La cohesion en la derrota

Podemos, Izquierda Unida (PCE, Izquierda Abierta, Izquierda Republicana, etc), Iniciativa per Catalunya Verds, Esquerra Unida i Alternativa, Equo, Barcelona en Comú, Procés Constituent, En Marea, Anova, Compromís (Bloc, IPV, El Verds), CUT-BAI y algunos que se me escapan formaban la candidatura que propugnaba como candidato a la Presidencia a Pablo Iglesias.

Muchos y diferentes se pueden unir cuando la victoria parece alcanzable y especialmente cuando esa victoria era inimaginable para cada uno de ellos por separado. Pero cuando el sueño se ha roto, se acaba el amor y ahora comienza la ingente labor de mantener cohesionados setenta y un diputados de dos decenas de formaciones, cada una de las cuales con su propia agenda y que van a querer el protagonismo.

Pablo Iglesias ha llegado a su techo. Dos años después de la fundación de Podemos, han perdido un millón y medio de votos. Ya todos reconocen que nunca será Presidente y que el papel de su formación puede ser importante, pero está lejos de ser hegemónico. El día que La Sexta deje de abonar su “cosmovisión”, se acaba todo. Únicamente se se aviene a un tripartito, ahora más difícil que nunca, podrá Iglesias mantener cohesionado su heterogéneo grupo parlamentario.

Si la situación empeora, que es probable, es posible que muchas fuerzas comiencen a ir por libre, votar lo que les dé la realísima gana y a hacer reuniones del grupo parlamentario planteando el cambio de portavoces, por ejemplo.

El Congreso si solamente hubieran votado los que viven en localidades de más de 20.000 habitantes

Ayer publicábamos una simulación con el Congreso de los Diputados resultante de la voluntad de los ciudadanos que viven en localidades de menos de 20.000 habitantes.

Hoy presentamos los resultados utilizando el escrutinio provisional del Ministerio de Interior para las localidades de más de 20.000 habitantes. Hay que señalar que a veces el número de votantes es muy bajo con respecto a la población y ello se debe al gran número de extranjeros residentes en algunos municipios costeros e insulares.

CongresoMas20000
El PSOE y casi todas las fuerzas nacionalistas perderían representación en este supuesto, que no quiere decir otra cosa que su menor apoyo en las localidades más pobladas, el PP e IU se mantendrían igual y ganarían los dos grandes emergentes. En todo caso la proporción entre izquierda y derecha no variaría respecto de la situación presente.

¿Cómo sería el Congreso si solamente se votase en los municipios con menos de 20000 habitantes?

Hemos hecho una pequeña simulación para averiguar cómo hubiera sido el Congreso de los diputados si en cada provincia se hubiera votado en su totalidad como lo han hecho los votantes de las localidades con menos de 20.000 habitantes (en todas las circunscripciones menos Ceuta y Melilla).

Los resultados serían los siguientes:

ResultadosMenos20000
Confirmamos la idea o prejuicio de que los partidos emergentes tienen un mayor apoyo en las localidades con más población, lo cual no es ni malo ni bueno, sino un hecho como cualquier otro. Los otros beneficiados serían en términos generales los partidos nacionalistas e IU recuperaría el escaño de Málaga que obtuvo Garzón en 2011.

La identificación de la proporcionalidad con la justicia

Después de las Elecciones del pasado domingo, hemos asistido a cientos de tweets, comentarios en FB y hasta artículos de periódicos donde se ponía de manifiesto la “injusticia” de un sistema electoral que tiene sesgo mayoritario. Lo que no se dice es que el sesgo es para quien más provincias gane, de modo que solamente hay que ganar provincias para verse favorecido.

Contra lo que muchos piensan, lo que hace que nuestros sistema tenga este sesgo no es el uso de la regla D’Hondt a la hora de dar los diputados en cada circunscripción, sino al tamaño de las circunscripciones, que dan poco juego a la proporcionalidad. Hace unos meses el sistema electoral era el adalid del bipartidismo, pero nadie ha rectificado sus opiniones teniendo en cuenta que tenemos un cuatripartidismo con el mismo sistema electoral.

La gran solución que se extiende como la pólvora para acrecentar la proporcionalidad es que solamente haya una circunscripción para elegir los trescientos cincuenta diputados. A eso se le llama “sistema justo”. El problema que tiene ese “sistema justo” es que elimina del mapa y de la agenda política a millones de españoles para concentrarse en las grandes áreas de población, o dicho de otro modo: a nadie le importará los sorianos, los lucenses o incluso los onubenses.

Las propuestas de reforma electoral proliferan. En mi opinión muchas son técnicamente muy interesante, pero sacrifican dos cosas que son importantes: la facilidad para elegir la opción deseada y la facilidad para transformar los votos en escaños. Además normalmente pierden de vista el elemento territorial, que no es desdeñable como indicábamos anteriormente.

El problema para cualquier reforma del sistema electoral en España es que pronto el intento se encuentra con los límites constitucionales, aunque Pablo Iglesias aún no se haya leído la Constitución. Incluso un sistema muy parecido al vigente, que proponemos a continuación, necesitaría de una reforma constitucional.

¿Cómo mejorar la proporcionalidad sin olvidarnos del todo de la territorialidad? Convirtiendo a la Comunidad Autónomas en las circunscripciones para elegir a los diputados al Congreso.

Hemos hecho la siguiente simulación. Cada Comunidad Autónoma recibirá al menos un diputados y las ciudades con Estatuto de Autonomía se quedarán con uno cada una, como actualmente. Los restantes trescientos treinta y un diputados se distribuirán de conformidad a la población.

Distribucion_Diputados_CCAA
Una operación tan sencilla hace que el porcentaje de población de una Comunidad se acerque mucho al peso porcentual de sus diputados elegidos al Congreso.

Para adjudicar los escaños a cada candidatura hemos utilizado la regla D’Hondt y estos serían los resultados:

Resultados_por_CCAA
Comparativa_resultados
Si comparemos el porcentaje de diputados sobre el Congreso de cada candidatura con el porcentaje de votos recibidos en cómputo nacional podemos ver también como se acercan ambos datos y cómo el del 20-D es el más alejado.

Comparativa_resultados_porcentaje

Hacia la XI Legislatura (XXII) Los cinco primeros en las cincuenta y dos circunscripciones

Aquí tenéis otro colorido cuadro donde podemos ver sinópticamente los cinco partidos más votado en cada de los cincuenta y dos circunscripciones al Congreso.

Los 5 en las 52

Hacia la XI Legislatura (VIII): Las simulaciones de la confluencia vistas en conjunto

El miércoles, día 13, publicamos tres simulaciones (1, 2 y 3) empleando nuestro sistema de proyección y los datos de intención de voto del último Barómetro del CIS en las que mediamos la incidencia de un posible acuerdo entre Podemos e IU (junto otras fuerzas) a la hora de adjudicarlos los escaños en unas Elecciones Generales.

En total repasamos los datos de once comunidades autónomas y proyectamos 227 escaños de los 350 (64, 86%) del Congreso. En conjunto Podemos, IU, Chunta y Compromís obtendrían sin confluencia 36 escaños y con ella 47 dentro de la muestra proyectada, de modo que esta aproximación muestra que la confluencia sería buena para todas estas fuerzas políticas.

Si vemos la confluencia dentro de posibles pactos de gobierno, la izquierda conseguiría remontar los cinco diputados de desventaja, hasta transformarlos en ocho de ventaja. En el caso de que la sensatez reinase, una pacto desde el centro-derecha a la izquierda, con Ciudadanos, sería imparable para los populares (93 contra 134).

Superconfluencia

Eligiendo concejales con un sistema más “justo” (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Zaragoza)

En el mundillo político 2.0 se suele pensar que un sistema más proporcional en su conjunto es un sistema más justo. No voy ahora a intentar rebatir esta identificación entre proporcionalidad y justicia, sino que vamos a intentar ver  los resultados en los diez municipios más poblados (comenzando por los cinco primeros) empleando el sistema más proporcional que no es otro que el Hare.

Realmente no hemos hecho una sola simulación sino dos. Aunque se atribuyan a la “ley D’Hondt” efectos pervesos de bloqueo de contendientes, buena parte de ellos provienen de la barrera electoral que las candidaturas habrás de superar para poder conseguir un concejal, en el caso de las municipales.

La LOREG establece para las elecciones municipales como barrera electoral el 5% de los votos válidos (suma de votos a las diversas candidaturas y de votos en blanco). Dado que es una barrera consistente en una elección en circunscripción única, he decidido simular también los resultados con una barrera mucho más pequeña, del 1% de los votos válidos.

De esta forma podemos ver la variación de cada una de los simulaciones con Hare y observar el efecto de las barreras a la hora de dar un resultado diferente al de D’Hondt.

1. Madrid

011 Madrid 5
012 Madrid 1
La primera simulación, Hare con la barrera del 5%, no muestra diferencias con el resultado en D’Hondt, aunque la simulación con la barrera del 1% sí, ya que UPyD e IU entrarían en la disputa de concejales, consiguiendo cada formación uno, mientras que PP y Ahora Madrid perderían uno igualmente.

El consistorio madrileño tendría en su seno seis partidos y en vez de los cuatros que han conseguido entrar el 25-M. La correlación de fuerzas no variaría, ya que Ahora Madrid y PSOE alcanzan la mayoría absoluta (28 concejales), aunque perdiendo el concejal de margen de la simulación anterior.

2. Barcelona

La simulación en Barcelona arroja muy pocas novedades. La primera porque solamente se mueve un concejal, que pasa de ERC al PP; el resto de los resultados permanecen inalterables. El hecho de que sean 7 de los partidos que superaron el 5% implica que en una ciudad acostumbrada a la pluralidad municipalpuede tener problemas para identificar el producto; a eso ayuda que la barrera del 1% no varíe en nada el número de partidos que llegan a la adjudicación de concejales.

La concentración de voto ha sido tal que el porcentaje de votos sin representación ha bajado porque tener siete partidos con posibilidades es una opción que desincentiva el voto en blanco. El voto no representado fue de 39.131 votos, que representa el 8,73%, mientras que hace cuatro años era de 69.270 votos y 11,42%.

021 Barcelona 5 y 1
3. Valencia

031 Valencia 5

032 Valencia 1
Éste es uno de los casos en el que la barrera al 1% presenta más variaciones respecto del 25-M, ya que entrarían en el consistorio valenciano dos partidos más y la coalición (Compromís, PSOE y Podemos) no estaría en condiciones de llegar a la mayoría absoluta sin el apoyo de IU.

4. Sevilla

041 Sevilla 5
042 Sevilla 1
Los resultados manteniendo la barrera al 5% permanecen iguales con Hare que con D’Hondt. Solamente si bajamos la barrera al 1% entraría otra candidatura, Ganemos Sevilla, que sería necesaria para que el socialista Juan Espadas tenga la mayoría absoluta necesaria para su investidura.

5. Zaragoza

051 Zaragoza 5
052 Zaragoza 1
En el Ayuntamiento de Zaragoza habría una modificación de un concejal a favor del PSOE y en detrimento del PP manteniendo la barrera al 5%. Si se bajase y se aplicase Hare habría un pequeño terremoto, porque entrarían el PAR y UPyD, con un concejal cada uno, y la Chunta pasaría a ser necesaria para elegir al líder de Zaragoza en común como alcalde.

Continuación de la entrada con Málaga, Murcia, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria y Bilbao.