Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Fascismo’


Por Kiril Lakota

Con motivo de la moción de censura del partido VOX contra el presidente del Gobierno, la semana pasada, se ha desatado un huracán de improperios y calificativos hacia la formación política que cuenta con 52 diputados y que, ideológicamente, parece situarse más a la derecha del Partido Popular. Desde nazis, fascistas y un largo etcétera de imprecaciones, en muchos casos, muy poco ajustados a la realidad ha recibido la formación dirigida por Santiago Abascal.

Sería harto prolijo en un artículo diseccionar las cualidades del fascismo y su plasmación en un partido político. Digamos que esa categoría en la política de estas alturas del siglo XXI es difícil de aplicar a un partido europeo. Ni siquiera AfD, en Alemania podría ser calificado como tal (el siempre riguroso Tribunal Constitucional alemán ya habría tomado cartas en el asunto). Del espectro político en los países de la UE, sólo una excrecencia como Amanecer Dorado en Grecia ha tenido la consideración de grupo fascista; por otro lado, una evidencia palmaria que fue creciendo con motivo del resentimiento provocado durante la crisis sistémica de 2015.

La inmensa obra de Antonio Scuratti que se va destilando por enormes capítulos disecciona con la precisión de entomólogo una constatación: en las crisis económicas y sociales de gran calado aparece el caldo de cultivo para soluciones política autoritarias que tienden a la violencia y que en el siglo XX fueron los fascismos de diverso cuño.

¿Es eso VOX? No parece. El crecimiento de VOX en España se produce antes de que estalle el trágico episodio de COVID19 que ha sumido a España en una crisis sin precedentes. Además, VOX toma cuerpo en años de crecimiento económico, pero de gran agitación política y social recogiendo corrientes de descontento de un espectro ideológico que Francis Fukuyama calificaría como los afectados en su identidad, (el Thymos platónico, la necesidad de reconocimiento. No sólo Fukuyama, también Kratsev y Holmes en “La Luz que se Apaga” deja entrever la frustración del Thymos que conlleva el asumir postulados contrarios a la democracia liberal y apostar por el autoritarismo político: Orban en Hungría y el PiS e Polonia.

¿Es eso VOX? En parte sí, pero no todo. No puede atribuirse a un partido, por muy excéntricos personajes que lo pueblen y cuyos orígenes, en muchos casos son poco menos que inquietantes, el timbre de fascismo de manera gratuita. Entre otras cosas porque el fascismo en España que residió entre los años 30 y 50 en la Falange, era una manera muy sui generis de ser fascista.

VOX defiende la Constitución Española, la institución monárquica, la democracia liberal con algunas reservas, pero incorpora valores del catolicismo tradicionalista en su ideario. Es fuertemente restrictivo con las libertades sexuales, los movimientos igualitarios (feminismo, LGTBI), tiene un cuño nacionalista homogeneizador, quiere la recentralización del Estado al apostar por la desconcentración/descentralización meramente administrativa del poder territorial, contrario en algunos aspectos a la globalización. Entonces ¿Cómo definir a VOX?

Si me permiten, como Pinochetismo 2.0 o como la delegación 2.0 de la UDI (Unión Democrática Independiente) de Chile en España en su versión renovada. Es decir, el ideario de Jaime Guzmán encarnada en un tipo descarado y sin complejos como José Antonio Kast (se separó de la UDI en 2016 para lanzar su campaña presidencial y creó el Partido Republicano, en excelentes términos con VOX). En resumen, la aplicación de doctrinas de liberalismo mercantil del siglo XXI por parte de una clase tecnocrática de altos funcionarios y empresarios.

Traducido a nuestro contexto español una mezcla de la doctrina social de la Iglesia y la tradición reaccionara española (Balmes y Donoso Cortés), que impliquen un régimen constitucional con Estado autoritario fuerte y una economía de mercado; una democracia puramente instrumental, al servicio de una sociedad de mercado donde hay una clase dirigente por mérito histórico o social o aleatorio. En esa sociedad, la educación, la sanidad y las pensiones son bienes de mercado que el propio mercado asigna, relegando al Estado a un papel meramente subsidiario. Una sociedad profundamente clasista como la chilena, cuyas costuras estallaron hace un año por la insoportable arquitectura institucional que hacía ocultar un notable progreso económico general con unas lacerantes desigualdades; una sociedad partida en dos donde el ascensor social no había funcionado en periodos de expansión notables, estabilidad institucional y admiración internacional; era una casa con fachada esplendorosa, pero con unos cimientos frágiles y carcomidos.

Para la implantación de este ideario en el contexto de una democracia social como española no se puede recurrir a las técnicas de la Legión Cóndor de los años 70. Se necesitan los modernos medios de agitación social. Medios de comunicación tradicionales y redes sociales en perfecta comunión. Agitadores mediáticos con virulencia verbal y descaro, como fue el propio Jaime Guzmán en el Chile de Allende, pero con técnicas importadas del Tea Party norteamericano que cuajan en Breitbar News en una sociedad madura por el resentimiento.

Y ahí es donde entra VOX, cuyo espejo es José Antonio Kast, el discípulo aventajado de Jaime Guzmán, juega su liga y su despegue desde las elecciones andaluzas de diciembre de 2018. La apuesta ideológica es clara y método también: subir los decibelios de la confrontación mediática, apostar por incendiar los medios con la llamada incorreción política que no es otra cosa que el descaro en la utilización de las medias verdades y aprovechar los fallos del sistema para ir implantando la idea de una agenda alternativa posible al consenso socialdemócrata/democristiano de la transición. La UDI de Guzmán por los métodos de Kast en la España actual.

En conclusión, yerran grandemente quienes tachan de fascista el ideario de VOX, quienes los acusan de Nazis y lindezas parecidas. Eso no quiere decir que VOX no sea un elemento de riesgo en nuestro sistema de partidos y que su representación creciente no genere problemas y tensiones por la amenaza que supone a la democracia social de nuestra constitución, su componente antieuropeo y su mercantilismo de los bienes públicos. Pero sería bueno, si queremos ponerle una etiqueta, que ésta se la correcta: Pinochetismo 2.0.

Read Full Post »