Tú pones los soldados y nosotros los aviones

El empleo de unidades aéreas suele ser decisivo para que unas fuerzas regulares puedan aplastar a unas fuerzas insurgentes. Por muy bien armados que estén los insurgentes y por muchos recursos humanos que tengan, el acceso a unidades aéreas les suele ser casi imposible y son éstas las que marcan la diferencia. La destrucción de la capacidad aérea del régimen de Gadafi, además de las deserciones con aparatos incluidos, junto con la aplicación de las fuerzas aéreas de la OTAN como soporte de las operaciones insurgentes, han hecho que el régimen se hunda.

Estados Unidos y los que somos sus habituales aliados hemos aprendido que intervenir en determinados países directamente es problemático, de forma que lo que se hizo en Afganistán y ahora en Libia ha sido darle una ventaja decisiva a las fuerzas insurgentes. En definitiva una forma muy efectiva y con poco costes en bajas de hacer la guerra.