La frustración del abogado de UPyD

Andrés Herzog es el abogado que representa a UPyD en el caso Bankia. Hoy publicaba este tweet:

Tweet Herzog

Y creo que Andrés Herzog tiene razón. Los ciudadanos españoles prefieren un buen grito, una frase facilona y maximalista o un binomio. El trabajo serio y paciente, como es el que este letrado está llevando en los casos en los que UPyD está personado, no sirve para nada, nadie lo reconoce y UPyD está al borde de convertirse en una fuerza extraparlamentaria.

De todas formas hay que señalar que UPyD tiene un pequeño problema de comunicación en el caso Bankia que le ha impedido apuntarse un tanto que se merece.

No ha controlado la narrativa o la interpretación de las postdecisiones, de forma que han quedado en manos de tertulianos de otras formaciones que se expresan tan correctamente que parece que ellos son los que están personados en el caso.

Si uno no hace el seguimiento del caso, termina perdiendo la interpretación e incluso la autoría.

Prescripción tributaria y cuantía

La investigación de la Agencia Tributaria sobre la “Black Cards” de Bankia solamente abarca los últimos cuatro años “desde el día siguiente a aquel en que finalice el plazo de pago en período voluntario” (art. 67.1 de la Ley General Tributaria). La Ley General Tributaria incorporó la regla de prescripción del Estatuto del Contribuyente, de forma que solamente podrá investigarse e exigir las deudas de los años, 2009, 2010, 2011 y 2012.

Esta regla tiene un gran defecto: la nula proporcionalidad. Establece que todas las deudas tributarias no son exigibles pasados estos cuatro años independientemente de la cuantía. Alguien puede argumentar que en Derecho Civil o en el Procesal hay reglas de prescripción general y que si bien en otras ramas, como el Derecho Penal, la prescripción es modulada según lo que se prescribe es una opción entre otras válidas.

Este contraargumento es correcto siempre que no se tenga en cuenta que la Constitución exige que el sistema en su conjunto sea progresivo y no hay nada que marca más la progresividad del sistema que la norma que establece la prescripción en la Ley General Tributaria.

Y solamente daña la progresividad del sistema, sino que perjudica a las arcas porque da un margen corto a quienes tienen medios y posibilidades de ocultar las deudas o lo incorrectamente declarado el tiempo suficiente y claro, esta posibilidad suele estar en manos de quienes potencialmente tienen unas deudas tributarias mayores.

Que la realidad no te fastidie un meme

Ayer estaba entretenido con mi cuenta de Twitter y me fijé en el enésimo meme con aspiraciones de infografía provenientes de la sala de máquina de la verdadera izquierda, la postcomunista o la bolivariana que da lo mismo.

Era éste:

RescateBankia

Desde luego es indignante y muy cabreante lo que se transmite en la imagen: el gasto sanitario y educativo de todo el país es más de cuatro veces menor que lo pagado para rescatar a Bankia.

¿Es cierto lo que dice la imagen? De entrada, y sin entrar en detalles todavía, hay dos pistas que nos invitan a pensar que el que lo hizo no tiene demasiada idea de lo que estaba hablando.

Primero. Sobre la cuantía de educación pone el logo del Ministerio de Educación y Ciencia que ya no existem puesto que ahora el departamento se llama Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. Una pijada pero la cosa apunta maneras.

Segundo. Sobre la cuantía de la sanidad pone el logo de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS). Popularmente se conoce a la sanidad pública como la “seguridad social”, pero los que se meten en fregados presupuestarios saben que la TGSS se ocupa del cobro de las cotizaciones y del abono de las prestaciones acordadas por otros organismos del sistema. Y no, no gestiona un solo hospital. Eso depende de los sistemas públicos de salud. No es una pijada: no es tener ni puñetera idea.

Vayamos a las cifras, que es lo interesante. El que redactó esta pretenciosa infografía supuso que todo el gasto educativo de España es el del Ministerio de Educación. Ni todo ni la mayor parte del gasto educativo español lo hace el Ministerio, sino las comunidades autónomas, y el gasto del Ministerio no es solamente educativo sino también cultural y deportivo como reza su actual denominación. Lo mismo sucede en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que no todo es Sanidad.

Pues bien, según la Ley de Presupuestos Generales del Estado en política educativa el Gobierno preveía un gasto para 2014 de 2.174.996,11€. Para Sanidad el gasto previsto por el Gobierno central era 3.839.755,95€.

Estos gastos, que no coinciden con los de la ilustración, corresponden únicamente a la Administración General del Estado y no computa el que presupuestan las comunidades autónomas en Educación y en Sanidad. Para saber lo que España gasta en Sanidad y Educación hay que examinar los presupuestos autonómicos ya que las comunidades que son las prestadoras de los servicios educativos y sanitarias para casi todos los españoles.

¿Cuál es? Veamos el siguiente cuadro.

GastoEDUySAN

El gasto tanto en Educación como en Sanidad supera la cuantía del rescate de Bankia, que más o menos es el que pone. La suma de las dos cifras es tres veces superior al rescate y tengamos en cuenta que los más de ochenta y cuatro mil millones de euros es solamente para este año en curso.

Mucho dinero estamos gastando en Bankia, nuestro enfado está más que justificado, pero no somos un país tan mierda que gastamos más cuatro veces más en rescatar a Bankia que en la Educación y en la Sanidad de sus ciudadanos. Esto es mentira al servicio del populismo y la demagogia, quizá postcomunista o bolivariana.

NOTA: el gasto educativo y el sanitario son superiores incluso a este cuadro, porque no se computa el dinero presupuestado por las administraciones locales, municipios y diputaciones. Por ejemplo, los edificios de los colegios de infantil y primaria son competencia de las corporaciones locales y, sumando colegios en toda España es mucho dinero.

Los presupuestos de Asturias y de Navarra se encuentran prorrogados. Para Asturias rigen los de 2013 y para Navarra los de 2012.

FUENTES: Los datos han sido extraídos de las respectivas normas presupuestarias y de los documentos completos cuando éstas no expresaban las cuantías de las funciones.

¿Dónde están las televisiones?

Tenemos a Miguel Ángel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España, pidiendo hasta por escrito ser convocado al Congreso para dar explicaciones sobre el funcionamiento de la institución que dirige a propósito de la situación de BFA/Bankia.

Fernández Ordóñez no va a conseguir ir al Congreso a dar unas explicaciones que está deseoso ofrecer, ya que el Partido Popular bloquea su comparecencia, aduciendo seguramente alguna ‘razón de estado’ traducida a la neolengua del gobierno de Rajoy.

Da toda la impresión de que si el gobernador del Banco de España no comparece ante el Congreso, no vamos a conseguir escuchar su versión de los hechos y más cuando desde la derecha mediática se le imputa casi como único responsable de BFA/Bankia.

¿Habría alguna posibilidad de enterarnos de lo que quiere decir? La hay y sencilla: un medio de comunicación y específicamente una entrevista en profundidad en una televisión, aunque sea temática de noticias. Está bien querer dar las primeras explicaciones en las Cortes, pero si las Cortes no quieren tampoco hay que estar condenado al silencio. Y más cuando uno ha decidido acelerar su marcha.

No sé si Fernández Ordóñez querría ir a la televisión a ser entrevistado, pero tengo la convicción de que esa oferta, como alternativa a la comparecencia parlamentaria, no le ha llegado. Y es tremendo que ‘con la que está cayendo’ (en palabras de nuestro insigne Presidente) las televisiones españoles renuncien a una sustanciosa entrevista con el hombre encargado de supervisar al sector bancario y más cuando la nacionalización de BFA/Bankia nos va a salir por un dinero que tenemos que quitar de servicios básicos.

Ni muchas veces los medios de comunicación saben aprovechar los momentos en los que son insustituibles, ni los políticos saben recurrir a los medios de comunicación para hablar directamente a los ciudadanos que quieran escucharle. Es posible que la audiencia no sea la mejor del año, pero la preocupación que BFA/Bankia han despertado en los españoles les llevaría a muchos a cambiar el canal y más cuando el Gobierno está empeñado en que no se le pueda oír.

Mañana el rescate de Bankia resultará más caro

Ayer renunció Rodrigo Rato a la Presidencia del BFA y también a la de Bankia. Está claro que Bankia es un problema para todo el sistema bancario y que los gestores de Cajamadrid y de BanCaja, principalmente, nombrados por el PP han hecho un trabajo nefasto en las últimas décadas.

Si el Gobierno pensase bien las cosas y no actuase a impulsos, el nombramiento del sucesor de Rato se habría perfeccionado ayer mismo, mientras en La Moncloa el Presidente del Gobierno anuncia, después de un Consejo de Ministros extraordinario, cual es el mecanismo de rescate de BFA, y de su filial Bankia, que se encuentra en el Real Decreto-Ley que se acaba de aprobar y que se publica esa misma tarde en un número extraordinario del BOE.

Pero no, esto no ha sido así. Rato dimite y ‘nomina’ a su sucesor. El sucesor no aparece ni es ‘investido’, de manera que el BFA y Bankia están sin timonel. El Gobierno empieza con su acostumbrado baile de cifras sobre el dinero necesario para el rescate, una cifra que no hace más que crecer.

Los que tienen su dinero en Bankia no reciben ninguna seguridad, ni ninguna muestra decisión y, por si acaso, comienzan a retirar su dinero y mandarlo a otras entidades bancarias. Ya no hay pánico ante las ventanillas, sino que el dinero se saca invisiblemente a través de las páginas webs y las aplicaciones móviles de los bancos. Miles de millones de euros que pueden salir de la entidad y agravar el problema porque la indecisión y la poco previsión del Gobierno.

El desastre de Caja Castilla-La Mancha fue peor porque ni el Gobierno ni el Banco de España tomaron entonces decisiones terminantes y todas a la vez. Dejaron que la Caja se hundiera, aún más, entre los rumores sobre su insolvencia, hasta que el problema inicial se multiplicó varias veces.

La diferencia entre CCLM y BFA/Bankia es de tamaño, una diferencia cuantitativamente tan grande que se hace cualitativa. Si van a rescatar Bankia, que lo hagan esta tarde, que mañana nos va a costar mucho más.

Al rescate de Bankia

Tras unas catastróficas inundaciones en Valencia, que animaron al gobierno de los años cincuenta a cambiar el cauce del Turia, los valencianos tuvieron que pagar un recargo postal como parte de la financiación de la costosa obra. No sería mala idea que cuando un español lleve a la farmacia una receta con repago, en ésta conste el logo de Bankia, para recordar que los 7000 millones de recortes sanitarios serán destinados a rescatar los desmanes de Bankia.

Y es que una de las presiones implícitas sobre nuestra deuda soberana es la del rescate bancario. Parece que mucha gente ha dado por hecho que el gobierno español tiene que rescatar a sus bancos y, a costa de reducción del gasto público y aumento de impuestos, hacer que los bancos privados paguen sus deudas.

A nuestros problemas de déficit se le ha unido la oculta suma de la deuda bancaria que hace que muchos vean que España no tiene capacidad para pagar no tanto su deuda soberana, sino especialmente la privada.

El previsible rescate de Bankia deja en cero el recorte sanitario. Los siete mil millones de euros que se ahorran, se van a la cloaca de las cajas de ahorro de los feudos del Partido Popular. Ahora está la tentación de convertirnos en Irlanda y hacer pública toda la deuda privada.

Bankia va a ser rescatada y Rato, el artífice del Real Decreto-Ley que aceleró la burbuja inmobiliaria, sale a toda prisa, como ya lo hizo del FMI. ¿Devolverá Bankia a los españoles el dinero que estos le van entregar en un momento crítico y llenos de recortes?