El fracaso de Page


Nuestro Derecho Presupuestario, y las normas institucionales de más rango, conceden a los ejecutivos un papel predominante a la hora de elaborar y aprobar un presupuesto. A los legislativos le queda el margen autónomo de rechazar el presupuesto.

Tradicionalmente la aprobación del Presupuesto era uno de los grandes momentos del año político, porque sin presupuesto no hay política posible y quien fracasa en la aprobación de esa norma clave, fracasa al frente del gobierno. Se esperaba que el presidente que no consiguiera esa aprobación habría, al menos, de dimitir.

Javier Fernández en Asturias ha gobernado dos años sin presupuestos y eso que el anterior presidente, Álvarez-Cascos, convocó elecciones por no ver aprobado el presupuesto regional.

Ahora García-Page se encuentra sin presupuestos y culpa a la oposición de hacer de oposición y votar en contra. Y es que García-Page es mal político y peor estratega. Repasemos cuestiones básicas:

1) Se presenta como parte de los barones ganadores, cuando perdió contra De Cospedal después de que ella y su gobierno importado desde Madrid recortasen lo más grande en Castilla-La Mancha.

2) García-Page, necesitado del apoyo de Podemos, se ha dedicado a atacarlos continuamente y a identificarse con quienes los marcan como “enemigos”. ¿O es que piensa García-Page que las palabras del diputado Heredia salen gratis?

3) García-Page ha rechazado veinte enmiendas presentadas por Podemos que, por lo visto, solamente afectaba al 0,5% del proyecto de presupuesto. ¿Esperaba que fueran los podemitas ilusionados a votar su instrumento de gobierno cuando ni en tan poca parcela ha sido capaz de ceder?

4) García-Page debería hacer como sus compañeros Vara (Extremadura) o Fernández (Asturias) y rogarle al PP que le recompense por los servicios prestados de la investidura de Rajoy.

¿Es Page un activo para el PSOE?

Emiliano García Page ha anunciado que si gana Pedro Sánchez las primarias del PSOE no volverá a presentarse como candidato socialista. Ésta es el clásico reto que un activo político hace para influir en una decisión que no está en su mano.

¿Es García Page un activo para el PSOE? Es Presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-LaMancha gracias al voto de Podemos, de los que abomina todos los días y no puede ser víctima de una moción de censura porque los podemitas no se van a aliar con el PP.

Perdió las elecciones frente a De Cospedal, una señora de Madrid que colocó un gobierno de madrileños en Castilla-La Mancha y que se dedicó a recortar alegremente. Y va García-Page y pierde las elecciones. La conclusión no puede ser otra que efectivamente, García-Page es un activo político para el PP.

De Cospedal tiene razón

María Dolores de Cospedal tiene razón en su disputa con Javier Arenas sobre las responsabilidades por el enésimo fracaso andaluz.

Es cierto que Arenas ni preside actualmente el PP en Andalucía, ni ha sido el candidato a la Presidencia de la Junta, pero lo que también es verdadero es que es el hombre fuerte en esta región del Partido Popular, las que más afiliados y diputados aporta a la estructura nacional, y que nada importante se hace dentro del PP-A que no haya recibido el visto bueno de Arenas.

Arenas es un polifracasado. Es cierto que ganó las elecciones andaluzas de 2012, pero en política la victoria solamente lo es si te permite gobernar, lo cual no fue el caso. En sus primeros años como líder de los populares andaluces luchó por transformar el partido, pero se paró en sus propias ideas.

Los cargos públicos que Arenas ha desempeñado, los ha obtenido digitalmente: ministro de Trabajo o vicepresidente segundo del Gobierno. Si hubiera sido un político de partido, sería una carrera brillante, pero Arenas es un político de primera fila y nunca ha ganado electoralmente un puesto ejecutivo y eso sí es un menoscabo.

Arenas es criticado por De Copesdal. Cabe preguntar quién es políticamente De Cospedal. Toda su carrera política ha sido fruto de la designación de los líderes populares. Alguien podría objetar que ella ganó las elecciones autonómicas de 2011 en una plaza socialista, pero sería una verdad a media, porque Castilla-La Mancha era socialista solamente en las autonómicas y porque en 2011 una cabra presentada por el PP hubiera ganado. No hay que olvidar que es de las pocas personas, que yo conozca, que ha estado en dos gobiernos regionales de dos comunidades diferentes.

De Cospedal sabe que solamente dejará de ser una “aparatchik” alimentada del líder si gana las elecciones castellano-manchegas de mayo. Si fracasa y los socialistas recuperan esta comunidad, De Cospedal no tendrá más personalidad y futuro político que el que le sea concedido.

De Cospedal tiene razón, pero los argumentos que se la otorgan son también los que la acusan de los mismos cargos que a Arenas.

La proporcionalidad electoral ante el Tribunal Constitucional

La polémica reforma del Estatuto de Autonomía para Castilla-La Mancha y su Ley Electoral ya han llegado al Tribunal Constitucional. Recordemos que es un reforma que reduce el número de diputados de las Cortes castellano-manchegas de forma que el número a elegir en cada provincia es exiguo y pequeños márgenes de victoria en unas provincias pueden arrojar un resultado global contramayoritario.

La Constitución se refiere en tres ocasiones al establecimiento de un sistema electoral proporcional.

La primera de ellas (artículo 68.3) manda que las elecciones en cada provincia atienda a criterios de representación proporcional. El importante hacer notar que la norma afecta a la provincia que es donde se debe guardar la proporcionalidad y que no determinada la proporcionalidad del resultado en el conjunto del país.

La segunda, el artículo 69.5, establece que los senadores elegidos por la asambleas de las CCAA , en el sistema electoral indirecto que empleen, deberán serlo según criterios proporcionales dentro de la asamblea electora.

La tercera mención la encontramos en el artículo 152.1 que preceptúa la elección de las Asambleas Legislativas de las comunidades autónomas con arreglo a un sistema de representación proporcional con el límite o la condición de asegurar la representación de todas las zonas del territorio. En esta ocasión el mandato de proporcionalidad no es para la circunscripción, sino para la totalidad de la cámara, aunque se admiten correcciones territoriales.

La fenomenología de los sistemas electorales en España es amplia. Los dos extremos los encontramos en las comunidades uniprovinciales con una sola circunscripción, donde se mira a otro lado en lo de la representación de todas las zonas, como son los casos de Madrid, Navarra, La Rioja y Cantabria, hasta el caso opuesto que es Euskadi donde todas las provincias o territorios históricos tienen la misma representación.

Podemos plantearnos algunas dudas de constitucionalidad en los dos casos extremos, pero como nunca han sido sometidos sus sistemas electorales al escrutinio del Tribunal Constitucional de forma que gozan de la presunción de constitucionalidad.

El pronunciamiento del TC en el caso castellano-manchego abrirá la interpretación de qué es proporcional respetando lo territorial y de qué no lo es. Creo que es difícil que el TC, lleno naturalmente de juristas pero sin preparación politológica, intente siquiera definir matemáticamente un mínimo de proporcionalidad para interpretar el Estatuto de acuerdo con la Constitución. En todo caso el TC, con todas sus limitaciones, debería establecer un criterio de enjuiciamiento a la cuestión de la proporcionalidad, pues la tentación del quebranto constitucional para tender a un sistema mayoritario-pucherete son cada días mayores en el Partido Popular.

Sólo queda el Tribunal Constitucional se dé prisa en pronunciarse y las elecciones castellano-manchegas sean posteriores a la sentencia de este tribunal y no se pueda crear eventualmente la situación de que se elijan unas Cortes, con un sistema electoral, declarado inconstitucional y que hubiera distorsionado los resultados electorales.

El talón de De Cospedal

La reducción de las enfermedades que a los recién nacidos en Castilla-La Mancha se le criban con la ‘prueba del talón’ es un deliberado ataque a la sanidad pública.

Los padres de esos niños recién nacidos saben que hasta hace pocos días eran más las enfermedades que se cribaban, que son más las que se estudian en otras regiones y que si quiere un diagnóstico precoz de ciertas enfermedades que su hijo o hija recién nacido pudiera padecer tendrá que abonarlo en una época en la que lo peor que se puede hacer es reducir la renta familiar con gastos médicos.

La sanidad pública castellano-manchega, en esta prueba, será complementada por los padres por medio de sus ingresos propios porque serán pocos los que no se gasten lo que haga falta para tener un diagnóstico que puede ser fundamental en caso de padecer ciertas enfermedades.

La mayor parte de la criba se harán ‘por lo privado’ de modo que estos padres, lógicamente, se preguntarán qué sentido tiene pagar por medio de los impuestos una sanidad que no puede por ahora ni cribar un número decente de enfermedades en una prueba sencilla. Pensamiento que se hará más fuertes cuanto más raquíticos deje De Cospedal los servicios que presta la sanidad de su Comunidad. A todo esto, los laboratorios de análisis estarán de celebración porque De Cospedal les acaba de proporcionar miles de asustados clientes.

Cospedal y Arenas

De Cospedal ha anunciado la supresión de algunos órganos y la privatización de la Televisión autonómica. Me parece curioso, como a mucha otra gente, que se quiera suprimir el Defensor del Pueblo que es una institución bastante modesta, que gasta poco y que en última instancia se dedica a controlar lo que hace la administración castellano-manchega. A alguien le puede parecer que sus funciones pueden ser desarrolladas perfectamente por el Defensor del Pueblo a nivel nacional, pero el problema es que la dotación y los recursos de esta institución constitucional son escasos.

La supresión del Consejo Económico-Social no me parece tan desastrosa ya que para que haya interlocución con determinados agentes sociales no es necesaria esa institución.

Sobre el servicio autonómico de la competencia podríamos decir lo mismo que en lo referente a la Defensoría del Pueblo, pero añadiendo que el sistema nacional de competencia (servicio y tribunal) han demostrado su lentitud y cierta incapacidad desde hace mucho tiempo.

Sobre la Televisión autonómica. Miedo me da el modo en el que se va a privatizar, el precio y las condiciones. No estoy a favor del actual modelo de televisiones autonómicas, pero sí creo que las televisiones regionales son necesarias. Hay formas de hacer las cosas y con un poco de imaginación se puede ahorrar mucho dinero.

Seguiremos viendo hasta donde llega Cospedal, pero la verdad es que el pobre Javier Arenas, que todavía no ha ganado nada, está comenzando a sudar tinta china porque el difícil hacer campaña con sus compañeros de partido mandando a gente al paro. De todas formas no tengo dudas de que esto no es más que mero folklore y que las variaciones sustanciales vendrán por sanidad y educación (conciertos de nula inversión y plena rentabilidad).