de la cámara baja y habitantes.

Read Full Post »

Alemania es un país con una economía que es modélica y una serie de estructuras sociales e institucionales realmente admirables. A ello se le une una sociedad cuya mentalidad va en consonancia con esas estructuras. Un panegírico a la economía alemana puede ocupar muchas páginas y estarían todas justificadas. Los últimos datos de su economía demuestran que ésta no es que sólo esté sana, sino que está boyante, creciendo a toda velocidad.

Buena parte de este crecimiento alemán se debe a que sus bancos están, en términos generales, en buena situación. Pero aquí se terminan los méritos germanos ya que la buena situación de la banca alemana no se debe a la sabiduría de sus gestores o a su criterio inversor, sino a una estrategia política que ha anulado el alto riesgo que asumieron las entidades financieras prestando dinero a espuertas a los bancos griegos y especialmente a los bancos irlandeses.

Los bancos irlandeses se han ido al garete y de camino se han llevado por delante a todo el país. Se lo ha llevado no porque Irlanda tuviera una política fiscal irresponsable, sino porque algunos economistas bienintencionados y dirigentes alemanes convencieron a su gobierno que la República del Eire tenía que avalar todo lo que sus bancos privados debían a las entidades alemanas (y francesas).

Ahora, con el aval vigente y sin poder recurrir a los mecanismos normales de endeudamiento, el gobierno irlandés se ha puesto a recortar todo tipo de gastos, algunos fundamentales en ese país, para conseguir pagar lo que sus bancos privados le debían a los alemanes y las nuevas deudas derivadas del rescate comunitario.

Si los bancos alemanes se hubieran tenido que enfrentar al impago de los bancos irlandeses, en vez de hacerlos los ciudadanos irlandeses de a pie y el medio millón de polacos que residen allí, el crecimiento alemán no sería el que es y tendría problemas de crédito muy parecidos a los del resto del mundo.

Las autoridades alemanes han conseguido que los ciudadanos irlandeses paguen el despiporre de los bancos alemanes y financien, gracias también a un euro indevaluable por miedo a la inflación (otro mito alemán), el crecimiento alemán.

En otro plano, más teórico, cabe decir que una serie de decisiones políticas han conseguido transferir el riesgo asumido por la economía alemana a través de sus bancos. Es una muestra más que la política no es un simple trasunto de los márgenes de decisión que deja la economía, sino que en sí misma puede producir efectos económicos realmente importantes.

Read Full Post »

Parte de la derecha más mediática ve en la Canciller alemana la guía de la salida de la crisis en nuestro país, pero no se dan cuenta de algo o no quieren darse cuenta. Merkel es la Canciller alemana y defiende los intereses alemanes, de sus empresas y sobre todo de sus bancos.

Merkel defiende la economía alemana pese a quien pese y las recetas que despacha a otros países son recetas con las vistas puestas únicamente en la economía alemana, como es su obligación. A ella le eligieron para hacer esto y nosotros hemos de ser consciente de su trabajo y no pensar que cuando recomienda algo a alguien lo hace por el bien del recomendado, sino puede que le esté procurando el mal para producir un bien a los suyos.

Los bancos alemanes se apuntaron a las burbujas inmobiliarias en España e Irlanda y compraron derivados hipotecarios, es decir, asumieron parte del riesgo de las operaciones hipotecarias en España e Irlanda. Cuando su riesgo se convierte en realidad, los bancos alemanes acuden a su gobierno para que les garantice el pronto pago de lo que habían comprometido y, una vez que su gobierno lo ha conseguido, todos se marchan dejando al país en cuestión (por ahora Irlanda) en la quiebra.

La deuda privada contraída para con los bancos alemanes en determinados países nada tienen que ver con el gasto público, las prestaciones sociales u otros aspectos de esos países. Los bancos alemanes prestaron dinero por la misma causa que los bancos locales y los promotores se lanzaron a meter dinero en el suelo: mucha ganancia y en poco tiempo. Lo que hace el gobierno alemán es intentar que los bancos alemanes no asuman el riesgo de las operaciones emprendidas, con total libertad y sin ninguna coacción, todo ello financiado con dinero público.

Read Full Post »

Sé que, con esta entrada, corro el riesgo de ser calificado de “perroflauta”, pero aún así no me niego a sacar alguna cosa de la intervención del eurodiputado Cohn Bendit sobre la crisis griega. Él señala los altos gastos que los griegos asumen en su defensa, precisamente por la tensión territorial y política permanente que tienen con Turquía (habla de más cosas: siempre podéis ver el vídeo).

Así que me decidí ir a “CIA World Fact Book 2009” para ver el peso que tiene el gasto militar en Grecia y en los otros estrados miembros de la Unión Europea. Grecia es el país de la Unión que más dinero dedica (en proporción a su PIB) a los gastos de defensa, seguido curiosamente el estado helenófono, Chipre. Ambos dos tienen a Turquía como enemigo potencial (que con el 5.3% de su PIB en gasto militar ocupa el 16º lugar del mundo).

Read Full Post »

Todos los acuerdos tienen elementos implícitos y elementos explícitos. Los tratados que han dado lugar a la Unión Europea tienen un significado jurídico (el expresado en los tratados), pero también tienen un significado político que no está formulado ‘ad pedem litterae’ en los textos.

No se me ocurre decir cual es o cuales son los contenidos de ese significado político, pero desde mi entendimiento de este proceso sí creo que se puede decir que a los países más poderosos económicamente se les concede una serie de situaciones ventajosas (aunque nominalmente sean iguales para todos) a cambio de una “transferencia” de confianza y capacidad financiera que su economía genera. Esto hace que, cuando ha sido necesario, se flexibilicen normas para que los más fuertes no tengan que saltárselas.

La crisis griega y la lentitud en ayudar a este país (comprensible únicamente desde cierto punto de vista), el recuerdo de cómo la Libra Esterlina salió del Sistema Monetario Europeo y la sensación de que el trauma de la hiperinflación de los años treinta pesa más que nada, puede que haga que la Unión Europea cambie radicalmente en unos meses.

Parte de esos contenidos implícitos del significado político de la Unión es que una serie de países dejan que entren otros, en contra de sus manifiestos intereses, a cambio de un respaldo y unas garantías en situaciones de crisis. Situaciones de la que ellos pueden ser sus responsables, sin duda, pero que constituyen un nexo a la Unión.

Read Full Post »

principios-del-gobierno-representativoBernard MANIN: Los principios del gobierno representativo. Alianza, Madrid, 1998. 304 páginas.

Dividiría este libro en dos partes. La primera dedicada a la democracia ateniense y a su estructura y la segunda dedicada propiamente al nacimiento de la representación política moderna.

Manin, siguiendo el estudio del historiador danés Hansen, indica muy a las claras la relación que tiene la concepción ateniense de democracia con la elección de casi todos los órganos y magistraturas por medio del sorteo. Un sorteo al que él le quita todo matiz religioso y que basa en la “isomorfía” entre todos los ciudadanos, juntos a los mecanismos correctores tales como la imposibilidad de reelección, la respuesta judicial por la gestión y la anualidad de los mandatos.

Manin deja claro que las consideraciones antiguas sobre la democracia conllevan la consideración del sorteo como un elemento inherente del sistema democrático. Los ataques de los pensadores clásicos hacia la democracia lo eran hacia una democracia que seleccionaba a sus magistrados y tribunales mediante el sorteo. Puede que lo más sorprendente de todo el libro de Manin sea el descubrimiento de que la elección era tenida en la Antigüedad como un procedimiento eminentemente aristocrático, características que él extiende a las democracias contemporáneas.

Con la excepción de la Florencia del Renacimiento, Manin expone como la idea de que el gobierno del pueblo tiene al sorteo como procedimiento inherente va desapareciendo a favor de la idea aristocrática de la representación, hasta el punto hoy en día la democracia se identifica con la elección.

Después pasa a la descripción de los debates de los Padres Fundadores de los Estados Unidos y de cómo en el fondo de la lucha entre federalistas y antifederalistas en torno a los procedimientos de representación planteaban la cuestión del inevitable carácter aristocrático de la elección. Frente a una teoría del mandato, que defendían los antifederalistas, para hacer de las cámaras reflejo de la sociedad, los federalistas procuraban una elección en amplias circunscripciones y sin ningún tipo de mandato imperativo.

En la última parte de la obra Manin analiza las tres grandes formas de representación moderna que se ha dado, en su opinión, desde la Revolución Americana (el Parlamentarismo, la Democracia de Partidos y la Democracia de Audiencia) a partir de cuatro puntos de vista: la elección de representantes a intervalos individuales, la independencia parcial de los representantes, la libertad de opinión pública y la toma de decisiones después de la discusión.

Manin sigue manteniendo la tesis clásica de que el gobierno por medio de representación consagra una forma política aristocrática, si por aristocrática entendemos la preferencia por personas que manifiestan algunas cualidades especiales, cualidades que pueden cambiar a lo largo del tiempo. Las democracias contemporáneas serían la entrega al pueblo de la posibilidad de elegir entre unas élites o unas aristocracias ya existentes en la sociedad, en palabras de Guicciardini.

Read Full Post »

« Newer Posts