Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Filología’ Category

Encontré en una célebre red social (como lo de ‘unos conocidos grandes almacenes’) a un viejo conocido que en su perfil de la red ponía una cita de Erasmo de Rotterdam en latín y esto me dejó absolutamente anonadado.

Puede que sea demasiado purista, quisquilloso o el calificativo peyorativo que prefiráis, pero hay cosas que no aguanto y una es citar en inglés porque sí, porque queda bien. Erasmo de Rotterdam era de lengua nederlandesa, aunque (hasta donde sé) no se conserva ningún escrito suyo en esa lengua.

Su celebridad provino de sus libros escritos en latín y en ese idioma se le debe citar, al menos en el ámbito académico. Si uno se mueve en un ambiente de castellanohablantes o está en un ámbito no académico, o no sabe el suficiente latín, lo que suele pasar, entonces una buena traducción al castellano puede valer.

Citar a Erasmo, en ese contexto, en inglés sería como citar a Maquiavelo en francés y no hacerlo en italiano o en castellano (en defecto de lo anterior). Sólo comprendo las citas en idiomas no originales y que no sean el materno del que cita cuando el autor tiene una de esas lenguas denominadas no académicas o es inaccesible en su lengua original.

[Perdonad la idea de ola]

Read Full Post »

Acepto como principio que la actividad de crítica artística es una actividad subjetiva y que siendo subjetiva cada crítico emplea criterios a la hora de enjuiciar una obra o actividad artística que considera objetivos y válidos. Esto no es más que lo que Immanuel Kant llamada ‘universalidad sin reglas’.

Muchas veces cuando leo o escucho una crítica artística se emiten juicios sobre una serie de criterios que normalmente, más bien casi nunca, son explicitados. Dada la aceptación de la subjetividad inherente a una crítica artística, e incluso literaria, lo deseable sería la explicitación de los criterios para poder valorar la crítica desde la perspectiva de la coherencia interna y también, por qué no, de enjuiciar el conjunto de criterios que el crítico considera relevantes a la hora de emitir su opinión sobre una obra artística y literaria.

Habrá quien considere que esto es un canto a favor de una especie de neo-escolástica de los ‘ítems’ o que los criterios deben ser flexibles dependiendo de la obra, pero a mí me parece que no es otra cosa sino un ejercicio de transparencia dentro del ejercicio de una profesión con repercusiones variadas, entre ellas económicas, en sectores de importancia social como son las artes y la literatura.

En el fondo está la posibilidad de someter a crítica la crítica, cosa que no siempre gusta. En España, y en otras tradicionales culturales de corte continental, la tendencia al arcanismo no es más que una estrategia de inmunización (en palabras de Hans Albert).

Read Full Post »

El otro día decía que la regla ortográfica que prescribe la necesidad de utilizar puntos en las abreviaturas me parecía una horterada. Un comentarista aplicó a mi apreciación ‘la doctrina del porro’ (por ahí se comienza y se termina sólo siendo capaz de escribir en ‘lenguaje de móvil’).

Las reglas de ortografía son necesarias si se quiere mantener la cohesión de un idioma y que la escritura y la ulterior lectura sean posibles independientemente de cómo cada hablante articule oralmente ese idioma.

En los países influenciados por el racionalismo francés, y en nuestro caso por importación de los Borbones, el establecimiento de las reglas está en manos de una institución de carácter público que, solamente en los últimos años, ha decidido coordinarse con otras instituciones homogéneas de otros países con nuestra misma lengua.

Las reglas ortográficas establecidas por la Real Academia, junto a las otras academias, tienen el valor de ser reglas y de ser medio para cohesionar el idioma (que es un fin que a muchos nos parece apreciables). Pero la regla concreta puede ser mejor o peor y eso entra en el debate lingüístico, ya que la Real Academia podrá poner muchas normas pero se le debe otorgar una autoridad petrina sobre el castellano.

Yo no soy lingüística, por más que me interese, y por ello intento no meterme en esos procelosos terrenos. Pero mi juicio sobre que los puntos en las abreviaturas eran una horterada ni pertenecía a la necesidad de tener reglas o al contenido de la regla, sino que podríamos encuadrarlo dentro de los juicios estéticos, de una subjetiva insultante y radical.

Read Full Post »

El otro día discutía en twitter, con uno de mis adversarios favoritos (tomándole prestada la expresión de Javier Maján), acerca de la conveniencia de que un libro sobre Política e Internet se publicase en catalán. Él lo llamaba sectarismo lingüístico y yo ejercicio de la libertad de escribir en la lengua que uno quiera.

Me llama mucho la atención que los mismos que defienden la libertad de opción en la enseñanza y les parezca muy mal que esa misma libertad se ejerza a la hora de escribir. Evidentemente no lo visten así, sino como problema comercial o ‘catetismo’ al cerrarse un mercado potencialmente superior como es el de la lengua castellana.

Olvidan que las traducciones existen desde la Antigüedad y que no hay libro que se haya resistido a la traducción (ni Ulysses de Joyce ni Ser y tiempo de Heidegger). Si una obra interesa y puede venderse, la editorial la traducirá y el autor, encantadísimo, consentirá en la traducción por la que normalmente se recibe más derechos de autor que por el libro en lengua original.

Un autor como Isaac B. Singer que escribió toda su obra en yidis  no sólo consiguió vender millones de ejemplares, sino que además le otorgaron el Premio Nobel de Literatura en 1978.

El criterio del potencial mercado a la hora de elegir el idioma en el que escribir es un criterio de mercado, valorable, pero su importancia es escasa dada la posibilidad de traducir las obras de un idioma a otro. Si este criterio se implantase deberíamos dejar de escribir en castellano y hacerlo todos en inglés (o en chino), cosa sucede ya en algunos ámbitos especializados como son las revistas científicas.

Read Full Post »

De pequeño consultaba compulsivamente la Enciclopedia Larousse en diez volúmenes que estaba y está en casa de mis padres. No había Internet que permitiese buscar un dato puntual, hacer una consulta rápida ni saltar de un sitio para otros. Esos diez volúmenes, y sus dos suplementos de actualización, eran mi gran ventana al pasado, al presente y al futuro.

Las siglas que empleaban los autores de aquella enciclopedia para referirse a los Estados Unidos eran las de EUA, cuando ya en esa época la que se solían emplear en España eran USA, las correspondientes al nombre inglés.

Es cierto que en los textos en castellano, especialmente los de la prensa, se usa corrientemente la abreviatura EE.UU., con esa curiosa duplicación que no se sabe bien cuál es la razón y que hace que los Emitaros Árabes Unidos sean EE.AA.UU. en vez de EAU [los puntos me parecen una horterada], pero se les desliza las USA en muchas ocasiones, quedando las siglas españoles prácticamente relegadas a una minoría que la que formamos parte mi Enciclopedia Larousse, el señor Egócrata y un servidor.

Read Full Post »

Natalio FERNÁNDEZ MARCOS: Septuaginta. La Biblia griega de judíos y cristianos. Sígueme. Salamanca. 2008. 157 páginas.

Este pequeño libro es una interesante introducción a lo que ha sido una de las traducciones más importantes de la Historia: la que se hizo de la Biblia en lengua hebrea al griego. Esta traducción recibe el nombre de sus setenta traductores (‘septuaginta’ es setenta en latín).

La obra recorre las fuentes más antiguas sobre el modo en el que se realizó la traducción, las revisiones semitizantes a la que la traducción griega fue sometida, las diferencias textuales entre el texto griego y el hebreo y el modo en el que los manuscritos de Qumran han supuesto un respaldo al texto griego sobre el masorético, así como al hecho de que fuera el texto que los autores cristianos de la Patrística manejaron y las consecuencias hermenéuticas que esto tiene.

La Hermenéutica tiene dos fuentes originarias: los estudios bíblicos y los estudios jurídicos. Este libro le da un referente, muchas veces no explicitado, a numerosas cuestiones hermenéuticas tales como la conexión de cosmovisiones, la relación entre pensamiento y semántica, la independencia del texto del autor e, incluso, la independencia del texto del soporte. Recomendable para los interesados en la interpretación.

Read Full Post »


Ayer se cumplieron ciento cincuenta años del nacimiento de Lázaro Zamenhof, el inventor del Esperanto. La idea no estaba mal, como la de todos los lenguajes planificados, pero no ha terminado de calar su iniciativa como lengua internacional, excepto para un grupo muy determinado de personas.

¿Por qué no ha logrado su objetivo?

1) Hay lenguas planificadas que sí consiguen su extensión universal, porque se demuestran útiles para sus fines. Éstas son las lenguas formales de programación o lenguajes de programación (no seamos estrictos con lo de Saussure)

2) La utilidad comunicativa que pretendía ser el esperanto ya está cubierta y, anteriormente, también lo ha estado. La lengua común de comunicación internacional se “elige” en virtud de predominancia política, económica y cultural. Desde la antigüedad han existido estas lenguas de intercomunicación.

3) El hecho de que la lengua de intercomunicación sea también la lengua de importantes comunidades de hablante ha permitido que ésta incorpore nuevos términos y cambios, sin necesidad de decisiones centralizadas.

4) El hecho de que una hegemonía política y económica vaya acompañado de cierta hegemonía lingüística no es casual. Es consecuencia de la primera y la primera tiene un punto de apoyo en ésta. Nadie va a renunciar a estas ventajas.

Read Full Post »

Older Posts »