Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Pensadores’ Category

Pero lo peor es [en Italia] la función tolerada de los esbirros y otras cosas semejantes, que no se atribuyen tanto al romano cuanto a su gobierno de dos cabezas.

I. Kant: Antropología en sentido práctico, p. 271
(AK VII 317, 17-18)
[Subrayado es nuestro]

Read Full Post »

En la última entrada publicada en esta serie apuntábamos algo que considerábamos obvio (que el Cónclave fuera rápido) y quizá fuera conveniente dar una explicación.

El Papado tiene un aspecto de “potestas”, que es plena, inmediata, suprema y demás características que el Derecho Canónico ha ido señalando. Pero junto a ésta hay una “auctoritas” que tiene que ser ganada desde el primer momento.

Está prohibido decir cual ha sido el resultado de las diversas votaciones del Cónclave. Un Papa no consigue la mayoría requerida en la primera votación, ni siquiera la absoluta, de modo que durante unos cuantos días ha tenido a más cardenales en contra que a favor.

El Papado tiene un elemento carismático que se basa en la adhesión incondicional y comprobar empíricamente que no siempre hubo ese apoyo incondicional y que es probable que hubiera otro candidato que se quedara a pocos votos de la elección.

Una elección que se dilata en el tiempo tiene dos efectos: uno que se pasa y otro que no. El primero es que la atención mediática se va perdiendo con cada fumata negra que sale de la Capilla Sixtina (a partir del tercer día ). Pero el efecto que no se pasa es la sensación de profunda división. Por más que sea secreto el escrutinio lo innegable es la dilación.

Read Full Post »

Hay noticias que uno sabe que terminarán ocurriendo, pero que con el tiempo se acaba olvidando que estaba pendiente. Osama Bin Laden y su final era una de esas noticias y un anodino 2 de mayo se ha cerrado la ‘gestalt’ y los Estados Unidos, al cabo de muchos años, han dado con él y lo han matado.

Bin Laden ha sido asesinado, no ejecutado tras un procedimiento legal. Habrá muchos que piensen que lo ordenado por el Presidente Obama es moralmente correcto y otros que mantengan una posición contraria, pero conviene dejar claro qué ha sucedido. En todo caso yo prefiero que esté muerto a vivo.

Naturalmente esta acción tendrá cobertura legal interna en los Estados Unidos, donde nunca es lo mismo lo que se hace dentro del propio territorio a lo que se hace fuera de éste. No en vano los Estados Unidos llevan años manteniendo que están llevando a cabo una guerra contra el terrorismo, de forma que para matar a alguien basta con ser objetivo militar, no estar condenado. De todas formas es un modo de proceder que plantea serias dudas. Y para terminar la gestión de la información creo que está siendo especialmente torpe, aunque explicable.
 
Bin Laden es un símbolo y un líder terrorista. El problema es que su organización no es una organización piramidal, sino que es una red. Las redes no tienen un centro ni una base, de forma que pueden seguir operando aunque se haya cortado alguno de sus nudos. Además el liderazgo era carismático, y esto es lo que ayuda a Occidente, por lo que no cabe una sucesión reglada y si hay sucesión no implica necesariamente que haya una transmisión del ‘poder carismático’.

Hay personas que se sorprenden de que Bin Laden se escondiese en una residencia cerca de la capital pakistaní y no en una desierta cueva en Afganistán. Creo que son los mismos que les gustó esa infame película (El americano) donde un estadounidense se refugia en un pequeño pueblo italiano donde llama más la atención de un flamenco en Pekín. Uno siempre podrá pasar desapercibido entre sus iguales, no en lugares deshabitados donde estar es ya sospechoso.

Ahora nos contarán interesantes historias de inteligencia, comandos, tecnología y tramas que han permitido localizar y dar muerte a Bin Laden. Casi una década han tardado el ejército mejor equipado y la inteligencia mejor del mundo en apresarlo, con lo que la película que Hollywood hará tendrá que encontrar una buena excusa (que lo hará) a tamaña dilación.

Read Full Post »

Andan algunos sectores de los bareros españoles realmente enfadados con la ‘Ley Antitabaco’ y hablan de hasta un determinado porcentaje de descenso de facturación. Es un buen argumento contra la ‘Ley’, tan bueno como preconstituido, pero sobre todo es un argumento incomprobable.

Además parece que comparan un mes bueno como es diciembre (comidas de empresas, comidas navideñas y de amigos junto a más ingresos) con un mes pésimo como es enero.

Es incomprobable porque hay que fiarse de sus palabras ya que no hay forma de contabilizar si ha facturado más o menos. El principal instrumento que se emplea en estos casos, y el más sencillo y directo, es la suma de lo declarado a Hacienda. Pero esto tipo de establecimientos tributan por lo que se conoce como ‘módulos’, es decir, que se le atribuye un ingreso fijo en virtud de una serie de variables. Este sistema de cálculo de los ingresos no es obligatorio, pero casi todos los bareros optan por él ya que es beneficioso.

Si no hay forma clara y externa de comprobar sus aseveraciones, entonces la credibilidad que se otorgue es la que nos merezca el colectivo. Popper decía que un enunciado que no fuera falsable era un enunciado metafísico: un gracioso ejemplo de enunciado metafísico es la bajada de ingresos de los bares en el último mes.

Read Full Post »

Acepto como principio que la actividad de crítica artística es una actividad subjetiva y que siendo subjetiva cada crítico emplea criterios a la hora de enjuiciar una obra o actividad artística que considera objetivos y válidos. Esto no es más que lo que Immanuel Kant llamada ‘universalidad sin reglas’.

Muchas veces cuando leo o escucho una crítica artística se emiten juicios sobre una serie de criterios que normalmente, más bien casi nunca, son explicitados. Dada la aceptación de la subjetividad inherente a una crítica artística, e incluso literaria, lo deseable sería la explicitación de los criterios para poder valorar la crítica desde la perspectiva de la coherencia interna y también, por qué no, de enjuiciar el conjunto de criterios que el crítico considera relevantes a la hora de emitir su opinión sobre una obra artística y literaria.

Habrá quien considere que esto es un canto a favor de una especie de neo-escolástica de los ‘ítems’ o que los criterios deben ser flexibles dependiendo de la obra, pero a mí me parece que no es otra cosa sino un ejercicio de transparencia dentro del ejercicio de una profesión con repercusiones variadas, entre ellas económicas, en sectores de importancia social como son las artes y la literatura.

En el fondo está la posibilidad de someter a crítica la crítica, cosa que no siempre gusta. En España, y en otras tradicionales culturales de corte continental, la tendencia al arcanismo no es más que una estrategia de inmunización (en palabras de Hans Albert).

Read Full Post »

Las encuestas han adelantado correctamente los resultados de las elecciones legislativas en los Estados Unidos y el resultado es que los republicanos se hacen con la mayoría en la Cámara de Representantes, los demócratas conservan su mayoría en el Senado y unos cuantos gobiernos estatales pasan a manos de los republicanos, aunque el más poblado (el de California) será ejercido por un demócrata.

Durante el día de hoy estoy convencido, si no se ha producido ya, que habrá lecturas en clave española del resultados de las elecciones estadounidenses. Es la constante tentación de cualquier tendencia en nuestro país (que es el que conozco) que partiendo de un comportamiento normal se convierte en una idiotez.

Cuando queremos comprender algo que no es a lo que estamos habituados, lo primero que hacemos es una especie de “estructuralismo de andar por casa”, esto es, buscamos los equivalentes en lo que conocemos (la realidad política española). Por ello muchas personas piensan que los demócratas norteamericanos son el correspondiente a los socialistas españoles y los republicanos a los populares españoles.

Esto que es un esquema básico para comprender las cosas, se convierte en problemático cuando salta a los análisis, que tienen que ser más rigurosos, y de la correlación ‘estructuralista de andar por casa’ se pasa a considerar que la victoria de los republicanos es también una victoria de los populares y que los habitantes de España debiéramos tomar ejemplo.

Es más, la extrapolación de resultados de unas elecciones a otras es algo que hay que hacer con mucho cuidado y más por deporte (como escribir un blog) que con una intención seria. Todos sabemos que los resultados de unas elecciones municipales en una localidad normalmente no coinciden con los de las elecciones generales, con los de las autonómicas o con las elecciones europeas. Los votantes actúan según criterios diferentes según se trate de unas elecciones u otras. Si esto ocurre en una sola localidad, imaginadlo a nivel nacional y, sobre todo, si comparamos las elecciones políticas en dos países tan diferentes como España y los Estados Unidos.

Veamos la causa por la que el “estructuralismo de andar por casa” no es válido. Un partido político en los Estados Unidos no equivale ni de lejos a lo que es un partido político en España. Ideológicamente lo que une a republicanos o a demócratas es algo tan vacuo que sólo puede ser categorizado utilizando el concepto del ‘aire de familia’ (Wittgenstein).

La principal consecuencia es que dentro de cada uno de los dos grandes partidos de los EUA hay tendencias muy fuertes, de manera que hay un sector de republicanos y de demócratas que están más cerca entre sí que con las corrientes más ‘duras’ de sus respectivos partidos. El hecho que la elección sea uninominal y no proporcional hace que haya mucho inútil y que haya que escorarse siempre hacia la mayoría que efectivamente va a votar.

La ausencia de una férrea disciplina de partido (cada vez la hay más especialmente entre los republicanos) hace que los votos puedan cambiar de sentido dependiendo de la materia de la que se trate, de las ventajas que cada congresista encuentre en la ley en cuestión y de un conjunto de variables, algunas honestas y otra menos.

La dinámica de las relaciones entre el Presidente y el Congreso (Cámara de Representantes y Senado) es diferente a la de España. El Presidente ni es nombrado por el Congreso ni necesita su confianza, aunque lo precisa para sacar adelante las leyes (aunque cuenta siempre con las ‘órdenes ejecutivas’).

Es difícil que el Congreso haga ‘tragarse’ al Presidente con leyes que no sean de su agrado porque tiene poder de veto que necesita de una fuerte mayoría, que los republicanos ahora no tienen, para levantarlo. O colaboran o habrá una parálisis absoluta de la que el Presidente podrá acusar a los republicanos.

Para concluir: ni Obama es Zapatero, ni el Partido Demócrata es el PSOE, ni el Partido Republicano es el PP, ni el Congreso Federal son las Cortes, ni mucho menos su Senado se parece al nuestro, todo ello con un equilibrio de poder sustancialmente diferente y con un sistema electoral camino de las antípodas del nuestro.

Read Full Post »

Hace unos días, cuando hablaba de la limitación de mandatos, me refería al hecho político de que hay personas que dejan sus cargos por haber agotados sus mandatos (o sin agotarlos) pero que siguen manejando el poder como cuando ejercían el cargo. Éste era el caso de Néstor Kirchner.

Todos los medios hablan de que con la muerte de Néstor Kirchner se tambalea toda la arquitectura política gracias a la cual se mantenía la actual Presidenta y que iba a ser posible que Cristina Fernández o Néstor Kirchner ganasen las próximas elecciones.

La ausencia de una estructura partidaria fuerte (el Partido Justicialista es una locura), hizo que este matrimonio tuviera que crear, a partir de las estructuras peronistas, una organización electoral propia.

Néstor Kirchner ascendió a la Presidencia de la República Argentina después de un periodo caótico con presidentes dimitiendo, saliendo del país, caceroladas continuas e interinajes presidenciales que eliminaban cualquier capacidad de gobierno o de toma de decisiones. Era la época del ‘corralito’.

Kirchner tiene el gran mérito de haberse hecho con la situación y de haber reunido el poder necesario para que la Presidencia de la República pueda llevar a cabo las funciones constitucionales y ejercer, tan importante como lo anterior, el liderazgo político.

Y el liderazgo político es importante porque en un país que ha vivido profundas crisis institucionales, la legitimación carismáticamente sigue siendo, lamentablemente, fundamental. Argentina, y otros muchos países, alimentan mitos políticos basados en las dotes extraordinarias de los dirigentes, dotes que no son exigibles a nadie ni que garantizan una buena gestión, pero que socialmente se consideran necesarias para ser Presidente, gobernador de una provincia o intendente de un municipio.

Uno de los rasgos de los análisis publicados de la figura de Néstor Kirchner que confirman esta visión es que él estaba en continuo contacto con tantos dirigentes del país como les era posible, sin importancia de que dirigieran una municipalidad pequeña y apartada o una provincia importante. El funcionamiento jerárquico solamente es posible si la legitimación es la ‘racional-burocrática’, no en la carismática como es éste caso.

El futuro parece incierto en cuanto que la actual Presidenta, Cristina Fernández, sustentaba su ‘potestas’ en la ‘auctoritas’ de su marido. Y es éste uno de los grandes problemas de la legitimación carismática, ya que con la desaparición de la persona que la tiene, desaparece la estructura de poder o entra en una peligrosa inestabilidad.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »