Encuestas andaluzas

Con ocasión del 28-F, día en el que Andalucía conmemora el referéndum de autonomía de 1981, se han dado a conocer un aluvión de encuestas. Una muy beneficiosa al PSOE, otra al PP y dos intermedias, que vienen a dejar las cosas más o menos como están, aunque una con tendencia positiva a Susana Díaz y otra con tendencia negativa.

Y es que en estos momentos todas las encuestas que veamos sobre los resultados en Andalucía son irremediablemente encuestas sobre la fortaleza o debilidad de Díaz y su proyección como secretaria general del PSOE.

Creo que el escenario se parece más a la encuesta de la Universidad de Granada (parecido a las elecciones de 2015 pero con PSOE a la baja). La cuestión no es si alguien puede sacar o no mayoría absoluta, que no, sino cuáles son as combinaciones posibles para formar gobierno dentro de como mucho dos años, concretamente si PSOE o PP pueden formar gobierno contando únicamente con Ciudadanos. Cualquier otra combinación puede llevarnos a la repetición de las elecciones.

Y todo esto es rebus sic stantibus, es decir, estando las cosas como están, sin entrar a valorar una escisión, por el lado que sea del PSOE.

Proyección de escaños de la encuesta de Metroscopia para El País del 13 de noviembre

Hoy El País publica una encuesta en la que se percibe claramente el “desfiladero infernal” en el que los sucesos de octubre, desde la defenestración de Pedro Sánchez hasta la abstención en la investidura de Rajoy, están perjudicando las perspectivas electorales del PSOE. Un desfiladero que ya se puede ver en esta gráfica diacrónica de las sucesivas encuestas de Metroscopia:

diacronia-metroscopia
En Geografía Subjetiva hemos aplicado a esta encuesta nuestro método de proyección de escaños y el resultado es sumamente perjudicial para el PSOE y beneficioso lógicamente para el PP y Podemos.

metroscopia-16-noviembre
En Andalucía, comunidad a la que le hacemos un especial seguimiento, el PP tendría 25 de los 61 escaños (+2), el PSOE 18 (-2), Podemos 12 (+1) y Ciudadanos 6 (-1). Los resultados de una encuesta nacional no pueden extrapolarse a la política autonómica, pero lo que sí está claro desde el 26 de junio es que el PSOE-A está en una situación sumamente delicada que, de expresarse, debilitaría la posición nacional de Susana Díaz.

Un parlamento andaluz más proporcional

En Público daban cuenta, en un muy buen artículo, sobre las propuestas de reforma del sistema electoral de Andalucía que abanderan Podemos y Ciudadanos con la finalidad de hacerlo más proporcional. Como bien indica el artículo el primer escollo es el Estatuto de Autonomía que prohíbe que ninguna provincia tenga más del doble de diputados y que hace de las provincias la circunscripción.

Pero debemos preguntarnos si el presupuesto sobre el que se asienta la reforma existe: ¿hay un problema de proporcionalidad en las elecciones al Parlamento de Andalucía? Se eligen 109 diputados en ocho provincias, la menos cantidad por provincia es once diputados (Huelva y Jaén) y la mayor es Sevilla con dieciocho, de modo que podemos afirmar que no hay circunscripciones especialmente pequeñas que es el principal problema del sistema electoral del Congreso de los Diputados.

El problema tradicional que se ha achacado al sistema electoral andaluz es que ha dejado fuera del Parlamento a partidos con cierto apoyo en la región, pero que no conseguían una cantidad de votos suficientes en una provincia para conseguir al menos un escaños.

votos-sin-repre

Los parlamentarios autonómicos han sido elegido por al menos el 91,58% de los votantes, que es el dato más bajo de la historia autonómica.

La gran solución que suele proponerse para la mejora de la proporcionalidad es la circunscripción única, que sacrifica en cambio la representación territorial. Veamos ahora los resultados de las últimas Elecciones Andaluzas con una circunscripción única, con barrera del 3% y sin ella, empleando D’Hontd para otorgar escaños.

and-unicircuns-2004

En las Elecciones de 2004, coincidentes con las Generales, aplicando a circunscripción única con o sin barrera del 3, el PSOE hubiera conseguido la mayoría absoluta (55) de todas formas. Anecdóticamente hubieran entrado en el Parlamento el Foro Andaluz del ex ministr Pimentel y el Partido Socialista de Andalucía de Pedro Pacheco.

and-unicircuns-2008

En 2008 la unificación de las ocho circunscripciones en una sola no hubiera provocado ningún cambio político importante, ya que el PSOE seguiría con la mayoría absoluta y el Partido Andalucista hubiera entrado. La pérdida de representación fuera de lo municipal ha acelerado la desaparición del PA.

and-unicircuns-2012

En 2012, las primeras Elecciones Andaluzas perdidas por los socialistas, la solución de formar gobierno con Izquierda Unida sería igualmente factible como lo fue. Entrarían UPyD y PA, que como indicamos antes quizá hubiera salvado la existencia.

and-unicircuns-2015

En las últimas Elecciones es donde una sola circunscripción hubiera cambiado notoriamente el panoramna político, ya que la suma de PSOE con C’s no llegaría a los 55 necesarios para mantener al gobierno. Creo que este escenario hubiera llevado a una repetición electoral.

La Ley Electoral de Andalucía establece un mínimo, para todas las provincias, de siete diputados, concretando las disposiciones estatutarias. La relación entre peso porcentual de cada provincia con el peso porcentual de su representación en el Parlamento es la siguiente:

dif-poblacion-escanos

Como puede comprobar las tres porovincias más pobladas (Sevilla, Málaga y Cádiz) se encuentran infrarrepresentadas frente a las cinco restantes, de modo que una forma de ganar proporcionalidad puede ser distribuir la representación entre las provincias y no tanto entre los partidos.

Si repartimos los escaños de acuerdo con la población sin ningún mínimo entre cada una de las provincias, el reparto de escaños y su relación con la población es el que sigue:

dif-poblacion-escanos-sin-7

Quedando así el peso relativo de cada provincia dentro del Parlamento de Andalucía:

peso-por-provincias

De esta forma podemos ver un reequilibrio del poder de cada una de las provincias dentro del Parlamento, especialmente las tres mayores pasarían de tener el 45,87% del Parlamento al 56,89%. Si aplicásemos los resultados de 2015 a esta distribución de diputados, el resultado final variaría poco ya que el PSOE tendría 46 (-1), el PP 32 (-1), Podemos 16 (+1), Ciudadanos 10 (+1) e Izquierda Unida 5 (0).

Luego ¿dónde estaría el cambio? Lo estaría en la composición de los diferentes grupos parlamentarios y en el cambio de la importancia que cada provincia tiene a la hora de tomar decisiones y por tanto en el peso de cada provincia dentro de cada grupo parlamentario.

grupo-psoe

Las tres provincias más pobladas pasarían a representar 52,17% del Grupo del PSOE, frente al 42,46% actual.

grupo-pp

Como en el caso de los socialistas, en el Grupo del Partido Popular reforzaría su presencia las provincias más pobladas, pasando del 39,39% al 53,13%. En Podemos, Ciudadanos e Izquierda Unida las variaciones, al reducirse la muestra, son menos fiables.

Si se aboliesen los límites a la distribución de escaños entre las provincias, la diferencia no sería tanto en el resultado de las Elecciones, sino en el peso que cada candidatura daría a cada provincia, ya que ahora la agenda es marca por los territorios de menos población. Podría ser toda una revolución.

Proyección del Barómetro del CIS de octubre de 2016

Ha salido el CIS y aquí estamos los pesados de GS proyectando los escaños del Congreso. Teniendo en cuenta que el trabajo de campo se realizó en los diez siguientes a la defenestración de Pedro Sánchez y antes de la abstención, no es atrevido pensar que al PSOE le queda mucho desfiladero infernal por recorrer.

Los resultados de Andalucía, comunidad sumida en un apagón demoscópico, confirman una derrota sin paliativos del PSOE en las Generales. Si estos resultados se diesen también en las Autonómicas, el PSOE saldría por primera vez del Palacio de San Telmo ya que ni la imposible unión con Podemos sumaría más que a un acuerdo entre PP y C’s.

cis-16-octubre

Investidura (IV) Primero se forma gobierno, luego se legisla

El domingo tuvimos Elecciones Generales. Hoy es jueves y desde entonces los de Podemos se han centrado en conseguir el compromiso de un referendum de independencia para Catalunya que le imponen desde Barcelona a Iglesia, Errejón y Monedero.

Después de decir durante dos años que lo de ellos es “la gente”, cuando han olido poder se han vuelto locos con todo lo institucional y lo jurídico (demostrando en esto último una sólida incompetencia). Dado que el asunto ya comenzaba a ser llamativo, Pablo Iglesias (con permiso de Colau y de Oltra) va a proponer como primera medida una Ley de Emergencia Social con medidas que suponen un incremento del gasto público, además de poder comprometer la responsabilidad patrimonial del Estado.

El artículo 134.6 de la Constitución obliga a obtener la conformidad del gobierno para toda enmienda o proposición que implica un aumento del gasto o una disminución de los ingresos. El Gobierno es el que está en funciones, el cual no dará con total seguridad su conformidad a la proposición de los podemitas. Y si no puede el Gobierno en funciones habrá que esperar a la formación del nuevo.

Una maniobra similar intentaron en mayo en Andalucía mientras bloqueaban la investidura de Susana Diaz. Entonces no se dieron cuenta que nuestro sistema impìde en la práctica legislar sin Gobierno. Lo que en mayo era disculpable por la bisoñez y por la evidentes limitaciones de Teresa Rodríguez, en diciembre es tropezar dos veces en la misma piedra y ahora con losteóricamente inteligentes.

La primera obligación del legislativo es elegir al Presidente y no proponer leyes que se escriben ya en papel mojado.

Hacia la XI Legislatura (V): Confluencia andaluza

Tengo la impresión de que hasta pocos días antes de que se cierre el plazo para la presentación de candidaturas para las Elecciones Generales vamos a estar comprobando si los partidos a la izquierda del PSOE llegarán a un acuerdo para presentar candidaturas comunes, esto es, si van a ir en una coalición o, como se dice en el neolenguaje de la neopolítica: confluencia.

Nuestro sistema electoral castiga a las opciones políticas que van separadas a las urnas y premia a las que van unidas. Por eso por lo que el PP, con márgenes escasísimos de votos, puede imaginar renovar en La Moncloa. El interés de la confluencia es electoral: convertir el mayor número de votos posibles en el mayor número de diputados posibles. Lo mejor es verlo en la práctica.

Los que seguís este blog sabréis que tenemos un pequeño método para convertir las estimaciones de votos en escaños. En los últimos días le hemos dado algunos retoques menores que ahora no vienen al caso, pero que lo han dejado más perfilado. Empleando los datos del último Barómetro del CIS, los de la última encuesta de TNS Metroscopia y nuestro método hemos simulados los resultados de las Elecciones Generales en Andalucía con confluencia entre Podemos e IU y sin confluencia entre estas dos formaciones, dado que en esta comunidad IU tiene una buena reserva de voto en todas las provincias, aunque no siempre se transformen en escaños al Congreso.

Veamos los resultados de acuerdo con la estimación del CIS del Barómetro de julio de 2015:

AndaluciaCISconConfluencia

AndaluciaCISsinConfluencia
En la proyección con confluencia la suma de Podemos e IU conseguirían tres diputados más de si concurrieran de forma separada. Dos de los tres diputados que suman se restarían al PSOE (Jaén y Sevilla), mientras que otro procedería de Ciudadanos.

Si vemos los cambios en la correlación de fuerzas entre los bloques que utiliza Podemos (con los que no estamos de acuerdo) la izquierda pasaría de tener una venta de nueve diputados a una de once.

Pasemos a la proyección sobre los datos de la encuesta de TNS Demoscopia publicada el 10 de agosto de 2015:

AndaluciaTNSconConfluencia

AndaluciaTNSsinConfluencia
A pesar de que el punto de partida, la proyección de los resultados sin confluencia, difiere del CIS, el resultado final en el caso de que se diera la confluencia es exactamente el mismo. La unión de Podemos e IU restaría un diputado al PP en Almería, uno a Ciudadanos en Córdoba, uno al PSOE en Jaén, uno al PP en Málaga y uno a Ciudadanos en Sevilla. Habría un claro trasvase entre bloques que dejaría la situación como en la proyección a partir de los datos del CIS.

Como suele suceder los últimos diputados se reparten por diferencias pequeñas en los cocientes D’Hondt, pero me parece interesante que ambas proyecciones, con estimaciones de partida diferentes, arrojen una conversión de votos en escaños igual cuando vemos los resultados por bloques.

———

Estas proyecciones son acercamientos, nunca deben ser tomadas como exactas.

Hacia la XI Legislatura (II): Proyección de escaños del Barómetro del CIS de julio de 2015

El CIS ha publicado su Barómetro del mes de julio y como suele ser habitual, incluso en el mes de agosto, se cayó la web de este organismo a la hora que anunciaron que estaría disponible. Esto pone de manifiesto que para el frikismo político no hay periodo de descanso.

Ésta es la intención directa de voto y la estimación que los técnicos del CIS hacen:
EstimacionCIS072015El CIS no hace proyección de escaños con tanta distancia de los procesos electorales. Nosotros sí lo hacemos porque entendemos que, a pesar de toda la labilidad de hacerlo ahora, nos da una perspectiva aproximada de dónde están las cosas en una democracia representativa como la nuestra, donde prima el número de escaños sobre el número de votos.

Hemos aplicado nuestro método pero actualizado con los datos que nos han proporcionado los últimos comicios celebrados este año. Y a día de hoy, proyectando las estimaciones del CIS en nuestro Congreso de los Diputados el resultado sería el siguiente:
ResumenProyeccionCIS072015
ResumenProyeccionCIS072015Tarta3DLa proyección en cada de las cincuenta y dos circunscripciones que está dividido nuestro país es la siguiente:

Pinchar para ampliar

Algunas ideas:

1) Gracias al dominio que los populares tienen de las circusncripciones menos pobladas, optimizan sus votos en escaños más que ningún otro partido. El PP obtiene una sobrerrepresentación sistémica.

2) Ningún “pacto a dos”, salvo la GroKo, alcanza la mayoría absoluta. Un pacto PP+C’s se situaría a 152 (-24) y un pacto PSOE+Pod. llegaría a 150 (-26), que sumándole los tres de IU adelantaría por un solo diputado al pacto entre los de Rajoy y Rivera. Todo quedaría en manos de las fuerzas nacionalistas y regionalistas y no hay que olvidar que CiU y ERC suman 23 escaños.

3) Un “pacto a tres” PSOE+Pod.+C’s alcanzaría los 176 diputados necesarios para la mayoría absoluta (pacto de los muy complicados). Un “pacto a tres” liderado por el PP se me plantea imposible.

4) Un confluencia entre IU y Pod. podría situarle en una posición mejor que la mera suma de escaños (46) de esta proyección. Presentarse con candidaturas separadas solamente les perjudica a ellos, porque los dos se dirigen al mismo electorado.

5) La estrategia será más importante que nunca.