Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Covid-19’

Aguado y Ayuso saben que la situación de la pandemia en la Comunidad de Madrid es mala y la perspectiva es además negativa. Piden la ayuda del Gobierno de España. Parece que es la necesidad de confinamientos es Madrid es indiscutible y que los instrumentos jurídicos del gobierno regional no son los suficientes, por más que antes hubieran dicho que sí.

Ayuso y Aguado necesitan un estado de alarma pero no pueden pedirlo. El estado de alarma fue una de los caballos de batalla de la derecha contra el Gobierno de España y fue tildado de dictadura constitucional. Ayuso jaleó en sede parlamentaria las concentraciones contra el estado de alarma y se gustó al decir que éstas irían a más. Después de todas esas concentraciones, excesos retóricos y torticeras maniobras políticas que buscaban únicamente buscaban la derrota del Gobierno en una prórroga del estado de alarma, pedirlo resulta vergonzoso. Podría acarrear pérdida de apoyo en los sectores de la derecha mediática más exaltada, una pérdida de apoyo que sabemos que tiene un destino.

El segundo motivo es que Casado y todo el PP ha puesto como bandera de su formación la gestión de Ayuso. Pedir el estado de alarma es reconocer el desastre y pedirle al “dictador” que les resuelva la papeleta que ellos no son capaces. Saben además que ahora Sánchez no va a cargar con toda la responsabilidad, sino que la Presidenta de la CAM será la responsable de dirigir el estado de alarma en su territorio, de forma que poder culpar al Presidente del Gobierno es igualmente difícil.

Espero que Ayuso y Aguado tengan más en cuenta los intereses de los ciudadanos que los cálculos políticos arriba expuestos.

Read Full Post »

[Esta entrada es una amable colaboración de @PioIin]

Para que se pueda entender la “polémica” sobre la importancia de liberar el código fuente de la aplicación de rastreo RADAR COVID del gobierno primero hay que explicar que es liberar el código y para que se hace.

Que es “Open Source” o código abierto

Toda aplicación se desarrolla en un lenguaje de programación, en concreto el código de Radar Covid se libera en esta url (https://github.com/RadarCOVID/radar-covid-android) y se publican los ficheros que construyen la aplicación que finalmente se publica en la App Store de Google o Apple.

Estos son los ficheros de Radar Covid

Y esto es una pequeña parte del código fuente.

El código una vez liberado puede ser revisado, corregido y/o copiado bajo ciertas condiciones. Hay muchos proyectos de código libre que se han compartido desde hace años, el más conocido es Linux, el más utilizado actualmente es posiblemente Android (aunque no todo está liberado).

Hay dos formas de “liberar” una aplicación, hay proyectos que nacen como código abierto desde el inicio del desarrollo (que realiza una comunidad de modo cooperativo) y otras se libera la aplicación total o parcialmente al final del desarrollo, liberar código es también una forma de comercializarlo proporcionando una versión gratuita abierta para que los clientes prueben las aplicaciones y luego adquieran una versión más potente ya con soporte comercial. En otros casos es para, como Android, permitir que otros desarrollen aplicaciones similares o relacionadas.

Esto en todo caso es irrelevante para el Radar COVID, pero es importante saber que no todo el mundo libera el código por el mismo motivo.

¿Por qué no se libera todo el código siempre?

Hay dos motivos principales, el primero es contractual, si contratas una empresa para que te desarrolle una aplicación estás “poniendo al público” su trabajo, que habitualmente las empresa de informática preferíamos que no ocurriera, así que en algunos contratos podría no estar permitido o no estar previsto. Si esto fuera una política común posiblemente los precios de contratación subirán, los insultos a la avaricia profesional de los informáticos se aceptan y se comprenden de todos menos novelistas, periodistas y mundo del cine que viven del copyrigth porque nosotros también tenemos derecho a vivir.

El segundo motivo es que liberar el código exige más tiempo, hay que limpiar código no relevante, hacer el código legible, crear el paquete de documentación y hacer seguimiento de los comentarios que te hagan. Todo ello son buenas prácticas que todos deberíamos hacer siempre, pero que no siempre se hacen. Hay quien afirma que todo el código de aplicaciones pagadas con dinero público debería ser código libre, y puede que tengan razón (personalmente yo lo apoyaría) pero no es algo tan evidente como ordenar que se haga y es un sobrecoste que no siempre queremos asumir porque los presupuestos ya están muy justos.

Para que quede claro, yo voto por liberar código de forma masiva de todos los desarrollos interesantes que paga cualquier administración, y que se fomente la cooperación entre ellas reutilizando.

¿Por qué es bueno liberar el código de Radar Covid concretamente?

Hay dos motivos mayores y uno menor, en mi opinión, para liberar esta aplicación y muchas otras similares que desarrolla un gobierno como España:

  • Generar confianza en la aplicación, ya que si podemos revisar el código podemos certificar que la aplicación hace solo lo que nos dicen.

  • Permitir a otros países que no tienen la aplicación copiar la aplicación y publicar su propia versión.

  • Por último y para mi menos relevante, liberar permite verificar la seguridad del código.

El primer motivo (generar confianza) es el más importante, cuando instalamos una aplicación le damos “permisos” en nuestro móvil, como identificarnos, ver nuestras fotos o ficheros, localizar nuestra posición, comunicarse con el exterior (internet) o comunicarse con otros dispositivos (Bluethoot). Radar Covid nos pide los siguientes permisos.

Estos permisos no son esencialmente muy diferentes de cualquier otra aplicación que los usuarios se instalan sin mayor preocupación, pero si el código está liberado podemos comprobar que el gobierno no está leyendo nuestros whatsapp para enviarlos al CNI o creando una lista de personas con las que nos relacionamos cada día. Para vuestra tranquilidad, no lo están haciendo.

¿Es imprescindible liberar el código para verificar que la aplicación no hace este tipo de cosas? No, hay métodos de análisis de la conducta de una aplicación sin necesidad de ver el código. Pero si liberas el código es más sencillo.

El segundo motivo (compartir el desarrollo) es el verdaderamente importante, tampoco es imprescindible porque otros países han liberado sus propias versiones, pero esto permitirá a países más pobres copiar el desarrollo y tener sus versiones a menor coste. Aquí hay quejas, porque se ha liberado el código pero no la documentación, de modo que reutilizarlo es más complicado, pero estos aspectos no afectan a los otros dos puntos.

El tercer motivo (seguridad del código) es el que está creando más polémica por los mensajes confusos, tenemos gente buscando “fallos del código” y gente anunciando que se están analizando “errores del aplicativo”, de momento no existe ningún error reportado relevante, lo que no ha impedido a diferentes “expertos” lanzar mensajes de alarma.

¿Cual es el error de la polémica y el manifiesto de los expertos?

El primer error es que la polémica puede crear desconfianza en la aplicación, si lanzas al público sin conocimiento técnico dudas “sobre la seguridad” habrá gente que entienda cosas que no tienen que ver con lo que en realidad estás diciendo (apuesto que algún firmante le pasa viendo la lista). La confianza una vez que se pierde es muy complicado que vuelva, así que ese debate debió ser más directo con la administración y no en los medios.

El segundo error es culpa de la comunidad informática, que se ha lanzado a una competición para encontrar “incidencias” que son en su mayoría técnicas e irrelevantes para la seguridad de la aplicación, sobre el espacio que usa la aplicación, el consumo de batería o la codificación. Esto ha generado que algunos “expertos” para darse más relevancia generen de nuevo dudas sobre posibles errores de la aplicación.

El tercer error es que liberar no es NECESARIAMENTE mejor ni para la confianza en el objeto de la aplicación ni para la seguridad.

La aplicación se ha desarrollado entre la administración, empresas reconocidas de desarrollo, Google y Apple, confiamos ciegamente en mil aplicaciones similares que no se liberan jamás.

Una aplicación no se libera para que te solucionen la seguridad del código, eso se debe verificar antes, porque la comunidad puede revisarla o no, y en todo caso la aplicación está instalada en millones de dispositivos, es posible que alguien encuentre una vulnerabilidad porque eso siempre puede pasar, pero quiero creer que esa revisión se ha hecho ANTES de publicar la aplicación y de liberar el código. No, un aficionado revisando el código en casa no va a encontrar nada.

Read Full Post »

Tras las prohibiciones castellanomanchegas y catalanas, fue la Junta de Extremadura la siguiente comunidad en anunciar que se disponía a cerrar los establecimientos dedicados a la prostitución. Dijeron que el Consejo de Gobierno del día 26 de agosto aprobó la decisión política de cerrar estos establecimientos. El día 3 se aprobó el instrumento jurídico que ha seguido, como era de esperar, la vía castellanomanchega, consistente no en definir qué se considera prostitución, ni definir el lugar (vía catalana), sino referirse al sentido normal de las palabras, sin detenerse en la licencia con la que operan. Cantabria también ha publicado la norma prohibitiva y lo ha hecho igualmente a través de la “vía castellanomanchega”.

Ayer un número extraordinario del Boletín Oficial de las Islas Baleares publicaba el Acuerdo del Consejo de Gobierno que habilita a la persona titular de Sanidad a un amplio elenco de potestades, entre las que se encuentra el cierre de cualquier local abierto al público. Los baleares abrirían una nueva vía, que sería subsumir la actividad dentro de la una categoría mayor, la de establecimiento abierto al público. Habrá que ver si la decisión de la personal titular de Sanidad concreta más o no.

Read Full Post »

En España se valora mucho que algo dure “para toda la vida”. La fiabilidad es vista como positiva, pero esta afirmación encubre un reverso tenebroso: la falta de cuidado para eso que es “para toda la vida”.

Un estado social, como es definido en la Constitución (sí, dice eso, además en el artículo 1) tiene varios pilares fundamentales. La educación y la sanidad son dos de ellos y la epidemia ha llevado a la extenuación a los dos grandes servicios del Estado. Los sanitarios y los docentes llevan años denunciando la progresiva precarización, pero nadie les escuchaba. No hemos cuidado.

En marzo pudimos comprobar que la epidemia hacía saltar por los aires un sistema sanitario del que nos sentía orgulloso cuando tenía determinada incidencia. Se colapsaron plantas, se triplicó la demanda de UCI sobre camas disponibles, no había personal, se carecía de los materiales de protección y hasta comenzaron a escasear determinados medicamentos. Nuestros laboratorios no tenían capacidad para hacer los tests necesario y por no tener no había ni reserva de los reactivos necesarios. Descubrimos que nos faltaban respiradores y que la producción nacional de mascarillas era anecdótica.

A finales de agosto y principios de septiembre la sociedad española descubre que la mayoría de los colegios tienen aulas ridículas, mal ventiladas y que no se pueden de ampliar. Igualmente se han dado cuenta de que si hubiese ese espacio, no hay profesores y a pesar que llevar décadas oyendo quejas del paro universitario, las administraciones no se sienten capaces de encontrar a nuevos docentes (si no es otra cosa). Se ha comprobado que los medios informáticos de los centros educativos son escasos, que los servidores se caen con una clase conectada, que muchos alumnos no tienen modo de acceder a una formación telemática y en seis meses nadie ha buscado una solución real.

Cuando se habla de aumentar la inversión en educación y en sanidad, se contesta que hay que optimizar. Es una mentira. La experiencia de la pandemia lo que nos muestra no es más que estos dos grandes servicios han hecho mucho con menos de lo necesario, han mantenido vivos los servicios siendo financiados en defecto. No podemos tener centros de salud que se caen, servicios que no funcionan, inseguridad en el suministro de material, colegios sin espacio y con niños estabulados.

Nada de esto es nuevo, existía, pero no se veía. Además otras cuestiones, hace falta dinero, más dinero.

Read Full Post »

La captura anterior es una noticia de hoy de El País. Dice la redactora que el sistema de contratación es un galimatías y en el reportaje lo es, porque parece que la periodista no se ha enterado de mucho y que las distintas administraciones educativas le han vendido todas las burras. Tener periodistas especializados, por ejemplo en Educación, en un medio que pide 10€/mes por una suscripción digital, debería ser un imperativo. Y claro la redactora habla con las administraciones educativas y otros actores del sistema y cada cual le vende su burra, que acaba reflejaba en el texto.

Las plazas que no se han obtenido a través del concurso-oposición se cubrenpor medio de un procedimiento conocido como “bolsas de trabajo”. Es un procedimiento reglado que primero criba que los candidatos reúnan los requisitos y luego los ordena en función de sus méritos. Lo habitual es que haya una bolsa por especialidad, o incluso sub-especialidad, y cada una de ella tenga miles de integrantes. Puede suceder que en una especialidad haya pocos candidatos, pero no deja de ser una excepción. Cuando hay plazas vacantes para cubrir, se llama a los candidatos de la bolsa por orden.

¿Por qué si las administraciones tienen en casi todas las especialidades más candidatos que plazas vacantes a ofertar hay esa desesperación? La única respuesta que se ocurre es que quieran ahorrarse el sueldo del 1 de septiembre al 15 de septiembre y que esos profesores se incorporen el primer día de clase. En Andalucía está prevista una adjudicación masiva para los candidatos de las bolsas el día 14 y estos llegarán a los centros el primer día de clase.

Están haciendo lo que las administraciones educativas hacen siempre: racanear. Un racaneo consistente en no sustituir a profesores hasta que han pasado varias semanas (pese a que la normativa ya no lo exige) en nombrar a los profesores de las bolsas el día de antes o en esperar que una clase supere la máxima “ratio” legal para dotar una nueva unidad.

A las administraciones educativas se le están viendo todas las vergüenzas. Al menos la prensa no debiera encubrírselas.

Read Full Post »