Apuntes bolivarianos

Se han celebrado elecciones legislativas en Venezuela. La oposición esta vez sí ha sido sensata y no le ha entregado la Asamblea Nacional a Chávez, como sí hicieron en las anteriores elecciones legislativas, propiciando una Asamblea monocolor, que ha legislado al dictado del Presidente, al cual no le ha llegado ninguno de los límites institucionales.

El Consejo Nacional Electoral no ha publicado hasta ahora los votos recibidos por cada una de las candidaturas, aunque sí ha realizado la adjudicación de escaños, con la excepción de siete de ellos. La oposición anuncia que han ganado en votos pero que, por el sistema electoral aprobado por la anterior Asamblea (cosas que pasan cuando no estás donde debes), la derrota en sufragios del PSUV se ha convertido en una victoria en el número de legisladores obtenidos.

Sea como fuere (los votos para el Parlamento Latinoamericano arrojan una pequeñísima diferencia), el Presidente Chávez parece no disfrutar de ese apoyo multitudinario del que hace gala en sus manifestaciones. Venezuela está dividida en dos y con un nivel de abstención realmente alto.

Queda la pregunta de que si, en sucesivo procesos electorales, el Presidente Chávez y su partido son derrotados en las urnas, serán capaces de retirarse del poder y dar por terminada democráticamente la revolución de la que se le llena la boca. Nunca hemos de olvidar que si bien Chávez llegó democráticamente al poder y nunca ha abolido las formas electorales de la democracia, lideró una intentona golpista y eso es de las cosas que imprimen carácter.