Proyección de escaños de la encuesta de Metroscopia para El País del 13 de noviembre

Hoy El País publica una encuesta en la que se percibe claramente el “desfiladero infernal” en el que los sucesos de octubre, desde la defenestración de Pedro Sánchez hasta la abstención en la investidura de Rajoy, están perjudicando las perspectivas electorales del PSOE. Un desfiladero que ya se puede ver en esta gráfica diacrónica de las sucesivas encuestas de Metroscopia:

diacronia-metroscopia
En Geografía Subjetiva hemos aplicado a esta encuesta nuestro método de proyección de escaños y el resultado es sumamente perjudicial para el PSOE y beneficioso lógicamente para el PP y Podemos.

metroscopia-16-noviembre
En Andalucía, comunidad a la que le hacemos un especial seguimiento, el PP tendría 25 de los 61 escaños (+2), el PSOE 18 (-2), Podemos 12 (+1) y Ciudadanos 6 (-1). Los resultados de una encuesta nacional no pueden extrapolarse a la política autonómica, pero lo que sí está claro desde el 26 de junio es que el PSOE-A está en una situación sumamente delicada que, de expresarse, debilitaría la posición nacional de Susana Díaz.

Proyección de la encuesta de lainformacion.com

Se están publicando algunas encuestas sobre la intención de voto tras el golpe de mano de los barones del PSOE, encabezados por Susana Díaz, contra Pedro Sánchez. Cuando se asestó la operación con Sánchez el PSOE experimentaba un leve pero constante ascenso y Podemos parecía entrar en proceso de liquidación. En la actualidad el PSOE se hunde y Podemos asciende como única oposición de izquierda a lo que parece va a ser el Gobierno de Mariano Rajoy.

Hemos recuperado nuestra costumbre de proyectar en escaños de los resultados de las encuestas que no lo hacen. Nos hemos servido de la encuesta de Juan José Domínguez para lainformacion.com y los resultados generales serían PP 148 (+11); Podemos 97 (+26); PSOE 42 (-43); C’s 37 (+5); ERC 9 (0); PDC 8 (0); PNV 6 (+1) y Bildu 2 (0).

El PSOE no tendría diputados en las siguientes circunscripciones: Álava-Araba, Ávila, Bizkaia, Burgos, Ceuta, Gipuzkoa, Girona, Guadalajara, Huesca, Lleida, Lugo, Melilla, Navarra, Ourense, Palencia, Salamanca, Soria, Tarragona, Teruel, Valladolid y Zamora. No ganaría en ninguna provincia, ni en la de Sevilla.

En Andalucía el PSOE-A sería la tercera fuerza política, por detrás de PP con 24 escaños (+1) y Podemos con 15 (+4), habiendo perdido 6 de sus 20 diputados, quedándose en 14.

El castigo al PSOE no depende de la actuación concreta de su secretario o secretaria general en esta megacrisis. Solamente el PSC podría salvarse si mantiene el “no” y se distancia más de un PSOE que es un auténtica rémora.

No sé en lo que estaban pensando los barones cuando hicieron lo que hicieron el pasado 1 de octubre, pero desde luego el ascenso electoral no estaba en su cabeza.

Aquí tenéis el cuadro por provincias y ciudades autónomas:

juan-jose-dominguez-1

Niego la mayor

leones-congreso
José Andrés Torres Mora es diputado socialista por Málaga, profesor de Sociología y publica artículos en prensa y en su blog que a muchos nos resultan siempre de sumo interés. Ha publicado un artículo, en el que apelando a la distinción weberiana entre ética de la convicción y de la responsabilidad, se muestra a favor de apoyar la investidura sobre la base de que es mejor un Rajoy débil y en minoría en el Congreso, que tenga que pactar, que un Rajoy fortalecido que solamente necesitaría pactar con Ciudadanos.

Niego que Rajoy sea débil en la actual composición del Congreso y baso esta negación en los siguientes argumentos:

1)Nuestro sistema constitucional tiene un conjunto de reglas constitucionales que impiden un gobierno parlamentario. Dejan la potestad presupuestaria en manos del Ejecutivo, no quedándole al Legislativo más posibilidades que negociar en inferioridad algunos retoques o sencillamente rechazar el Presupuesto, pero nunca puede proponer un Presupuestos propio, cambiar los gastos entre secciones (ministerios o equivalentes) o aprobar cualquier Ley que suponga un aumento de gasto sin autorización del Gobierno. Además el Legislativo carece de los medios administrativos adecuados para desarrollar un gobierno parlamentario en contraposición al poder administrativo en manos del Ejecutivo (como es lógico).

2) No sólo existen los mecanismos jurídicos y administrativos, sino que la propia dinámica de las diferentes fuerzas políticas impiden una mayoría permanente a la contra del Gobierno. Desde el centro-derecha de Ciudadanos, PNV y PDC (antigua CDC), hasta la izquierda de Podemos, IU y sus confluencias, pasando por la socialdemocracia de ERC o NC, la variedad es tal que las posibilidades de ponerse de acuerdo para hacer algo son pocas, salvo cuando se busca el titular con una votación que solamente dice “no” a algo del Gobierno. Pongamos un ejemplo: es fácil encontrar una mayoría parlamentaria contra las reválidas, pero es imposible encontrarla para proponer una alternativa a las reválidas.

3) El PP tiene un acuerdo básico de Gobierno con Ciudadanos y Coalición Canarias que suman 170 diputados. Allí están las bases para un programa de Gobierno que solamente necesita once abstenciones para ser puesto en marcha medida a media. Y claro, siempre para cada Ley se encuentra a alguien que puede abstenerse porque coincide ideológicamente, porque pacta una disposición adicional que defiende sus intereses o porque va en un paquete de acuerdos. No hay que olvidar que la mayoría parlamentaria actual está a la derecha del centro ya que PP, Ciudadanos, Coalición Canaria, PDC (ex CDC) y PNV suman 183 diputados frente a los 167 diputados de la izquierda.

4) La situación en el PSOE, especialmente la campaña y métodos empleados para provocar la salida de Pedro Sánchez y la poca entidad política y moral de los que han entrado a hacerse cargo del Partido no colocan al PSOE en una buena posición. Las tensiones internas y el estado de sublevación de la militancia que está siendo despreciada públicamente por unos dirigentes electos en listas únicas no auguran nada bueno. Rajoy es más fuerte porque el PSOE es cada día, gracias a la acción de sus presuntos salvadores, más débil. La grave falta a un promesa electoral fundamental va a tener un castigo electoral ineludible.

5) La tremenda campaña de los medios, con los teóricamente cercanos a la cabeza, se repetirá cada vez que el PSOE no se porte como se espera que haga un “partido de Estado”, y si la aprobación de los Presupuestos, una reforma laboral aún más draconiana o un recorte en la pensiones requieren del voto o abstención o ausencia de los socialistas, se repetirá el espectáculo y el secretario general de turno  cederá antes de que Rajoy llame a Felipe González y a Susana Díaz y le monten un 1 de octubre.

6) Se investirá al jefe de un partido que está en los tribunales por tener presuntamente, a nivel nacional, tramas de corrupción institucionalizada desde hacía décadas. Declaraciones indignantes como las de Mario Jiménez que rebajaba la gravedad del caso Gurtel por el mero paso del tiempo, rechinan especialmente en un Partido que ha dicho a través de la Memoria Histórica que el paso del tiempo no absuelve ni elimina el mal.

7) Finalmente el Presidente del Gobierno tiene siempre la posibilidad de disolver las Cortes a partir del 4 de mayo, dependiendo de su más pura conveniencia electoral. De Rajoy hay que esperarlo todo ya que ha estado a nada de poner condiciones para aceptar las abstenciones del PSOE.