Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Bielorrusia’

La Guerra de Independencia de los Estados Unidos no fue un proceso con dos bandos perfectamente definidos, los partidarios de la independencia y los partidarios de continuar bajo la Corona británica. Había personas y grupos que se pasaron de ambos alguna vez, así como un conjunto no pequeño que le traía sin cuidado la independencia o no de las colonias.

Durante la Guerra, los gobernadores de los nuevos estados tuvieron que hacer frente a situaciones insurreccionales dentro del territorio por ellos controlado. Thomas Jefferson, durante su mandato como gobernador de Virginia, que era el más grande y poblado de los estados, tuvo que hacer frente a toda la variedad posibles de actos de desobediencia, motín o revuelta, además del conflicto bélico contra los británicos.

A uno de los coroneles de la milicia del estado le escribió en abril de 1781 lo siguiente:

“La mejor manera para ellos tal vez sea no ir contra los amotinados cuando estén todos juntos, lo que quizás provocaría una rebelión abierta o, con toda seguridad, un derramamiento de sangre. Hay que hacerlo cuando se hayan dispersado: ir y sacarlos de sus camas, uno a uno y sin ruido. Si no se les encuentra la primera vez, ir una y otra vez para que nunca puedan permanecer tranquilos en casa.”

El recuerdo de las Elecciones Presidenciales en Bielorrusia se diluye. Hay masivas manifestaciones dominicales que van perdiendo novedad. No pasa nada nuevo y eso te hace perder tiempo en los informativos extranjeros. Parecía que Lukashenko iba a actuar como hacen habitualmente los autócratas, disolviendo violentamente las manifestaciones y creando una situación socialmente insostenible que iba tensionar a las fuerzas del orden y al ejército pero básicamente ha dejado discurrir las manifestaciones.

La oposición se manifiesta los fines de semana y Lukashenko reprime los días laborables. Decenas de opositores son detenidos e interrogados sin cámaras, ni manifestantes, ni nada ningún oposición. Es de suponer que estos regímenes han encontrado en las redes sociales y en la telefonía móvil una forma excepcional para trazar los contactos de la oposición y los detenidos no tienen ni que desvelar sus compañeros. Solamente los opositores más destacados, como la Nobel Svetlana Alexiévich, cuentan con la “escolta” de embajadores y la atención de los medios.

Es posible que las sanciones que se tomen no sean las clásicas consistentes en larguísimos periodos de detención, con todo tipo de maltrato. Los opositores de mayor significación se irán del país y el resto verá que su relación con el Estado se complica a la hora de realizar cualquier trámite, conseguir un trabajo o ascender, en una economía altamente estatalizada como la bielorrusa.

El mundo está dejando de mirar a Bielorrusia, como ha hecho durante muchos años, sencillamente porque no pasa nada, al no caer Lukashenko en la tentación de una represión clásica. Los movimientos fundados en la no violencia se están encontrando con un obstáculo, que no es otro que se sabe perfectamente que la no violencia funciona únicamente cuando hay un enemigo violento y unos espectadores determinados a intervenir. Si la no violencia es respondida con no violencia (lo que no quiere decir que no haya represión), sus posibilidades de éxito se esfuman. No es nada nuevo: ya lo decía Thomas Jefferson a finales del siglo XVIII.

Read Full Post »

La líder opositora Bielorrusia Tijanóvskaya ha declarado que no quiere ser reconocida por nadie como presidenta de Bielorrusia, sino unas elecciones limpias. Es una opción sensata, porque decir que eres la presidenta de un país donde no puedes ordenar que se cambie una señal de tráfico es ridículo.

La estrategia que suponía que un reconocimiento internacional de Guaidó como presidente de Venezuela iba a implicar la caída de Maduro se ha mostrado errónea e inconveniente.

Errónea porque Maduro continúa ejerciendo el poder e inconveniente porque los Estados que han reconocido a Guaidó tienen que seguir relacionándose con el gobierno que tiene el poder real y efectivo en Venezuela y caen en la contradicción de reconocer por los hechos un gobierno que no lo hacen formalmente.

Read Full Post »

Aleksandr Lukashenko ha sido reelegido por cuarta vez como Presidente de Bielorrusia. El porcentaje de votos que ha recibido sugiere que o bien es un grandioso gobernante, o bien realmente es un dictador que realiza elecciones para guardar determinadas apariencias formales.

En el Índice de Democracia de ‘The Economist’ Bielorrusia figura en el terrible puesto 132 del mundo; en el Informe de libertad de prensa de ‘Reporteros sin Fronteras’ se encuentra en el 154. Parece que la segunda posibilidad es la correcta.

Bielorrusia es una especie de fósil viviente de la antigua República Socialista Soviética que era. Mantiene una economía estatalizada en más de su mitad. Es un reducto, muchas veces olvidado, de gobierno autoritario en Europa, aunque característico de buena parte de las antiguas repúblicas soviéticas.

La dictadura de Túnez ha caído y muchos ciudadanos se han sorprendido de que en ese destino turístico de ‘resorts mediterráneo’ se viviera en esa situación de represión. Lo que sucede es que cuando las dictaduras no nos dan problemas, entonces nos olvidamos de ellas y de sus maldades.

Read Full Post »