Más avales que votos

El 19 de octubre pasado se celebraron primarias en muchas agrupaciones locales del PSOE para elegir a la persona que habría de encabezar su candidatura a las próximas Elecciones Municipales.

En Ceuta se presentaron dos candidatos. Justino Lara, histórico militantes contra José Antonio Carracao, hijo de un eterno senador socialista gaditano y ahora desde 2008 secretario general de la agrupación.

Carracao presentó ciento noventa y ocho avales y consiguió ochenta y siete votos el día de las primarias: once avales más que votos. El otro candidato obtuvo más votos que avales.

Los avales son cara a cara y los votos anónimos. Este dato debería hacer reflexionar a alguien sobre el ambiente en esta y en otra agrupaciones del PSOE donde se dan circunstancias parecidas que hablan de un ambiente poco aireado.

Transparencia y boletín oficial

El BOE nuestro de cada día es una página deliciosa que lleva a su portada interesante noticias extraídas del Boletín Oficial del Estado. Este periódico oficial que se publica todos los días, salvo los domingos, hace las delicias de muchos y su primera sección es lectura obligatoria para muchos operadores jurídicos y administrativos.

La sección primera publica las disposiciones generales (leyes, reales decretos y órdenes). Luego supongo que se consultará la III, relativas a otras disposiciones. La segunda sección se mira obsesivamente cuando uno va a opositar o siendo funcionario va a disponerse a hacer algo tan proceloso como un concurso de traslados.

Naturalmente el BOE es el periódico oficial más seguido. Luego asistimos a una fragmentación de los lectores de publicaciones oficiales, aunque determinados boletines oficiales de las Comunidades Autónomas tienen, en las mismas secciones que el BOE, cierto impacto informativo.

Nada más a nivel nacional, junto al BOE, existe el BORME (Boletín Oficial del Registro Mercantil) y el Boletín Oficial de las Cortes Generales. En cada comunidad autónoma está su boletín oficial y el de su parlamento. También tenemos los boletines oficiales de todas las provincias, salvo las que son comunidades uniprovinciales, el de las dos ciudades con estatuto de autonomía y el de algunos municipios con estatuto especial.

Los empleados públicos sabemos que decirle a alguien, cuando no conoce algo porque nuestra información ha podido llamar, que eso ha sido publicado en boletín es una salida legal pero poco elegante. Los boletines son inabarcables y cumplen una función solamente para iniciados y con disposición horaria y profesional para ellos.

El otro día por Ceuta se hizo circular un archivo con una publicación nada menos de la sección quinta del Boletín Oficial de las Cortes Generales para dejar claro que José Antonio Carracao, secretario del PSOE de Ceuta y asesor secreto que los senadores socialistas no era realmente un asesor secreto, pues aparecía en boletín.

Es una prueba más del profundo conocimiento y la alta estima que tiene Carracao de los ceutíes porque piensa que en vez leer la prensa local o la deportiva mientras nos tomamos un café matinal, nos descargamos el Boletín Oficial de las Cortes General para examinar con detenimiento el nombre de quiénes se han visto nombrados como personal eventual.

No es transparencia sacar un boletín de hace un año. ¿Por qué Carracao no dijo hasta hace unos días que era asesor de los senadores socialistas cobrando obviamente un sueldo por ello? ¿Por qué no circuló ese boletín hace meses? ¿Por qué no lo dijo? ¿Por qué no ha presentado aún su declaración de intereses y bienes como diputados de la Asamblea de Ceuta? ¿No tiene nada que decir Pedro Sánchez?

El asesor secreto de los senadores socialistas

Mañana hay elecciones primarias en numerosas agrupaciones del PSOE y entre ellas la agrupación de Ceuta, que tiene la particularidad de ser simultáneamente federación regional.

Aquí los militantes socialistas tendrán que elegir entre el actual secretario general, hijo de un senador por Cádiz durante veinte años, portavoz y cabeza de lista en las anteriores elecciones (consiguió tres de veinticinco concejales), de nombre José Antonio Carracao y un histórico militante del PSOE, Justino Lara, que fue depurado hace años por oponerse a la imposición de Carracao al frente de la agrupación.

Fruto de estas primarias nos hemos enterado que José Antonio Carracao es asesor del Grupo Parlamentario Socialista en el Senado y cobra por ello. Que se sepa no trabaja en Madrid como lo hacen los asesores del Grupo en el Senado y parece que a la capital del Reino va bien poco.

Lo sorprendente o irregular desde un punto de vista estrictamente político no es que asesore desde otro continente, sino que nadie lo sabía. Ni los militantes (aunque él dice que los más íntimos sí) ni mucho menos los votantes o la opinión pública ante la que quiere presentarse como candidato en nueve meses.

Pero esto no es todo. Él, y otra concejala socialista, son los únicos miembros de la Asamblea (Ayuntamiento) que no han presentado su declaración de bienes e intereses y que por tanto no puede estar publicada en la web institucional, como sí lo están las veintitrés declaraciones restantes. Teniendo en cuenta que el PSOE tiene tres concejales, es un porcentaje de incumplimientos del 66%.

No sabía que la renovación promovida por Pedro Sánchez incluía asesores secretos para los senadores socialistas o cargos que no presentan declaraciones de intereses. Si el nuevo secretario general federal se toma en serio lo que dice, José Antonio Carracao debería dejar la asesoría, la secretaría general y el acta de diputado (concejal) antes del próximo fin de semana y renunciar mañana mismo a encabezar la candidatura del PSOE a las próximas elecciones a la Asamblea de Ceuta.