Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Elecciones Extremeñas 2011’ Category

Desde que los de Izquierda Unida de Extremadura empezaron a dar señales de que estaban pensando en suicidarse, rondaba en mi cabeza los motivos por los que esta formación no buscaba una salida cántabra a las elecciones extremeñas y así lo expresé en Twitter alguna vez.

La salida cántabra fue la que resultó exitosa a la tercera fuerza política en Cantabria tras las elecciones autonómicas de 2003. Por aquel entonces, en plena decadencia del Aznarismo, los populares cántabros gobernaban en coalición con el PRC de Miguel Ángel Revilla (la tercera fuerza regional). Revilla era el vicepresidente del gobierno autonómico y sus diputados daban la estimabilidad suficiente.

En las elecciones de 2003 poca cosa cambió, salvó que los socialistas hicieron una jugada que los populares no pensaron. Sabían que, a pesar de ser la segunda fuerza política, solamente podían ofrecer a Revilla y al PRC una cosa que los populares no le hubiesen ofrecido y dado antes: la Presidencia de la Comunidad. Así lo hicieron y el PRC de Revilla mantuvo la vida y ha perdido la Presidencia no por pérdida propia sino por bajada de los socialistas.

Juan Carlos Escudier mantiene que el PSOE debería de habérselo ofrecido a IU, pero lo sensanto hubiera sido que IU lo hubiese pedido al PSOE junto a un programa con puntos fuertes y la dirección de algunas consejerías importantes. Evidentemente los socialistas hubieran seguido dirigiendo la mayor parte del gobierno y de la administración pero los de IU hubieran podido capitalizar los logros del gobierno en la persona del Presidente, que hubiera sido uno de los suyos.

Desinterés, ganas de fastidiar a los socialistas, falta de ambición, ausencia de programa de gobierno o, sencillamente, sentimiento de incapacidad pudieron hacer que los de IU nunca formulasen una propuesta política ventajosa desde todos los puntos de vista y habría conseguido lo que buena parte de sus electores nuevos le van a demandar dentro de cuatro años.

Read Full Post »

Izquierda Unida de Extremadura ha decidido que se va a abstener en la investidura del Presidente de la Comunidad Autónoma y, de esta forma, hará posible la elección del candidato del Partido Popular en la segunda vuelta. Los escaños de IU harán posible que, por primera vez, los conservadores se ganan con el gobierno de esta región. En todo caso, como acaba de decir el secretario general del PSOE de Extremadura, ellos perdieron las elecciones.

IU de Extremadura tiene el derecho legítimo de votar lo que considere más conveniente para su región porque han así lo han decidido los ciudadanos que le dieron su confianza. También hay que precisar que en IU el proceso de toma de decisiones es bastante diferente del resto de las formaciones políticas, pues el poder está sumamente descentralizado y la capacidad de cada unidad territorial de decidir dentro de su espacio es prácticamente ilimitada. Esto no quiere decir que hayan acertado con su elección.

Un periódico extremeño apuntaba a un elemento que creo fundamental para explicar el comportamiento de IU de Extremadura: cuestiones personales. Los socialistas consideraban que el feudo extremeño era inasaltable, que era una fortaleza y es muy probable que lleven décadas riéndose y mofándose de esa pequeña formación a su izquierda que era IU. Cuando el vuelco electoral se ha hecho una realidad, no le han pedido sino que le han exigido el apoyo a IU.

Lo que es cierto es que la mayoría de los diputados de la Asamblea de Extremadura son de izquierda y gobernará un Presidente de conservador. La estrategia de hacerle imposible el gobierno al PP parezca acertada pero es una barbaridad: primero porque haces de una parálisis voluntaria de las instituciones autonómicas tu programa política; segundo porque te culpabilizarán de algo que no está bien; tercero porque si la oposición tiene la mayoría absoluta, entonces debe gobernar y no estar en la oposición.

No ha trascendido qué le ha pedido IU al PP para propiciar su ascenso a la Presidencia. Podrían haber conseguido alguna garantía pues sin apoyo parlamentario se puede hacer una política bastante de derechas, ya que pueda parte de las normas no son legales sino reglamentarias.

Finalmente esto mismo, lo de la mayoría absoluta en la oposición, pasó en Andalucía (1994) pero con el PP como socio de oposición y con Diego Valderas (IU) como Presidente del Parlamento apoyado por los populares. La legislatura duró poco menos de dos años y terminó con una mayoría holgada de los socialistas porque los ciudadanos castigaron lo de la coalición opositora y los votantes que habían confiado en IU dejaron de hacerlo.

Cayo Lara, el Coordinador General, ha intentado hacer entender a IU de Extremadura que si dejaban que el PP gobernase estaban cometiendo un error. Un error monstruoso porque cualquier analista sabe que los votos de más que IU ha recibido en las últimas elecciones autonómicas no pertenece a votantes de IU, sino a votantes del PSOE que se lo han dado a la coalición de izquierda para que forzara un giro en la política de los socialistas extremeños.

Los socialistas llevan semanas diciendo que en tal o cual ayuntamiento IU ha favorecido que el PP gobierne. Lo sucedido en municipios de pequeño y mediano calibre pasa rápido al olvido, pero lo sucedido en una comunidad con la fuerza simbólica de Extremadura queda en la memoria de los votantes para mucho tiempo. Ahora, y hasta las elecciones generales, los socialistas no tienen que decir nada sino mostrar cómo votar a IU en Extremadura no sirvió para desarrollar políticas de izquierda sino para que gobernase el Partido Popular. El trasvase previsto de votos de IU al PSOE se ha parado y ha comenzado a darse en sentido contrario.

Además de las cuestiones personales antes comentadas entre la militancia de IU hace mucho que prendió con fuerza la ‘teoría de las dos orillas’ o lo que han llamado el PPSOE, según lo cual el PP y el PSOE son lo mismo y no hay ninguna diferencia darle el poder a uno o a otros. En esas condiciones es difícil conseguir el voto desilusionado del PSOE para ver cómo se le entrega indirectamente al PP, al cual podrían haber votado directamente de haber querido que gobernasen. Esta misma tarde Gaspar Llamazares ha dicho algo parecido a esto.

Los populares han ganado una comunidad más y van camino de tener uno de los poderes territoriales más grandes de la historia democrática de España, pero ha perdido un elemento fundamental en su estrategia electoral: la captación de votos socialistas por parte de IU.

Read Full Post »

Partamos de un presupuesto básico: Izquierda Unida es una formación absolutamente independiente y puede hacer con los representantes obtenidos lo que le dé la gana. Dicho esto, se podría añadir que Izquierda Unida puede incluso volverse a suicidar repitiendo los mismos errores que en el pasado.

Izquierda Unida está jugando con la posibilidad de dejar gobernar a los populares en Extremadura, supongo que absteniéndose o no asistiendo en la investidura, y ‘controlar’ al gobierno regional desde fuera. Parece que no tienen mucha idea de que un gobierno tiene margen de maniobra y, sobre todo, puede convocar elecciones anticipadas acusando a la oposición de bloquear cualquier iniciativa de gobierno, como hizo Manuel Chaves en Andalucía con la pinza del PP e IU (1994-1996) y consiguiendo el apoyo suficiente para gobernar junto a los andalucistas; desde entonces sucesión de mayorías absolutas.

Eso mismo puede hacer el Partido Popular de Extremadura. Es evidente que Izquierda Unida tiene todo tipo de excusas y argumentos preparados ante cualquier oposición, tales como lo que hizo en PSOE en Navarra en 2007, la teoría de las dos orillas, que ellos se entiende mejor con el PP que con el PSOE (como han demostrado en la provincia de Sevilla en muchas ocasiones) o su pureza programática e ideológica.

Ellos verán que opción es la mejor, pero deberían empezar valorando cuál es el sentido de los votos nuevos que tienen (ninguna exageración viendo la caída del PSOE) y si son de ellos o son votos prestados que deben luchar para que se queden.

Pueden rememorar los tiempos de Anguita con todo el derecho y todas las consecuencias, propias y ajenas. Luego podrán culpar al sistema electoral, que los castiga, que favorece el bipartidismo o que es injustísimo, pero la verdad es que ellos con sus decisiones conseguirían que cualquier sistema electoral les fuera un obstáculo.

Read Full Post »

Read Full Post »