Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Europa’

Más votos que candidatos

El pasado día 8 se celebraron en Irlanda comicios para elegir a su parlamento. Son unas elecciones encantadoras, porque es un país al que mucho hemos ido muchos, con un recuento lentísimo que provoca vuelcos y unas elecciones dotadas de un sistema electoral realmente complejo.

El Sinn Féin ha ganado las elecciones en la primera opción, aunque ha quedado segundo en los escaños (37), pues se ha visto superado por el Fianna Fáil (38 entre los que está el escaño que no se somete a elección del presidente del legislativo). Cerca se ha situado el hasta entonces gobernante Fine Gael (35). Otros partidos representados son los verdes (12), los laboristas (6), los socialdemócratas (6) o Solidarity (5). Dos partidos con un escaño cada cual y 19 diputados independientes completan la cámara.

Los candidatos del Sinn Féin fueron 42 y 38 de ellos obtuvieron el escaño, lo que supone un 88,1% de éxitos (ningún partido presenta 160 candidatos), muy por encima del 45,7% del Fianna Fáil (37 de 81) o del 43,8% (35 de 80) del Fine Gael. No cabe duda que los estrategas del Sinn Féin han tenido muy buen criterio porque 26 de sus 37 diputados han cubierto la quota en el primer recuento, pero cabe una duda sobre estrategia al pensar si un mayor número de candidatos, como los otros dos partidos, hubiera permitido conseguir escaños con las sucesivas opciones que han ido a manos de los verdes, laboristas, de la izquierda de Solidarity o de candidatos independientes.

Hay once distritos donde los candidatos del Sinn Féin consiguen en la primera preferencia más del 50% de la quota y tres de estos casi doblan la quota necesaria. Sin lugar a dudas podían haber transformados una parte amplia en escaños. El caso del distrito de Donegal es un ejemplo de lo poco ambicioso del plan de los republicanos, pues si bien consiguen que los dos candidatos sean elegidos en el primer cuento, reparten un exceso de quota cercano en votos al que fue necesario en el último recuento para obtener un escaño. De forma que podemos decir que se han dejado entre tres y doce escaños que podrían haber ganado con los votos que tuvieron.

Su posición a la hora de negociar, sobre todo con los independientes, hubiera sido muy diferente. La falta de ambición también se paga.

Read Full Post »

En los debates en torno a la integración europea se han acuñado términos como la “Europa de los mercaderes” o la “Europa social”, hoy asistimos al intento de hacer nacer la “Europa de los microestados”. Una Europa cada vez integrada, a pesar del Brexit, donde las decisiones se hacen en común, donde hay voluntad de desarrollar una política exterior y de defensa integrada no es del gusto del gran actor geopolítico europeo que está donde nace el sol.

Las independencias de las regiones más ricas tiene enormes ventajas para Rusia. Aumenta el número de actores cada cual con una nueva agenda, con sus peculiaridades y nuevos asuntos que para algo uno es independiente. Se debilitan los Estados actuales. Las sociedades ricas solamente están dispuestas a invertir en su propia riqueza y cosa como el gasto en Defensa está mal visto y es poco pijo-guay, de modo que cada rublo ruso destinado a lo militar, tendrá menos euros para contrarrestarlos. En ese gallinero siempre habrá un Estado o varios dispuestos a ser el abanderado de Rusia porque son tan pequeños y poca cosa que necesitan apoyo externo para sobrevivir.

La hipotética independencia de Cataluña, Euskadi, Saboya, Silesia, Provenza, Bretaña, Córcega, Flandes. Valonia, Lombardía, el Véneto, Baviera, Renania, Escocia, Gales y Moravia (por citar algunos casos) es el sueño de la política exterior europea, que en vez delante a unos futuros Estados Unidos de Europa puede encontrarse con los Microestados de Europa, una cutre reedición en el siglo XXI del Sacro Imperio.

Read Full Post »

José Ignacio Torreblanca publicó hace varias semanas una interesante y sintética exposición sobre las tendencias populistas.

Ahora le ha tocado a Alemania sentir como una formación de este tipo, con la especificidad de ser de extrema derecha, ha dado un campanazo en las elecciones de tres de los estados federados. Que en Alemania haya partidos de extrema derecha subiendo da más miedo que en otros lugares, por “prejuicios históricos”.

Mi profesor de Ética en la Licenciatura en Filosofía en un comentario marginal, que eran los realmente jugosos, expresó que la pasión democrática de Europa no se mantendría en el caso de perderse el bienestar alcanzado, de modo que si se perdía volverían los modos autoritarios del pasado.

Circularon por twitter, la noche del pasado domingo, estos dos gráficos que daban qué pensar sobre la relación entre la percepción de la situación económica general y la situación económica personal con el voto en las elecciones alemanas de ese día.

Situación general

SituacionGeneral
Situación personal

SituacionPropia

Read Full Post »

Cada vez se plantea un rescate a un país europeo, especialmente en el caso de los rescate griegos, pasamos por la verbena del Parlamento de Finlandia y del de Estonia donde se toma un protagonismo inusitado y tenemos que estar pendiente de lo que eligen. Mientras tanto España se pone de perfil y no dice nada, ni a favor ni en contra, no vaya un finlandés o un estonio a molestarse con nosotros.

El Mecanismo Europeo de Estabilidad (European Stability Mechanism) fue creado mediante un tratado internacional para darle un marco institucional a los rescates. Este instrumento internacional prevé la suscripción del capital social del Mecanismo por parte de los Estados miembros. Uno piensa que Finlandia o Estonia, por lo pendientes que estamos de ellos en cada crisis, son grandes contribuyentes.

Estos son los dos anexos. El primero el porcentaje de la aportación de cada Estado miembro. El segundo el dinero desembolsado por cada Estado miembro. Ambos pertenecen al texto consolidado del Tratado del MEE-ESM.

MES ESM Anexo 1MES ESM Anexo 2
La contribución española es 6,62 veces la de Finlandia y más de 64 veces la de Estonia. Mirando los anexos se puede comprobar que España es el quinto contribuyente al MEE y aquí las cantidades totales importan y mucho, porque con una media “per capita” no se completa la cantidad de dinero para realizar el rescate de un país.

Read Full Post »

La “reductio in Hitlerum” anda camino de convertirse en el elemento explicativo de cualquier crisis internacional con resonancias bélicas que se da con países del primer mundo o medianamente poderosos implicados. Todo lo que sucede es una réplica de los años anteriores a 1939, con su Hitler, su Churchill y su Chamberlain, por supuesto.

Recuerdo cuando la Segunda Guerra del Golfo se hablaba de parar los pies a tiempo a los tiranos y no hacer acuerdos con ellos porque eso solamente nos podía llevar a un mal mayor. Hitler era Sadam, Churchill era el interlocutor que estaba a favor de la guerra (o los estados que se involucraron en ella) y la cruz de ser Chamberlain era para el interlocutor que planteaba objeciones (o para los estados que se opusieron a ella).

Reductio in Hitlerum
Durante la tarde de hoy ha circulado un retuit de la imagen situada sobre este párrafo donde se recurre a lo de siempre, pero con el sabor de poner a Slobodan Milosevic, por si a alguno Hitler le empezaba a caer un poco lejano. Pero no, Putin no es Hitler, ni los ahora gobernantes ucranianos unos angelitos inocentes en manos del nazismo, ni Europa está buscando a su Churchill. Han pasado muchas cosas y la historia no se repite, sobre todo, porque al conocerla modifica ya nuestra percepción. Tampoco Rusia es la Alemania de los años treinta, ni Ucrania es Checoslovaquia o Polonia, ni  Crimera es la ciudad de Danzig.

Evidentemente se buscan patrones, relaciones, causas comunes dentro de las Relaciones Internacionales, pero que todo lo que nos quede de vida y de conflicto internacional sea una mera repetición de lo acontecido desde los Sudetes al 1 de septiembre de 1939 es de una flojera intelectual digna de Wert y sus secuaces.

Read Full Post »

El Banco de Inglaterra ha anunciado que va a tomar medidas que propicien el crecimiento aunque éstas tengan como consecuencia el aumento de la inflación. Algo que ahora es totalmente impensable por parte de la sucursal del Bundesbank que es el Banco Central Europeo.

Los alemanes tienen un miedo tremendo a la inflación. Un miedo del que han conseguido contagiar a las opiniones públicas de otros países. A la inflación hay que tenerle respeto, no hay que jugar con ella pero tampoco debería ser un tabú.

Esta relación de los alemanes con la inflación proviene no de los dominios económicos, sino de los morales, sociológicos e históricos. Hubo una vez un pueblo que hizo ganar tres veces las elecciones a un partido de indeseables, vestidos con uniformes pardos, que en el poder eliminaron a sus adversarios políticos, organizaron una política expansionista en Europa, prepararon y ejecutaron un terrible Genocidio y comenzaron la guerra más terrible de la Historia.

Como eliminaron las elecciones, gracias a las elecciones y a los partidos del centro y de la derecha del Parlamento, los alemanes no pudieron pronunciarse políticamente hasta después de la Guerra, y sólo en la zona Occidental. Los alemanes (salvo cuatro militares prusianos, tres estudiantes bávaros, dos pastores evangélicos y un obispo católico) no se pronunciaron de ninguna forma y es más, dieron toda la adhesión al régimen construido hasta el último minuto.

Los alemanes, sin duda, son un pueblo con grandes aportaciones científicas y culturales y tiene, como pueblo, admiradores y partidarios en todas las élites europeas y americanas. Estos germanófilos no podían creerse que sus idolatrados germanos desarrollaran las agresiones que desarrollaron, las matanzas que llevaron a cabo y fueron los culpables de la destrucción de Europa.

Comenzó dentro y fuera de Alemania una campaña de exoneración de los alemanes de sus responsabilidades. El primer paso fue la diferenciación entre alemanes y nazis, una diferenciación obvia pero parcial que se explotó hasta hacerla la guerra general. Era evidente que no todos los alemanes eran nazis y mucho menos miembros de su partido, pero el grupo de los nazis fue reduciéndose tanto (se excluía hasta a los que voluntariamente se habían afiliado) que daba la impresión que siete personas eran los que se habían hecho con el poder absoluto en Alemania y que los nazis habían llegado en una nave espacial para hacerse con el poder.

El segundo mecanismo, que realmente fue simultáneo, consistió en afirmar que realmente los alemanes no se enteraron de nada, más allá de las consecuencias del conflicto bélico. De repente ningún alemán, ni ascendiente, había estado siquiera en las Fuerzas Armadas y todos habían cumplido su servicio en unidades auxiliares, en la Cruz Roja o en el metro de Berlín (como se retrata magistralmente en la película de 1961 ‘Uno, dos, tres’ de Billy Wilder).

Este segundo mecanismo tuvo éxito, por más que una breve visita a Dachau desmonte esta idea. Pero persistía la necesidad de justificar del ascenso al poder de Hitler y sus secuaces una vez fracasada el argumento del desembarco de marcianos antes expuesto.

¿Por qué los alemanes votaron a ese personal? Una buena parte de los que trataron este tema atacaron directamente a la República de Weimar y a sus instituciones por no ser capaces de parar a los nazis.

Rápidamente coincidieron en sus argumentos con todos esos junkers y conservadores que, capitaneados intelectualmente por autores como Carl Schmitt y políticamente por personajes como von Papen y von Hindenburg, planteaban que la situación política era una consecuencia inherente del régimen democrático y parlamentario. Estos y los apoyos parlamentarios fueron los que entregaron todo el poder a Hitler en una infame Ley de Plenos Poderes. Lo hicieron porque culpaban a la democracia parlamentaria de la inestabilidad política que ellos y los grupos extremistas provocaban. Culpaban a la democracia de los males que ellos mismos causaban, como Chaves Nogales dijo de la dura derecha francesa antes de la caída, pocos años después.

La conclusión de que la responsabilidad moral era culpa de la Constitución de 1919 (un texto inspirador para todo el constitucionalismo de todo el siglo XX) y del propio régimen democrático, salvaba a los alemanes, pero condenaba a la Democracia y justificaba en cierto sentido a los criminales y legitimada el golpismo como medida.

Había que descartar esta nueva eximente del pueblo alemán. Alguien cayó en que la economía en el periodo de después de la Primera Guerra Mundial había sido muy mala y se fijaron en la hiperinflación de principio de los años veinte, debida al descontrol en la emisión de moneda entre otras causas. Tras un periodo de estabilización llegó el Crack de 1929 y sus consecuencias en todo el mundo.

Obviado curiosamente el “Crack”, todo el periodo de Weimar fue puesto bajo el prisma de la inflación. Los alemanes, acuciados por una situación económica penosa, se lanzaron en manos de un redentor por culpa de algo tan anónimo e impersonal como es la inflación. Fue la inflación o la hiperinflación quien votó a los nazis en los años treinta y no millones de alemanes, que fueron solamente meras marionetas en manos de este demiurgo económico.

La inflación debe ser controlada no únicamente porque se desprendan normalmente consecuencias positivas para la economía, sino, sobre todo, para que la inflación no cree en Alemania y por ende en toda Europa regímenes como el nazi. Mantener una política coyuntural de moderada inflación supone abrirle la puerta al totalitarismo nuevamente en Europa porque es la inflación y no las personas quien votan ya que fue la inflación y no los alemanes quienes le dieron millones de votos a Hitler.

Una moderada política inflacionaria que restableciera el crecimiento económico, desmentiría la exoneración histórica de los alemanes.

Read Full Post »

Ante todo, como presupuesto, quiero indicar que los manifestantes de ayer y los que hoy y en adelante presumiblemente se concentrarán me merecen todo el respeto. Sigo sin saber qué desean o que reclaman en concreto porque cada una de las personas que va allí es un programa en sí mismo y el manifiesto es de una generalidad tal con la que no se puede estar de acuerdo ni en desacuerdo.

Algunas reflexiones desordenadas:

1) Estoy de acuerdo con Jorge Galindo y R. Senserrich con decir que este movimiento es de izquierda y que rezuma los principios clásicos de la izquierda, por más que insistan en no identificarse con ningún partido político.

2) El sector liberal de izquierda no puede caer en la tentación de que esos manifestantes quieren sus propuestas, todo lo contrario, quieren mantener lo que la crisis ha tirado. Las opciones del PSOE para no perder al electorado que se le va a chorros no era la liberalización, sino mantenerse inamovible, algo que no le ha sido posible.

3) El sector económico más dañado por la crisis, con diferencia, ha sido la construcción. Tengo la impresión, subjetiva, de que pocos desempleados de este sector se están manifestando en las plazas de las ciudades. Esto no es ni bueno ni malo, en el caso de ser sería únicamente una característica. Los desempleados de la construcción añoran los viejos tiempos de la ‘burbuja’ donde sin cualificación alguna se podía ganar 3000 euros al mes.

4) Es cierto que, por fin, las movilizaciones han saltado de Internet a la calle, que es donde se ganan las causas o se pierden. Poco a poco irán adquiriendo las habilidades necesarias para que las manifestaciones y las concentraciones no se pierdan o se desvíen. La continuidad creo que está garantizada si en principio se limita al próximo domingo.

5) El seguimiento de las concentraciones es muy desigual a lo largo del país. Solamente parece que ha tenido relevancia en Madrid, pero en otras ciudades del país la cifra ha sido más bien ridícula. Corre el peligro de convertirse en una protesta de corte madrileño con la no participación de la periferia del país, esto es, del país.

6) Los manifestantes, acampados o concentrados no deben caer en las facilones redes de lo ‘conspiranoico’. Durante la pasada tarde se ha acusado a Twitter de censurarles a desaparecer el ‘trending topic’ de #spanishrevolution (por dejar de ser una tendencia y consolidarse, lo cual es un criterio conocido de Twitter) y de que se estaban utilizando inhibidores para evitar el uso de móviles (cuando las redes se saturan cuando hay una acumulación tremenda de gente para unas antenas limitadas).

7) De todos modos que nadie se engañe. La mayor concentración de personas para un acto político del día 17 de mayo la ha protagonizado el imputado Francisco Camps. 15000 personas, muchas más que en Sol, han estado apoyando al imputado que el Partido Popular presenta a la Presidencia de la Comunitat Valenciana. La derecha lo tiene muy claro y va arrasar.

8) Desde ayer mismo y amparándose en incidentes protagonizados por unas minorías que desgraciadamente siempre aparecen, Gallardón comenzó a abonar la teoría de que la extrema izquierda está tomando la calle. Luego vendrá la idea de que las instituciones están siendo cuestionadas por extremistas políticos bolivarianos (u otras variaciones como que Rubalcaba es el director) y de que hay que tomar medidas extraordinarias. Los del PP son gente lista, aunque a veces se esfuercen en demostrar lo contrario, y saben que una de las mayores victorias de la derecha francesa se dio tras la Revolución del 68 con la llamada ‘Cámara del Miedo’.

9) Un poco de cinismo para terminar. La principal fuente de ingresos de este país es el turismo y al turismo le repele la inestabilidad en los destinos. Que nadie olvide que España se ha beneficiado de la huida del turismo del mundo árabe a causa de las revueltas. Si los medios extranjeros transmiten al exterior la existencia de un clima de inestabilidad política que los trabajadores turísticos preparen las cartillas del paro para antes del verano.

Read Full Post »

El pasado 15 de febrero se publicó en el BOE la denuncia del Tratado de Bruselas de 1948, y otros tratados conexos, por el que se instituía la Unión Europea Occidental (UEO) y por tanto se retira de ella. No es una actuación unilateral del gobierno español sino la consecuencia jurídica del acuerdo político de disolver esta organización al entrar en vigor el Tratado de Lisboa y asumir la UE las competencias en esta materia que tenía la UEO (que nada tenía que ver con la UE).

Esta organización internacional nacida como mecanismo europeo de defensa y seguridad en plena Guerra Fría nunca ha tenido una existencia importante y comparable con su equivalente trasatlántica, la OTAN.

Es la segunda organización internacional que fenece tras la nueva configuración de la UE: la CECA desapareció al transcurrir el plazo de vigencia de su Tratado fundacional y no haber una renovación.

A pesar de esta aparente simplificación del sistema europeo y comunitario de organizaciones internacionales queda mucho camino pendiente para conseguir una estructura organizativa más sensata, más eficaz y todo bajo la cobertura jurídica e institucional común de la UE.

Read Full Post »

Muchas personas y medios de comunicación se indignan con el apoyo tradicional que los países occidentales le hemos prestado a todas las dictaduras árabes. Sacan fotos de los dirigentes europeos y norteamericanos junto a los dictadores caídos o por caer. Mucha gente se indigna con esto y de esta indignación es la de que querría hablar.

Nuestra economía depende y seguirá dependiendo por mucho tiempo del petróleo y del gas natural, que son recursos naturales abundantísimos en esos países. Dice el refrán que ‘nadie paga duros a cuatro pesetas’, pero nosotros los estamos pagando a tres e incluso a dos pesetas.

El apoyo de Occidente a las dictaduras árabes es conocido de sobra no sólo por los medios políticos, por los de comunicación, sino también por la ciudadanía en general. Ésta ha aceptado como válido dos argumentos. El primero dice que la defensa de intereses vitales como la energía justifica sostener a regímenes represores pero buenos con nosotros. El otro argumento es pluriforme y justifica al primero, que dice que los árabes no son capaces de gobernarse democráticamente, que les gusta los regímenes fuertes con líderes carismáticos, que son o apáticos o una especie de estoicos ambientales, o que son un peligro debido a su religión

En 1973 los países de la OPEP provocaron otra gran crisis económica al subir conjuntamente el precio del petróleo. Desde entonces se les tiene políticamente controlados y hay una especie de entente cordial respecto al precio del petróleo vendido directamente por los diversos países. Esa autolimitación no proviene de una opción de los gobiernos árabes, sino en la necesidad que tienen los dirigentes de tener apoyo técnico y político occidental, dando a cambio su petróleo a un precio razonable e invirtiendo parte de sus beneficios en los países occidentales.

Y es que lo que hacen nuestros gobiernos es conocido por todos. Continuamente algunos medios publican los viajes y acuerdos de los diversos países occidentales con estas dictaduras, recibimos las visitas de sus dictadores y les agasajamos, compartimos los prejuicios hacia los árabes y también algún medio publica las ventas internacionales de armamento de nuestro país y de otros países occidentales a estos regímenes. Lo sabemos desde hace tiempo y es más, lo consentimos y lo aprobamos.

La indignación del que ahora cobra conciencia o se vuelve un bien pensante ante las consecuencias de la ‘Realpolitik’ hecha para él y por él. Me recuerda a aquellos que quieren que no haya accidentes en carretera pero que, a la vez, están en contra de las limitaciones de velocidad, de las multas y de las tasas máximas de alcohol para conducir.

Read Full Post »

La independencia del Kosovo ha sido polémica dentro de los países europeos hasta el punto que algunos como España y Rusia, por cuestiones más internas que internaciones, todavía no han reconocido la independencia de este séptimo fragmento de la antigua Yugoslavia y tampoco tienen idea de hacerlo.

Kosovo se independizó para perder la independencia el día siguiente y someterse a una especie de protectorado, a través de algunas Organizaciones Internacionales, hasta tener la suficiente arquitectura institucional para funcionar como Estado. Kosovo ha sido la ‘via tertia’ entre el mantenimiento de la integridad serbia a todo coste o la anexión de este territorio por parte de Albania. Una decisión que, personalmente, nunca he compartido y que se ha debido más a ese tipo de sentimentalismo que considera que reparar de los atropellos equivale a crear estados.

Pero Kosovo ha demostrado ser un estado débil, problemático e inviable. Si en Europa hay alguien que sea candidato a ser considerado ‘estado fallido’, ése es Kosovo. Los informes de la OTAN que ha publicado ‘The Guardian’ y el informe del Relator del Consejo de Europa no dejan lugar a dudas: Kosovo está gobernado directamente por organizaciones criminales cuyos ‘capos’ son los máximos dirigentes del Estado kosovar.

El crimen organizado siempre ha intentado infiltrarse dentro de las estructuras estatales para conseguir sus objetivos, desde cierta capacidad de protegerse de las acciones represivas hasta para facilitarle en la consecución de sus objetivos (con una amplia gradualidad). Pero el sueño dorado de cualquier organización criminal es ser ella misma un estado, tener las inmnidades, facultades y recursos de un estado y, sobre todo, una base territorial segura desde la que operar.

Con la independencia de Kosovo lo han conseguido. Tienen un estado, cerca del centro de Europa, donde ser inmunes a los restantes estado y si alguien piensa que esto se quedará allí está confundido, porque las organizaciones criminales han demostrado, desde hace más de un siglo, su capacidad de traspasar fronteras.

Read Full Post »

Older Posts »