Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Betis’ Category

Es cargante escuchar a los hinchas y medios de cada de los dos principales equipos de fútbol de este país quejándose continuamente de los ‘arbitrajes canallas’ que sufren sus equipos.

Los dos grandes equipos solamente se enfrentan dos veces durante la liga, por lo que hemos de suponer que esos ‘arbitrajes canallas’ no se dan en los Barcelona-Madrid sino en los enfrentamientos que estos equipos tienen contra los otros que juegan, que no disputan, en la Primera División.

Si los árbitros perjudican al Madrid y al Barcelona beneficiarán, lógicamente, al Sporting, al Rayo Vallecano, al Betis, al Zaragoza, al Osasuna, o al Villareal. En el fútbol español actual los grandes beneficiados de los arbitrajes en este país son los equipos modestos y que los equipos grandes son víctimas de los colegiados.

No me cabe duda de que los aficionados, jugadores, directivos y técnicos de los equipos modestos están esperando con deseo la fecha de jugar contra el Madrid o el Barcelona para tener un arbitraje ventajoso.

Read Full Post »

Estadio Benito Villamarín

El Real Betis Balompié SAD ha decidido, tras consultar con abonados, cambiar el nombre de su estadio que dejará de ser ‘Manuel Ruiz de Lopera’ para denominarse ‘Benito Villamarín’.

Cuando Lopera le puso su nombre al estadio lo hizo con el beneplácito de la masa social y de los aficionados del Real Betis. El hundimiento de su liderazgo carismático, respaldado accionarialmente, ha llevado a que fuese un clamor retirarle el mayor reconocimiento que una entidad futbolística puede hacerle a alguien.

En el Betis parece que hay una demanda muy fuerte de volver a la senda tradicional y la vuelta al antiguo nombre del estadio quiere ser un símbolo de ello. Ahora todo el mundo negará que fuera ‘loperista’ y que riera y aplaudiera las salidas de tono y las gracias sin gracia del antiguo dirigente. Ésta es la ventaja de ser de la base: no hay que justificar los actos.

Volviendo al nombre del estadio. La redenominación como “Benito Villamarín’ nos habla del Betis en el que aprendimos a ser bético, a que estamos con nuestra entidad a pesar de todo y a esos domingos familiares, de bocadillo y refresco en el descanso, mientras esperábamos que el equipo reaccionara en el descanso después de un charla milagrosa del entrenador de turno.

Read Full Post »

Las diversas informaciones que están apareciendo sobre corrupción en el fútbol parece que está teniendo la trascendencia que debiera dada la importancia social y económica que tiene este deporte en España. Siempre hay sospecha sobre el fútbol, sospechas que para algunos forman parte de la esencia de este juego, y por ello la FIFA no quiere introducir ningún avance tecnológico para que determinadas aberraciones contra el reglamento no se den.

Todo aficionado sospecha de los árbitros y de los equipos que a final de temporada no tienen nada que hacer. Sabe y consiente que se vayan otorgando ‘primas por ganar’ pero el hecho de que los ascensos a Primera se deban a sobornos, puede llegar a romper con la última confianza y la mínima credibilidad que deberían tener nuestras competiciones nacionales de fútbol.

Los límites de lo aceptable, en el fútbol español, se han ido ensanchando en función de lo que se estaba dando. Las autoridades deportivas han dado legalidad a cada una de las situaciones de hecho que se han dado o han mirado para otro lado cuando la ‘legalización’ no era demasiado presentable.

Pero nunca, como ahora, las autoridades deportivas tienen que actuar dando un ‘escarmiento’ para salvar el último límite que, al menos, debe mantenerse con una apariencia de cumplimiento: no comprar los partidos. De no hacerse esto el calendario y la primera vuelta de cada liga pueden convertirse cuasipúblicamente en la tabla de precios de los partidos a disputar.

Un incentivo para hacer algo: recordar lo que era en España el Tour de Francia hace unas décadas y lo que es ahora.

Read Full Post »

Hay cosas que a uno le conmueven, aunque principalmente sea fuente de disgustos. Para mí una de esas cosas es el Real Betis Balompié, que no pasa precisamente por su mejor momento ni deportivo ni institucional.
Ello nunca ha sido óbice para que los colores verdiblancos me provoquen un estremecimiento del alma cuando los percibo. Esto me ha pasado cuando he comprobado que el equipo de Cork, el “Cork City FC” ha llevado una camiseta como la de Real Betis hace dos temporadas. Y es que el espíritu de Heliópolis llega hasta Hibernia.

Hay cosas que a uno le conmueven, aunque principalmente sea fuente de disgustos. Para mí una de esas cosas es el Real Betis Balompié, que no pasa precisamente por su mejor momento ni deportivo ni institucional.

Ello nunca ha sido óbice para que los colores verdiblancos me provoquen un estremecimiento del alma cuando los percibo. Esto me ha pasado cuando he comprobado que el equipo de Cork, el “Cork City FC” ha llevado una camiseta como la de Real Betis hace dos temporadas. Y es que el espíritu de Heliópolis llega hasta Hibernia.

Cork City FC

Read Full Post »

EEHA CSIC Sevilla
Esta foto tomada ayer, 8 de julio de 2009 a las 14:20 horas, por un servidor de ustedes, pertenece a la sede de la Escuela de Estudios Hispanoamericanos del CISC en la calle Alfonso XII de Sevilla.

¿Qué echáis de menos? Si os fijáis en las banderas hay tres astas pero solamente dos banderas, estando presente la bandera española y la europea, pero faltando, en la asta izquierda la bandera andaluza.

Esto hizo nacer en mí el nacionalista andaluz que nunca he sido y siguiendo el espíritu ya anunciado de “Estío 2009”, iniciar una “Guerra de Banderas en Sevilla”.

El uso de la bandera española y de otras banderas en los edificios públicos está establecido en la Ley 39/1981, de 28 de octubre, por la que se regula el uso de la bandera de España y el de otras banderas y enseñas (BOE núm. 271, de 12 de noviembre).

Dice el artículo 4:

En las Comunidades Autónomas, cuyos Estatutos reconozcan una bandera propia, ésta se utilizará juntamente con la bandera de España en todos los edificios públicos civiles del ámbito territorial de aquélla, en los términos de lo dispuesto en el artículo sexto de la presente ley.

Y el artículo 6 al que se refiere el 4 tiene el siguiente tenor literal:

1. Cuando se utilice la bandera de España ocupará siempre lugar destacado, visible y de honor.

2. Si junto a ella se utilizan otras banderas, la bandera de España ocupará lugar preeminente y de máximo honor y las restantes no podrán tener mayor tamaño.

Se entenderá como lugar preeminente y de máximo honor:

a) Cuando el número de banderas que ondeen juntas sea impar, la posición central.

b) Si el número de banderas que ondeen juntas es par, de las dos posiciones que ocupan el centro, la de la derecha de la presidencia si la hubiere o la izquierda del observador.

La pregunta es: ¿por qué no está la bandera andaluza? Veamos algunas posibles respuestas.

1. Se ha perdido y aún no se ha repuesto.

2. Se ha roto y aún no se ha repuesto.

3. Ha desteñido y aún no se ha repuesto

4. Dándose los supuestos de los puntos 1, 2 y 3 no se ha repuesto porque no hay una bandera de recambio

5. Dándose los supuestos de los puntos 1, 2 y 3 no se ha repuesto porque, una vez repuesta, se han vuelto a dar los supuestos de los puntos 1, 2 y 3.

6. Dándose los supuestos de los puntos 1, 2 y 3 no se ha repuesto porque no hay persona encargada de hacerlo.

7. Dándose los supuestos de los puntos 1, 2 y 3 no se ha repuesto porque la persona encargada de hacerlo, que sí la hay está de baja.

8. Dándose los supuestos de los puntos 1, 2 y 3 no se ha repuesto porque la persona encargada de hacerlo, que sí la hay está de asuntos propios o vacaciones.

9. Estaba puesta y alguien pensó que al ser el edificio directamente dependiente del Gobierno de España no había que ponerla.

10. Estaba puesta y alguien pensó que al ser el edificio directamente dependiente del Gobierno de España no debería ponerse y se pasó la Ley por el asta de la bandera.

11. Porque se está lavando y tiene un largo programa de lavado.

12. Porque el oficio de reposición está recurrido en vía administrativa.

13. Porque la persona encargada es fiel y fervoroso seguidor del Sevilla FC y ha identificado la bandera autonómica con los colores del Real Betis Balompié.

14. Sencillamente porque nunca hubo bandera para esa asta.

¿Alguna idea más?

Read Full Post »

Betis
Ayer el Real Betis Balompié descendió a la segunda división. Pudiendo haberse garantizado la salvación hace algunas jornadas, la incapacidad manifiesta de los jugadores no ha llevado a militar el año que viene en el infierno.

La crisis deportiva del Betis dura mucho tiempo, demasiado. Se traen jugadores que han rendido correctamente y parece que, en el momento, que se ponen la camiseta verdiblanca se desinflan, no saben darle un patada a un balón y comienzan a encadenar más bajas que un funcionario absentista.

La crisis deportiva es una directa consecuencia de la crisis institucional que vive el Betis desde hace cerca de los décadas. Cierto que Ruiz de Lopera salvó al Betis hace cerca de veinte años, pero no es menos cierto que todo el dinero que dice haber gastado en el Betis solamente se ha traducido en una Copa del Rey y una clasificación para disputar la “Champions League”, una ridiculez si es verdad el importe declarado por Lopera.

La situación del Betis es penosa. Una plantilla mala que tendrá individualmente acomodo para encontrar sitio en otro club. Una afición absolutamente desesperada, que hace todas las semanas de partido en casa una de las mayores entradas de España para recibir el insulto y la sensación de estar tirando su dinero.

En las cuentas del Betis no es que pueda tener leones, sino que deben ser el remedo contable de “Parque Jurásico”. Nadie sabe cuáles son los ingresos, los gastos, las deudas, la situación con Hacienda y la Seguridad Social o cualquier otro apunte. Cientos de sociedades forman un bosque detrás del que se oculta tanto la verdad, que ella misma se ha olvidado que lo es.

El Betis lleva mucho tiempo viviendo una asimetría salvaje entre su masa social, con el potencia deportivo que ésta posibilita, y la realidad en el terreno de juego. Serra Ferrer se dio cuenta de esto y apostó por un proyecto a largo plazo. Evidentemente hacer las cosas bien, de forma seria y sin fuegos artificiales no es el estilo de Lopera, y Serra Ferrer se fue. Nunca le perdonó que la afición prefiriera al entrenador que al dueño.

Lopera se tiene que ir. Lo mismo nunca debió llegar y el Betis debió “refundarse” hace mucho. No lo sé, pero lo que sí sé es que una entidad con tantas posibilidades puede ser gestionada bastante mejor que la que llevamos padeciendo. Un decadencia que se supera a sí misma.

Read Full Post »


Soy de los que considera que el fútbol es un deporte sustancialmente aburrido, en el que pueden pasar los noventa minutos de un encuentro sin que se vea nada digno de mención.

Lo que hace del fútbol un deporte de audiencias arrolladora es la pasión que desata. Pasión que normalmente encuentra su origen y sede en elementos no futbolísticos, desde los personales a los sociales, pasando por incluso alguno de raigambre histórica.

Para mí un elemento esencial del fútbol es la rivalidad local. Como sevillano, y aficionado del Betis, me cuesta comprender un lunes sin reírte de los sevillistas o que ellos hagan lo propio.

Ganar un campeonato supone una alegría para todo club. Nuestra alegría se potenciaba nada con imaginar la cara que tendrían los otros al día siguiente y la cantidad de ellos que de golpe dejarían de ser aficionados al fútbol para convertirse en devotos seguidores del baloncesto.

A esto llega la selección española y rompe los pronósticos, el fatum de los cuartos de final y con un juego exquisito gana la última Eurocopa. Mucha alegría. Después de la final quedo con unos amigos para salir a tomar algo a modo de celebración. Había gente en la calle pero no un entusiasmo exagerado. ¿Quiénes faltaban? Faltaban los eternos rivales, pues los alemanes están bastante lejos y no nos han hecho casi nada (España es de los pocos países que puede decir eso).

Cuando el fútbol se concibe antes todo como rivalidad existencial y esa rivalidad no se da, entonces las victorias saben a menos, que es lo que a mí me pasó con la Eurocopa. Al rato estaba como si la victoria hubiera sido en un deporte que no sé ni que existe. Esto debe ser porque, a mí, el fútbol realmente no me gusta.

Read Full Post »