Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Teología’ Category

La dimensión friki que ha de tener todo bloguero en mi caso no se cubre tanto con los videojuegos o los comics (como es más general dentro de la excepcionalidad), sino con la Teología contemporánea, tanto católica como evangélica. Todos tenemos nuestras profundas contradicciones.

Hoy quiero hablar de un teólogo evangélico alemán, Gerd Theissen, que más que teólogo sistemático o especulativo podríamos encuadrarlo entre los escrituristas. Su gran aportación ha sido la aplicación de patrones sociológicos a la investigación del Nuevo Testamento.

Su primera obra, programática y agotada en castellano, fue Sociología del movimiento de Jesús donde sitúa tanto a Jesús, a sus discípulos cercanos como a sus seguidores en un sentido más amplio como un grupo a los márgenes del Judaísmo, un grupo con las dinámicas propias de todo conjunto de personas que se consideran poseedores de una verdad (en el sentido de ser el verdadero Israel) y los paralelismos con otros muchos movimientos similares en el Judaísmo de la época. Este libro, reelaborado y ampliado ha sido nuevamente editado bajo el título de El Movimiento de Jesús. Posteriormente esta línea se ha ampliado hasta lo político en La redacción de los evangelios y la política eclesial.

De todas sus obras traducidas al castellano destacaría dos: La religión de los primeros cristianos y El Jesús Histórico. En La religión de los primeros cristianos aborda el nacimiento del Cristianismo y la difícil cuestión de establecer las claves y los momentos en los que una secta judía se escinde de su religión-madre. No cae en la mitificación del Cristianismo primitivo, tan en boga en muchos círculos religiosos actuales, sino que presenta cada tendencia y corriente con sus luces y sus sombras, haciendo un panorama exquisito del proceso de decantación doctrinal.

El Jesús Histórico debería ser una obra imprescindible para quien quiera saber algo de este personaje más allá de las obras de piedad o de los libros conspiranoicos de “Cuarto Milenio”. Presente el estado de las investigaciones en el momento en el que fue publicado, junto a su asistente de investigación (gesto de honradez intelectual) y siendo una obra técnica no evita ningún debate con las idas de olla de moda. Finalmente me gustaría señalar también su obra divulgativa La sobra del galileo.

Read Full Post »


La excomunión tiene una importancia relativa. Si uno es católico convencido puede que sea algo grave. Si uno no lo es, equivale a la amenaza de expulsión de la asociación de amigos de la copla española a la que no se pertenece.

Tengo la impresión de que la excomunión lanzada por Martínez Camino tiene nombre y apellidos por más que haya cierta generalidad en su formulación. La excomunión es contra la persona de José Bono, Presidente del Congreso de los Diputados.

José Bono nunca ha ocultado su condición de católico. Siempre se ha mostrado orgulloso de ser un católico. Bono siempre ha sido del PSOE y católico, como muchos militantes del Partido Socialista Obrero Español.

Comprendo a Bono que se reaccione claramente contra quienes dicen que él es un asesino. Es fácilmente asumible el sentimiento que tiene el Presidente del Congreso cuando ve como le quieren excluir de la comunión y pedirle un público arrepentimiento, cuando tiene a la memoria a tantos dictadores criminales llevados bajo palio, recibiendo la comunión y siendo tratados como protectores de la fe cristiana.

Por este camino la Conferencia Episcopal va a lograr que los católicos no se muestren como tales dentro de las formaciones de izquierda, perdiendo visibilidad en este espacio del espectro electoral. Es más, la asimetría de exigencias entre lo que se le pide a un diputado católico del PSOE y a uno del PP son tan escandalosas que hace la Conferencia Episcopal se retrate.

La Conferencia Episcopal no es que tenga manga ancha con el PP, tiene unas tragaderas extremas con este partido, como lo tuvo con la Democracia Cristiana en Italia, de la que no excomulgó ni a un solo diputado cuando este partido aprobó una ley de plazos en este país. Estoy convencido que, a pesar de todo, habrá más consideración con el PNV.

Y es que la Iglesia es sumamente caprichosa con la administración de la excomunión. Si los disidentes se encuentran en la derecha política o religiosa la “finezza” es la pauta; si se está en la izquierda, no hay contemplaciones e incluso la comunión para los verdugos de los obispos católicos.

El Catolicismo está en una dinámica de reconcentración sobre sí mismo, de exaltación de la mediocridad sobre la valía y de ruptura de cualquier vínculo con una sociedad para la cual cada día es más insignificante. Ocultar durante décadas a los pederastas, sin sanción y cambiándoles de destino en el caso de escándalo público, no les coloca a los obispos en esa posición de superioridad moral de la que se creen investidos.

Es lamentable que lancen una excomunión con nombre y apellidos. Es lamentable que no utilicen el “iudicium caritatis” (empleando la terminología luterana) con más frecuencia y más amplitud de comportamientos. Posiblemente no lo hacen porque muchos de ellos tampoco no podrían acercarse a la comunión.

[Especulación final: si culminan la excomunión, estarán lanzando la candidatura presidencial de Bono.]

Read Full Post »

Tomás de Aquino y la escuela que lleva su nombre, el Tomismo, han sido considerados a lo largo de la historia como sinónimos de lo más reaccionario. Últimamente la derecha del Catolicismo, con el Papa a la cabeza, y seguido de un montón de fervientes integristas o de aspirantes a integrista han tomado como referente intelectual a Agustín de Hipona. ¿Moda o ideología?
Sin duda lo segundo. Es una opción ideológica porque Tomás de Aquino por muy medieval que fuera, por muy premoderno que fuera, por muy teólogo que fuera, no dejaba de ser alguien con un espíritu sospechosamente racionalista. Tomás de Aquino se maravilló de la ciencia de su época, el Aristotelismo, y se dio cuenta de dos cosas: la primera, que no era reducible a su fe religiosa y, la segunda, que la ciencia racional tenía una entidad veritativa “per se”.
Estos dos aspectos parecen que hoy sin inasumibles para una concepción religiosa presta a encerrarse en sí misma en una alocada carrera hacia el Fideísmo. No un fideísmo de presupuestos o de puntos de partidas, sino un fideísmo que lo mancha todo, tanto lo religioso como lo social. La absoluta inseguridad de sus creencias religiosas fuerza ese repliegue hacia dentro: es otra cosa que inseguridad.
Agustín de Hipona no entraba en consideraciones sobre la diferencia entre lo racional y lo procedente de la fe, porque para él el conocimiento racional era absolutamente innecesario. Agustín de Hipona despreciaba la razón y es esto, y no otra cosa, es lo que valoran sus actuales seguidores.
Llama la atención que sean los sectores teológicos más reaccionarios lo que ahora arrinconen a Tomás de Aquino, lo consideren secundario, frente a un autor tan en línea fronteriza del Catolicismo como es Agustín de Hipona.

Apoteosis de Santo Tomás
Tomás de Aquino y la escuela que lleva su nombre, el Tomismo, han sido considerados a lo largo de la historia como sinónimos de lo más reaccionario. Últimamente la derecha del Catolicismo, con el Papa a la cabeza, y seguido de un montón de fervientes integristas o de aspirantes a integrista han tomado como referente intelectual a Agustín de Hipona. ¿Moda o ideología?

Sin duda, ideología. Es una opción ideológica porque Tomás de Aquino por muy medieval que fuera, por muy premoderno que fuera, por muy teólogo que fuera, no dejaba de ser alguien con un espíritu sospechosamente racionalista. Tomás de Aquino se maravilló de la ciencia de su época, el Aristotelismo, y se dio cuenta de dos cosas: la primera, que no era reducible a su fe religiosa y, la segunda, que la ciencia racional tenía una entidad veritativa “per se”.

Estos dos aspectos parecen que hoy sin inasumibles para una concepción religiosa presta a encerrarse en sí misma en una alocada carrera hacia el Fideísmo. No un fideísmo de presupuestos o de puntos de partidas, sino un fideísmo que lo mancha todo, tanto lo religioso como lo social. La absoluta inseguridad de sus creencias religiosas fuerza ese repliegue hacia dentro: es otra cosa que inseguridad.

Agustín de Hipona no entraba en consideraciones sobre la diferencia entre lo racional y lo procedente de la fe, porque para él el conocimiento racional era absolutamente innecesario. Agustín de Hipona despreciaba la razón y es esto, y no otra cosa, es lo que valoran sus actuales seguidores.

Llama la atención que sean los sectores teológicos más reaccionarios lo que ahora arrinconen a Tomás de Aquino, lo consideren secundario, frente a un autor tan en línea fronteriza del Catolicismo como es Agustín de Hipona.

Read Full Post »

PETER BROWN: Agustín de Hipona. Acento, Madrid, 2001. 656 páginas
Ésta es sin duda una de las mejores biografías filosóficas que he leído. Es un clásico. Peter Brown reconstruye la vida, obra y circunstancias de Agustín de Hipona a partir de su obra y de otros testimonios que poseemos. No se conformó Brown con hacer una adaptación de la Confesiones, sino que construyó una biografía casi desde cero.
Toda la obra es excelente. Tanto los periodos formativos de Agustín de Hipona, como sus periodos intelectuales, así como su participación en la postrema resistencia del paganismo a la hegemonía cristiana. También se ubica al pensador dentro de los marcos políticos y sociales de la época, especialmente interesante ya que su vida transcurre durante la hecatombe del Imperio Romano de Occidente.
Mezcla vida y obra, sin dedicar unos capítulos a la y otros a la obra. Se pasa de un aspecto al otro, lo más complicado en la biografía filosófica, de una forma “natural”, esto es, la propia estructura narrativa lo pide. La documentación de Brown es monumental por lo que esta biografía sigue siendo la referencia fundamental después de más de cuarenta años de su primera edición.
El descubrimiento, relativa reciente de una colección de nuevos sermones de Agustín de Hipona, le da la ocasión a Brown no a hacer una revisión completa, sino un “Addendum” en el que da cuenta de este descubrimiento y somete a crítica su propia obra, especialmente las valoraciones sobre el poder y el ejercicio de la autoridad que hace de los últimos años de Agustín, escritas durante la marea “antiautoritaria” de finales de los años sesenta del siglo XX.
Una obra absolutamente recomendable.

PETER BROWN: Agustín de Hipona. Acento, Madrid, 2001. 656 páginas

Ésta es sin duda una de las mejores biografías filosóficas que he leído. Es un clásico. Peter Brown reconstruye la vida, obra y circunstancias de Agustín de Hipona a partir de su obra y de otros testimonios que poseemos. No se conformó Brown con hacer una adaptación de la Confesiones, sino que construyó una biografía casi desde cero.

Toda la obra es excelente. Tanto los periodos formativos de Agustín de Hipona, como sus periodos intelectuales, así como su participación en la postrema resistencia del paganismo a la hegemonía cristiana. También se ubica al pensador dentro de los marcos políticos y sociales de la época, especialmente interesante ya que su vida transcurre durante la hecatombe del Imperio Romano de Occidente.

Mezcla vida y obra, sin dedicar unos capítulos a la y otros a la obra. Se pasa de un aspecto al otro, lo más complicado en la biografía filosófica, de una forma “natural”, esto es, la propia estructura narrativa lo pide. La documentación de Brown es monumental por lo que esta biografía sigue siendo la referencia fundamental después de más de cuarenta años de su primera edición.

El descubrimiento, relativa reciente de una colección de nuevos sermones de Agustín de Hipona, le da la ocasión a Brown no a hacer una revisión completa, sino un “Addendum” en el que da cuenta de este descubrimiento y somete a crítica su propia obra, especialmente las valoraciones sobre el poder y el ejercicio de la autoridad que hace de los últimos años de Agustín, escritas durante la marea “antiautoritaria” de finales de los años sesenta del siglo XX.

Una obra absolutamente recomendable.

Read Full Post »

Alianzas
El verano supone, normalmente, un paréntesis en el frenesí de bodas que cualquier adulto vive. Existe la convención de que es mejor no castigar a los invitados con los rigores del estío.

Por ello, y dado el tono más distendido que el verano da lugar incluso en la Blogosfera política, quisiera hacer una petición a los contrayentes de matrimonio en la próxima temporada: no lean la Carta de San Pablo a los Corintios, capítulo 13, del versículo 1 al 13, sea en bodas católicas, protestantes o civiles.

Como una petición sin una mínima argumentación no tiene sentido voy a intentar dar algunos motivos para la abstención de esta lectura.

1) Pablo de Tarso no se refiere al amor que puede haber entre dos personas que se casan, sino al amor en general.

2) El amor en ese texto tiene un marcado carácter ontológico y desde luego no se refiere a ese sentimiento que calificamos como “amor”. Para eso uno se lee “El Banquete” de Platón que está mejor desarrollado y explicado.

3) Incluso haciendo una lectura ética del texto, no deja de ser un tanto aberrante, porque las acciones moralmente correctas las subordina a un concepto abstracto y vacío, hasta el punto de afirmar que la acción correcta no es nada sin la cobertura del concepto abstracto “amor”. Dicho de otra forma: este texto cubre el “paso de ti, pero queriéndote mucho”.

4) El texto siempre lo lee un primo de los novios, que nunca ha leído en público, que no ha tenido la prudencia de mirarlo antes, y que desconoce tanto la vocalización, la función de los signos de puntuación como que eso que tiene delante de la boca es un micrófono y conviene hablarle a él y no al papel.

5) El texto de la Primera Carta a los Corintios está tan manido que, incluso con una correcta lectura, nadie presta atención porque ya se ha escuchó en la boda de hace quince días y en las tres del anterior mes.

Read Full Post »

Iglesia del Santo Sepulcro

Iglesia del Santo Sepulcro

Publica el diario israelí “Haaretz” que el Presidente del Estado de Israel, Simon Peres, desea el traspaso de los lugares santos del Cristianismo al Estado del Vaticano. Es una de las manera que tienen los israelíes de animar la visita de Benedicto XVI a Tierra Santa.

Si nos tomamos hipotéticamente en serio esta idea, nos encontramos ante una trampa diplomática en la que no creo que caigan, ni por asomo, los de Secretaría de Estado del Vaticano, por más que la idea de que los Santos Lugares del Cristianismo.

La primera trampa sería de consumo interno respecto al Cristianismo, pero pondría a la Iglesia Católica en un lugar muy difícil respecto a las otras confesiones cristianas, ya que la extraterritorialidad de estos lugares transferiría toda la responsabilidad a las autoridades vaticanas.

Hasta el momento presente la cohabitación de las confesiones en estos lugares se mantiene sobre un frágil equilibrio consuetudinario y es impensable que las otras, concretamente las orientales (ortodoxas) se avengan a la jurisdicción católica. Pero no es sólo una cuestión de costumbres en el entramado de Jerusalén, sino también una cuestión teológica, ya que reconocer la jurisdicción católica sobre los Santos Lugares por parte de las confesiones orientales supondría, en cierta medida, el reconocimiento implícito de cierta superioridad y autoridad católica sobre ellas, las cuales rechazan de plano desde hace mil años.

La segunda trampa es que la mayoría de estos Santos Lugares, si no todos, están ubicados en Jerusalén Este, es decir, están en un territorio ocupado después de la Guerra de los Seis Días y que antes estaba bajo la jurisdicción de Jordania. La aceptación de la jurisdicción desde Israel conllevaría un reconocimiento de la soberanía israelí sobre todo Jerusalén, soberanía sin respaldo en el Derecho Internacional.

El reconocimiento de la jurisdicción vaticana sobre los Santos Lugares se haría, también implícitamente, sobre la idea de que estos le corresponden según el Derecho Divino cristiano. Esto llevaría al paralelismo de la legitimidad de Israel no sobre la base del Derecho Internacional, como hasta ahora ha mantenido el Vaticano, sino sobre el Derecho Divino común a ambas religiones, pretensión inmemorial de un sector del Sionismo religioso.

Fuente de la foto.

Read Full Post »

Hoy es el día del libro y me gustaría regalarte algún libro. Como sabes, y me dices, soy un exagerado y eso de regalar un solo libro no me llega a satisfacer. Por ello me gustaría regalarte cinco libros que me han gustado especialmente, porque creo que, en buena parte, somos los libros que hemos leído.

la-voz-a-ti-debida1El primero de ellos sería La voz a ti debida, de Pedro Salinas. Era lectura obligatoria en la asignatura de Literatura, en un ya lejano COU. Me encantó esa poesía absolutamente nueva de Pedro Salinas, esa expresión cercana, poco grandilocuente y sumamente sincera.

las-particulas-elementalesComo novela elegiría Las partículas elementales, de Michel Houllebecq. Recuerdo esa tarde en la que Jaime, en un tomando café en la Puerta de Jerez durante la hora de Derecho Administrativo II, me prestó su ejemplar. Aún disfruto recordando como me absorbió ese estilo clásico y la vez cómo los elementos cotidianos de la vida actual eran literaturizados. Casi tres noches sin dormir estuve.

los-doce-cesaresDe Historia no tengo dudas que sería Los doce Césares, Cayo Suetonio. Fue el primer libro que leí de un autor antiguo y puede ser que sea el que más he releído en mi vida. Un amigo, de Filología Clásica, dice que es el “Hola” del mundo romano, pero quizá por ello yo lo encuentre terriblemente divertido.

obras-epicuroDe Filosofía he tenido muchas dudas, quizá porque muchos han sido los escritos especiales que se han cruzado en mi decurso. De quedo con las Obras de Epicuro. Descubrí esta obrita en tercero de carrera y durante un tiempo no solamente ha sido un texto teórico, sino una forma de ir viviendo.

resistencia-y-sumisionPara terminar me gustaría meter un libro religioso. El elegido, sin lugar a dudas, es Resistencia y sumisión, de Dietrich Bonhöffer. Me impresionan mucho las cartas escritas a su familia y amigos por este teólogo protestante alemán, desde la cárcel tras ser detenido por formar parte de una conjura contra Hitler y el régimen nazi.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »