Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Eduardo Madina’ Category

Hay una buena costumbre parlamentaria que es pactar entre los principales grupos las presidencias de las comisiones parlamentarias existentes.

De acuerdo con la regulación del Reglamento del Congreso si un partido tuviera mayoría absoluta, se haría con todas las presidencias de todas las comisiones, lo cual relegaría absolutamente a las opciones minoritarias en la dirección de las tareas parlamentarias.

Conforme al peso de cada grupo parlamentario eran asignadas las presidencias. El grupo que le correspondía la presidencia de una comisión, proponía a su candidato y los demás grupos o lo apoyaban o se abstenían. Hasta ahora ha marchado correctamente. Un pacto entre caballeros

La ruptura viene cuando el PP, abusando del pacto, nominó al reprobado ex ministro del Interior Fernández Díaz como presidente de la comisión de AAEE. El Partido Popular busca un retiro honroso, especialmente porque los presidentes de comisiones cobran más, y no le ha importado nada que Fernández Díaz recibiera la reprimenda del Congreso hace pocos días. Ha roto el pacto, porque han confundido la caballerosidad con un cheque en blanco.

Al principio pareció funcionar, porque para reaccionar ante tal afrenta hace falta dignidad y las cabezas dirigentes del Grupo Socialista la perdieron el 30 de octubre. Es por ello por lo que consintieron y no le dieron más importancia.

Cuando comenzó a formarse el revuelo, Eduardo Madina salió con un media verdad consciente, es decir, una mentira afirmando que el Reglamento impedía votar en contra, omitiendo que se podía presentar otro candidato y que había un pacto de reparto de comisiones con el PP.

Durante el día de hoy la polémica ha ido a más y el PSOE ha demostrado dos cosas; la primera es que Podemos le ha ganado la iniciativa opositora al PSOE al proponer su propio candidato y retar a permitir con una nueva abstención a que Fernández Díaz ganara la Presidencia; la segunda es que ni Hernando ni Madina toman las decisiones porque se ha rectificado a pesar de su firmeza, siendo los dos a día de hoy son unas marionetas.

Todo ha terminado mostrando el PP lo débil que se siente en el actual Congreso y cómo el vaticinio de Madina (“nos vamos a crujir vivo a Rajoy”) es más motivo de risa que de temor.  En virtud de lo dispuesto en el artículo 49.1 del Reglamento en relación con el 48.1 han puesto a Fernández Díaz al frente de la Comisión de Peticiones, garantizándole las remuneraciones del cargo.

Read Full Post »

Los socialistas han decidido no oponerse de ninguna forma a la elección del ex ministerio del Interior, Fernández Díaz, como presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados.

Ante el escándalo que se ha montado ante la nueva rendición de los socialistas ante los populares, el diputado Eduardo Madina ha publicado este tweet que es medio verdad, medio mentira.

tweet-madina-fdez-diaz
El Reglamento del Congreso de los Diputados establece en su artículo 41 establece que la mesa de las comisiones será elegida del mismo modo, adaptando el número de miembros, que se emplea para la elección de la mesa del Congreso, que se encuentra regulada en los artículos 36 a 38 del Reglamento.

El Presidente de la Comisión se elige por tanto como el Presidente del Congreso, de la forma prevenida en el artículo 37.1: se vota entre los miembros y si alguien no consigue la mayoría absoluta en la primera vuelta, los dos diputados con más votos pasan a una segunda vuelta en la que es elegido el que tenga más votos.

¿Dónde dice el Reglamento que hay que votar al candidato propuesto por el PP o abstenerse? En ningún sitio.

¿Por qué insinúa Madina que no hay otra opción? Al comenzar la legislatura los grupos más importantes se reparten las presidencias de las comisiones parlamentarias y parece que la de Exteriores le ha correspondido al PP como la de Justicia al PSOE.

Es por ello, de acuerdo con un pacto entre partidos y no en virtud del Reglamento, por lo que los socialistas aceptan a Fernández Díaz, se abstienen y no buscan con otras fuerzas un candidato alternativo. Si hubiera otro candidato podrían votarlo.

Read Full Post »

Inma Aguilar Nácher fue la jefa de campaña de Eduardo Madina en las elecciones para ser Secretario General del PSOE. Cuenta de una forma clara el proceso electoral y por qué perdió Madina: porque los barones no le dieron su apoyo y sí se lo otorgaron a Pedro Sánchez. Hoy Eduardo Madina, aprendida la lección, se ha alineado con los barones para consolidarse como opción de futuro del PSOE.

Los barones y su coro ha tomado la poco inteligente postura de llamar tonto a todo el que no piense como ellos en lo referente al apoyo del PSOE a la investidura de Mariano Rajoy. Madina ha sido uno de ellos y quisiera comentar su artículo.

Recurre al tópico de que vivimos en una época complicada a la que hay que dar respuestas complicadas, lo cual es un a idea que básicamente encontramos en todas las épocas. Continua diciendo que la complejidad no cabe ni en un slogan ni en tweet, como si alguien pensara lo contrario.

Y plantea tres situaciones: realidad sin esperanza (todo va mal e iré a peor), esperanza sin realidad (grandes discursos no efectivos) y realidad con esperanza (reconocer lo problemático y dar vías de cambio). Naturalmente identifica al PP con la primera, a Podemos y a los que no piensan como él y sus nuevos amigos con la segunda y a sí mismo y a la Gestora con la tercera.

Puede que a Madina tres posibilidades, fruto de dos variables bivalentes, le parezca algo de suma complejidad, pero sinceramente no lo es. Es tan superficial su análisis que se le escapa la cuarta posibilidad: ni realidad ni esperanza (que es lo que representa el PSOE de la Gestora, fuera del contacto con la realidad y destruyendo al partido).

En este caso la complejidad esconde no la simplicidad, sino el simplismo. Madina confunde la complejidad con la dificultad. Hay decisiones complejas, pero una resueltas fáciles de todas; en otras ocasiones hay decisiones simples, pero difíciles de tomar.

La cuestión a resolver por los que ahora dirigen el PSOE es si están dispuestos a romper la promesa electoral fundamental que le hicieron y a sus votantes y la consecuencia de ese incumplimiento. Sí, sencillo pero no simple; sencillo, pero no fácil.

El elogio de la complejidad de Madina desvela su verdadero contenido, que no es otro que la vieja pregunta: ¿qué hay de lo mío?

Read Full Post »

candidate
“El candidato” (1972) es una película protagonizada por Robert Redford que narra el proceso electoral en el que Bill McKay consigue hacerse con la nominación demócrata para ser senador por el estado de California para terminar ganando las elecciones frente al oponente republicano.

Cuando todo están celebrando la victoria del candidato McKay, éste se dirige a Marvin Lucas, su jefe de campaña, y le pregunta: “¿Y ahora qué? En ese momento termina la película.

La información de la rueda de prensa de Javier Fernández, presidente de la gestora del PSOE, me ha dado la impresión de que los barones del PSOE se encuentran ahora preguntándose “¿Y ahora qué hacemos?”

Da la impresión de que han conseguido su primer objetivo, derribar a Pedro Sánchez, pero que de repente se han quedado tan impresionados con el destrozo que están paralizados. Es posible que cuando se han sentado en Ferraz hayan recopilado información sobre el abultados número de bajas de militantes solicitadas (y de cuotas que se van a perder), las agrupaciones que están en pie de guerra, de las direcciones provinciales que no lo tienen claro, de los diputados en el Congreso que no ven claro lo de investir a Rajoy y que hay millones de votantes esperando que apoyen (directa o indirectamente) a Rajoy para ver el mundo de color morado.

De repente esa mínima hoja de ruta enunciada por Díaz, Vara, Page, Rubalcaba, Chacón y Madina de “primero darle un gobierno a España y luego ocuparnos del PSOE” se ha descompuesto. El primer paso de la hoja de ruta se ha venido a bajo por miedo a las consecuencias, pues puede llevar no sólo a una mayor caída electoral, sino incluso a una escisión dentro del partido.

No saben qué hacer y por eso Javier Fernández no tiene ni idea de cuándo será el Comité Federal para decidr la postura ni qué pasos se darán para hablar con el PP, si finalmente se deciden. No saben que hacer si hay terceras elecciones, ni tienen idea de quién sería el chivo expiatorio.

Es tal el desconcierto que comienzan a decirse insensateces como la de Page diciendo que van a presentar un candidato potente y unas listas que van a atemorizar al PP o la mentira de Vara de que abstenerse no es apoyar al PP (¿entonces por qué acusaron los socialistas a IU de darle la Presidencia de Extremadura a Monago precisamente por abstenerse?. Vamos, que han perdido los papeles y estas salidas de tono de dos destacados barones lo corroboran.

Los eficaces métodos de Juventudes Socialistas para quitar y poner ejecutivas y secretarios generales, cueste lo que cuesten, no te garantizan dos cosas importantes: poner a personas competentes y tener alguna idea entre las orejas.

Read Full Post »

Eduardo Madina representa a la generación de socialistas que nació, como yo, en los primeros años de nuestra democracia. La Transición nos ha conformado a todos, incluso a los que éramos niños, pero nuestra experiencia política no está mediatizada por la Transición, sino que vemos la necesidad de dar nuevos pasos, de forma serena e inteligente, pero pasos decisivos. Eduardo Madina conecta con una generación, que es la mía (los que fuimos a la EGB), con la que nadie ha querido conectar nunca y que tenemos derecho a tener nuestro peso en España.

Las propuestas de Madina no son muchas pero son buenas, aciertan en el núcleo de muchos de los problemas del PSOE y de España, desde la estructura orgánica a la estructura productiva excesivamente atomizada. Eduardo Madina puede hablar de temas importantes diciendo cosas, proponiendo en serio, siendo realista y comprometido.

Madina no ha caído en una tentación muy peligrosa en cualquier campaña: tener un discurso hueco para intentar no molestar a nadie y satisfacer a todo el mundo. Puede gustar o no lo que dice, lo que ha hecho o lo que propone, pero no piensa que a los compañeros del PSOE hay que contentarlo con generalidades.

Eduardo tiene experiencia política y ni la ha escondido ni ha renegado de ella. La política, contra la tendencia dominante actual en parte de la izquierda, no es una cosa sencilla ni se aprende en una mañana. La política tiene que ser aprendida y un candidato que aúne juventud, inteligencia y experiencia es un activo al que los socialistas no debemos renunciar. Haber sido secretario de Juventudes en Euskadi, concejal, diputado y secretario general del grupo parlamentario no es ningún demérito, sino que son capacidades que deberían ser decisivas.

Eduardo Madina ha mostrado su claro perfil socialdemócrata. No hay ambivalencia, correcciones o palabras que cualquiera sabe lo que significan. Madina mantiene el papel del Estado en la regulación económica, la necesidad de tener servicios esenciales con alcance universal, que una sociedad sin igualdad de oprtunidades es una sociedad muerta y que necesitamos instituciones regionales y municipales fuertes y no sometidas al dictados de empresas concesionarias.

Cuando Alfredo Pérez Rubalcaba anunció su intención de dimitir como Secretario General del PSOE, Eduardo reclamó, exigió y consiguió que la voz y el voto le fuera dado a los militantes y que no se fuera a un Congreso con un candidato pactado a puerta cerrada al que solamente cabía aplaudir.

Bien podría haber intentado Eduardo ser ese candidato pactado, pero no lo ha hecho y ha posibilitado un magnífico proceso de elección del Secretario General con otros dos magníficos candidatos donde serán los militantes los que le digan a él, a Pedro o a José Antonio que quieren que lideren el Partido y no será un grupo selecto los que sustituyen a los que le dan cuerpo e inteligencia al Partido Socialista Obrero Español.

Read Full Post »

Hacer bien las cosas pasa necesariamente por hacerlas cuando toca. Esta obviedad, en muchas ocasiones, no se cumple y en las organizaciones complejas, como es el caso del Partido Socialista, se llegan a hacer cosas en unos momentos que hacen que éstas hayan dejado de tener sentido e incluso sean contraproducentes. Hacer las cosas cuando tocan no es una simplicidad sino una muestra de gran inteligencia, como es la propuesta de Eduardo Madina sobre el orden de celebración de los congresos y asambleas dentro del Partido Socialista Obrero Español.

Una de esas cosas que se hacen así dentro del PSOE es el orden de los congresos dentro de los diversos niveles territoriales del Partido. Hasta ahora las enmiendas a los documentos del nivel superior se han votado y los delegados a los congresos se han elegido en asambleas y congresillos extraordinarios que se celebraban en una tarde y desde allí salían tanto representantes como propuestas.

Todo iba subiendo de nivel hasta que se llegaba al Congreso Federal que definía la línea del partido y elegía a la dirección del Partido. Y a partir de entonces se celebraban ahora en serio los congresos regionales, provincial y las asambleas de las agrupaciones, una vez que las líneas maestras habían sido definidas por el máximo órgano del partido.

Esto supone que la reflexión de los partidos en los niveles locales, provinciales y regionales se encontraba mediatizada desde el principio. Existía la tentación de hacer de los documentos de una mera adaptación de lugar y no la expresión de lo que la Federación regional quería. Todo ello es poco recomendable cuando los documentos federales no son en muchas ocasiones expresiones de un acuerdo, sino de la voluntad de los interlocutores más fuertes dentro del Partido.

El hecho que el Congreso Federal sea el último y que sus decisiones sean fruto del acuerdo y no de la capacidad de poner algo en el borrador, que sea difícil de eliminar, es un cambio importante dentro del funcionamiento del Partido. El hecho de que los delegados tengan unas decisiones que representar, aún cuando su mandato no sea imperativo, da sentido a la estructura de Congresos.

Unos documentos y unas decisiones tomadas de abajo a arriba y no de arriba hacia abajo es una revolución dentro del PSOE. Puede parecer poca cosa, pero unos pocos cambios organizativos bien hechos, modifican la realidad más que cien cambios para que todo permanezca igual. Espero que Eduardo Madina salga elegido para que este cambio sencillo, trascendente e inteligente sea realidad.

Read Full Post »