Peronismo Pantojil

La ideología de Susana Díaz ha sido descrita magistralmente por Luis Miguel Fuente en The Objetive:

Lo de Susana ni es socialismo ni deja de serlo. Es un peronismo pantojil. Habla de “mis colegios, mis hospitales, mis dependientes” como una mamá pata. Pero no hace nada, sólo discurso performativo, intriga sin gobernanza, antipolítica del puro poder.

Y la solución para el PSOE es … la candidatura única

Ramón Jáuregui propuso que se acuerde una candidatura única al Congreso Federal y así se ponga fin a esta situación que está perjudicando gravemente al PSOE.

Suponiendo que las palabras de Jáuregui son bienintencionadas y que no esconden la estrategia de cualquiera de las posibles candidaturas, representan el error habitual que en el que el PSOE sigue incurriendo: reírse de sus propias normas.

Los barones han insistido una y otra vez sobre la importancia de la representatividad, pero realmente a ellos la representatividad les importa poco porque el ideal no es ése, sino congresos con una sola lista que no puede ser objetada. Publicamos hace varias semanas que, salvo en cinco agrupaciones provinciales o insulares, los delegados para el último Congreso Federal habían sido elegidos entre más de una lista. Para que haya representatividad, tiene que haber pluralidad, si no lo que hay es pura apariencia.

Tampoco es necesario que la representatividad en el Congreso Federal sea de segundo grado. Me explico, los militantes eligen delegados locales para los congresos provinciales (primer grados de representación) y estos delegados de las agrupaciones locales eligen a los delegados para el Congreso Federal (segundo grado). ¿Por qué los militantes no eligen directamente a los representantes de cada provincia o isla al Congreso Federal? ¿No se seguiría manteniendo la representación y se reforzaría al ser de primer orden?

En un sistema democrático las diferencias se resuelven votando limpiamente entre las posibilidades existentes. Cuanto de mayor importancia es la decisión, el grado de participación habrá de ser también mayor. Deben darse condiciones de limpieza en el proceso, de forma que la organización no quede en manos de un aparato escorado hacia alguna de las candidaturas. Y el sistema de mayoría simple es una malísima idea. Solamente así el PSOE podrá tener una oportunidad y salvarse de una escisión que cada día se ve más clara.

 

Proyección de la encuesta de Simple Lógica del 18 de noviembre

Aquí tenemos una nueva entrega de la encuesta de la empresa Simple Lógica y la proyección en escaños que hacemos en Geografía Subjetiva de sus resultados.

simple-logica-2

Lo importante de Fernández Díaz

1) El PP nomina a Fernández Díaz como candidato a presidir la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso.

2) Se monta el revuelo, porque el ex ministro había sido reprobado por el Congreso hacía pocas fechas a causa de sus actuaciones al frente del Ministerio del Interior.

3) Eduardo Madina dice que ellos no pueden hacer nada porque el Reglamento les impide votar en contra. No menciona que podrían presentar otro candidato y votarlo. Tampoco menciona el acuerdo de reparto de comisiones con el Partido Popular.

4) Podemos decide presentar su propio candidato para presidir la Comisión de Asuntos Exteriores. Pide el apoyo de las otras fuerzas.

5) El PSOE descubre que puede presentar otro candidato. Dice que no apoyará a Fernández Díaz, pero que tampoco tiene muy claro nada más.

6) Visto que el PSOE actúa casi pidiendo perdón, el Partido Popular decide marcarse la jugada de mandar a Fernández Díaz a la Comisión de Peticiones, donde no necesita apoyos, porque sabe que el PSOE no reaccionará, porque está deseando cerrar este episodio y que el capítulo de las comisiones termine. El PSOE renuncia a liderar a la oposición y proponer una reforma del Reglamento a menos que Fernández Díaz se quede como diputado raso.

7) El PSOE no sabe que hacer y tanto Podemos como el PP le ganan todas los movimientos. Rajoy no es débil y los de la Gestora tienen la inmensa suerte de que Podemos siga la estrategia de Iglesias y no la de Errejón.

Diez años en los que implosionó todo

implosion


por José Rodríguez
(1)

Tirar atrás la visión de la política al 2006 es un viaje que parece ir a otro mundo. Entonces los catalanes estrenábamos un Estatut que a pesar del “cepillo” del Guerra lo habíamos votado a favor, en la Moncloa estaba Zapatero y la socialdemocracia parecía ser el nuevo statu quo al que nos dirigíamos, vivíamos en un momento de crecimiento económico y de creación de empleo (se hablaba de paro técnico). En la comunicación política en la red, twitter acababa de nacer, no sabíamos que era eso de whatssap y Telégram y flipábamos con las redes de blogs.

La foto posterior es totalmente distinta. La crisis económica ha roto en mil pedazos el sueño de crecimiento español, el paro de larga duración vuelve a ser un problema social, tenemos problemas que creíamos erradicados como le de pobreza energética y alimentaria. La socialdemocracia nadie sabe que es, nació una nueva izquierda, primero en la calle, luego se institucionalizó y en pocos años también ha sido devorada por el propio sistema. Los sindicatos han sido golpeados con saña por parte del poder a lo largo y ancho del mundo, incluida España. Hoy hacer huelga puede ser delito y ser piquete es equivalente a ser un terrorista.

El modelo de partidos español ha implosionado, pero aún así, el PP sigue siendo hegemónico. El modelo territorial ha hecho aguas, los catalanes estamos a un tris de independizarnos, prácticamente la mayoría de “federalistas” nos hemos vuelto indepes, mientras el poder establecido fuerza más a la centralización, el control y la judicialización de la política.

El PSOE hegemónico en el 2006 es ahora un zombie descabezado que no sabe que ha muerto. En Catalunya la mayoría que oscilaba desde un autonomismo federalista (PSC) a un autonomismo nacionalista (CiU) se ha roto, y con ella la bisagra que facilitaba la gobernabilidad en España. Hoy CiU no existe, el PSC es una sombra, la hegemonía en Catalunya según como sea las elecciones se combate entre ERC y algo llamado “Comunes” o entre una coalición independentista (Junts pel Si) y un partido que el 2006 era marginal (Ciutadans).

Y aún así, con todos estos cambios, si hay algo inamovible es el modelo de España de 1978. Parece hecho de titanio, inflexible, inalterable. Y precisamente por esa inflexibilidad e inalterabilidad, de aquí a diez años, no estaremos hablando de España tal y como la conocemos. Las costuras se han roto tanto que por mucho que se pongan parches el sistema ya no funciona.

——

He invitado a algunos blogueros, que son referencia para mí desde los inicios de este blog, a publicar una entrada en Geografía Subjetiva para celebrar el décimo aniversario.

(1) José Rodríguez edita el blog Observatorio de Ciberpolítica. Capitaneó la página de blogueros Socialdemocracia.org y trabaja en Comunicación de la UGT de Catalunya. Fue federalista y ahora es acitvista independentista.

Fernández Vara y el carajo

El Presidente de Extremadura, Fernández Vara, ha relajado su represión habitual y se ha expresado con un vocabulario que lo describe, diciendo que a la gente le importa un carajo quién preside la Comisión de Justicia, sino que otras son sus preocupaciones.

En el caso de que Fernánez Vara tuviera razón y a la gente no le importarse quién preside la Comisión de Justicia, debería plantearse por qué el PSOE, y en especial su Gestora, lleva perdido tanto tiempo removiendo portavoces y presidentes de comisiones parlamentarias en vez de dedicarse a lo verdaderamente importante (y el cuento de la reválida que se lo lea a otro).

Las palabras de Fernández Vara reflejan su concepción de la vida política, donde los ciudadanos solamente tienen intereses primarios y que se desentienden absolutamente sobre el proceso. Es cierto que una parte del electorado es así, pero no lo es el electorado que ha abandonado al PSOE en los últimos años precisamente porque se les dice, entre otras cosas, que el proceso de toma de decisiones no es de su incumbencia. Si Fernández Vara fuera un político democrático le alegraría que hubiese interés por quién preside una comisión parlamentaria.

En el fondo lo que le perturba a Fernández Vara es que la purga de disidentes que su jefa y él han lanzado contra el Grupo Parlamentario está sometida al escrutinio público y esas purgas no gozan de mucha benevolencia por parte de la ciudadanía y menos aún por parte de unos votantes que se sienten traicionados por su partido.

Sin duda al presidente extremeño le gustaría poder hacer la depuración y la limpieza dentro del partido a puerta cerrada, pero eso no es posible, al menos por ahora. Han roto demasiado como para que cualquiera de sus acciones puede pasar discretamente. Y de lo que no se dan cuentan los extremeños y los andaluces es que no están haciendo sus guarradas internas en sus regiones de origen, donde la presión informativa es casi inexistente, sino delante de todos los medios de comunicación.

Espacio vacío

Cada día queda más claro que el PSOE está dejando un terreno vacío en el espectro político. Su corrimiento a la derecha con la abstención en la investidura y la falta de la menor idea sobre qué hacer van dejando un notable espacio.

En política los espacios vacíos se ocupan rápidamente. Veamos las tres posibilidades a mi modo de ver:

1) Que el PSOE se reorganice, expíe sus pecados ante el electorado en forma de público sacrificio de algunos de los barones (cuanto más importante, mayor será la purificación) y comience a hacer para lo que le votaron sus electores: poner en práctica un programa, lo cual solamente puede hacerse desde el Gobierno.

El hecho de que todos los tiempos en el PSOE pasen por las opciones de Susana Díaz puede darle a ella una ventaja competitiva frente a sus oponentes internos, pero está destrozando aún más al partido.  Además hemos de tener en cuenta que Susana Díaz no es ninguna candidata espectacular, ni siquiera buena; ganó en Andalucía con peores resultados que los de la derrota de Griñán en 2012 y no tiene ningún tirón en el resto del país.

2) Que Podemos vea ese espacio, que lo ven, y decidan tomarlo. Hasta ahora lo que se va detectando es que buena parte de los desafectos del PSOE no van a la formación podemita, sino a la abstención. Es posible que el “sorpasso” ahora sí sea factible, pero la posibilidad de hacerse con una parte significativa del electorado socialista, votos que siempre le han sido fieles, es una oportunidad que parece que Podemos está desperdiciando.

3) Que surja una nueva fuerza para ocupar el espacio de la Socialdemocracia. El comportamiento de los actuales gestores del PSOE está encaminado únicamente a controlar todos los elementos. La mayor parte de la militancia y muchos cargos municipales están más allá del enfado y un proceso que no sea limpio para elegir la dirección del PSOE puede llevar a que decidan que no van a legitimar algo por sí ilegítimo y que prefieren conformarse fuera de su partido. De hecho esta posibilidad está en la mesa y solamente necesita de líderes que den el paso.