Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Elecciones’

Hoy he estado repasando la STC 197/2014 en la que se declara la constitucionalidad de la reforma del Estatuto de Autonomía para Castilla-La Mancha que redujo el número de diputados en las Cortes autonómica al que determinara la Ley Electoral entre un mínimo de 25 y un máximo de 35.

La sentencia es larguísima en cuanto a los antecedentes de hecho y en los fundamentos jurídicos es prolija en responder a las máculas de constitucionalidad menores antes de abordar el principal: si ese número de diputados respetaban la exigencia de proporcionalidad en las elecciones autonómica ex art. 152.1 CE, con las modulaciones que el propio artículo señala.

Los altos tribunales son muy precavidos en cuestiones relativas al sistema electoral, porque un pronunciamiento muy preciso podría limitar al Legislativo de tal manera que el tribunal sería el nuevo legislador positivo. Ésta es una de las causas que hacen casi imposible un pronunciamiento general del Tribunal Supremo de los Estados Unidos sobre el “gerrymandering” y aquí que el Tribunal Constitucional no entrara de verdad en la cuestión de la proporcionalidad. Es un motivo loable, dejar al Legislativo su lugar, pero este empeño puede no ser tan impecable en determinadas circunstancias.

Los recurrentes presentaron una serie de simulaciones y proyecciones que mostraban que el nuevo sistema emanante de la Reforma del Estatuto consagraba un sistema mucho menos proporcional y en consecuencia menos plural. Arguyeron que se aplicaba de hecho una barrera o umbral mucho mayor, porque a la hora de que una candidatura obtuviera un diputado, iba a requerir muchos más votos.

El Tribunal Constitucional, con la ponencia del magistrado Fernando Valdés Dal-Ré, determina sorprendentemente que solamente se puede hablar de violación de la proporcionalidad a través del umbral, cuando el umbral esté establecido normativamente. Es un argumento que contradice la trayectoria del Tribunal que busca más la realidad de la norma sometida a su juicio y su virtualidad que su dicción literal.

Cualquier conocedor de los diversos sistemas electoral vigentes en España es conscientes que los umbrales electorales establecidos normativamente (el número mínimo de votos recibidos para poder ser contado en la adjudicación de escaños) tiene poca eficacia en las Elecciones Generales o Autonómicas y sí cierta importancia en las Locales. Ello no quiere decir que no haya umbrales electoral, pero son fácticos. Una norma aparentemente neutra, aplicada a una realidad no neutra, deviene en no neutra.

El segundo elemento negativamente sorprendente del pronunciamiento del Tribunal Constitucional es el rechazo de las proyecciones y simulaciones planteadas a la hora de justificar la mayor o menor proporcionalidad de un sistema electoral. El Tribunal argumenta que su control es a priori y abstracto y que esas proyecciones y simulaciones quieren llevar el juicio de constitucionalidad al control a partir de un caso hipotético. Parece convincente el argumento si no nos hubiéramos encontrado sentencias dictadas expresamente sobre situaciones hipotéticas que la aplicación de una norma pudiera producir. Salvo una incongruencia gruesa, como que una ley establezca la mayoría de edad a los 45 años, que es evidente y no necesita de nada más que la mera contrastación, en el resto de los juicios de constitucionalidad dimanantes de un recurso, la hipótesis y sus consecuencias son precisas a la hora de razonar la constitucionalidad de una norma.

Pero el tercer elemento es el peor. Mantiene la sentencia que la exigencia de la proporcional es un objetivo irrealizable. Se refugia el Tribunal en que la proporcionalidad perfecta es imposible de conseguir, algo obvio, para considerar la proporcionalidad algo así como un ideal regulativo sin fuerzas normativa, salvo que se establezca un sistema mayoritario, lo cual entraría dentro de la categoría de transgresión grosera que antes se indicaba.

El Constitucional viene a decir que todo lo que no sea establecer un sistema mayoritario y no tenga unos umbrales normativos vergonzosos, es proporcional. Cabría haber esperado de este órgano algo más de finura a la hora de definir qué es proporcional, en primer lugar porque una definición negativa es de malos juristas y, en segundo lugar, porque es fácil que se presenten sistemas electorales muy poco proporcionales.

También hay que señalar que los recurrentes hicieron una interpretación poco precisa del artículo 152.1 CE. Este precepto no ordena la proporcionalidad, con una salvedad, en los resultados de las candidaturas, sino en el reparto de los diputados entre las circunscripciones.

Read Full Post »

Como parte del acuerdo de investidura de 2015, Ciudadanos obligó al PP a modificar la Ley Electoral de la Región de Murcia y eliminar las cinco circunscripciones existentes, pasándose los cuarenta y cinco miembros de la Asamblea Regional a ser elegidos en circunscripción única. Murcia y Asturias eran hasta entonces las dos únicas comunidades autónomas que tenían circunscripciones inferiores a la provincia para sus elecciones autonómicas.

En mayos los resultados de las Elecciones Autonómicas, empleando la circunscripción única, fueron los siguientes:

Si hubiéramos recuperado las cinco antiguas circunscripciones, los resultados hubieran sido:

Y la relación entre porcentaje de voto y porcentaje de escaños en las dos situaciones, con una sola circunscripción o con las cinco:

1)  Hay que hacer notar que en las Elecciones de 2019 tres formaciones (IU y sus coaligados, Somos Región y Coalición Municipalista MC) alcanzaron un porcentaje de votos superiores al 2%, pero sin llegar a traspasar el umbral del 3%. El conjunto de estas fuerzas supera el 6% de los votos, pero no consiguen ningún escaño.

2) El caso de los socialistas es curioso. Habrían obtenido el mismo porcentaje de representación empleado ambos sistemas. Su sobrerrepresentación 4,31%. Ni el anterior ni el actual sistema electoral puede ser responsabilizado de los éxitos o fracasos del PSRM.

3) Cuando se planteó la reforma de la Ley Electoral los populares solamente la aceptaron porque sin ella no había investidura. Nunca un portavoz ha atacado tan duramente una propuesta legislativa por la que iba a votar a favor, como lo hizo el portavoz popular con esta norma al ser votada en la Asamblea Regional. La sobrerrepresentación de los populares, y en sus peores comicios de las últimas décadas, fue del 9.83%, que supone un exceso de cuatro diputados. En cambio cuando se aplica el sistema de circunscripción única la sobreprerresentación baja a 3,17%, que equivale a un diputado. El sistema anterior hubiera otorgado el mayor número de diputados al PP sin ser el partido con mayor número de votos.

4) En el sistema de cinco circunscripciones hubiera perjudicado a Ciudadanos con un 3,10% de infrarrepresentación, Vox con -2,80 y a Podemos con un 3,33%.

5) El sistema de cinco circunscripciones hubiera mostrado el premio a la concentración del voto en el caso de la candidatura municipalista que habría ganado un escaño por Cartagena, zona donde es especialmente fuerte esa coalición de partidos localistas.

Read Full Post »

La diferencia entre el voto urbano y el voto rural es una de los más clásicos criterios de análisis del comportamiento electoral. Presupone la existencia de un voto diferenciado dependiendo del tipo de lugar donde se reside y, naturalmente, todo lo que ello conlleva.

Lo primero que hay que hacer es decidir qué voto es urbano y qué voto es rural. Es útil recurrir a una determinación externa, como la que tiene el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (antiguo Fomento) de las zonas urbanas existentes en España.

Nuestra primera valoración la vamos a hacer de la Región de Murcia. Allí el Ministerio de Transportes identifica tres áreas urbanas: la de Murcia (Alcantarilla, Alguazas, Archena, Beniel, Ceutí, Lorquí, Molina de Segura, Murcia, Las Torres de Cotillas y Santomera), Cartagena (Cartagena y La Unión) y Lorca (compuesta sólo por el municipio de Lorca).  De estas tres se han tomado las dos primeras en cuanto que Lorca, por su extensión y dispersión y su economía tienen más características rurales que propiamente urbanas.

Los murcianos depositaron su voto en cinco ocasiones a lo largo de 2019, aunque fueron en tres convocatoria, dado que la de mayo de 2019 fue simultáneamente para las Elecciones Autonómicas, Europeas y Locales. No consideraremos las Elecciones Locales por el efecto que tienen los partidos y las candidaturas localistas sobre la estructura del voto. Se han desegregado del total los resultados de los doce municipios de las dos área en consideración, de modo que podemos comporar los municipios segregados (áreas urbanas), los no segregados (áreas rurales) y la media regional.

Comencemos viendo las diferencias de participación:

En términos regionales las Generales tienen más participación que las otras elecciones, pero podemos ver cómo en las Elecciones Autonómicas, en las zonas rurales votaron más ciudadanos que en las Generales de noviembre, impulsado sin duda por la Locales (67,58%). Es constante que en todas las Elecciones, salvo las Autonómicas, el voto urbano fue mayor que el rural.

Pasemos ahora a los principales partidos políticos.

El PSOE funciona mucho mejor en el ámbito rural que en el urbano, de modo que sus resultados hubieran sido los de la zona urbana es posible que Conesa estuviera en San Esteban. Esto y unido, salvo excepción, de que la zona rural es la que mayor abstención presenta podríoa señalar una posible estrategia de los socialistas. Una consecuencia fácilmente apreciable de que una participación cercana al 70% o superior perjudica a los socialistas indica que cuanta mayor es la participación, mejor es su rendimiento en porcentaje de votos.

El Partido Popular, hasta hace poco el partido hegemónico en la Región de Murcia, tiene como el PSOE mejores resultados en el ámbito urbano que en el rural, aunque la diferencia es menor que en el caso de los socialistas, teniendo por ello datos más cercanos a su media en la Región. Se puede decir que en general el PP actual ha mantenido en Murcia un electorado uniformemente repartido.

Vox es algo más urbano que el PP, con diferencias cercanas al 2% de los votos totales. Su peor resultados, y es curioso, son las Elecciones Autonómicas y especialmente en la zonas rurales, lo cual irá unido a un rendimiento menor en los Ayuntamientos. Un día habrá que tratar la relación que los nuevos partidos tienen con la política local.

Una formación netamente urbanita es Ciudadanos. Sus resultados son mejores en las áreas urbanas incluso cuando el declive electoral comenzó a notarse.

Podemos e IU tienen tendencias urbanistas, pero no se rompen las diferencias como en el caso de Ciudadanos a partir de mayo. Sí es digno de señalar que el resultado de las Autonómicas es la suma de Podemos con IU, que concurrieron separadamente, y en donde Podemos recibía un fuerte voto urbanos, mientras que IU rural. Es de suponer que este equilibrio es un efecto de la coalición y no de la estructura del electorado.

Read Full Post »

Durante días en FiveThirtyEight estimaba en un 1% las posibilidades del empate entre Trump y Biden (ahora no), de modo que me pareció interesante ver qué hubiera pasado en caso de no haber habido mayoría en el Colegio Electoral en las últimas cinco elecciones.

La XII Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, nacida tras la tremenda crisis constitucional ocasionada por las Elecciones Presidenciales de 1800, establece que si ninguno de los candidatos votados por el Colegio Electoral pudiera conseguir la mayoría absoluta de los votos, 270 votos, la elección del Presidente de los Estados Unidos pasa a ser responsabilidad de la Cámara de Representantes y la del Vicepresidente del Senado.

Como es de general conocimiento, el mismo día en el que se elige a los miembros del Colegio Electoral, se hace lo propio con la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio de los senadores, de modo que los representantes y senadores electos con los senadores que permanecen en su puesto forman un nuevo Congreso. El próximo 3 de noviembre será electo el 117º Congreso.

Dado que el Congreso ha de reunirse el día 3 de enero (sección 2 de la XX Enmienda) y que el escrutinio por parte del Congreso en sesión conjunta ha de realizar el día 6 de enero (3 US Code 15), está claro que es el Congreso renovado el encargado de realizar la elección del Presidente y del Vicepresidente, y no el saliente.

En estas elecciones se vota por estados, es decir, el voto de cada uno de los estados es el mismo, uno, y desaparece la capacidad electoral de Distrito de Columbia. De este modo el voto de cada estado dependerá de qué partido sean los representantes o senadores que forman su delegación congresual. Es de suponer que en una situación como ésta nos encontraríamos ante un “party-line vote”, es decir, cada cual vota al candidato de su partido.

¿Qué hubiera sucedido en las últimas cinco elecciones presidenciales en el supuesto de que no hubiera habido mayoría en el Colegio Electoral pero no hubiera habido variación en la elección del Congreso?

Como puede comprobase en las cinco elecciones los candidatos que fueron presidentes, tenían la mayoría necesaria (26 estados) a la hora de conseguir los votos suficientes para ser elegido presidente.

Pero la elección vicepresidencial se torna más compleja. En el Senado cada estado solamente tiene dos senadores, de forma que no es difícil que uno sea de un partido y el otro del partido contrario, produciendo un empate y la imposibilidad de determinar el voto del estado en la elección vicepresidencial. Muchos estados estarían indeterminados.

En ninguno de los congresos elegidos a la vez que los electores del Presidente, ningún candidato vicepresidencial hubiera logrado la mayoría necesaria, de modo que habría tenido que haber algún tipo de negociación o la cesión a favor de quien formaba ticket con el que iba a ser elegido en la Cámara de Representantes.

—–

En el caso de los independientes, no hemos guiado para atribuirles un voto por el partido con el que hacían “caucus” en el Congreso.

Read Full Post »


El PP ha ganado en Galicia con holgura, demostrando su capacidad para ganar elecciones sin demasiados problemas. Como Galicia no es Andalucía, y el PP no es el PSOE, los gallegos no son vagos, subvencionados o sometidos al clientelismo por votar siempre al mismo partido.

En el País Vasco ha ganado el PNV. No ha arrasado, porque la verdad no sé cómo se puede arrasar cuando ni tienes mayoría absoluta. Todo pinta a una reedición del pacto entre PNV y PSOE, aunque cabría una mayoría alternativa, que a día de hoy parece poco factible. De todas formas, dada la forma de investidura en el País Vasco, el pacto no es necesario que sea antes de la investidura.

Lo que sí ha sido es una gran victoria para el nacionalismo vasco, que suma 53 diputados de 75 posibles. Desde esta perspectiva sí se puede decir que los nacionalistas han arrasado.

La cuestión de Podemos. En una cata que hicimos anoche en algunas localidades del País Vasco (nada científico, en plan datos de El País) se observaba que alrededor la mitad de los votantes de Podemos se habrían ido a Bildu y la otra mitad a la abstención. En Galicia no hicimos esa cata, pero está claro que, por la vía que sea, la mayoría han terminado en el BNG. Está claro que los votos de Podemos en las autonómicas gallegas y vascas de 2016 eran de votantes de la izquierda nacionalista que, por lo que sea, han cedido volver a partidos más representativos de sus tendencias políticas. Es difícil gobernar España y ser nacionalista periférico simultáneamente.

El PSOE ha mantenido la representación en Galicia y ha subido un diputado en el País Vasco. Seguirá dentro del Gobierno Vasco y en Galicia la cosa sigue como siempre. Estos resultados ilustrarían perfectamente la definición de “salvar los muebles”.

El PP de Iturgaiz, Mayor Oreja, Aznar y Casado no ha tenido éxito en el País Vasco. Tengo la impresión (y esto es una corazonada) de que sus votantes se le van a manos llenas al PNV porque son tan de derecha como ellos y además defienden que el dinero de los vascos no se mueva del País Vasco.

El sistema electoral y la provincia de Álava propician el diputado testimonial.

Foto: de www.eldiario.es bajo CC

Read Full Post »

Más votos que candidatos

El pasado día 8 se celebraron en Irlanda comicios para elegir a su parlamento. Son unas elecciones encantadoras, porque es un país al que mucho hemos ido muchos, con un recuento lentísimo que provoca vuelcos y unas elecciones dotadas de un sistema electoral realmente complejo.

El Sinn Féin ha ganado las elecciones en la primera opción, aunque ha quedado segundo en los escaños (37), pues se ha visto superado por el Fianna Fáil (38 entre los que está el escaño que no se somete a elección del presidente del legislativo). Cerca se ha situado el hasta entonces gobernante Fine Gael (35). Otros partidos representados son los verdes (12), los laboristas (6), los socialdemócratas (6) o Solidarity (5). Dos partidos con un escaño cada cual y 19 diputados independientes completan la cámara.

Los candidatos del Sinn Féin fueron 42 y 38 de ellos obtuvieron el escaño, lo que supone un 88,1% de éxitos (ningún partido presenta 160 candidatos), muy por encima del 45,7% del Fianna Fáil (37 de 81) o del 43,8% (35 de 80) del Fine Gael. No cabe duda que los estrategas del Sinn Féin han tenido muy buen criterio porque 26 de sus 37 diputados han cubierto la quota en el primer recuento, pero cabe una duda sobre estrategia al pensar si un mayor número de candidatos, como los otros dos partidos, hubiera permitido conseguir escaños con las sucesivas opciones que han ido a manos de los verdes, laboristas, de la izquierda de Solidarity o de candidatos independientes.

Hay once distritos donde los candidatos del Sinn Féin consiguen en la primera preferencia más del 50% de la quota y tres de estos casi doblan la quota necesaria. Sin lugar a dudas podían haber transformados una parte amplia en escaños. El caso del distrito de Donegal es un ejemplo de lo poco ambicioso del plan de los republicanos, pues si bien consiguen que los dos candidatos sean elegidos en el primer cuento, reparten un exceso de quota cercano en votos al que fue necesario en el último recuento para obtener un escaño. De forma que podemos decir que se han dejado entre tres y doce escaños que podrían haber ganado con los votos que tuvieron.

Su posición a la hora de negociar, sobre todo con los independientes, hubiera sido muy diferente. La falta de ambición también se paga.

Read Full Post »


El día después de las últimas Elecciones Generales, las de noviembre de 2019, salieron algunas estimaciones respecto de la posible relación entre la renta de las secciones electorales (los municipios se dividen en distritos y estos en secciones pudiendo las secciones votar en una sola mesa, en dos o tres).

Estas estimaciones tomaban como referencia el porcentaje de votos en cada una de las secciones electorales y no el número de votos. ¿Tiene esto importancia? La tiene. Veamos el siguiente ejemplo:

Supongamos que hay tres secciones; en la primera un partido logra el 40% de los votos del total de votos válidos (60 de 150), en la segunda el 35% de los votos (70 de 200) y en la tercera el 25% (250 de 1000). Mirando solamente a los porcentajes parecería que el apoyo más importante de este partido estaría en la primera sección, pero realmente la mayoría de sus votos procede de la sección en la que menos apoyos porcentuales ha recibido.

Para describir correctamente los apoyos por secciones de un partido, y más si relacionamos estas secciones con su renta, debemos calcular el peso de cada una de las secciones en el total de votos, de forma que de la primera sección sólo proceden el 15,79% de los votos, de la segunda el 18,42% y de la tercera el 65,79%.

Cuando se comenzó a elaborar esta entrada los datos oficiales por secciones electorales no estaban disponibles y se han empleado los publicados por eldiario.es. La diferencia total de votos a Vox entre estos datos y los oficiales es del 0,6%, que considero asumible.

Se han dividido las secciones electorales de la ciudad de Sevilla en diez partes (deciles) correspondiendo a su renta por hogar (según los datos del INE) y hemos introducido los votos de los cinco o seis partidos que presentando candidatura en Sevilla, lograron representación por ésta o por otra provincia. El total va referido a la suma de estas fuerzas que son PSOE, PP, Podemos, Vox y C’s, a las que se une Más País en noviembre.

La distribución del voto por deciles nos muestra que los deciles de mayor renta por hogar son los que más votos aportan, de forma que los cinco deciles superiores suman el 57,55% de los votos mientras que a los cinco deciles de menor renta corresponden el 42.45%.


Un partido cuyos votantes se corresponden a la ciudad, tendrá en cada uno de los deciles el mismo porcentaje que el total de los votantes distribuidos en deciles. De tal forma si un partido obtiene el 10% de sus votos en el decil 1, que fueron el 5,82% de los votantes, entonces podemos decir que ese decil aporta más a sus votos que lo que hace proporcionalmente al total de votos de la ciudad.

En abril los votos de Vox por decil de renta por hogar fueron los siguientes:


Como puede comprobarse el respaldo a Vox en los siete deciles de menor renta es menor que la aportación de estos mismos deciles al resto de los principales partidos (aunque en el decil 7 la diferencia es sólo de 0,11%). Si nos fijamos en los tres deciles de más renta por hogar Vox obtuvo en estos el 49,01% de sus votos cuando estos tres deciles son 35,84% de los votos que es un exceso del 13,21%; por el contrario en los seis deciles de menor renta por hogar (asumimos igualdad en el decil 7) Vox recibe el 40,33% de los votos cuando los votos de estos deciles son el 53,4% del total de los cinco principales partidos.

Si para hacerlo más sencillo reducimos a quintiles, es decir, dividimos por resultados en quintas partes y lo representamos en una tarta se ve claramente que el apoyo a Vox procede de las capas con más renta por hogar, especialmente del 20% con más renta:



Pasemos ahora a las segundas Elecciones Generales de 2019, a las de noviembre, en las que contamos los votos a Más País (1). El voto por deciles de renta por hogar en la ciudad de Sevilla se distribuyó de la siguiente forma:


Y estos por resultados de Vox en cada uno de los deciles:


Se repite el perfil de la primera convocatoria: los deciles del 1 al 6 aportan menos a Vox que a la totalidad de los mismos seis aportan cuando se computan los seis partidos principales. El decil 7 se mantiene en términos de igualdad mientras que en los tres de más renta hay más voto a Vox que lo que esos deciles aportan al total: de suponer el 36,37% de los votos estos tres deciles aportan el 44,50% de los votos de la extrema derecha en Sevilla; mientras los seis de inferior renta suponen el 52,81% de votos y le aportan a Vox el 44,67%.

Si volvemos a medir a través de quintiles, se ve nuevamente y, si cabe, de forma más manifiesta que el apoyo de Vox proviene de la estratos superiores de renta:


En conclusión: en la ciudad de Sevilla, tanto en abril como en noviembre, cuanto más aumenta la renta, mejores son los resultados de Vox. Es cierto que tienen apoyo en todas las secciones, como los demás partidos, pero su apoyo mejora cuanto más renta y esta alza se incrementa en los dos últimos deciles.

(1) Los datos en la aplicación de eldiario.es solamente daba los seis más votados por sección, de forma que en algunas secciones Más País no aparece a pesar de haber tenido votos. En una ulterior versión, ya con los datos del Ministerio del Interior, se perfilarán estos resultados pero la repercusión es mínima.

FUENTE: Datos de abril y datos de noviembre INE: Atlas de distribución de rente

Read Full Post »

El 21 de mayo se celebró la elección del secretario general del PSOE. Pedro Sánchez ganó con más de la mitad de los votos ese día, pero el larguísimo proceso congresual del PSOE no terminaba después del infausto 1 de octubre de 2016, sino que acababa de arrancar.

A día de hoy está comenzando el proceso de elección de los secretarios y de las ejecutivas locales, tras la celebración del Congreso Federal, del Regional, del Provincial, eventualmente del Comarcal. Un proceso que lleva seis meses, demasiado tiempo en el que las diversas unidades territoriales del partido se encuentran”a otras cosas” y en el que la participación desciende.

Es cierto que el nuevo modelo aprobado en el último Congreso Federal prevé cosas sensatas como la elección directa de los delegados a los congresos, pero habría que trabajar para que los procesos no se eternizaran, se buscase deliberadamente el cansancio de la militancia y la vuelta a la falta de proporcionalidad.

Read Full Post »

1. Fue uno de los diecisiete que con una dimisión traicionera quiso quitarle al PSOE al secretario general que los militantes habían elegido.

2. Aceptó la humillación de que le recogiera y le entregara la dimisión un diputado sevillano no fuera a echarse para atrás.

3. Votó a favor de la abstención, esto es, de investir a Mariano Rajoy, traicionando la promesa hecho a los votantes.

4. Tiene los peores resultados de la historia del PSPV-PSOE.

5. No tiene iniciativa política, es la sombra de Mónica Oltra.

6. Quiere eliminar las agrupaciones provinciales para que no haya entidades lo suficientemente grandes como para controlarle.

7. Ha defendido con Susana Díaz para detener al “populismo” y echó en cara a Pedro Sánchez no permitirle una coalición con Compromís para el Senado.

8. Porque será superado por Compromís y el PSPV-PSOE será la tercera fuerza.

9. Apoyó a Susana Díaz y a todo lo que su candidatura representa.

10. Porque ha utilizado en la campaña las acciones de la Generalitat para procurarse lo que es diferente, esto es, la elección del secretario general.

Read Full Post »

Estos últimos dos días ha habido un interesante movimiento en las redes sociales en las que numerosos militantes de base intentaban animar a Pérez Tapias a presentarse a las primarias para ser el próximo secretario general del PSOE-A frente a Susana Díaz.

Respondió a través de Twitter:

¿Tiene el proceso garantías? Después de lo sucedido en las primarias a la Secretaría General Federal, en las que la candidata regional consiguió más avales nominales que votos secretos lo que se organice por el entorno de Susana Díaz es sospechoso.

Y lo es porque no se han dignado a explicar qué ha podido suceder, quizá porque todo el mundo sabe qué ha sucedido y por ello cualquier explicación que no fuera una confesión sería risible.

Los hechos han sido tan graves que merecerían una investigación por parte de la Comisión Federal de Ética y Garantías y el necesario aplazamiento del proceso congresual andaluz hasta que se establezcan los mecanismos suficientes para que circunstancias como las acaecidas no vuelvan a darse.

Read Full Post »

Older Posts »