Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Israel’ Category

Mucho se ha hablado, desde las elecciones del 9 de marzo, sobre los problemas y las virtudes de nuestro sistema electoral. Hay tres elementos que, en mi humilde opinión y por lo que he leído, se concitan a la hora de establecer un sistema electoral: territorialidad, proporcionalidad y estabilidad. Estos tres elementos mantienen una relación de cuenta cero, es decir, el crecimiento de uno de estos elementos implica un decrecimiento de los otros.

Ahora que tanto se habla de la falta de proporcionalidad del sistema electoral español, bien podemos fijarnos en el sistema electoral israelí, que es uno de los más proporcionales que existen. La ley electoral israelí establece una sola circunscripción y una barrera mínima del 2% de los votos para poder entrar en la adjudicación de escaños. La adjudicación se hace por proporcionalidad pura, aplicándose con los restos el “Método Hare” (resto mayor).

Para ver el efecto que un sistema como el español tendría sobre los resultados de las elecciones israelíes he realizado algunas simulaciones. Estas simulaciones se basan en la aplicación de la “Ley D’Hontd” y la división de la circunscripción única en cuatro y en veinte y el establecimiento de la barrera del 3%.

Los resultados se han mantenido homogéneos en cada una de las circunscripciones, ya que el establecimiento en esta simulación sería enormemente arbitrario. También se ha mantenido a todas las circunscripciones con el mismo número de diputados a elegir. Así se contempla mejor el efecto del sistema sobre la proporcionalidad casi pura del sistema israelí.

Los resultados más actualizados que he encontrado de las elecciones son los siguientes:

resultados-eg-2009
Si dividimos el territorio en cuatro circunscripciones, manteniéndose en todas ellas los mismos resultados que se han dado a nivel nacional, se dan los siguientes resultados:

resultados-eg-2009-s04
Aquí se ve como en esta primera simulación tres partidos pierden su representación al no haber superado la barrera del 3% y los partidos más beneficiados son los mayoritarios. La diferencia entre el porcentaje de votos y de escaños se acrecienta notablemente en los dos partidos más votados. Los primeros efectos de la proporcionalidad según el “método D’Hontd”.

La desfragmentación del parlamento israelí se consolida cuando se aumentan, con los mismos criterios, las circunscripciones y de cuatro pasamos a veinte. Los resultados dejan fuera a todos los partidos menos a cuatro:

resultados-eg-2009-s20
Lo más destacado de esta segunda simulación es que cinco partidos políticos más desaparecen de la cámara, incluyendo a la quinta fuerza política que en los resultados actuales tiene once escaños.

La diferencia entre el porcentaje de escaños y de votos aumenta conforme se aumenta el número de circunscripciones y se sigue adjudicando escaños como en España como lo muestra el siguiente cuadro.

diferencia-entre-escanos-y-votos
La simulación a cuatro circunscripciones habría reducido los partidos de la cámara y otorgado más estabilidad al bloque nacionalista-religioso, mientras que la simulación a veinte reduce la cámara a cuatro partidos, dejando fuera a los partidos religiosos y suponiendo un empate entre el bloque nacionalista religioso y el bloque “izquierdista”.

resultados-por-bloques
A modo de conclusiones:

1) El sistema actual es enormemente proporcional teniendo como consecuencia la entrada en la Knesset de doce partidos y aunque en apariencia el bloque formado por nacionalistas y religiosos tiene una ventaja de diez diputados, pero la presencia de seis partidos en su seno le quita posibilidades de estabilidad, como es tradicional en la política israelí.

2) La simulación a cuatro a circunscripciones refuerza al bloque nacionalista-religioso sale enormemente reforzado, así como los dos partidos mayoritarios. Las fuerzas más pequeñas desaparecen y quedan reducidos el número de partidos con representación a nueve.

3) La pérdida de representación del quinto partido con más del 8% de los votos reduce el espectro parlamentario a cuatro fuerzas, dejando fuera tanto las listas religiosas como las árabes. Habría un empate entre los dos bloques, pero que perderían su sentido de ser al posibilitarse pactos entre cuatro partidos con mucha representación y que daría un gobierno muy estable. El problema fundamental es que más del 35% de los votantes no estarían representados en la Knesset.

Fuente sobre los bloques.

Fuente para las tendencias de los partidos.

Read Full Post »

sello-relaciones-israel
Decirle a alguien que es antisemita es una acusación muy grave, porque al racismo se le añade la vinculación ideológica con el Holocausto. Se está extendiendo la costumbre, entre muchos que defienden acríticamente cualquier acción del Estado de Israel, de llamar antisemita a todo el que cuestione las actuaciones del gobierno israelí.

Antisemita sería todo el que considerase inferior en su naturaleza humana o en lo moral a los descendientes del mítico Sem. Los años han hecho que se restrinja el significado para hacer que antisemitismo sea sinónimo de Antijudaísmo, que sería como el antisemitismo pero reduciéndolo a los judíos.

Finalmente hay que señalar que existe otro “anti” que es el Antisionismo, entendido como la oposición a la existencia del Estado de Israel. Por el contrario la crítica a Israel, como a Francia o a Uzbekistán no entra dentro de ningún “anti”.

Que en España se haya sido especialmente crítico con las últimas acciones de Israel no implica que seamos antisemitas. Quien como Martín Varsavsky dice que “España es el país más antisemita en el que ha vivido” para luego decir que hay “desprecio sin agresión” lo que pretende no es otra cosa que hacer propaganda, faltar a la verdad e injuriar a los españoles.

Para calificar a España como antisemita hay que ir más allá de las críticas que pueda generar la política israelí y algunos argumentos de gran calado como el tremendo racismo que hay en llamar “judías verdes” a las judías verdes. Las críticas a la política israelí no llevan a ser antisemita, ya que hay judíos que son contrarios al Sionismo.

Estoy de acuerdo con Javier Maján en que las críticas a políticas concretas se pueden encubrir a algún antisemita, pero tengo la impresión de que es la excepción. En España no hay base sociológica para el antisemitismo como equivalente al antijudaísmo, porque falta el elemento fundamental: una comunidad judía de ciertas dimensiones y visible socialmente. Los argumentos sobre nuestro ADN inquisitorial, sobre nuestra mentalidad antijudía y otras patrañas no son más que una versión de la “reductio ad Hitlerum”.

Lo que nunca se le debería olvidar a los “amigos de Israel”, ahora tan cercanos a la derecha española más rancia, que fue la Democracia y no la dictadura franquista la que estableció relaciones diplomáticas con el Estado de Israel y el gobierno que lo hizo fue un gobierno del PSOE, de la izquierda. ¿No ha sido el gobierno de Rodríguez Zapatero el que ha mandado a varios miles de soldados españoles a defender la frontera norte de Israel sobre el territorio libanés? ¿Los soldados españoles muertos protegiendo la frontera de Israel también muestran que nuestro antisemitismo?

Foto: sello conmemorativo del vigésimo aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre España e Israel.

Read Full Post »

blogs
Me entero por la prensa que el Estado de Israel ha reclutado blogueros de todos los países, afines a este estado, para que defiendan la postura de Israel en la Blogosfera. No se puede negar a los israelíes el hecho de ser el primer país que se ha tomado en serio esto de lo 2.0.

Durante el ataque a Gaza Israel llenó de vídeos el canal de Youtube de sus Fuerzas Armadas. La experiencia les ha debido enseñar a los especialistas israelíes que no basta un canal con vídeos de bombardeos. Ahora quieren tener sus corresponsales en la Blogosfera que mantengan las posturas de Israel y ampare su política, como si la política israelí no hubiera cambiado nunca.

El principal problema que yo le veo a esta iniciativa, desde la perspectiva de la Comunicación Política, es que se ha anunciado y publicitado, de forma que convierte en sospechoso a cualquier bloguero de ser un mero seguidor de las instrucciones del organismo encargado de mantener su red de blogueros.

Evidentemente no sé si estos voluntarios tenían blog previamente, lo mantienen, tienen tráfico y hablan de más temas. La credibilidad es fundamental en este mundillo (como en otros), de forma que si tienes un blog recién nacido, monotemático y monolítico será tachado rápidamente de portavoz blogosférico.

De todas formas el principal problema, insisto que desde la comunicación, es que los israelíes han anunciado lo que pretenden hacer. Cuando se quiere utilizar a otras personas para transmitir una información que tiene dificultades de infiltración social por los medios normales que emplea un gobierno no hay que decirlo, porque pone en advertencia a los que mantienen otras posturas y en actitud de sospecha a todo el que lo sepa.

Read Full Post »

bandera-palestina-e-israeli
En una de las tres entradas que he dedicado al ataque israelí sobre Gaza, he insinuado que hay muchos más elementos que los evidentes en este recrudecimiento del conflicto entre en Oriente Medio. Se ha hablado poco de cómo la política interna de cada una de las partes, más o menos activas, tiene una influencia decisiva en la marcha de los acontecimientos.

Es evidente que la cercanía de las elecciones israelíes, con el Likud de Netanyahu como claro favorito ha hecho que tanto el Kadima de Livni como el Partido Laborista de Barak hayan querido hacer una demostración de fuerza y así recortar la ventaja de los conservadores.

La política interna palestina también importa. La destrucción de Hamás a manos del ejército israelí posibilita la aceptación generalizada del poder de hecho de Abbas y de Al-Fatah y más cuando la legalidad institucional ha quedado suspendida por el fin del mandato del Presidente de la ANP y porque ni se prevén elecciones ni se ha producido la sustitución constitucional.

Es impensable que Israel, una vez que termine de destruir la estructura de Hamás en Gaza, proceda a realizar una nueva ocupación del territorio, y más teniendo en cuenta la experiencia de los estadounidenses en Irak, donde a una sencilla victoria militar le ha seguido una ocupación tormentosa.

La solución más conveniente es que la “ocupación” la realicen los propios palestinos bajo la dirección de Al-Fatah. Esto serviría de alivio militar para el ejército israelí, evitaría el desgaste político del gobierno israelí por las bajas entre sus soldados, así como el empeoramiento (si es posible aún) de su imagen internacional.

Como contrapartida Al-Fatah conseguiría el control administrativo sobre todos los Territorios Palestinos y se convertiría en el único interlocutor internacional de los palestinos. Los problemas de legalidad actualmente vigentes se podrían solucionar con una nueva Constitución, que de camino elimine la posibilidad de los islamistas de volver a ganar unas elecciones, y consagre la nueva situación nacida en estos días.

Parece que todos los demás actores estarían conformes con esta solución, ya que la eliminación de Hamás y de la influencia iraní quitaría una base operativa a los islamistas de la zona, ya que ellos (y no Israel) son el primer peligro que sienten los gobiernos de Egipto, Siria, Líbano o Jordania.

Actualización: Josep Colomer acaba de publicar una entrada sobre el farragoso sistema electoral palestino, que propicia mayorías absolutas, que merece la pena.

Read Full Post »

tablero-ajedrez
Tengo una buena cantidad de blogs agregados en mi cuenta de Google Reader y muchos de ellos han tratado el tema de lo que está aconteciendo en Gaza desde perspectivas y posiciones muy diferentes. También echo mis buenos ratos en Facebook y procuro leer todo lo que ponen los que nos tenemos mutuamente agregados.

Sé que hay blogs radicales, radicales con blogs, pero lo que sedujo en su momento de la Blogosfera fue encontrar a personas de muchas tendencias pero que argumentaban y que no caían en el ataque personal, en las inferencias no autorizadas y mucho menos en las fáciles generalizaciones a las que estamos tan acostumbrados. Pero llevo algunos días en los que estoy cansado.

Estoy cansado de que por decir que la actuación de Israel en Gaza es al menos desproporcionada se acuse al que lo dice de connivencia con el terrorismo. Estoy cansado de que por decir que Israel tiene derecho a la seguridad se le diga a otro que está encantado de la muerte de niños en este conflicto. Estoy cansado de que en la Blogosfera estemos cayendo en una mirada bicolor. Estoy cansado de tanta propaganda y tan poca reflexión.

Read Full Post »

oriente-proximo1
Los territorios palestinos están formados, como todos sabemos, por dos zonas separadas una de la otra y bajo control político diferente. La primera, más grande y mejor comunicada es Cisjordania y se encuentra bajo el poder del Presidente de la ANP, Mahmud Abbas, mientras que la otra es Gaza, en mitad de ningún sitio, y bajo el control de Hamás.

Israel ha entrado en el juego de Hamás respondiendo a sus provocaciones que no habían causado bajas. Israel ataca sin tener un objetivo claro y factible al que se le pueda llamar “victoria”. Pero Israel puede que se encuentre respaldado por sus vecinos, los antes tradicionales enemigos, que desean el fin de Hamás aunque no puedan decir públicamente que se alegran de lo que está pasando.

De hecho los mismos dirigentes palestinos de la ANP se encuentran divididos entre el dolor por la masacre israelí y la idea de que en el fondo ellos hicieron algo parecido con Hamás hace unos años (y los de Hamás lo hicieron con los de Al-Fatah en Gaza). En “El País” de ayer Juan Miguel Muñoz describía muy acertadamente los curiosos pronunciamientos de los gobiernos de la zona y cómo se percibía que estos pensaban que, por una vez, Israel les está haciendo el trabajo sucio.

Los dos principales grupos fundamentalistas, Hamás y Hizbullá, están llamando a una nueva Intifada, algo que solamente beneficiaría a las posiciones más duras dentro de Israel. Sin duda lo hacen porque ellos son maximalistas, porque para ellos el mundo o es su panacea coránica o es mejor morir. Una nueva Intifada tendrá como víctimas a miles de jóvenes palestinos: los llaman para ser carne de cañón.

Read Full Post »

MIDEAST ISRAEL PALESTINIANS
Las más de mil bajas (entre muertos y heridos) causadas por los ataques israelíes contra Gaza
no han hecho más que avivar las contradicciones que el Estado de Israel representa para mí y en otros muchos.

Si alguien considera que la respuesta proporcionada y adecuada a unas acciones, también reprobables, que no habían causado ninguna víctima, es matar a más de 250 personas y herir a más de ochocientas, creo que ha perdido cualquier sentido no sólo de la proporción, sino también moral.

Israel emplea algunas justificaciones, muchas de ellas traídas por los pelos, pero que en días como estos se tornan en insostenibles. No se puede amparar en un “estado de guerra” perpetuo y que en el terreno las cosas se ven de una forma diferente, básicamente porque eso no es una justificación o una causa legítima para una acción armada, sino una especie de garantía de impunidad.

Acepto que Israel tiene derecho a existir y que tiene derecho a defenderse, pero estos derechos no son absolutos ni son excusa para perpetrar acciones como las de estos días. ¿Qué se estaría diciendo y haciendo si por un número de cohetes sin víctimas los palestinos de Hamás hubieran lanzado un ataque causando más de mil bajas en Israel? El fin se justifica en los medios y esto debería ser tenido en cuenta por los dirigentes israelíes.

Israel anuncia una ofensiva terrestre tras el fracaso en el Líbano hace dos años y medio, en medio de una crisis tremenda interna por la corrupción del gobierno Olmert y la imposibilidad de Livni para formar un nuevo gobierno.

En otro plano valorativo, más estratégico que moral, no comprendo las provocaciones de Hamás contra los israelíes; provocaciones que solamente demuestran que el gobierno de Hamás en Gaza en poco tiene la vida de sus habitantes ya que una respuesta israelí de este tipo era de lo más predecible. Si pretendían llamar la atención del mundo sobre la situación de Gaza, lo único que han conseguido es una serie de minutos en los medios, algunas declaraciones internacionales y poca cosa más: en tres días termina el año.

Read Full Post »

contra-el-fanatismoAmos Oz: Contra el fanatismo. Siruela, Madrid, 2007. 104 páginas.

El pasado fin de semana, realmente en una tardecita, me leí este libro de escritor israelí Amos Oz. Evidentemente, aunque se trata el tema del conflicto entre israelíes y palestinos, no es lo que quiero destacar de este libro. Lo que merece la pena es la primera conferencia, ya que las otras dos que forman el libro repiten las mismas ideas, aunque los “excursus” siempre son interesantes.

Me parece interesante la consideración de que el fanatismo pone la justicia sobre la vida. En el fondo creo que es una aplicación, con matices, de la idea de libertad negativa de Berlin, aunque refiriéndose a la vida como primer término de comparación.

La afirmación de que el fanático quiere crear un mundo propio en todas sus dimensiones es esencial para comprender la naturaleza ideológica de esta tendencia. Ningún fanático entiende al otro porque no lo concibe. El otro es una pura apariencia, un engaño deliberado de la irrealidad o del mal.

Frente al fanatismo no debe estar la ingenuidad sino el realismo. La negociación y el compromiso son necesarios, pero dolorosos porque siempre exigen renunciar a algo que quieres y por lo que has podido entregar algo más que tiempo y dinero. Por ello dice Amos Oz que lo contrario de la guerra no es el amor, sino la paz, esto es, que la paz no se obtiene mediante buenos sentimientos, relaciones personales entre miembros de bandos enfrentados o el deseo sincero de no odiarse. La paz exige sacrificios y por, quizás, a los acuerdos de Oslo se les conoce como la “paz de los valientes”.

Read Full Post »

Joan B. CULLÁ: La tierra más disputada. El Sionismo, Israel y el conflicto de Palestina. Alianza. 2005. 624 páginas.

Lo mejor de este libro es la introducción y lo peor es el final, aunque se tiene la ventaja de poder responder a las conjeturas que el autor planteó en 2004. La introducción es soberbia y expone cómo este conflicto es un caso aparte dentro de las relaciones internacionales, entre otras cosas por su cobertura mediática, por el hecho de que todo el mundo tiene una opinión formada y una solución en sus labios, pese a que muchas veces se ignoran cosas tan básicas como la extensión del territorio palestino o la población.

La primera parte del libro traza el inicio y el desarrollo del Sionismo como idea, así como las aplicaciones prácticas, así como la forma de organización del Sionismo, sus disensiones internas y las diferentes estrategias que siguió.

La segunda parte se centra en el nacimiento y el desarrollo del Estado de Israel. Las diversas etapas, los problemas económicos y su característica pluralidad política que a muchos se nos antoja como caótica, favorecida por un sistema electoral puro con circunscripción nacional. A pesar de su extensión el libro aborda muchos temas con grandes trazos y se echa de menos un análisis más profundo, tanto de los aspectos sociales y económicos.

Hubiera sido deseable que el autor dijese claramente cuál es su posición y que no jugase a una equidistancia que no es sostenible. La equidistancia termina saltando por los aires en una serie de excesos semánticos que van más allá de lo comúnmente aceptado en los ámbitos académicos. Yo ya expresé mi opinión.

Pero lo que considero más reprobable es que se emplee la equidistancia y los juegos semánticos se empleen para justificar cuando se quiere describir. Si, además de describir hubiera asumido la justificación, no tendría nada que reprochar y su honestidad intelectual no estaría en duda para mí.

No es de recibo decir que los desplazamiento de población judía en 1948 es una limpieza étnica y que los que se dio entre la población árabe son lógicas consecuencias de una serie de operaciones militares. No es aceptable mantener que las muestras internacionales de rechazo a las represalias israelíes son simples muestras de un antisemitismo renacido (aunque lo encabecen judíos) y que hay “necesarios excesos” en las acciones de las Fuerzas de Autodefensa Israelíes. Los excesos no son necesarios.

Cuando las cosas se ponen feas, hasta para quien maneja los datos, recurre nuevamente el autor a la equidistancia más fría. Compara datos de las bajas producidas por acciones terroristas con las producidas por las represalias israelíes, como si un Estado democrático tuviera como límite a su actuación la misma devastación que detestables grupos terroristas. No deja de ser relevante, aunque lo consigne, la importancia que hay en las correlaciones entre periodos de paz y crecimiento económicos y no lo considere un elemento a tener en cuenta.

Naturalmente el autor se muestra muy crítico con la articulación política de los palestinos. En muchos aspectos ha de dársele la razón, especialmente cuando indica que los palestinos han sido más una excusa para el mundo árabe, y ahora para el islámico, que una verdadera causa.

Read Full Post »

Israel cumplió ayer sesenta años. Como otras muchas personas tengo ánimos enfrentados en los que se refiere al Estado de Israel. Intentaré exponer estos dos ánimos que realmente son dos imágenes antagónicas.

La primera imagen de Israel es el de un país compuesto de refugiados, de los parias de la Historia, que en un terreno hostil edifican un Estado desde la nada. Un Estado cuyos fundadores se criaron en los “kibbutzim”, únicas realizaciones de Socialismo Utópico. Un Estado que lo tuvo todo en contra en su nacimiento y que gracias a la entrega y al sufrimiento de sus primeros fundadores consiguió sobrevivir.

La segunda imagen de Israel es la de un Estado represor, que tiene a millones de palestinos apresados en su propia tierra. Un estado que reconoce que asesina “selectivamente”, que hace cierres a la entrada de alimentos, que alentó masacres en campos de refugiados y que bombardea domicilios aunque estén llenos de niños.

Sin duda Israel es una democracia, pero una democracia con densas sombras. La situación excepcional ha hecho proliferar la corrupción entre sus políticos porque ellos piensan que con el tema de la Seguridad del Estado, nadie atiende a otras cosas. Muchos hacen negocios a costa de la inseguridad de los ciudadanos.

La no separación efectiva de lo religioso de lo estatal y la pérdida de fuerza del movimiento político laico, junto a reformas legales pendientes como la de crear un matrimonio civil está rompiendo a la sociedad israelí, entre la más próspera y liberal que quiere una sociedad moderna; por otro lado nos encontramos con los grupos ortodoxos, la parte más parásita y fanática de la sociedad, que quieren una sociedad sometida totalmente no ya a la Torá, sino a la peculiar y sectaria teología de cada congregación.

Todo sabemos que la única salida para la paz de Israel con sus vecinos es la negociación. Los que no quieren la negociación saben que la mejor forma de impedirla es cometiendo atentados y realizando represalias. Así cada cual tendrá la excusa perfecta para decir que hablar no es posible y que no lleva a ningún sitio. A muchos les interesa la continua confrontación, porque viven de ella.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »