Ni puñetera idea (en el mejor de los casos)

Nativel Preciado, hace unos minutos en La Sexta, ha afirmado que el Senado cuesta 3.500 millones.

Los Presupuestos Generales del Estado para 2015 establecen que el dinero destinado al Congreso y al Senado es algo más de 202 millones de euros.

Actualización: hay que constar que Nativel Preciado corrigió su error al final del programa como ella misma indica en los comentarios de esta entrada. Ambas acciones que le honran.

Narrativa helénica

Los de Podemos tiene muy claro que construir el discurso sobre el que se articula el debate político te da una ventaja interesante sobre tus adversarios.

No olvidemos que consiguieron hacer temblar los cimientos de la comunicación política española con lo de la “casta”. Durante semanas los gabinetes de comunicación se estrujaron los sesos para sacar términos capaces de neutralizarlos.

Tuvieron que optar por una estrategia más lenta como es el desgaste por el paso del tiempo y otra más agresiva como ha sido el uso humorístico y saturante por parte de los contrarios gastó el término hasta el punto que emplearlo ahora en serio es algo ridículo.

Ahora hablan de los ”de abajo” (lo usan poco porque nadie quiere que consideren bajuno) y de la “gente”, que es un término mucho más indeterminado y hasta equívoco que “casta”.

Se ha identificado a Podemos con Venezuela por la obvia razón de que sus principales líderes han sido asesores contratados por el gobierno de Caracas. Como ya dije en una entrada anterior esta comparación no puede traer nada bueno porque Chávez, Maduro y lo bolivariano son vistos como algo de cuarta categoría por la mayoría de los españoles y porque además de Venezuela los adversarios políticos de Podemos pueden reportar todas las desgracias que quieran para minar a sus admiradores e imitadores españoles.

Podemos desciende en las encuesta desde el inicio de 2015. Y La Sexta acude nuevamente al rescate programando en su programa de más audiencia una entrevista nada crítica con Varoufakis, ministro de finanzas de Grecia.

Los gobernantes venezolanos y su régimen son objeto de burla para los españoles.

En cambios los griegos despiertan en nosotros más empatía, pese o gracias a que no compartimos lengua. Es fácil sentirse como los griegos porque compartimos la misma categoría de pertenecientes de favor a un grupo selecto.

Varoufakis es una persona que sabe de lo que habla, se expresa correctamente y argumenta. No quiero decir que tenga razón y que no emplee muchas medias verdades, sino que lo que dice lo dice bien y es fácil comenzar una discusión mental como réplica a sus palabras.

Como Venezuela está asociada a Podemos, también lo está Grecia. El propio primer ministro cometió el error de meterse en la política española apoyando a Pablo Iglesias. Lo que sucede es que los dirigentes de Syriza son personas bastante más presentable y con mejores cabezas que los equivalente venezolanos, de modo que la asociación es siempre beneficiosa. Si Grecia o el gobierno griego sufren un revés, Podemos sube porque es un ataque de los poderosos contra la “gente”; si Grecia o su gobierno triunfa, es la victoria de las políticas defendidas por Podemos.

Éste es el motivo por el que defiendo que dedicar a un programa de Varoufakis, cuando hace varias semanas has hecho un monográfico sobre Grecia sacando por sorpresa a Errejón, es que trabajas sobre la asociación antes señalada de Podemos y Syriza. Por este mismo motivo es por el que bramaron los podemitas cuando Antena 3 dedica un “En tierra hostil” a Venezuela.

¿Comparte Varoufakis o Syriza el programa de Podemos? Es irrelevante. Lo importante es la identificación narrativa y las consecuencias de ésta.

Objetivo San Telmo (XXXI): El final de la campaña electoral

El CIS, al tiempo de publicarse, estimaba que el número de indecisos era cercano a la mitad de los potenciales votantes. En las semanas de campaña hay mucho por hacer, aunque exista la idea de que las campañas no sirven para nada.

En estos quince días es posible que los socialistas movilicen buena parte de su electorado, que ellos conocen bien, y que el domingo todos los que alguna vez han pensado votar al PSOE efectivamente lo hagan. El objetivo del PSOE-A es conseguir una mayoría suficiente, eufemismo de mayoría absoluta, que les permita gobernar en solitario e insuflar ánimos a toda las organización nacional del PSOE.

Si atendemos las preguntas indirectas de las encuestas el PSOE-A tiene recorrido y ellos saben hacer muy bien campaña. Los votos se buscan uno a uno y tienen militantes y una estructura de campaña lo suficientemente grande y autónoma para no depender únicamente de un acto de Susana Díaz.

A los mensajes de las dos últimas semanas de campaña, este fin de semana se le ha unido el de “derrotar a Rajoy”. Presentarse como bandera de enganche de la inmensa mayoría que quiere ver a Mariano Rajoy jubilado es una buena opción y más cuando la propia candidatura es la única que tiene posibilidades de darle un correctivo histórico a los populares.

El efecto mayoritario del sistema electoral les puede ayudar, siempre que el crecimiento de Ciudadanos no sea demasiado alto. Si eventualmente el PSOE superara el 40% (porcentaje no adelantado por ninguna encuesta), conseguirían una prima de escaños muy interesante. La simulación que hoy publica El Español da la posibilidad, pequeña, de que se acerque vertiginosamente a la mayoría absoluta.

El Partido Popular está muy perdido. Rajoy eligió un candidato pésimo y ahora intenta él personalmente apagar el fuego. El problema es que uno de los políticos nacionales con peor valoración no puede transmitirle nada positivo a nadie, todo lo contrario, lo contamina aún más.

El PP de Andalucía sigue siendo una confederación de alcaldes, sin proyecto ni liderazgo regional y sin una reflexión seria sobre Andalucía. Ganaron las pasadas Elecciones gracias a la indignación, pero su espléndida gestión al frente de La Moncloa les va valer un gran reconocimiento en las urnas, en Andalucía y en el resto de España.

Desde el inicio tienen una estrategia perdedora porque no saben cómo hacer una crítica seria, buena y dura sin insultar a la mayoría de los andaluces (que no esperen que se lo diga yo). Las campañas del PP de Andalucía parece que vienen enlatadas y que los populares andaluces no se gastan un duro en analistas y en especialistas en la política regional (si lo hacen, que los despidan).

Llevamos décadas padeciendo el mantra popular de que ha de gobernar el que más votos haya recibido. Como casi todo lo que dice el PP solamente le aplica si a ellos le conviene. Han pasado de prometer la abstención a considerar que tienen que votar en contra para obligar a la candidata socialista a conseguir apoyos al menos en forma de abstención. El problema que tienen los populares es que el mantra ha calado, pues según el CIS la mayoría de los andaluces apoyan que gobierne el más votado, de forma que abstenciones sin pacto de gobierno serían respaldadas por la ciudadanía y los abstencionistas (Ciudadanos) no ganarían precio siempre que no entraran en el gobierno.

Izquierda Unida tiene una importante fuerza municipal en Andalucía. Tiene 1.104 concejales de los 9.031 del total de la región (12,22%) y consiguió 488.046 votos (11,98%). En la provincia de Sevilla, por poner un ejemplo significativo, tienen 19 alcaldes (18,01% de la provincia), 280 concejales (18,45% de los concejales de la provincia) y sus alcaldes gobiernan el 17,51% de los habitantes de la provincia.

Estos datos solamente quieren mostrar que IU tiene base electoral y lo que es casi más importante, base social suficiente para resistir la entrada de Podemos. Perderá escaños, sin duda, pero tiene los mimbres suficientes y un candidato que lo sabe hacer bien como para pasar estas difíciles Elecciones y esperar a ver la disolución de los podemistas. Tener infraestructura a todos los niveles es importante, porque hace que conozcas a tus votantes, por más que luego en La Sexta les digan otra cosa.

Podemos será la tercera fuerza política, si el hundimiento del PP no alza a Ciudadanos. Le estamos viendo las costuras a Podemos: desorganización, ausencia de una política regional y centralismo madrileño.

Sin un buen resultado en Andalucía no se puede gobernar España. Salvo a Monedero, que le salen otras cuentas, a nadie en Podemos le salen las cuentas para gobernar en España y deberían tener claro que por más que consigan un entusiasmante resultado en Madrid en el resto del país lo tienen difícil para conseguir los diputados suficientes para gobernar. Es desánimo y las cada vez más evidentes riñas internas

Y finalmente están los de Ciudadanos, olvidada la metedura de pata de Rivera, están capitalizando la huida del voto de derecha que quiere echar al PP, pero no que entre la extrema izquierda y, además, le quita ese voto requete-indignado a Podemos que les iba a votar por fastidiar a todo el mundo pero con la mano en la nariz. El PP le presiona para que adelante qué va a hacer después del 22-M. Ellos que no son tontos hablan de cosas bien vistas: estabilidad y regeneración democrática.

En todo caso tanto Podemos como Ciudadanos tienen que demostrar que no son un “bluff” demoscópico.

Objetivo San Telmo (XVI): La Sexta al rescate de Podemos por las bajas expectativas en Andalucía

El pasado fin de semana pasó la segunda candidata a la Presidencia de la Junta de Andalucía por el programa estrella del criterio político de La Sexta: La Sexta Noche. Teresa Rodríguez fue la invitada a responder las preguntas. Anteriormente lo había sido la actual Presidenta y candidata del PSOE-A, Susana Díaz.

Podemos registra unos porcentajes muy bajos, para sus expectativas de conjunto, en todas las encuestas. Se mantiene como tercera fuerza política a mucha distancia de la segunda (PP) y a varias veces de la primera (PSOE).

La Sexta curiosamente ha saltado de la primera fuerza en voto estimado a la tercera, sin pasar por la segunda. Es cierto que Juanma Moreno es un candidato que compite a ser lo más desconocido y patético posible, pero también es cierto que a pesar de todo es la cabeza de lista del segundo partido en voto estimado y del primero en las elecciones andaluzas de 2012. Una decisión cuanto menos de escasa elegancia.

Los presumibles resultados de Podemos en Andalucía comienzan a preocupar en la adinerada cúpula de la formación ciudadana. Unos de ellos, Luis Alegre, vino a decir que Andalucía no era importante porque todos saben que el fracaso de Podemos en el Sur va a ser grande y que desde luego van a comenzar a plantear dudas.

Andalucía elegirá sesenta de los diputados si las elecciones se celebran este año, lo cual supone un 17,1% del total. Sin tener un resultado bueno en Andalucia es imposible gobernar en España y estar en torno al 15% impediría a Podemos tener cualquier opción de ganar las Generales, aunque fuera solamente como la mayor minoría.

Y Podemos es un partido de todo o nada. Es difícil imaginarles en la oposición con la rutina del día a día y sin lo peor de la su popa.

La escasas perspectivas en Andalucía se unen a datos poco alagüeños en Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Cantabria. En estas cinco comunidades Podemos estaría solamente en posición de conseguir algunos de los 143 escaños en disputa en esas regiones, el 40,86% del total (sin olvidar que al Congreso se vota por provincias y no por Comunidades Autónomas).

Sobre las encuestas del puente de diciembre de 2014

No recuerdo si hace cuatro años salían tantas encuestas todos los meses. Si uno sigue alguna de las páginas que las recopila comprueba que esta explosión demoscópica llega hasta a municipios que no son precisamente los mayores de España.

Ha llegado el fin de semana del Día de la Constitución que se alarga hasta el lunes con la fiesta de La Inmaculada y El País, Telecinco y La Sexta nos han regalado tres encuestas:

2014 12 06 El Pais Metroscopia

2014 12 06 Telecinco Sigma Dos

2014 12 06 La Sexta Invymark
De estas tres encuestas solamente se sí pueden sacar algunas conclusiones:

1) El Partido Popular va a vivir un castigo electoral descomunal como no ha experimentado antes.

2) El escenario político es de gran volatilidad y ésa es la constante a trece presumibles meses de las elecciones. Hay tres partidos con fuerzas similares y dependiendo de las variables del momento de la encuesta, de detalles normalmente nimios en la conformación de la muestra, de las noticias del día y de la metodología o cocina de cada empresa la victoria la tiene uno de los tres partidos.

3) El techo electoral de Podemos existe y ya ha llegado a él. La duda es que si es capaz de rascar entre los muchísimos indecisos, pero mi opinión personal es que no.

¿Para qué sirve el Consejo de Estado?

No me gusta el programa de Évole porque da una visión parcial de las cosas, simplista y poco reflexiva. En su programa sobre el Consejo de Estado dijo que la institución nos costaba unos diez millones de euros y refiriéndose únicamente a los cargos de origen político que ocupan los puestos de consejeros.

Realmente el coste de estos cargos es en torno al 10% del coste del Consejo. Aquí tenéis el presupuesto del Consejo de Estado para 2014 y, como normalmente, la partida de personal laboral y funcionario es la más elevada.

PGE15CdE

En ningún momento Évole mencionó la inmensa labor que hace en Consejo de Estado a través de sus cuadros técnicos, especialmente el Cuerpo de Letrados, aconsejando al gobierno en los proyectos de numerosas normas, legales y reglamentarias, en los que se estudia si la norma dice lo que quiere decir, qué dice a pesar de que no lo quiera decir y, sobre todo, qué efectos y conflictos tiene o puede tener con el resto del ordenamiento jurídico.

Un inocente proyecto de Real Decreto que desarrolle, por ejemplo, las leyes relativas a la actividad comercial puede entrar en colisión con normas autonómicas, con otras normas estatales específicas para las diversas formas de comercio, con leyes con las que aparentemente no está relacionado el proyecto o afectar a derechos adquiridos o a expectativas legítimas pudiendo generar responsabilidad patrimonial del Estado. Todo esto, y más, es señalado por el Consejo de Estado para que el Gobierno lo tenga en cuenta y evite a priori los problemas que su proyecto, si los hubiere.

Los dictámenes del Consejo de Estado son muy apreciados tanto por los juristas como por los otros operadores jurídicos. Son buenos, útiles y nos ahorran dinero en juicios y en indemnizaciones: un ejemplo reciente en prensa y un ejemplo del dictamen más reciente.

Una cosa es discutir si deben existir determinados tipos de consejeros, que yo creo que sí, y otra discutir la utilidad de la institución sin exponer ni un segundo sus funciones y trascendencia.

Si el Presidente amenaza a las televisiones privadas

De ser verdad la información de eldiario.es según la cual el Gobierno coquetea con la idea de volver a financiar a RTVE con la venta de anuncios para tener controlada la línea editorial de los grandes grupos televisivos, estaríamos ante una de las grandes jugadas políticas que el actual Gobierno puede realizar de aquí al final de la legislatura.

El problema es que si el PP se plantea reintroducir en RTVE la publicidad y lo hace se ha hecho enemigos vitalicios a estos dos grupos, que reúnen a la mayor parte de la audiencia del país, y más cuando la televisión pública tiene una credibilidad ridícula y una audiencia menguante.

Si Rajoy deja volver la publicidad a TVE seis meses antes de las elecciones, les hará perder sin duda dinero a Atresmedia y a Mediaset, pero lo que puede estar seguro que él no sólo perdería las elecciones, sino que lo va haría con un resultado que el de Landelino Lavilla en 1982 parecería un éxito.

Serían seis meses con el PP recibiendo tortas diariamente en todos los programas de A3, La Sexta, Cuatro y Telecinco, sin nadie que hable en su nombre, haciendo chistes de sus intervenciones y dándole cancha a toda la oposición, y sobre todo a UPyD y a Vox.

¿Y por qué pueden hacer las cadenas privadas eso? Porque todos los demás están de acuerdo en que quieren una RTVE sin publicidad con lo que di consiguen sepultar a Rajoy y al PP, acelerando el proceso de suicido político, el partido de derecha o los partidos de derecha que ocupen ese espacio electoral no repetirán esa misma tentación.

Y es que Rajoy y sus estrategas están tan fuera de la realidad que lanzan amenazas como si tuvieran garantizado continuar en La Moncloa cuando lo que a día de hoy parece lo más probable es que van a salir.