Susana Díaz no arranca

Si hay primarias entre los militantes del PSOE y hay candidatos competitivos, Díaz perderá con muchas posibilidades la Secretaría General y, como están las cosas, también dejará de ser secretaria general del PSOE-A y Presidenta de la Junta de Andalucía. Si hay un Congreso con delegados elegidos en dos votaciones indirectas, entonces Díaz multiplica sus posibilidades porque es en esos cabildeos donde ella es maestra.

El problema que tienen Díaz y Sánchez es caer antes de llegar al proceso, sea el que fuere. Mientras que Pedro Sánchez hace una campaña basada en la coherencia y en la militancia, Díaz la hace cimentada en su posición institucional, uniendo su candidatura a la marcha de la Gestora del PSOE y a su llevanza de la política diaria.

Cada día está más claro que tenemos una Gran Coalición de hecho, que es la peor de las situaciones para el PSOE. Si ya muchos no comprendemos ni compartimos la abstención y el apoyo al Gobierno de Rajoy, haberlo hecho y seguir haciéndolo sin un acuerdo general no es más que la expresión de la rendición de los socialistas. El Presidente del Gobierno concede triunfos más simbólicos que reales a los de la Gestora para que puedan mantener la farsa de la oposición útil, mientras aceptan el techo del gasto y las líneas maestra de los Presupuestos; una medida de poco alcance a cambio de aprobar miles de medidas como son unos Presupuestos Generales del Estado.

Las Plataformas de militantes van proliferando en todos los lugares, con la circunstancia de tener que buscar en muchos casos espacios fuera las sedes oficiales del Partido. Pedro Sánchez ha hecho una aparición multitudinaria y veremos como son las siguientes, pero cada vez que sale le marca la agenda a Díaz y a todos los que se mantienen agazapados en segunda, tercera y cuarta fila esperando que se quemen los que están por delante.

Tan necesitada está Díaz de que parezca que tiene una militancia detrás que ha organizado un acto en Jaén sobre la dependencia para llenar un espacio y ser respaldada públicamente por Rodríguez Zapatero, al que ella y los demás escondieron vergonzosamente en la campaña de 2011.

Díaz precisa más que nunca que la masa de militantes del PSOE-A porque su lanzamiento institucional en Bruselas no es que haya sido un fracaso, sino que ha supuesto un inmenso ridículo. Ella pretendía instrumentalizar a los dirigentes comunitarios, especialmente a los socialdemócratas y socialistas de otros países, para proyectar en España una imagen de estadista que no tiene, entre otras cosas, porque no lo es. Los políticos de aquellos lugares, experimentado en mil batallas en sus partidos, no picaron el grosero anzuelo fabricado en San Telmo y nadie se dispuso a que una jefa regional de los socialistas españoles lanzase su campaña a costa de ellos, respaldando no se sabe muy bien qué. Es por ello por lo que el saliente Presidente del Parlamento charló con ella entre cinco y quice minutos no e su despacho, sino en dos asientos en un pasillo.Y también es por ello por lo que solamente consiguió reunir a treinta y cinco eurodiputados socialistas (catorce españoles) de los cientos ochenta y nueve que conforman el Grupo Socialista del Europarlamento.

Las masivas manifestaciones en Granada, Huelva y Málaga han roto la fantasía de que Susana Díaz no recorta ni en Sanidad ni en Educación. Recorta en las dos y en la capital oriental donde había dos hospitales va a terminar habiendo uno, con dos sedes separadas por kilómetros. Andalucía, donde ganó con menos voto que cuando Griñán fue derrotado, ya no tiene el apoyo incondicional de antes y ni siquiera la incapacidad del PP de Andalucía puede bastar en esta ocasión.

La fuerza de Susana Díaz es la fuerza del PSOE-A. En Andalucía hay un ya sospechoso silencio demoscópico que podría indicar la intención de no debilitar a Díaz, al PSOE-A y a la Gestora con la posibilidad de un desastre socialista pasado Despeñaperros. Por el contrario sí han salido varias encuestas que publican los que todos los que conocen al PSOE y a sus votantes de siempre saben: la inmensa mayoría quiere a Pedro Sánchez y Susana Díaz es la más querida por los votantes del PP.

 

Considerar los procedimientos como un mero trámite

El resultado de dos referendos, el del Brexit y el del acuerdo de paz en Colombia, han arrojado resultados inesperado y, precisamente por inesperados, se han tornado en resultados desastrosos. Muchos analistas coinciden, junto a una cantidad enorme de causas, en que los convocantes, seguros de la victoria de su opción, no se han empleado a fondo en el referéndum, de forma que su desidia ha dejado abierta la puerta a la victoria.

Ahora hay una curiosa polémica, en la que se requiere ridiculizar el “no” de los valones al CETA (Acuerdo comercial de la UE con  Canadá) sobre la base de su escaso peso demográfico, de su extensión o de que pueden ser los únicos. Parece que si las facultades de control de los tratados de Bélgica que su Constitución le da (y que la Unión preserva) no debieran ser nunca ejercidas, que deberían consentir en la ratificación simplemente porque se ha negociado y firmado.

Referendos o ratificación, elementos esenciales en él ejercicio de la soberanía de un Estado, es visto un mero trámite que debe pasarse y solamente con la decisión “correcta”. Si no se decide “lo correcto”, el procedimiento debe ser eliminado.

Los referendos para las decisiones importantes, en las que tiene sentido que la soberanía popular se exprese, y el procedimiento de ratificación de los tratados internacionales tiene sentido: que la voluntad de quien tiene poder no sea suplantada por los negociadores.

Si los ejecutivos, nacionales o comunitarios, quieren que se apruebe en referéndum su acuerdo o se ratifique su tratado, deben tratar a los ciudadanos o al agente ratificador como adultos, saber que ellos depende todo y no someterlos a campañas de chantaje del tipo o consentís o es el caos por vuestra culpa.

¿Segundo referéndum?

Los líderes comunitarios se están mostrando muy consecuentes con el resultado del Referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea. Si alguien esperaba, entre los que apoyaron ayer la salida, que iban a ver como se gimoteaba pidiendo a los británicos su permanencia, se ha confundido plenamente. Da la impresión de que quieren mandarle el mensaje al electorado británico de que tienen que asumir las consecuencias de lo que han votado.

El Tratado de Maastricht requirió dos referendos en Dinamarca, uno negativo y otro positivo, para poder ratificado. Por medio se negoció un protocolo que creó un régimen especial para los daneses dentro del Tratado. Los líderes comunitarios de la época estaba empeñados en meter a la Unión en una nueva etapa y estaban dispuestos a transigir incluso ante Dinamarca para lograr el objetivo general.

Una vez ante el abismo, una vez que los medios comiencen a informar de las dificultades reales de la salida del Reino Unido de la Unión y, pasados unos meses, cuando grandes empresas y fabricantes anuncien su intención de trasladarse al territorio de la Unión para evitar aranceles las encuestas pueden mostrar otra realidad. Cuando el paso del tiempo muestre claramente que el paraíso prometido por los que defendieron la salida se ha convertido en un infierno, entonces puede surgir la idea de un segundo referéndum, con un nuevo régimen (que ya habían conseguido hace unas semanas), sí puede ser ganado después de que los británicos hayan visto el abismo.

Y eso es lo que Merkel, Hollande y otros líderes quieren conjugar. No estamos en los primeros noventa, el Reino Unido no es Dinamarca y ya se han hecho todas las concesiones imaginables, decentes e indecentes a los británicos

European Stability Mechanism

Cada vez se plantea un rescate a un país europeo, especialmente en el caso de los rescate griegos, pasamos por la verbena del Parlamento de Finlandia y del de Estonia donde se toma un protagonismo inusitado y tenemos que estar pendiente de lo que eligen. Mientras tanto España se pone de perfil y no dice nada, ni a favor ni en contra, no vaya un finlandés o un estonio a molestarse con nosotros.

El Mecanismo Europeo de Estabilidad (European Stability Mechanism) fue creado mediante un tratado internacional para darle un marco institucional a los rescates. Este instrumento internacional prevé la suscripción del capital social del Mecanismo por parte de los Estados miembros. Uno piensa que Finlandia o Estonia, por lo pendientes que estamos de ellos en cada crisis, son grandes contribuyentes.

Estos son los dos anexos. El primero el porcentaje de la aportación de cada Estado miembro. El segundo el dinero desembolsado por cada Estado miembro. Ambos pertenecen al texto consolidado del Tratado del MEE-ESM.

MES ESM Anexo 1MES ESM Anexo 2
La contribución española es 6,62 veces la de Finlandia y más de 64 veces la de Estonia. Mirando los anexos se puede comprobar que España es el quinto contribuyente al MEE y aquí las cantidades totales importan y mucho, porque con una media “per capita” no se completa la cantidad de dinero para realizar el rescate de un país.

Alexis Tsipras ha dejado sin discurso a Pablo Iglesias

Sin ninguna necesidad Alexis Tsipras asoció a Pablo Iglesias a su persona al invitarle a intervenir en el cierre de campaña de Syriza y oficializó lo que implícitamente se conocía: una victoria para Tsipras en la negociación de la deuda sería una victoria para Iglesias y para un Iglesias italiano. Los problemas se multiplicarían para los países y particulares que han prestado su dinero.

Tsipras aprendió tarde que meterse en la política interna de dos pesos pesados de la deuda soberana como España e Italia solamente le traería inconvenientes. En su reciente visita al Parlamento Europeo, el Primer Ministro griego pasó abiertamente de saludar al “líder de la oposición en España”. Pero el mal a los griegos estaba hecho.

Iglesias y Podemos comenzaron fuerte con el tema de la deuda y hablaron abiertamente de impago en su programa para las Elecciones al Parlamento Europeo en 2014:

PodemosDeuda2014Cuando subieron en las encuestas y ya no eran ni de izquierda ni de derecha, sino que querían la centralidad del tablero político, en el documento-base para su programa económico matizaron un poco más, sustituyendo el impago por las quitas parciales:

PodemosDeuda2015
Después del desastre de la puesta en práctica de sus propuestas en Grecia, han modificado nuevamente este eje esencial en su programa económico y apuestas por la relajación de los objetivos de déficit:

PodemosDeuda2015bis
Recuerdo la entrevista de Risto Mejide a Iglesias en la que afirmaba que en el caso de un impago todos los acreedores se pondrían tranquilamente a la cola. Después de lo sucedido en Grecia en estos días, parece que su estrategia política es errónea e intenta conjurar la derrota de Tsipras, que también es la suya, intentando decirnos que ellos siempre han mantenido lo que Pérez Rubalcaba defendía en 2011 y luego Mario Draghi se incorporó a las decisiones de la UE: el ajuste no puede comprometer el crecimiento. ¿Para esto hace falta Podemos?

El amigo ruso

Podríamos trazar una región intraeuropea que comprendería el conjunto de países en los que es mayoritaria la Iglesia Ortodoxa y común el rito bizantino, con sus variedades.

Cuando se negociaba el rescate de la Unión Europea con Chipre y surgieron serias dificultades internas, apareció el fantasma de Rusia como posible alternativa a la Unión Europea para salvar a Chipre de la bancarrota.

Pero resultó que los rusos no querían rescatar a los chipriotas a un interés menor y con exigencias menos onerosas que los comunitarios. El gobierno de Rusia lo que querían era salvaguardar los intereses de miles de titulares rusos de depósitos en Chipre.

Frente a la política de la Unión Europea de seguir dando préstamos a bajísimo interés a Grecia a cambio de reformas y recortes, ha reaparecido la figura de Rusia como alternativa a las “maldades” de Bruselas.

La bajada del precio del petróleo no sitúa a Rusia en la mejor situación para prestar dinero a los mismo intereses que la UE. Si Rusia prestase dinero a Grecia no pediría recortes o reformas, porque prestaría a interés de mercado que en el caso de Grecia es un interés salvaje, impagable.

Nadie duda de que Rusia querría llevar su influencia a Grecia, pero no tiene capacidad de prestar a un interés ridículo a Grecia durante décadas. ¿Estaría Grecia dispuesta a salir de la UE y de la OTAN a cambio de asistencia financiera por parte de los jerarcas del Kremlin? ¿La Panortodoxia no tiene por ahora una vertiente política ni financiera?