¿Habrá elecciones en Aragón?

Javier Lambán, Presidente de Aragón con 18 diputados de 67, ha perdido en estos días el apoyo de Podemos y de Izquierda Unida al entender estas formaciones que el PSOE en general y Lambán en particular han dado un giro a la derecha que deja sin base al acuerdo de investidura.

Lambán, un barón de segunda, no habló en el Comité Federal que decidió el apoyo a la investidura de Rajoy por medio de la abstención de los diputados socialistas, precisamente para sostenerse en Aragón, como Vara en Extremadura o Page en Castilla-La Mancha, pero ha mantenido una actitud activa y ofensiva en las redes sociales.

De sus tres socios de investidura solamente le queda la Chunta Aragonesista, el único que entró en el gobierno, de modo que cuenta en las Cortes con 20 votos y precisa de catorce más para conseguir aprobar los presupuestos. Tiene cuatro posibilidades:

1) Volver a atraer a sus antiguos socios, los que le pedirán algún acto costoso de contricción pública.

2) Pactar con el PP la aprobación de los Presupuestos. Esto aumentaría el eco de la abstención en la investidura de Rajoy y destrozaría la idea de la Gestora de que le han dado un golpe, que nadie ve, al Partido Popular.

3) No aprobar los Presupuestos y segur gobernando con unos presupuestos prorrogados como hizo Javier Fernández sin despeinarse y sin vergüenza alguna. Ésta es la opción con más posibilidades, ya que puede aprovecharse de las ventajas que nuestro sistema institucional  se concede al Ejecutivo sobre el Legislativo para evitar los “presidentes débiles”.

4) No aprobar los Presupuestos y convocar Elecciones. No lo hará. Primero porque hay que tener mucha dignidad política y parlamentaria para hacerlo. Segundo porque sería el primer barón que tendría que afrontar las consecuencias electorales de la abstención y parece que ninguno tiene prisas por enseñarle a la mayoría contraria dentro del PSOE los éxitos de su postura, esto es, nadie quiere ser el primero en ir a las urnas con el cuerpo de Sánchez todavía caliente.

 

Michael Ignatieff y su gobierno alternativo

Hace unos meses la editorial Alfaguara publicó las memorias políticas del académico canadiense, afincado en los Estados Unidos, Michael Ignatieff. La campaña mediática de promoción de este libro fue bastante importante, con entrevistas al interesado y numerosas referencias en los medios de comunicación escritos, tanto en papel como digitales.

En Geografía Subjetiva nos leímos el libro y publicamos un sencilla recensión. Muchos hablaron, aunque no estoy seguro que lo leyeran.

Cuenta Ignatieff que cuando estalla la crisis financiera, el gobierno del Primer Ministro Harper, que se encontraba en minoría en la Cámara de los Comunes canadiense, se niega a hacer ningún plan de estímulo paralelo al que Barack Obama está desplegando en los Estados Unidos, mientras que Harper y los conservadores canadienses prefieren alinearse con la austeridad.

Según cuenta el protagonista, el líder del Nuevo Partido Democrático (socialdemócrata) le propuso a Ignatieff (líder del centrista Partido Liberal) formar gobierno en minoría tras una moción de censura con el apoyo del Bloque Quebequés. Ignatieff lo rechaza, según dice, porque no ganó las Elecciones y los del Bloque son independentistas.

Decide gobernar desde la oposición. Proponer al gobierno conservador a realizar una agenda económica diferente y les entrega el voto de sus diputados. El Primer Ministro Harper tiene dinero para gastar a manos llenos y de acuerdo con la narración de los hechos concentra las inversiones en los distritos electorales que les son favorables. Paralelamente hay una campaña continua de anuncios en la televisión para desprestigiar al líder liberal. Dice Ignatieff que el día que le dijo “no” a los socialdemócratas y a los independentistas acabó su carrera política.

Cuando llegaron las Elecciones Federales el Partido Liberal pasó de 77 a 34 diputados, dejándose el 30% de los votos. Los conservadores consiguieron la mayoría absoluta y los socialdemócratas pasaron a liderar la oposición al conseguir 103 diputados.

Le habían dado un programa a quien no lo tenía y éste les había destrozado sin piedad. Una estrategia muy torpe.

 

 

Esa Convergència corrupta

Ahora todos le dice abiertamente a Convergència i Unió (CiU) que era una entidad corrupta, especialmente para acusar a Esquerra de gobernar con ellos, convertidos ahora en el Partit Demòcrata Català (PDC).

De entrada una precisión: CiU era una federación que se rompió y Convergéncia se ha refundado en el PDC y Unió sigue viviendo casi sin representación, pues está fuera del Parlament de Catalunya, fuera del Congreso de los Diputados, fuera del Parlamento Europeo y que sobrevive con los concejales elegidos todavía dentro de CiU.

Se mantiene que CiU era una entidad corrupta desde los tiempos de Pujol y se hace sobre la base de las noticias que dan cuenta de las investigaciones judiciales. De ser cierto, la corrupción de CiU arrancaría desde la noche de los tiempos y se daría cuando ellos apoyaron a presidente del PSOE y del PP en investiduras y en centenares o miles de votaciones parlamentarias.

Quizá ERC tenga que avergonzase por sostener al PDC (ex CDC, ex CiU) en Catalunya porque lo supediten todo a la consecución de la independencia, pero Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero también tendrían que pedir disculpas por ser investido (con voto a favor o abstención) por ellos y sostenidos también una vez nombrados.

Investidura de Felipe González en 1993

investidura-4-gonzalez
Investidura de José María Aznar en 1996

investidura-1-aznar
Investidura de José Luis Rodríguez Zapatero en 2004

investidura-1-zp
Investidura de José Luis Rodríguez Zapatero en 2008

investidura-2-zp

¿Qué parte del Grupo Socialista corresponde a cada región?

Todos damos por hechos determinados datos por mera repetición. En el mundo del PSOE se considera que los extremeños y los castellano-manchegos son piezas fundamentales, mientras que los castellano-leoneses son mirados con cierto desdén, como si no aportasen nada al Partido. Resulta que esta pobre federación, que no gobierna su comunidad desde la noche de los tiempos, ha aportado siempre más al Grupo Parlamentario y al sostén de los gobiernos socialistas que los ganadores de las federaciones extremeña y castellano-manchega.

Aquí os dejo la tabla para que saquéis vuestras propias conclusiones.

gps

Rajoy investido

Gracias al PSOE y a Ciudadanos, esta tarde Mariano Rajoy ha conseguido la investidura del Congreso. A pesar de unos catastróficos resultados electorales, ha conseguido que los socialistas traicionen a sus votantes y a sus bases y le han hecho Presidente nuevamente. No solamente ha habido traición, sino que se ha despreciado tanto a la militancia como a los votantes.

Mariano Rajoy es un Presidente fuerte. Tiene un pacto programático con Ciudadanos que le da, para lo importante, 169 diputados y un amplio elenco de grupos con intereses regionales a los que satisfacer a cambio de poner reivindicarse en tu tierra con los que han conseguido la autovía, ese tren o incluso un aeropuerto. Y llegado el momento se llama a quien hay que llamar y el PSOE vuelve a abstenerse tras un duro discurso.

Los poderes que la Constitución le da al Presidente, la capacidad de disolver las Cortes y el dominio prácticamente unánime de los medios de comunicación le dan una ventaja tremenda. Da igual lo que suceda, que los medios aflojarán, harán desvíos de atención o lo que sea menester para que nada le perjudique realmente.

Una de las estrategias es tomar la anécdota y convertirla en el centro del debate político. Parece que el portavoz de ERC, Rufián, ha tenido una intervención que muchos, especialmente en el PSOE, han considerado insultante. Pero lo que dice Rufián no afecta a la realidad, son meras palabras, las abstenciones del PSOE sí afectan a la realidad, a la vida de los españoles, y son peores que cualquier insulto.

La traición del PSOE se ha consumado. Es irrelevante que fuera con once diputados o con todos. Solamente quince de los diputados socialistas se han mantenido dognos y honorables. Desgraciadamente ninguno andaluz.

El PSOE no solamente tiene una crisis interna, sino una crisis entre sus votantes, que le puede llevar a un desastre electoral sin precedentes, que ya es mucho decir. Los dirigentes socialistas viven encerrados en su mundo y todavía creen que están en la España de Felipe González.

El PSOE ha perdido un elemento fundamenta en su narrativa: ser el muro del PP. El PSOE ha hecho posible un gobierno del PP y ya sabemos que votar socialista no es seguridad de que ese voto no termine invistiendo un Presidente de derecha. Los votantes se tendrán que pensar diez veces si le entregan el voto a personas con la poca palabra.

Las próximas elecciones al PSOE solamente se las puede salvar Pedro Sánchez, pero no creo que haya elección primaria del Secretario General, salvo que Susana Díaz tenga la seguridad de que vencerá. Comprendo la decisión de Pedro Sánchez pero considero que dejar el Congreso ha sido un error y que hasta empeñarse en volver a diriger el PSOE no tiene demasiado sentido si el PSOE no cambia su estructura organizativa y estatutaria: siempre le podrán volver a hacer un 1 de octubre.

Efectos estadísticos

El Presidente en funciones y candidato a la Presidencia ha anunciado en su segundo debate de investidura que va a promover las modificaciones pertinentes para paralizar las reválidas de ESO y de Bachillerato, quedando sin efectos académicos y permaneciendo solamente a efectos estadísticos, hasta el Pacto educativo que quieren proponer.

A mí las reválidas en sí no me parecen mal, porque tiene efectos beneficiosos en el estímulo de alumnos y de profesores. Me parecía mal cómo estaban configuradas y me parece aún peor la clarísima intención de hacer clasificaciones que terminan afectando a los alumnos, lo que Rajoy a llamado “efectos estadísticos”.

Uno de los problemas que tienen las pruebas PISA es que no tiene efecto académico y los alumnos que las realizan lo saben. En muchas ocasiones se hacen sin motivación, de modo que los resultados se pueden afectar. Ahora vamos a sumar una segunda prueba que va a clasificar centros y alumnos sin valor académico, una prueba en la que los alumnos no tendrán ningún incentivo para hacerla lo mejor posible.

En cuanto a la mera disputa política, hay que indicar que es es una promesa vacía la de Rajoy, porque este año la reválida no iba a tener efectos académicos, de modo que superarla no iba a ser necesario para titular. Aquí tenemos uno de los éxitos del PSOE de la Gestora: algo que viene en la normativa de aplicación.

La Disposición adicional 5ª de la Ley Orgánica 8/2013 (LOMCE) dice:

2. […] La evaluación final de Educación Secundaria Obligatoria correspondiente a la convocatoria que se realice en el año 2017 no tendrá efectos académicos. En ese curso escolar sólo se realizará una única convocatoria.

El segundo párrafo del apartado 3 dice:

La evaluación final de Bachillerato correspondiente a las dos convocatorias que se realicen en el año 2017 únicamente se tendrá en cuenta para el acceso a la Universidad, pero su superación no será necesaria para obtener el título de Bachiller.

No ha aclarado Rajoy si la suspensión de efectos académicos implica que deja de ser instrumento para el acceso a la Universidad o si piensa presentar una modificación de esta disposición de la LOMCE.

PSOE de Extremadura y PSC

vara
Extremadura es un apacible región, compuesta por dos provincias, regida por el PSOE desde la aprobación del Estatuto de Autonomía, con la excepción del periodo 2011-2015 que contó con un gobierno del Partido Popular en minoría. En 2000 los extremeños eligieron once diputados al Congreso y desde entonces la cifra se mantiene en diez y el mejor resultados de los sopcialistas fue conseguir la mitad o uno menos de la mitad.

En un entorno absolutamente bipartidista, salvo las dos últimas elecciones, tener resultados como los que han conseguido no tienen ningún mérito especial, como parece haber indicado Josep Borrell refiriéndose a Andalucía. No hay que olvidar que Extremadura como Andalucía sociológicamente son más fáciles para partidos de izquierda, de forma que el mérito de la victoria es parecido al de vencer con el PP en Galicia: aquí lo que tiene mérito es ser derrotado.

Está de moda dentro de la obediencia baronil insultar al PSC, por su posición en la Megacrisis del PSOE, y decirles que no aportan nada a las victorias socialistas. Es una postura entre lo cerril y lo ignorante, pues si los escaños de Catalunya, el PSOE no está en condiciones de adelantar al PP. Podrán el PSOE de Extremadura conseguir grandes resultados, digamos seis escaños, pero son insuficientes para superar los populares, que les tienen muy cogida la medida a los del PSOE de Extremadura en las Elecciones Generales.

La política de Catalunya, aunque a algunos les duela escucharlo, es más dificíl. En primer lugar porque se está todo el bendito día en los medios de comunicación, tanto los catalanes como los nacionales, de forma que cualquier desliz tiene repercusiones. En segundo lugar porque hay dos clivajes diferentes y en continua tensión como es el tradicional de derecha-izquierda y el soberanista y no soberanista. En tercer lugar porque es una sociedad mucho más plural y con un tejido económico mayor, y tiene exigencias mucho más diversas. En cuarto lugar porque, desde la Transición, la izquierda ha encontrado diversas forma de expresión institucional, de manera que prácticamente hay un partido para cada matiz, de forma que las ventajas de ser uno de los dos partidos de un sistema de dos partidos nunca han existido. En quinto lugar la existencia de un bienestar mayor en Catalunya que en Extremadura antes de la llegada de la democracia, ha hecho que el efecto de las políticas desarrolladas por los socialistas hayan sido menos vistoso. Y podría seguir.

El partido de Rodríguez Ibarra y de Fernández Vara se convertirá en un partido regionalista del sur de España (si conservan Andalucía que lo tienen muy difícil), si no cambia el mensaje, personas y estructura. El PSOE podría ganar elecciones sin ganar en Extremadura (ha sucedido), pero no lo hará sin vencer en Catalunya.