Soltando lastre

Comentaba ayer que, desde los medios, Rajoy tiene la ventaja de no tener decenas de medios haciéndole una oposición salvaje. Esos medios se han estado desprendiendo de los colaboradores más salvajes que tenían.

Dos ejemplos: Intereconomía ha largado a Enrique de Diego y Libertad Digital le ha cerrado el blog a Pío Moa. Ambos dos, habiendo ganado buenas sumas de dinero sembrando el odio entre los españoles, pasarán una temporada al banquillo.

¿Por qué lo hacen? Porque esta gente ha cumplido su misión. Han mantenido prietas las filas de la derecha más dura en el odio a la izquierda y les han recordado que lo único que podían hacer para que en España volviera a amanecer era votar al PP y a grupos de derecha-derecha o quedarse en casa.

Los que les contrataron sabían que su trabajo tenía una finalidad político-electoral, pero ellos no eran conscientes de ello. Por terrible que nos pueda parecer, estos dos ejemplos sí están convencidos de lo que dicen y piensan, de manera que eran peligros en potencia para Rajoy y el PP. Un problema porque ellos defiende un programa de derecha de máximos, a veces antidemocrático, de forma que cualquier gobierno de derecha siempre será un traidor a sus ideales.

De camino se les echa del entorno (de eso que apoya al PP y que identificamos con el PP), pues puede quedar muy mal un tipo que diga que con Franco se vivían mejor que ahora, cuando el que gobierna ahora es el PP.

¿Por qué Intereconomía cubre como nadie la Puerta del Sol?

Existe una especie de principio que entre la izquierda se acepta como si fuera una verdad irrebatible: la abstención es mayoritariamente de izquierda. La consecuencia es que si hay más participación, habrá más votos para las opciones de izquierda.

Hace tiempo que creo que en la abstención hay tantos votos de izquierda como votos de derecha y que se mueven por estratos, como se puede observar a través de las elecciones europeas.

La abstención perjudica principalmente a la izquierda cuando la abstención es muy alta, pero cuanto más sube la participación, más se activan determinados estratos de abstencionismo de derecha.

En las pasadas elecciones generales en la Región de Murcia se registró una participación realmente salvaje, la mayor de España. La participación en Madrid o en la Comunitat Valenciana también fue espectacular. Y el Partido Popular arrasó.

¿Qué hace Intereconomía cubriendo la acampada en la Puerta del Sol? Simple y sencillamente movilizar todo el voto de derecha que, en unas locales se iba a abstener, con argumentos de que ‘si no estamos nosotros, están ellos’ o mostrando una amplia colección de ‘perroflautas’, ‘peluos’ y ‘piojosos’ para el repugnancia estético y política de la derecha hispánica.

Intereconomía a lo bruto y provocando. Otros medios de la derecha mediática con un poco más de estilo, pero todos informarán puntualmente de cualquier aspecto que meta temor a su público, genere inquietudes, siembre la turbación o invite a desquiciadas conspiraciones.

Los medios de la derecha están buscando que las elecciones locales y autonómicas de 2011 se parezcan en lo posible a las legislativas francesas de 1968, tras la revolución de mayo, y así conseguir que las generales de 2012 sean como la presidenciales norteamericanas de 1984 (esta web cambia los colores habituales entre dems. y reps.)