Euskadi uninominal

Como cada vez que en GS terminados una Comunidad en nuestra ‘magna’ simulación de una elección mayoritaria uninominal en España, resumimos los resultados e indicamos las diferencias de estos con los que se producen con el sistema vidente en la LOREG, el proporcional D’Hontd. Los resultados de Araba, Bizkaia y Gipuzcoa los podéis ver en los respectivos enlaces.

A Coruña uninominal


Sigamos con lo que va a ser una pauta en nuestra simulación ‘España mayoritaria uninominal’: la victoria del partido más votado se transforma en el monopolio de los escaños en disputa. Con el actual sistema electoral en la provincia de A Coruña consiguieron escaños tres fuerzas políticas (PP: 5; PSOE: 2; BNG: 1), pero con el uninominal solamente lo conseguiría una. Hay que indicar, no obstante, que los datos de las Generales de 2011 implican arrastrar la debacle anormal de uno de los dos partidos principales.

León uninominal

Continuamos nuestra simulación por Castilla y León. Ahora toca la provincia de León donde podemos ver que la constante prevista en esta comunidad se da a la perfección: una mayoría uniformemente distribuida en un territorio da todos los escaños al partido vencedor si se aplica el sistema mayoritario uninominal. De un 3-2 se pasa a un 5-0.

Ávila, mayoritario uninominal

 Nuestra simulación del sistema mayoritario uninominal ya llega a Castilla y León y comenzamos por la provincia de Ávila. El hecho de que el resultado sea casi siempre favorable al mismo partido en casi todos los municipios y las excepciones sean poco significativas en población hace posible ver al sistema mayoritario uninominal en toda su expresión: dándoselo todo al más votado y dejando a la minoría sin representación parlamentaria.


Las circunscripciones o distritos siguen el criterio de los partidos judiciales, con la excepción del partido de Ávila, donde la ciudad se conforma como circunscripción por sí misma y su partido forma circunscripción con el de Arévalo.

Araba / Álava uninominal


Terminamos con la simulación uninominal en las tierras de Euskadi. La simulación en Álava/Araba muestra la fuerza del PP en el centro del núcleo urbano Vitoria/Gasteiz, del PSOE en la periferia y en las pedanías, y la del nacionalismo vasco en los restantes municipios donde el único escaño que les corresponde se lo juegan entre Amaiur y el PNV con una diferencia de un puñado de votos.

El PP quitaría un escaño a Amaiur, que se quedaría sin representación en esta provincia, quedando el PNV y el PSOE cada cual con su escaño.

Gipuzkoa / Guipuzcoa uninominal


Continuamos con la simulación uninominal de las provincias vascas: ahora le toca a Gipuzkoa. La única variación al criterio de los partidos judiciales ha sido la ya habitual separación de la capital de provincia de su partido y la partición del municipio capitalino en dos, en este caso, así como la unión de la parte oriental del partido de Donostia/San Sebastián al partido de Irún para equilibrar el peso de población.

El gran perdedor sería el PNV y el ganador de la uninominalidad sería Amaiur, ya que los dos compiten con fortaleza en las mismas zonas, ganando siempre los abertzales y no consiguiendo los del PNV transformar las decenas de miles de votos en escaños.

PP y PSOE lograrían conservar sus respectivos escaños gracias a las dos circunscripciones de Donostia/San Sebastián, divididas ambas por el Urumea. En éstas los resultados son tan ajustados que cualquiera de los cuatro principales partidos en liza podría haber conseguido el escaño.

El resultado en cada una de las circunscripciones es el siguiente:

Bizkaia / Vizcaya uninominal


Volvemos a la macro-simulación de la España uninominal. Comenzamos una nueva Comunidad, Euskadi, y creo que es bueno recordar un poco cómo estamos realizando la simulación.

Una simulación uninominal, y establecer un sistema uninominal, tiene el gran inconveniente de dividir todo el país en trescientas cincuenta circunscripciones. Los criterios son múltiples, de forma que hemos optado por los siguientes:

Se conserva la provincia como base para saber cuantos diputados y en cuantas circunscripciones hay que dividir ese territorio. El número de diputado es el mismo que el del Real Decreto de convocatoria de la generales de 2011.

Dentro de la provincia se intenta dividir el territorio en tantas circunscripciones como diputados procurando tener equilibrio de población. Para evitar arbitrariedades he tomado una división infraprovincial preexistente, el partido judicial, como punto de partido. Agregando unos partidos a otros se intenta que las circunscripciones resultantes tengan una población similar.

En los partidos donde se encuentran las grandes ciudades lo que se procede es a segregar este municipio del resto del partido o a dividirlo por distritos municipales o censales, dependiendo de los datos que se tengan. En algunas ocasiones, se mezcla parcialmente un partido con otro. Siempre se mantiene la contigüidad territorial.

Una vez dividido el territorio de la provincia en circunscripciones, solamente queda por introducir los resultados en cada municipio o distrito y comprobar cuál hubiese sido el partido más votado, que se hubiese llevado el escaño.

En la provincia de Bizkaia/Vizcaya se eligieron ocho diputados el pasado 20 de noviembre. Las circunscripciones resultantes y el resultado en cada una de ellas es el siguiente.
El PNV ganó con tres diputados (32,62% de votos), le siguió el PSOE con dos diputados (21,37% de los votos),  Amaiur también con dos (19,21% de los votos) y el PP con uno (17,70% de los votos). En nuestra simulación el PNV obtendría siete diputados y el PSOE uno. Ni Amaiur ni PP obtendrían representación parlamentaria en la provincia vasca más poblada.