Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Roma’ Category

El Republicanismo como teoría política también vive de sus mitos e idealizaciones y los grandes mantenedores de esta posición teórica eran conscientes de estos.

Cuando una teoría se extiende a lo largo de la sociedad, se pierde rigor. Algunas ideas del ideal republicano se han extendido rápidamente por nuestra sociedad sin ser conscientes de que eran más bien aspiraciones que realidades aunque fueran pretéritas.

Del Republicanismo se ha popularizado la idea del ciudadano, soldado, miembro de la asamblea y magistrado. Es cierto que durante amplios periodos de la República romana los ciudadanos se hacían soldados (e incluso generales), volvían de la guerra y se retiraban a su quehaceres privados, salvo en lo relativo a su voto en la Asamblea y, en ocasiones, se hacían magistrados por un año. Pero lo importante y la constante era ser ciudadano.

Esta idea, desposeída de todo ropaje, es la que está detrás de la absoluta limitación de mandatos en todo y para todo y la idea de desprofesionalizar la política. Si la ciudadanía es la soberana, debe ser ella la que lleve los asuntos y transitoriamente algunos ejecutores, pero no unos políticos profesionales.

Pero lo que no contamos antes es que ese circuito ciudadanía-milicia-asamblea-magistratura estaba limitado por un sistema aristocrático en buena parte de sus costuras (como indica Polibio). No todos los ciudadanos se incorporaban en las mismas condiciones a las legiones, ni todos permanecían el mismo periodo de tiempo, ni con las mismas funciones; la Asamblea estaba organizada de tal modo que los intereses de los que poseían una posición social más fuerte pudieran ganar cualquier votación; para poder acceder a las magistraturas superiores había que tener un patrimonio considerable porque había que incurrir en fuertes gastos y no eran remuneradas; finalmente el núcleo de debate y decisión no estaba ni en la Asamblea ni en las magistraturas, sino en la reducida asamblea (el Senado) de antiguos magistrados, que también eran los más ricos de la República. La “potestas tribunicia” fue un logro de las clases populares que se fue desvaneciendo conforme la división no era entre plebe y patriciado, sino era por patrimonio.

Los ciudadanos romanos del orden senatorial, los ricos entre los ricos, ni cobraban ni se dedicaban profesionalmente a la política. Efectivamente, transitaban de la vida pública a la vida privada porque para los más ricos nunca había diferencia entre estos dos ámbitos, porque siempre tenían la posibilidad de influir y porque el Senado les proporcionaba participación formal y explícita si era necesaria.

Los que quieran establecer un modelo de vida pública basada en la desprofesionalización, en estar en la vida pública cortos periodos de tiempo sin remuneración o casi sin ella, pueden tener en cuenta la experiencia romana según la cual al final se transformó en el gobierno de los más ricos en todos los niveles, sin fisuras.

Read Full Post »

elmundo.es
Cinco años después de estrenar su última película, la exitosa ‘Mar adentro’, Alejandro Amenábar regresa a la cartelera con ‘Ágora’, una historia de amor ambientada en el Egipto que sufrió la invasión del imperio romano.

Éste es el inicio de la noticia de elmundo.es que da cuenta de la irrupción en cartelera de “Ágora”, la nueva película de Alejandro Amenábar. Lo que más me ha llamado la atención ha sido la referencia a la sufrida “invasión del imperio romano”.

Me parece una muestra de un bestial desconocimiento desde el momento y hora que Egipto se encontraba helenizado desde los tiempos de Alejandro Magno y su sucesor en el Valle del Nilo (Ptolomeo).

Pero sobre todo porque la incorporación de Egipto al poder romano se produce más cuatrocientos años antes de los hechos que se narran. Hipatia murió a principios del siglo V mientras que la victoria de Octavio sobre Cleopatra y Marco Antonio se produce en el 31 a.C.

Vamos, que más de cuatrocientos años no duró la conmoción de la conquista romana. Todo lo contrario, Egipto era una de las zonas más romanizadas, por su helenización previa.

Read Full Post »

Esta entrada pensaba ser una recensión de libro de Everitt titulado Augusto. El primer emperador (Ariel, Barcelona, 2008). Y al menos quiero hablar al inicio de este libro para luego compartir la reflexión que me ha producido.

El libro lo recomiendo vivamente a quienes le interese la Historia. Cuando lo compré, quería comprar un libro “tostón coñazo” lleno de notas a pie de página y de cuestiones puntuales. Pero como no lo abrí, compré otro tipo de libro.

El libro está muy bien escrito y se lee con total facilidad. Explica los antecedentes y las instituciones romanas con una magnífica claridad y con una capacidad de síntesis de la que solamente la “escuela británica” es capaz. Los capítulos pasan volando. El autor lanza hipótesis sobre las formas de elección y las expectativas y posibilidades en cada momento del protagonista y de otros personajes históricos, lo cual es un punto a su favor porque siempre presenta las varias alternativas y qué hechos respaldan a cada una de ellas. Sólo he echado de menos una mejor explicación de la distinción entre vida pública y privada (hay un florentino que la explica muy bien).

marco-junio-brutoMás allá de la recensión quisiera ahora pasar a la parte reflexiva (no quiero ser muy pesado). Los que nos hemos interesado por estos temas (y a los que los estudios también les han hecho interesarse por esos temas) hemos asumido, quizás acríticamente, que el establecimiento del autoritario régimen del Principado era una especie de necesidad histórica, dada la situación de colapso institucional en el que Roma se encontraba.

En el fondo se está diciendo que el autoritarismo era la única solución. Que eliminar el poder de los Comicios y de las Asambleas de la Plebe, que teatralizar al Senado, era la única posibilidad. La consecuencia histórica es que exaltado más allá del mito a la figura de un golpista como Julio César y de su asesinato se ha hecho una tragedia cuando podía haber sido realmente un hecho de resistencia al poder autocrático.

Bruto, caracterizado como la encarnación de la traición, podría volver a ser visto como un líder de la libertad. Catón, presentado como un fanático, como el ejemplo de la honestidad. Cicerón, descrito como un político taimado, como un hombre que renunció a los equilibrios y a su vida para denunciar la locura política de uno de los hombres del tirano.

La historia tiene muchas lecturas, pero aquí estamos ya hablando de imaginario colectivo. Un imaginario que refuerza al autócrata frente al que defiende la ley. Un imaginario que legitima al golpista exitoso frente al republicano derrotado en Farsalia o en África. La interiorización de la libertad exige un cambio incluso de imaginario histórico.

Read Full Post »

Los medios de comunicación se han lanzado a informar que arqueólogos italianos han descubierto la cueva en la loba amamantó a los fundadores míticos de Roma, los hermanos Rómulo y Remo. Algunos advierten que no es conveniente confundir la realidad con la leyenda e incluso, en una indudable “ida de olla”, se lían a hablar de Mussolini (procedente de la misma crónica de agencia, ya que los textos de “El País” y “El Mundo” son parecidísimas) y sus fanfarrias de imperialista romano.

Evidentemente lo que se ha descubierto no puede ser la cueva de amamantamiento de los fundadores de Roma porque tanto este hecho como los propios fundadores son legendarios. Lo que sí se ha descubierto muy probablemente es la cueva que los antiguos romanos consideraban como el lugar de la crianza de sus fundadores. La fiesta más señaladas eran las “lupercalias”, en la que el momento central era una procesión encabezada de jóvenes vestidos de lobos acompañados por la respectiva corporación o hermandad que cuidaba del lugar sagrado del Palatino.

Los que vivimos enamorados de la Historia de Roma desde niños, sentimos con esta noticia la misma emoción que los aficionados a Egipto pudieron experimentar con el descubrimiento de la tumba de Tutankamon. Es el centro del mundo romano, la materialización de todo un imaginario político y cultural. Es tocar la historia directamente, una historia que aún no sabemos el tiempo que ha permanecido oculta.

En la página del Ministerio de Bienes Culturales de Italia podéis encontrar la nota de prensa, fotos y un video.

Read Full Post »