Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Franquismo’

Parece que en Vox no saben hacer elecciones, lo cual no puede extrañar a nadie. Tenían convocadas elecciones a sus órganos provinciales y el desastre ha sido tal, por la denuncia de irregularidades y de fraude electoral, que Abascal se plantea suspender todas las elecciones en Vox.

Su plan es que solamente los dos principales órganos nacionales, la Ejecutiva y la Presidencia de Vox sean elegible por los afiliados, mientras que el resto de los responsables provinciales o locales serán elegidos por estos órganos nacionales, o el encargado provincial elegirá a determinados encargados municipales, salvo en las localidades más grandes que los eligirían a nivel nacional.

Una variación sobre el sistema en cascada de designación del alcaldes durante el Franquismo, con muchas semejanzas con el mal llamado “centralismo democrático” propio de los regímenes comunistas.

No tienen todas consigo de que este mecanismo satisfaga las exigencias de democracia interna contenidas en la Constitución y en la Ley Orgánica de Partidos. Es difícil que un partido donde solamente dos órganos sean sometidos a elección, pase el filtro del artículo 7.1 en el que se habla de que toda la estructura interna debe ser democrática y que deben haber procedimientos de control de los electos. El hecho de que toda la estructura interna sea designada queda pobre democráticamente hablando.

Es obvio que a Abascal le molestan las peleas internas y más que arbitrar un proceso limpio e incontestable de elecciones internas, se plantea eliminarlas. En el fondo extrañarse que en Vox el mecanismo básico de la democracia sea prescindible, es tan exótico como destacar que los bocadillos llevan pan o que la lluvia cae del cielo.

Pero ello no hace menor el problema. Abascal quiere que unas elecciones lo resuelvan todo, unas elecciones internas que en circunstancias generales ganará sí o sí y es posible que llegado el momento le sobren hasta esas únicas elecciones, pese a que no le cabe duda de que las ganaría, porque tiene que soportar votos en contra, nulos, en blanco, abstención o los muchos indicadores de descontento existentes incluso en el mundo de los líderes indiscutibles.

Sí hay que agradecerle que muestre su idea de que cuanta menos democracia tengamos los españoles, mejor. Una votación que resuelva desde el Gobierno de España hasta el del último ayuntamiento. Prefiero la posibilidad de la disidencia, de que haya elecciones competitivas (suele haber problemas cuando no las hay) y que cada instancia sea refrendada por los ciudadanos y que ellos mismos le exijan responsabilidades. Sé que Abascal prefiere otra cosa.

Read Full Post »

El pasado miércoles el Ayuntamiento de Barcelona decidió retirarle la medalla de oro de la ciudad al ex Presidente del Parlamento de Cataluña por sus múltiples declaraciones racistas, de las que nunca se retractó. La propuesta de Manuel Valls y los dos concejales que le apoyan fue apoyada por los comunes, los socialistas, Ciudadanos y el Partido Popular.

Sí, el Partido Popular que ha votado mil veces en contra de la Memoria Histórica, que se ha negado a cambiar nombres, a retirarle honores municipales a Franco y a los suyos, siguiendo el argumento de que nada se gana removiendo el pasado, vota a favor de quitarle una medalla, que no tiene efectos prácticos sobre la vida de los barceloneses, a alguien que ya está muerto.

Motivos para votar a favor hay tantos como las múltiples declaraciones que ha fundado la propuesta. Pero los mismos motivos que ha llevado al PP a votar a favor, podría aplicarlo en el caso del Franquismo. Esta votación sí ha sido remover el pasado, la cuestión no es ésa, sino si merece la pena que una ciudad honre a personas que no le merecen sean Barrera (el PP ha votado sí) o Franco (el PP se abstuvo vergonzosamente).

Read Full Post »

estabilidad
En la sección de “corazón” de El Español he encontrado la vinculación de la presencia de las reinas en la toma de posesión del gobierno con la estabilidad del país y, sensu contrario, su ausencia con la inestabilidad del país.

La Transición nos trajo el miedo a la inestabilidad política, en cuanto que se consideraba que hubiera sido un demérito del nuevo sistema político frente a un valor instalado en la conciencia de los españoles durante las cuatro décadas de Franquismo.

En búsqueda de la deseada estabilidad se exacerba un ideario conservador, pues se confunde la estabilidad con el inmovilismo. De esta manera se quiere que nada cambia porque cualquier modificación puede hacernos caer en el infierno de la inestabilidad, cuando realmente lo que se defiende es la petrificación de la sociedad.

La estabilidad no es un valor político, sino en el mejor de los casos sería un simple medio para conseguir la justicia, la libertad, la igualdad y el pluralismo que sí son los principales valores constitucionales. Además es irrelevante a la buena marcha del país que la Reina asista o no a determinados actos estrictamente políticos ya que es la consorte.

——

Un apunte final: en el último año no hemos vivido inestabilidad, sino una situación de bloqueo, que por definición es lo mismo.

Read Full Post »