La gran oferta de empleo público

Todas las administraciones están anunciando una gran oferta de empleo público. Todos los gobernantes intentan vender lo que es una necesidad, como una medida para garantizar servicios y derechos. La realidad y las causas son otras.

Una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha determinado que es contraria al Derecho Comunitario la situación de los interinos en la administración española, entre otras cosas cierta discriminación salarial y el no ser indemnizados al finalizar su trabajo.

La ventaja económico-financiera que representaban los interinos para las administraciones, además de una fuente de clientelismo, desaparece ya que tienen que cobrar lo mismo y tener los mismos derechos que el resto de los trabajadores en caso de despido. Y es por ello por lo que las administraciones se lanzan a cubrir la llamada “interinidad estructural”, esto es, el número de interinos siempre presentes que a veces ocupan puestos que por las peculiaridades del Derecho Administrativo no pueden cubrir los funcionarios de carrera.

Este año saldrá miles de plazas que debieron salir a lo largo de décadas. Porque si bien los interinos con menos tiempo de servicio pagaron la crisis con la pérdida de empleo, permaneció una masa crítica de interinos ocupando plazas necesarias, que no salían a los cauces ordinarios de provisión, y que cercenaron la posibilidad de muchos jóvenes de acceder a este tipo de empleo.

Ahora saldrán todas esas plazas a la vez. En última instancia ha sido responsabilidad de todas las administraciones haber creado esa situación por un mal entendido ahorro y un interés clientelar. Si algo bueno tiene la sentencia del TJUE es que han perdido los incentivos económico-financieros para volver a hacerlo.

Sueldos y rendimiento

Cada cierto tiempo salen en los medios los tremendos sueldos y jubilaciones de la élite empresarial de las grandes corporaciones y sobre todo de la banca. Los que justifican estos sueldos inimaginables dicen que se paga un talento, unos conocimientos y unos resultados acordes con la cuantía.

El otro día en El País se publicaba un reportaje sobre la gestión de la “hucha de las pensiones” que desde que fue creada ha conseguido 26.000.000.000 € con las inversiones que han realizado y que ganaban más que los grandes fondos. El equipo de inversiones no llegaba a la decena de funcionarios pagados como funcionarios (un buen sueldo pero nada del otro mundo).

Si un fondo como el Fondo de Reserva de la Seguridad Social hubiera estado gestionado por la banca, los costes de las retribuciones de los directivos, los incentivos y los mil conceptos retributivos, así como una jubilación sustanciosa (y no eso de MUFACE) se hubieran llevado un buen pellizco de lo que hubieran podido sacar, si lo hubieran logrado.

Vistos los beneficios del Fondo de Reserva de la Seguridad Social y vista la remuneración de sus gestores, cabe preguntarse si otras remuneraciones están justificadas o se autojustifican por parte de un grupo privilegiado que coopta a sus miembros y que hace su trabajo muchas veces sin tener que responder por sus resultados, ya que son contratados una y otra vez después de arruinar a sus empresas.

 

Concepto de interino según eldiario.es

El periódico digital eldiario.es daba cuenta de una sentencia de un juzgado madrileño de lo contencioso-administrativo que obligaba a la Comunidad de Madrid a pagarle el mes de julio y parte de septiembre a una profesora interina que había estado cubriendo una plaza vacante.

Hasta ahí una batalla judicial más entre el profesorado y sus respectivas administraciones educativas.

Lo interesante es la definición que se da de interino: funcionarios con una oposición aprobada pero que no tienen una plaza fija. Un interino solamente es funcionario durante el tiempo en el que está trabajando y, en Educación como es este caso, los hay que aprobaron los exámenes pero no consiguieron plaza al ser superados en el concurso de méritos, los hay que aprobaron uno de los ejercicios únicamente, los hay que una vez aprobaron una prueba de acceso a una bolsa de interinos e incluso los hay que nunca han aprobado nada de nada.

De hecho el artículo 10.1 del Estatuto Básico del Empleado Público da el concepto con una gran claridad:

1. Son funcionarios interinos los que, por razones expresamente justificadas de necesidad y urgencia, son nombrados como tales para el desempeño de funciones propias de funcionarios de carrera, cuando se dé alguna de las siguientes circunstancias:

a) La existencia de plazas vacantes cuando no sea posible su cobertura por funcionarios de carrera.

b) La sustitución transitoria de los titulares.

c) La ejecución de programas de carácter temporal, que no podrán tener una duración superior a tres años, ampliable hasta doce meses más por las leyes de Función Pública que se dicten en desarrollo de este Estatuto.

d) El exceso o acumulación de tareas por plazo máximo de seis meses, dentro de un periodo de doce meses.

Sensu stricto la definición [si entendemos por oposición el conjunto de concurso-oposición] es de lo que en el mundillo de la Educación se conoce como “expectativa de destino”, esto es, un funcionario de carrera que no ha obtenido destino definitivo.

 

Asesores

La Neopolítica ha cargado contra la figura de los asesores, como lo hace el PP cuando los asesores no los nombra él. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha decidido prescindir de todos los asesores externos y confiar únicamente en el consejo de los funcionarios municipales.

La figura del asesor ha sido utilizada por el PP principalmente para crear una administración paralela, de naturaleza política y no funcionarial, y llenarla de fieles del partidos y de sus cargos públicos. Personas sin ninguna preparación destacada, muchas veces por debajo de lo deseable, y sin ningún tipo de cualidades llenaban despachos en cantidades cada vez mayores con sueldos proporcionales a su incapacidad y lealtad al amo. Chavales de veintipocos años escalaban por las asesorías del partido en las diferentes administraciones mientras se dedicaban a cuidar de sus carreras, a desarrollar sus cargos orgánicos o sencillamente a ejercer de chivatos (porque para ser comisario político hay que tener algo de fuste).

La solución sencilla es prescindir de los asesores. El problema es que el funcionariado ni lo sabe todo, ni lo tiene que saber. Como funcionario que soy creo que nosotros nos situamos en el plano del ser, que conocemos bastante bien, pero nos cuesta movernos al plano del deber ser que es el propio de los políticos.

Supongamos que soy alcalde de una ciudad mediana y quiero modificar las medidas en materia de ayuda a la conciliación familiar. Lo mejor que puedo hacer es traer a alguien que conozca el tema a fondo, con cualificación contrastable, que esté al día en las acciones de otros municipios y que además tenga la habilidad para adaptar todo ello a las peculiaridades de mi municipio y a mis disposiciones presupuestarias.

Y hay materias tan política que necesitan siempre a alguien experto y entre ellas está la comunicación política e institucional. Buena parte de los problemas de la nueva alcaldesa es que no hay nadie profesional, con experiencia y capacidad para saber cerrar la crisis comunicativa, prever las acciones del adversario y organizar una respuesta contundente. Tampoco lo hay en el partido instrumental, ni en Podemos, ni en Ganar Madrid, ni en Convocatoria por Madrid, ni en los ex-IU, ni en cualquier otros grupúsculo.

Desde el día en que Carmena fue elegida por los concejales se ha evidenciado una falta absoluta de organización en la comunicación, una agenda y una organización sensata de los mensajes. Eso sí, un buen Director de Comunicaciones no se sustituye con cien chavales voluntarios que metan propaganda en buzones: hay que pagarlo.

Objetivo San Telmo (LV): No es de sentido común

SentidoComun
Los de Podemos Andalucía han condicionado el apoyo a la investidura de Susana Díaz a que los socialistas acepten tres propuestas que ellos califican “de sentido común”.

Me detendré en la última. Pide la reducción de altos cargos y de acuerdo con la dicción literal interpreto que un incremento de las plantillas de Educación, Sanidad y Bienestar Social correspondiente al ahorro hecho con la reducción de altos cargos.

Pero la expresión “hasta recuperar las plantillas menguadas” me hace pensar que quieren ir más allá. Cualquiera con dos dedos de frente sabe que la reducción de altos cargos no te permiten volver a la situación anterior a los recortes, de forma que hemos de concluir que o bien son tontos los de Podemos o bien están pidiendo volver a contratar al personal recortado. Suponiendo que no son tontos, lo que reclaman es contratar al personal recortado.

Me centraré en Educación que es de lo que sé algo. Cualquier recorte de personal tiene dos vías: amortización de plazas por alguna de las causas posibles, generalmente la jubilación, y el no llamamiento de interinos. Como no creo que reclamen de “desjubilación” de profesores, lo que reclama Podemos es la nueva contratación de los interinos hasta llegar a las plantillas anteriores a la crisis.

Podemos bien podía haber reclamado la convocatoria de oposiciones para cubrir las plazas amortizadas o incluso plazas que siempre son provisionales y que se dotan todos los años. Podría haberlo hecho, pero no lo hace. Podemos hace suyo el discurso pro-interino de Educación donde los que sacan su plaza son los malos, los que tienen que desempeñar los peores destinos y deben cobrar menos, haciendo de esta forma pública y constante penitencia por haber aprobado.

No es de sentido común seguir pidiendo interinidad, que es un precariado pero dentro del Derecho Administrativo, salvo que Podemos haya tomado partido, como parece que lo ha hecho, por los que no son capaces de aprobar las oposiciones que forman una casta dentro de la Educación andaluza en vez de hacerlo a favor del mérito, de la capacidad y de la limpieza.

Candidatos europeos (2) La política de los docentes

21Siempre he tenido la sensación de que en política hay muchos docentes, desde los universitarios a los de enseñanza primaria. Sería una caso privilegiado de lo que hace unos días señalábamos sobre cómo las trabas al acceso a la política le ha dejado en manos de funcionarios y aparatchiks.

El 57% de los funcionarios que iban en las listas europeas de los cinco partidos analizados eran funcionarios docentes. Algo más de universitarios que de otros niveles, pero ninguna diferencia excesiva. De tal manera que podemos calcular que cerca del 20% de estos candidatos son docentes.

DocentesTotal
A la hora de estar en los puestos de salida hay algunas variaciones menores entre el porcentaje de los docentes elegidos y el de los docentes candidatos. Preparación, disponibilidad horaria, falta de incompatibilidades y ganas de cambiar explican este curioso hecho.

Sobresueldos connaturales

Siempre me han resultado muy raros esos funcionarios de los cuerpos superiores de la Administración que tienen bastante propiedades, llevan un gran tren de vida y disponen de bastante dinero líquido. Me han llamado la atención porque sus sueldos, siendo buenos dentro de la función pública, no dan por mucho que los estires para tener esa capacidad económica.

Durante mucho tiempo ha habido, y permanece, un pacto oculto por el que, a cambio de una remuneración buena y discreta, se consienten actividades que vulneran la exclusividad y pueden afectar a la imparcialidad.

Esto explica el motivo por el que dentro del Partido Popular se considera que los sobresueldos de las cuentas de Bárcenas son algo sin demasiada importancia. De hecho creo que no comprenden la atención de los medios y que les deja perplejos que unos simples sobresueldos se les asocie con la corrupción.

Buena parte de los dirigentes del PP proceden de los cuerpos superiores funcionariales de modo que muchos de ellos han visto los sobresueldos (como asesoría informal y remunerada, despachos de abogados a nombre del sobrino o el próspero ejercicio del “interesarse por”) como algo connatural al servicio público. Muchos parecen venir de un mundo donde al sueldo se le unen otros complementos con los que se cuenta porque si se viviera del sueldo, no se podría llegar la donosura de existencia que se lleva y se parecería uno más a esos tristes funcionarios que solamente viven con su sueldo.