Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Elecciones Generales 2019 Abril’

La diferencia entre el voto urbano y el voto rural es una de los más clásicos criterios de análisis del comportamiento electoral. Presupone la existencia de un voto diferenciado dependiendo del tipo de lugar donde se reside y, naturalmente, todo lo que ello conlleva.

Lo primero que hay que hacer es decidir qué voto es urbano y qué voto es rural. Es útil recurrir a una determinación externa, como la que tiene el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (antiguo Fomento) de las zonas urbanas existentes en España.

Nuestra primera valoración la vamos a hacer de la Región de Murcia. Allí el Ministerio de Transportes identifica tres áreas urbanas: la de Murcia (Alcantarilla, Alguazas, Archena, Beniel, Ceutí, Lorquí, Molina de Segura, Murcia, Las Torres de Cotillas y Santomera), Cartagena (Cartagena y La Unión) y Lorca (compuesta sólo por el municipio de Lorca).  De estas tres se han tomado las dos primeras en cuanto que Lorca, por su extensión y dispersión y su economía tienen más características rurales que propiamente urbanas.

Los murcianos depositaron su voto en cinco ocasiones a lo largo de 2019, aunque fueron en tres convocatoria, dado que la de mayo de 2019 fue simultáneamente para las Elecciones Autonómicas, Europeas y Locales. No consideraremos las Elecciones Locales por el efecto que tienen los partidos y las candidaturas localistas sobre la estructura del voto. Se han desegregado del total los resultados de los doce municipios de las dos área en consideración, de modo que podemos comporar los municipios segregados (áreas urbanas), los no segregados (áreas rurales) y la media regional.

Comencemos viendo las diferencias de participación:

En términos regionales las Generales tienen más participación que las otras elecciones, pero podemos ver cómo en las Elecciones Autonómicas, en las zonas rurales votaron más ciudadanos que en las Generales de noviembre, impulsado sin duda por la Locales (67,58%). Es constante que en todas las Elecciones, salvo las Autonómicas, el voto urbano fue mayor que el rural.

Pasemos ahora a los principales partidos políticos.

El PSOE funciona mucho mejor en el ámbito rural que en el urbano, de modo que sus resultados hubieran sido los de la zona urbana es posible que Conesa estuviera en San Esteban. Esto y unido, salvo excepción, de que la zona rural es la que mayor abstención presenta podríoa señalar una posible estrategia de los socialistas. Una consecuencia fácilmente apreciable de que una participación cercana al 70% o superior perjudica a los socialistas indica que cuanta mayor es la participación, mejor es su rendimiento en porcentaje de votos.

El Partido Popular, hasta hace poco el partido hegemónico en la Región de Murcia, tiene como el PSOE mejores resultados en el ámbito urbano que en el rural, aunque la diferencia es menor que en el caso de los socialistas, teniendo por ello datos más cercanos a su media en la Región. Se puede decir que en general el PP actual ha mantenido en Murcia un electorado uniformemente repartido.

Vox es algo más urbano que el PP, con diferencias cercanas al 2% de los votos totales. Su peor resultados, y es curioso, son las Elecciones Autonómicas y especialmente en la zonas rurales, lo cual irá unido a un rendimiento menor en los Ayuntamientos. Un día habrá que tratar la relación que los nuevos partidos tienen con la política local.

Una formación netamente urbanita es Ciudadanos. Sus resultados son mejores en las áreas urbanas incluso cuando el declive electoral comenzó a notarse.

Podemos e IU tienen tendencias urbanistas, pero no se rompen las diferencias como en el caso de Ciudadanos a partir de mayo. Sí es digno de señalar que el resultado de las Autonómicas es la suma de Podemos con IU, que concurrieron separadamente, y en donde Podemos recibía un fuerte voto urbanos, mientras que IU rural. Es de suponer que este equilibrio es un efecto de la coalición y no de la estructura del electorado.

Read Full Post »

Ciudadanos pasó de 4155665 votos en la Generales de abril de 2019 a 1637540 votos en las que celebraron solamente siete meses después, en noviembre. Las encuestas postelectorales apuntaron que aproximadamente un millón de votos se fue a la abstención y el resto al PP y a Vox, especialmente a los ultraderechistas.

cEl traspaso de votos de Ciudadanos a Vox puede sorprenderle a alguien que crea que los votantes conocen los principios de los partidos y no lo que los partidos quieren enseñar.

Pese a propuestas programáticas de centro y liberales, la escenografía por la que se optó fue por Albert Rivera rodeado de banderas españolas al grito de ¡Vamos! Ciudadanos. El despliegue de rojas y gualdas cautivó al voto banderita, que vio en Rivera y en su partido la línea dura que el PP no mostraba a la hora de la verdad. En noviembre se dieron cuenta que el producto original no era naranja, sino verde moco y se fueron con Abascal. Para cualquier partido político es malo perder votantes, pero si realmente no son tus votantes, tarde o temprano los terminarás perdiendo y el revés electoral será inevitable.

El voto al PP puede deberse tanto a que se fueron por el voto útil o era voto conservador. Sobre el voto útil ya hablaremos, pero el voto conservador será siempre una de las posibles salidas de Ciudadanos y dependerá de las circunstancias y, sobre todo, de cómo se encuentre el PP.

Pero lo más interesante, a mi modo de ver, es el millón de votos que se le fueron a la abstención. Estos votos sí son recuperables, porque no prefirieron otra opción. A estos votantes y a los que siguieron confiando en ellos les tiene que mostrar Ciudadanos que es una opción útil, que es un voto útil, no en el sentido de un voto agrupado para ganar, sino en el sentido de que es un voto que sirve para aprobar y aplicar políticas.

Este tipo de utilidad es difícil de ser transmitida en tiempos de polarización y por ello es una estrategia muy arriesgada. Puede hacer que el partido se quede en tierra de nadie y por tanto resultar irrelevante, pero un proyecto político no debe ser referencial, sino autorreferencial.

Read Full Post »


El día después de las últimas Elecciones Generales, las de noviembre de 2019, salieron algunas estimaciones respecto de la posible relación entre la renta de las secciones electorales (los municipios se dividen en distritos y estos en secciones pudiendo las secciones votar en una sola mesa, en dos o tres).

Estas estimaciones tomaban como referencia el porcentaje de votos en cada una de las secciones electorales y no el número de votos. ¿Tiene esto importancia? La tiene. Veamos el siguiente ejemplo:

Supongamos que hay tres secciones; en la primera un partido logra el 40% de los votos del total de votos válidos (60 de 150), en la segunda el 35% de los votos (70 de 200) y en la tercera el 25% (250 de 1000). Mirando solamente a los porcentajes parecería que el apoyo más importante de este partido estaría en la primera sección, pero realmente la mayoría de sus votos procede de la sección en la que menos apoyos porcentuales ha recibido.

Para describir correctamente los apoyos por secciones de un partido, y más si relacionamos estas secciones con su renta, debemos calcular el peso de cada una de las secciones en el total de votos, de forma que de la primera sección sólo proceden el 15,79% de los votos, de la segunda el 18,42% y de la tercera el 65,79%.

Cuando se comenzó a elaborar esta entrada los datos oficiales por secciones electorales no estaban disponibles y se han empleado los publicados por eldiario.es. La diferencia total de votos a Vox entre estos datos y los oficiales es del 0,6%, que considero asumible.

Se han dividido las secciones electorales de la ciudad de Sevilla en diez partes (deciles) correspondiendo a su renta por hogar (según los datos del INE) y hemos introducido los votos de los cinco o seis partidos que presentando candidatura en Sevilla, lograron representación por ésta o por otra provincia. El total va referido a la suma de estas fuerzas que son PSOE, PP, Podemos, Vox y C’s, a las que se une Más País en noviembre.

La distribución del voto por deciles nos muestra que los deciles de mayor renta por hogar son los que más votos aportan, de forma que los cinco deciles superiores suman el 57,55% de los votos mientras que a los cinco deciles de menor renta corresponden el 42.45%.


Un partido cuyos votantes se corresponden a la ciudad, tendrá en cada uno de los deciles el mismo porcentaje que el total de los votantes distribuidos en deciles. De tal forma si un partido obtiene el 10% de sus votos en el decil 1, que fueron el 5,82% de los votantes, entonces podemos decir que ese decil aporta más a sus votos que lo que hace proporcionalmente al total de votos de la ciudad.

En abril los votos de Vox por decil de renta por hogar fueron los siguientes:


Como puede comprobarse el respaldo a Vox en los siete deciles de menor renta es menor que la aportación de estos mismos deciles al resto de los principales partidos (aunque en el decil 7 la diferencia es sólo de 0,11%). Si nos fijamos en los tres deciles de más renta por hogar Vox obtuvo en estos el 49,01% de sus votos cuando estos tres deciles son 35,84% de los votos que es un exceso del 13,21%; por el contrario en los seis deciles de menor renta por hogar (asumimos igualdad en el decil 7) Vox recibe el 40,33% de los votos cuando los votos de estos deciles son el 53,4% del total de los cinco principales partidos.

Si para hacerlo más sencillo reducimos a quintiles, es decir, dividimos por resultados en quintas partes y lo representamos en una tarta se ve claramente que el apoyo a Vox procede de las capas con más renta por hogar, especialmente del 20% con más renta:



Pasemos ahora a las segundas Elecciones Generales de 2019, a las de noviembre, en las que contamos los votos a Más País (1). El voto por deciles de renta por hogar en la ciudad de Sevilla se distribuyó de la siguiente forma:


Y estos por resultados de Vox en cada uno de los deciles:


Se repite el perfil de la primera convocatoria: los deciles del 1 al 6 aportan menos a Vox que a la totalidad de los mismos seis aportan cuando se computan los seis partidos principales. El decil 7 se mantiene en términos de igualdad mientras que en los tres de más renta hay más voto a Vox que lo que esos deciles aportan al total: de suponer el 36,37% de los votos estos tres deciles aportan el 44,50% de los votos de la extrema derecha en Sevilla; mientras los seis de inferior renta suponen el 52,81% de votos y le aportan a Vox el 44,67%.

Si volvemos a medir a través de quintiles, se ve nuevamente y, si cabe, de forma más manifiesta que el apoyo de Vox proviene de la estratos superiores de renta:


En conclusión: en la ciudad de Sevilla, tanto en abril como en noviembre, cuanto más aumenta la renta, mejores son los resultados de Vox. Es cierto que tienen apoyo en todas las secciones, como los demás partidos, pero su apoyo mejora cuanto más renta y esta alza se incrementa en los dos últimos deciles.

(1) Los datos en la aplicación de eldiario.es solamente daba los seis más votados por sección, de forma que en algunas secciones Más País no aparece a pesar de haber tenido votos. En una ulterior versión, ya con los datos del Ministerio del Interior, se perfilarán estos resultados pero la repercusión es mínima.

FUENTE: Datos de abril y datos de noviembre INE: Atlas de distribución de rente

Read Full Post »