Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Estío 2009’

Kevin Costner de Jesús

Todos recordaréis esa leyenda urbana de los padres que, por nombre, le ponen a su hijo “Kevin Costner de Jesús”. Nadie conoce al tal “Kevin Costner de Jesús”, nadie sabe en qué Registro Civil el juez otorgó esa inscripción ni qué párroco osó a hacerlo, pero la leyenda circula por nuestras conciencias colectivas.
La pregunta correcta no es si “Kevin Costner de Jesús” se puso, sino si se podría poner.  Tal y como lo describe la leyenda urbana sería imposible, porque se introduce un apellido, pero por raro que os parezca “Kevin de Jesús” es perfectamente factible.
San Kevin de Glendalough es un santo celta fallecido en el siglo VII y que fue canonizado por culto inmemorial en 1903, según reza la Wikipedia. Luego Kevin cabría como nombre en un bautismo religioso y casi por el mismo motivo en el Registro Civil. “De Jesús” siempre vale, con lo que podríamos bautizar y registrar retoños con casi el bonito nombre de la leyenda urbana.

San Kevin
Todos recordaréis esa leyenda urbana de los padres que, por nombre, le ponen a su hijo “Kevin Costner de Jesús”. Nadie conoce al tal “Kevin Costner de Jesús”, nadie sabe en qué Registro Civil el juez otorgó esa inscripción ni qué párroco osó a hacerlo, pero la leyenda circula por nuestras conciencias colectivas.

La pregunta correcta no es si “Kevin Costner de Jesús” se puso, sino si se podría poner.  Tal y como lo describe la leyenda urbana sería imposible, porque se introduce un apellido, pero por raro que os parezca “Kevin de Jesús” es perfectamente factible.

San Kevin de Glendalough es un santo celta fallecido en el siglo VII y que fue canonizado por culto inmemorial en 1903, según reza la Wikipedia. Luego Kevin cabría como nombre en un bautismo religioso y casi por el mismo motivo en el Registro Civil. “De Jesús” siempre vale, con lo que podríamos bautizar y registrar retoños con casi el bonito nombre de la leyenda urbana.

Read Full Post »

El pasado martes nuestro país se quedaba desolado con la noticia de que una pareja había tenido que ir a urgencias después de utilizar una bolsa de pipas (se supone que vacía) como preservativo al carecer de este útil instrumento cuando la libido alcanzaba su cenit. Desgraciadamente el artículo periodístico termina con unos párrafos de “Sociología de todo a cien” y no con algunas líneas más de morbo, que para algo estamos en verano.
Es un logro que los preservativos sean en España un artículo de lo más accesible, que puede comprar casi en cualquier sitio y hasta hay maquinas dispensadores para que los más tímidos y apocados ni se lleven un disgusto por no pasar la “vergüenza” de pedir los preservativos o llevarlos a una caja.
Aquí en Irlanda, país de rancio Catolicismo, el tema de los preservativos es algo más complejo. En las farmacias siempre están en la cercanía de los dependientes, no se vayan a escapar los preservativos.
Pero lo más curioso lo encontré en un supermercado al que suelo ir. Las cajas de preservativos se encuentran metidas en carcasas de plástico conectadas a una alarma (al menos en un supermercado, como en España algunas películas. Así, el comprador de preservativos tiene que ir a la caja, solicitar que le desactiven la alarma, le abran la caja y así poder llevárselos. Desde luego esto no ayuda nada a la accesibilidad, aunque me temo que éste es su propósito.
Espero que el nuevo empleo de las bolsas de pipas no trascienda las fronteras patrias, porque la cutre irlandesa se puede ver colapsada de jóvenes que han probado este sistema porque les daba reparos sortear dependientes farmacéuticos o solicitar que le desactivaran la caja protectora de los preservativos.

El pasado martes nuestro país se quedaba desolado con la noticia de que una pareja había tenido que ir a urgencias después de utilizar una bolsa de pipas (se supone que vacía) como preservativo al carecer de este útil instrumento cuando la libido alcanzaba su cenit. Desgraciadamente el artículo periodístico termina con unos párrafos de “Sociología de todo a cien” y no con algunas líneas más de morbo, que para algo estamos en verano.

Es un logro que los preservativos sean en España un artículo de lo más accesible, que puede comprar casi en cualquier sitio y hasta hay maquinas dispensadores para que los más tímidos y apocados ni se lleven un disgusto por no pasar la “vergüenza” de pedir los preservativos o llevarlos a una caja.

Aquí en Irlanda, país de rancio Catolicismo, el tema de los preservativos es algo más complejo. En las farmacias siempre están en la cercanía de los dependientes, no se vayan a escapar los preservativos.

Pero lo más curioso lo encontré en un supermercado al que suelo ir. Las cajas de preservativos se encuentran metidas en carcasas de plástico conectadas a una alarma (al menos en un supermercado, como en España algunas películas. Así, el comprador de preservativos tiene que ir a la caja, solicitar que le desactiven la alarma, le abran la caja y así poder llevárselos. Desde luego esto no ayuda nada a la accesibilidad, aunque me temo que éste es su propósito.

Espero que el nuevo empleo de las bolsas de pipas no trascienda las fronteras patrias, porque la cutre irlandesa se puede ver colapsada de jóvenes que han probado este sistema porque les daba reparos sortear dependientes farmacéuticos o solicitar que le desactivaran la caja protectora de los preservativos.

Preservativos Irlanda

Read Full Post »

La tele irlandesa está llena de programas británicos, norteamericanos, austrialianos y neozelandeses: cuestiones del idioma. En uno de los programas neozelandeses le podía ver a sus aguerridores vigilantes fronterizos revisando concienzudamente las maletas de peligrosísimos pasajeros de aviones recién aterrizados en busca de un salami, maíz dulce o simplemente de nada (como se sucedió a un español).
La legislación medioambiental neozelandesa es muy estricta con todo lo que tenga que ver con la entrada en su territorio de especies vegetales (lo de las animales es paroxismo) y una multitud de productos. La lista es tremenda.
Además de los controles normales de documentación y seguridad, el último control es el medioambiental, con un montaje digno de la operación antiterrorista más costeada que se pueda pensar. Y todo eso hay que pagarlo, claro.
Resulta que antes de pasar el control medioambiental tienes que rellenar una declaración de lo que llevas. Si los vigilantes medioambientales descubren algo no declarado en tus maletas o en cualquier otra parte de tu indumentaria o vestimenta entonces no sólo te obligan a tirarlo en los contenedoras al uso, sino que te ponen una bonita multa de 200 dólares neozelandeses (93.26 euros) para financiar el chiringuito tanto con los que intenta transgredir la norma como con los muchísimos despistes que se dan.
Pero lo más simpático de todo eran las poses y las actitud de los vigilantes. Parecía que estaban en una situación límite, con riesgos por todos lados y ellos con poses a lo “Miami Vice”, cuando realmente a lo que se “enfrentaban” eran a cansadísimos turistas después de muchísimas horas de vuelo y que, por lo general, no quieren problemas y hasta pagaban la multa con su tarjeta de crédito.
A estos vigilantes los mandaba yo a hacer un intercambio con el Aeropuerto de Barajas o con el Servicio de Vigilancia Aduanera en la zona del Estrecho de Gibraltar.

B ioseguridadLa tele irlandesa está llena de programas británicos, norteamericanos, austrialianos y neozelandeses: cuestiones del idioma. En uno de los programas neozelandeses le podía ver a sus aguerridores vigilantes fronterizos revisando concienzudamente las maletas de peligrosísimos pasajeros de aviones recién aterrizados en busca de un salami, maíz dulce o simplemente de nada (como se sucedió a un español).

La legislación medioambiental neozelandesa es muy estricta con todo lo que tenga que ver con la entrada en su territorio de especies vegetales (lo de las animales es paroxismo) y una multitud de productos. La lista es tremenda.

Además de los controles normales de documentación y seguridad, el último control es el medioambiental, con un montaje digno de la operación antiterrorista más costeada que se pueda pensar. Y todo eso hay que pagarlo, claro.

Resulta que antes de pasar el control medioambiental tienes que rellenar una declaración de lo que llevas. Si los vigilantes medioambientales descubren algo no declarado en tus maletas o en cualquier otra parte de tu indumentaria o vestimenta entonces no sólo te obligan a tirarlo en los contenedoras al uso, sino que te ponen una bonita multa de 200 dólares neozelandeses (93.26 euros) para financiar el chiringuito tanto con los que intenta transgredir la norma como con los muchísimos despistes que se dan.

Pero lo más simpático de todo eran las poses y las actitud de los vigilantes. Parecía que estaban en una situación límite, con riesgos por todos lados y ellos con poses a lo “Miami Vice”, cuando realmente a lo que se “enfrentaban” eran a cansadísimos turistas después de muchísimas horas de vuelo y que, por lo general, no quieren problemas y hasta pagaban la multa con su tarjeta de crédito. Aunque el abordaje de yates en busca de lata de conservas, carne o lechugas con toda la parafernalia de la toma de un buque tampoco se queda corto.

A estos vigilantes los mandaba yo a hacer un intercambio con el Aeropuerto de Barajas o con el Servicio de Vigilancia Aduanera en la zona del Estrecho de Gibraltar.

Read Full Post »

Dentro de mi recorrido estival por la curiosidad política me he vuelto a detener en las cámaras representativas autonómicas y he querido repasar la denominación que cada Estatuto dio a ésta. Hay varios modelos que se repiten.
La denominación con más éxito es la “parlamento”. Ésta denominó por primera vez una institución política en España con la autonomía catalana durante la II República. Cuando se estableció nuevamente la autonomía catalana, se recuperó la denominación que tuvo éxito, ya que ocho comunidades más le siguieron.
La segunda denominación con más autonomías seguidoras es la “asamblea”, con cinco, aunque hay que indicar que en dos de los casos la denominación fue elegida fuera de la autonomía. Las “asambleas” no son más asamblearias que los parlamentos, pero quizá alguien quiso recoger el espíritu francés de esta denominación en vez del más británido de “parlamento”.
La segunda denominación es la más tradicional en España para referirse a las cámaras representativas: “cortes”. No nos olvidemos que nuestro legislativo nacional se denomina constitucionalmente “Cortes Generales” y que siempre se ha mantenido esta forma tradicional. Recuperan la denominación de “cortes” para sus cámaras autonómicas algunas regiones que tuvieron cortes propias cuando fueron reinos como son Castilla y León y Castilla-La Mancha (ambas en “sucesión” de las Cortes Castellanas), Aragón y la Comunitat Valenciana. Navarra mantiene la doble denominación de “parlamento” y “cortes” para su cámara legislativa, aunque la más usual es la primera.
Finalmente hay una denominación de un solo caso: Junta General. Ésta la ha adoptado el Principado de Asturias para llamar así a su cámara legislativa.

Dentro de mi recorrido estival por la curiosidad política me he vuelto a detener en las cámaras representativas autonómicas y he querido repasar la denominación que cada Estatuto dio a ésta. Hay varios modelos que se repiten.

La denominación con más éxito es la “parlamento”. Ésta denominó por primera vez una institución política en España con la autonomía catalana durante la II República. Cuando se estableció nuevamente la autonomía catalana, se recuperó la denominación que tuvo éxito, ya que ocho comunidades más le siguieron.

La segunda denominación con más autonomías seguidoras es la “asamblea”, con cinco, aunque hay que indicar que en dos de los casos la denominación fue elegida fuera de la autonomía. Las “asambleas” no son más asamblearias que los parlamentos, pero quizá alguien quiso recoger el espíritu francés de esta denominación en vez del más británido de “parlamento”.

La segunda denominación es la más tradicional en España para referirse a las cámaras representativas: “cortes”. No nos olvidemos que nuestro legislativo nacional se denomina constitucionalmente “Cortes Generales” y que siempre se ha mantenido esta forma tradicional. Recuperan la denominación de “cortes” para sus cámaras autonómicas algunas regiones que tuvieron cortes propias cuando fueron reinos como son Castilla y León y Castilla-La Mancha (ambas en “sucesión” de las Cortes Castellanas), Aragón y la Comunitat Valenciana. Navarra mantiene la doble denominación de “parlamento” y “cortes” para su cámara legislativa, aunque la más usual es la primera.

Finalmente hay una denominación de un solo caso: Junta General. Ésta la ha adoptado el Principado de Asturias para llamar así a su cámara legislativa.

Denominaciones parlamentos

Read Full Post »

El traje y yo

Creo que nunca me acostumbraré a llevar traje. Para mí es una auténtica tortura y no por motivos ideológicos o estéticos, simplemente porque me siento incómodo y perdido, la antinomia de la mínima elegancia.
Decía Goethe (creo que era él) que la elegancia consiste en la experiencia de que algo se encuentra perfectamente situado en su contexto y respecto a sí mismo, expresando cierto dominio propio y de la situación.
Cuando llevo traje no soy yo quien lo domina a él, sino el traje el que me domina a mí, de manera que ando todo el tiempo intentando controlar la chaqueta, el nudo de la corbata, la posición de la corbata y los miles de detalles que surgen como por arte de magia.
Sé que es una cuestión de saber vestirlo que solamente se adquiere con la costumbre, ya que lo del “porte natural” no es una de mis virtudes innatas. Pero como nunca he estado obligado a llevar traje, ni laboral ni socialmente, las escasas ocasiones en las que me lo pongo me siento como si fuera disfrazado.

TrajeCreo que nunca me acostumbraré a llevar traje. Para mí es una auténtica tortura y no por motivos ideológicos o estéticos, simplemente porque me siento incómodo y perdido, la antinomia de la mínima elegancia.

Decía Goethe (creo que era él) que la elegancia consiste en la experiencia de que algo se encuentra perfectamente situado en su contexto y respecto a sí mismo, expresando cierto dominio propio y de la situación.

Cuando llevo traje no soy yo quien lo domina a él, sino el traje el que me domina a mí, de manera que ando todo el tiempo intentando controlar la chaqueta, el nudo de la corbata, la posición de la corbata y los miles de detalles que surgen como por arte de magia.

Sé que es una cuestión de saber vestirlo que solamente se adquiere con la costumbre, ya que lo del “porte natural” no es una de mis virtudes innatas. Pero como nunca he estado obligado a llevar traje, ni laboral ni socialmente, las escasas ocasiones en las que me lo pongo me siento como si fuera disfrazado.

Read Full Post »

Los parlamentos autonómicos españoles son los grandes desconocidos de nuestra democracia. Muchos de ellos no tienen relevancia, siquiera dentro de sus propios territorios y no me extrañaría que un porcentaje muy alto de la población nunca hubiese visto una sola sesión de su legislativo regional (con excepciones regionales, por supuesto).
Les pasa algo así como le pasa a las instituciones de la Unión Europea, son los cardan la lana mientras que el Congreso de los Diputados es quien teje la fama. Como este verano he decidido hacer sesudísimas entradas ayudándome de mis casi inexistentes conocimientos matemáticos, he calculado la probabilidad de cruzarte con un diputado autonómico por la calle, o dicho de otra manera, los diputados autonómicos por habitantes en cada una de nuestras autonomías.
Como era de esperar la ratio más baja corresponde a las dos ciudades autónomas, Ceuta y Melilla, pero aquí hay que indicar que no es relevante porque sus asambleas autonómicas también cumplen la función de corporación local (realmente es al revés).
Hecha esta eliminación, la clasificación (de menor a mayor ratio) es la siguiente:
Llama la atención que sean las cuatro comunidades más pobladas las que tienen un mayor ratio entre población y diputados, sin duda porque el número del Congreso jugó un papel psicológico a la hora de establecer el número de diputados.
También hemos de señalar que, en números absolutos, los cuatro mayores parlamentos regionales son los de estas cuatro comunidades, mientras que los cuatro parlamentos con menos diputados, en términos absolutos, son La Rioja, Cantabria, Asturias y la Región de Murcia.

Los parlamentos autonómicos españoles son los grandes desconocidos de nuestra democracia. Muchos de ellos no tienen relevancia, siquiera dentro de sus propios territorios y no me extrañaría que un porcentaje muy alto de la población nunca hubiese visto una sola sesión de su legislativo regional (con excepciones regionales, por supuesto).

Les pasa algo así como le pasa a las instituciones de la Unión Europea, son los cardan la lana mientras que el Congreso de los Diputados es quien teje la fama. Como este verano he decidido hacer sesudísimas entradas ayudándome de mis casi inexistentes conocimientos matemáticos, he calculado la probabilidad de cruzarte con un diputado autonómico por la calle, o dicho de otra manera, los diputados autonómicos por habitantes en cada una de nuestras autonomías.

Como era de esperar la ratio más baja corresponde a las dos ciudades autónomas, Ceuta y Melilla, pero aquí hay que indicar que no es relevante porque sus asambleas autonómicas también cumplen la función de corporación local (realmente es al revés).

Parlamentos Autonómicos 1
Hecha esta eliminación, la clasificación (de menor a mayor ratio) es la siguiente:

Parlamentos Autonómicos 2
Llama la atención que sean las cuatro comunidades más pobladas las que tienen un mayor ratio entre población y diputados, sin duda porque el número del Congreso jugó un papel psicológico a la hora de establecer el número de diputados.

También hemos de señalar que, en números absolutos, los cuatro mayores parlamentos regionales son los de estas cuatro comunidades, mientras que los cuatro parlamentos con menos diputados, en términos absolutos, son La Rioja, Cantabria, Asturias y la Región de Murcia.

Read Full Post »

El Betis de Hibernia

Hay cosas que a uno le conmueven, aunque principalmente sea fuente de disgustos. Para mí una de esas cosas es el Real Betis Balompié, que no pasa precisamente por su mejor momento ni deportivo ni institucional.
Ello nunca ha sido óbice para que los colores verdiblancos me provoquen un estremecimiento del alma cuando los percibo. Esto me ha pasado cuando he comprobado que el equipo de Cork, el “Cork City FC” ha llevado una camiseta como la de Real Betis hace dos temporadas. Y es que el espíritu de Heliópolis llega hasta Hibernia.

Hay cosas que a uno le conmueven, aunque principalmente sea fuente de disgustos. Para mí una de esas cosas es el Real Betis Balompié, que no pasa precisamente por su mejor momento ni deportivo ni institucional.

Ello nunca ha sido óbice para que los colores verdiblancos me provoquen un estremecimiento del alma cuando los percibo. Esto me ha pasado cuando he comprobado que el equipo de Cork, el “Cork City FC” ha llevado una camiseta como la de Real Betis hace dos temporadas. Y es que el espíritu de Heliópolis llega hasta Hibernia.

Cork City FC

Read Full Post »

Paternalismo eléctrico

El de la foto es el modelo de enchufe que utilizan en Irlanda (es posible que en más sitios, pero como soy poco viajado no lo sé). La entrada de arriba es puramente de seguridad, ya que no aporta ninguna corriente eléctrica, sino que permite el paso de ésta a las dos entradas “normales”.
La evidente finalidad es que no pase corriente por el enchufe cuando no hay nada enchufado y así evitar que alguien meta sus deditos en las ranuras, como si no pudiera meter tres deditos. La consecuencia de este paternalismo eléctrico es que hay que fabricar enchufes diferentes y adaptadores, como si en los países en los que no se da tanta medida la gente estuviera electrocutándose continuamente.
Supongo que habrá gente que el invento le resulte encantador (hay enchufes de seguridad que no necesitan de tres entradas), pero a mí me parece un exceso de paternalismo, la verdad, y eso que no soy yo precisamente un apóstol contra la intervención del Estado en la vida social.

Enchufe irlandés
El de la foto es el modelo de enchufe que utilizan en Irlanda (es posible que en más sitios, pero como soy poco viajado no lo sé). La entrada de arriba es puramente de seguridad, ya que no aporta ninguna corriente eléctrica, sino que permite el paso de ésta a las dos entradas “normales”.

La evidente finalidad es que no pase corriente por el enchufe cuando no hay nada enchufado y así evitar que alguien meta sus deditos en las ranuras, como si no pudiera meter tres deditos. La consecuencia de este paternalismo eléctrico es que hay que fabricar enchufes diferentes y adaptadores, como si en los países en los que no se da tanta medida la gente estuviera electrocutándose continuamente.

Supongo que habrá gente que el invento le resulte encantador (hay enchufes de seguridad que no necesitan de tres entradas), pero a mí me parece un exceso de paternalismo, la verdad, y eso que no soy yo precisamente un apóstol contra la intervención del Estado en la vida social.

Read Full Post »

Guardia civil
Uno de los más clásicos prejuicios raciales que tenemos es ése que dice que “todos los chinos son iguales”. Remover los prejuicios es algo difícil, pero el conocimiento de los hechos y de las personas ayuda, a veces a removerlos.

Parece que los agentes de la Guardia Civil en Sevilla ya han trascendido el prejuicio y no se creen eso que todas las personas perteneciente a determinado grupo étnico son indiscernibles (vía “Diario de Sevilla”).

Detenido un ciudadano chino por suplantación de identidad en el examen de conducir

Agentes de la Guardia Civil de la Agrupación de Tráfico de Sevilla han detenido a dos personas por supuestos delitos de falsedad documental y usurpación de estado civil, todo ello tras descubrir a un ciudadano chino que se intentaba hacer pasar por otra persona, también de origen chino, en el examen del permiso de conducir.

Según informó el Instituto Armado en un comunicado, los hechos sucedieron cuando miembros del Grupo de Informes y Apoyo de la Guardia Civil de Tráfico de Sevilla se encontraban prestando servicio durante la realización de las pruebas de control de conocimientos para la obtención del permiso de conducir, que se estaban realizando en las aulas que la Jefatura Provincial de Tráfico de Sevilla tiene en Bellavista, en Dos Hermanas.

Los agentes inspeccionaron al azar a una de las personas que se encontraban realizando el examen. Esta persona se identificó con un documento de extranjero NIE. Al mirar la fotografía que aparece en este documento, los agentes detectaron rápidamente la ausencia de parecido entre la fotografía del documento y los rasgos de la persona que lo utilizaba, y, gracias a la identificación de las huellas dactilares, se conoció la verdadera identidad de éste.

Sin embargo, la Benemérita permitió que esta persona finalizara el examen y, posteriormente, detuvo a Q.C., de 25 años, y a la persona que le “prestó” su documento de identidad, que resultó ser X.Y., de 32 años, ambos de nacionalidad china, a los que se les imputan supuestos delitos de falsedad documental.

Read Full Post »

El beduino urbano

Beduino
En otra ocasión ya os hable de Juvenal, un amigo que debe ser el último poeta oral de Occidental. Hace varios días quedé con él y me descubrió una nueva dimensión de su vida. Terminado el curso (se gana la vida dando clases de Lengua, o intentándolo más bien) decidió dejar su alquiler y probar fortuna como beduino urbano.

Cargó su ropa e impedimenta varia dentro del maletero de su coche (“de facto” convertido en un camello con cuatro ruedas). Todo ordenado, no os creáis y anda buscando un lugar donde dormir. Cualquier conversación con él puede alterarse abruptamente si escucha, aunque sea lejanamente, que alguien conocido se queda solo en casa, de forma que él, sin demasiados preámbulos, se comunica que no va a estar solo, que esa noche él le acompañará. Cuando la amistad falla, recurre a la seducción.

Calificativos se le pueden poner muchos a Juvenal, pero al final, todos sus amigos acabamos diciendo: “Total, es Juvenil, criaturita”.

Read Full Post »

Older Posts »