Murcia es el Ohio del PSOE


El Partido Socialista de la Región del Murcia (PSRM) es la federación del PSOE en esta comunidad uniprovincial. Allí ganó Susana Díaz en los avales, gracias a la labor minera de las alcaldesas aliadas de la candidata andaluza, pero venció Pedro Sánchez en votos. Otro caso más de anormalidad y más teniendo en cuenta que Susana ha tenido más avales que votos.

Pues bien, a la hora de ir a las urnas, el PSRM ha sido el que más cerca de reproducir el total del PSOE Federal, quedándose en porcentajes muy similares para cada candidato.


En su marco de referencia nunca podréis ganar a Rajoy

Tanto los susanistas como los de Ciudadanos aceptaron las prioridades y la visión de la realidad que Rajoy y el Partido Popular les proponía.

El mensaje es el siguiente: hace falta estabilidad en el gobierno para aprobar los Presupuestos y cumplir los requerimientos comunitarios, parar a Podemos y afrontar serias reformas que necesita este país. La situación de bloqueo institucional imposibilita el cumplimiento de los objetivos comunitarios, impulsa a Podemos y además atrasa el país al no poder ponerlo al día normativamente.

Este mensaje llevaba implícito que el Gobierno de Rajoy era sinónimo de la deseada estabilidad.

Los medios de comunicación, con mínimas excepciones, vendieron las maldades de caer en la segunda parte del mensaje, de forma que los de Ciudadanos abandonaron todas las inquietudes reformistas y se sacrificaron al mensaje de la estabilidad, a la diosa estabilidad. Los susanistas aparcaron su ideario, su historia y su palabra y asintieron en el culto a la diosa estabilidad. Ambos le dieron a Mariano Rajoy un gobierno con el menor grupo parlamentario propio desde 1978, pero con los votos secuestrados de dos grandes grupos que por haber considerado la estabilidad el valor supremo no pueden hacer nada que cause inestabilidad, aunque el Gobierno rebose de casos de corrupción.

Da igual la corrupción, las partidas presupuestarias inexplicables, que se rían de ti no aprobando lo que había pactado con ellos en Murcia o las decisiones perjudiciales para la mayoría: la estabilidad no puede ser alterada. La estabilidad se convierte en un bien en sí mismo y de esta forma en una tapadera para las cloacas de nuestro actual gobierno y el beneficiado es únicamente el Partido Popular al identificar todos, aunque sea tácitamente, su permanencia en La Moncloa con la el bien del país.

El hecho de que la estabilidad sea un bien en sí mismo es cuestionable, pues la estabilidad es positiva si el gobierno estable es bueno. La estabilidad solamente es un bien en sí mismo para el gobierno. Y no se confundan, lo contrario a la estabilidad no es la inestabilidad, sino la conciencia democrática de que en cualquier momento tus errores te pueden hacer caer.

Ni dos años en San Esteban. Síntesis de la caída de un presidente murciano.

El gran jefe de los populares murcianos, a lo largo de muchos años, fue Ramón Luis Valcárcel. Él construyó la fortaleza y la hegemonía del PP de la Región de Murcia e hizo de esta formación una auténtica apisonadora electoral. La crisis, la desaparición del dinero inmobiliario y la aparición de una caudal inagotable de casos de corrupción hicieron que Ramón Luis, como le llaman sus cercanos, pensase en un retiro dorado en el Parlamento Europea y allí se fuera a vacacionar junto a Pepe Blanco o a Elena Valenciano.

Desde la más tierna infancia política Ramón Luis designó sucesor al alcalde de Puerto Lumbreras, Pedro Antonio Sánchez, ahora conocido como PAS, pero a la hora de abandonar la Presidencia, PAS tenía algunas imputaciones pendientes, de modo que invistieron a Alberto Garre, que se resistió a ser una marioneta y ahora está fuera del PP.

Las sombras judiciales sobre PAS estuvieron a punto de malograr su candidatura por el PP, pero un claro en las imputaciones hizo que encabezase la candidatura del PP y, aunque perdió por un solo diputado la mayoría absoluta, consiguió ser investido con el apoyo de Ciudadanos tras firmar un acuerdo al que él no le dio la más mínima importancia.

Volvieron los nubarrones en forma de investigaciones penales (antiguas imputaciones), pero PAS anunció que a él le daba igual, que no pensaba dimitir, porque estaba convencido de que en la oposición no iba a haber el arrojo ni la valentía suficiente para plantearle una moción de censura con los suficientes apoyos como para prosperar.

El secretario general del PSOE, González Tovar, presentó una moción de censura, a la que Podemos apoyaba y faltaba el pronunciamiento de Ciudadanos. Ciudadanos se movía en la indefinición de seguir haciendo el ridículo con palabras como “vamos a bloquear al Gobierno”, pero sin hacer caer al Presidente. Una nueva batería de investigaciones (antiguas imputaciones) de la Audiencia Nacional dieron al traste con esa “calma chicha” de Ciudadanos. La presentación de la moción de censura era la única posibilidad decente y política, ya que los socialistas no podían quedarse estancados en pronunciamientos retóricos y en la nulidad de actuación.

Rivera ordenó apoyar la moción de censura. En un principio para convocar inmediatamente elecciones, luego para convocarlas después del verano y finalmente para ir a por todas.

El miedo cundió en el PP y el miedo no era a perder la Presidencia, sino el miedo a perder la multitud de cargos y puestos aparejados a la institución que tiene sede en San Esteban. Muchas familias iban a verse en una situación precaria cuando el cargo público familiar (o los cargos públicos familiares) fueran cesado, como sucedería en Andalucía si el PSOE perdiera la Junta.

Los pre-parados debieron clamar y su clamor fue escuchado en Génova. Maillo fue mandado a “convencer” a PAS. Con la caída Ciudadanos vuelve a su indefinición y consentirá el relevo del PP en la Presidencia, porque y es la verdad un gobierno alternativo es muy difícil de ponerlo en marcha.

El infantilazo de Susana Díaz

El 28 de marzo de 2017 el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó un Decreto-Ley en el que, entre otras cosas, se establecía una nuevo baremo para el acceso a las bonificaciones del servicio de guardería. Susana Díaz y su consejera de Educación mantienen que el nuevo baremo llega a más niños, lo que resulta sorprendente y se analiza el baremo.

En la anterior regulación existían seis tramos de renta: por debajo del 0,5 IPREM/per capita que implicaba la gratuidad, del 0,5 al 1 IPREM/per capita que implicaba una bonificación del 75%, del 1 al 1,5 IPREM/per capita que conllevaba un 50%, del 1,5 al 2 IPREM/per capita que daba derecho a un 25% y a partir de 2 IPREM/per capita que no daba derecho a bonificación.

Ahora hay más tramos. Se mantiene la gratuidad por debajo de 0,5 IPREM/per capita, de 0,5 a 0,6 IPREM/per capita se bonifica el 80% y va bajando un 10% conforme sume una décima el IPREM/per capita.

El resultado de todos estos cambios es que, con la excepción del primer tramo, todos los tramos de renta pagan más con este sistema, de hecho el incremento en el rango medio es el más grandes, porque hay personas que antes tenían el 50% de bonificación que ahora no tendrán nada, de modo que a un año (calculado como once mensualidades) una familia que gane entre 1,3 y 1,5 IPREM/per capita pasará a pagar 1.227,07€ y 1.533,84€.

Acaban de hacer oficialmente “ricos” a una parte importante de la población, una parte de la población que querrá pagar menos impuestos ya que un servicio señero lo han perdido.

Parece que se nos va Pedro Antonio

Estaba claro que Pedro Antonio Sánchez, Presidente de la Región de Murcia, iba a dimitir o lo iban a dimitir cuando la moción de censura fuera irreversible. Comienzan a vender la moto que es para ahorrarle a la Región un tripartito o la llegada de los cuatro jinetes del Apocalipsis, pero la realidad es que el PP de Murcia y su amplia fauna de parásitos en la Administración Regional se estaban jugando el pan de sus hijos con la cerrazón de Pedro Antonio.

La mejor forma de crujirse vivo a un Presidente es censurarlo

El secretario general del Partido Socialista de la Región de Murcia intentó conseguir los apoyos suficientes para ser investido Presidente de la Región, aún cuando ese apoyo no implicara un gobierno de coalición, como sucedió en numerosas regiones.

Podemos, en su línea discontinua, terminó aceptando esa posibilidad y el principal dirigente regional de Ciudadanos en Murcia estaba receptivo. Entonces Albert Rivera tomó la determinación de que Ciudadanos posibilitaría los gobiernos de los partidos con más votos y escaños (el PP) y así redimirse de los votos a favor para la investidura de Susana Díaz.

La decisión de Rivera llegó cuando estaba claro que la dirección de Ciudadanos en Murcia no controlaba a sus diputados y era una convicción en los medios políticos regionales que algunos diputados habían advertido que ellos no se habían sumado a Ciudadanos para elegir a un presidente socialista. Terminaron firmando un acuerdo de investidura con el PP que, salvo una cuestionable reforma de la Ley Electoral aprobada por unanimidad, ha dejado al PP gobernar a sus anchas como si tuviera mayoría absoluta.

Las circunstancias han variado y la previsible investigación de Pedro Antonio Sánchez supone una ruptura del acuerdo de investidura. Ciudadanos no tiene fuerza para forzar la dimisión del presidente murciano, porque las radicales fobias a coincidir con Podemos en una moción de censura les invalidan como elemento de control, dado que es incapaz de imponer la sanción máxima.

Ahora prometen nuevamente algo que no pueden hacer: controlar más y mejor a Pedro Antonio Sánchez. Y si el presidente no quiere ¿con qué les van hacer cumplir su voluntad?

En España la oposición no gobierna y institucionalmente tiene un papel limitado. Ni Ciudadanos en Murcia, ni el PSOE en las Cortes logran parar al Partido Popular, una vez que le han entregado la posición ganadora en el juego político. Creen que alguien que sabe que no lo van a echar, va a dejar de hacer las cosas mal.

Diputados obtenidos, votos recibidos y delegados en el Congreso Federal en cada región

Hemos querido ver qué relación guardaban los votos y los diputados obtenidos por cada federación regional y por el PSC con los delegados que cada uno de ellos tuvo en el último Congreso Federal, determinado en función del número de militantes. El PSOE no modula la representación en función del éxito electoral como sí hace el Partido Popular.

Los delegados con voz y voto en el último Congreso Federal fueron 1036. Si descontamos los de Juventudes, los de las Federaciones en el exterior y los de las organizaciones sectoriales, los delegados que concurren de las federaciones que concurren a las Elecciones Generales fueron 972. El porcentaje está calculado sobre los 1036 totales, ya que para medir el peso relativo de una región lo mejor, entendemos, respecto de todos los delegados con derecho a voz y voto.

psoe-votos-delegados-2015

psoe-votos-delegados-2016
Comencemos en la comparativa entre los votos recibidos en 2015 y los delegados del Congreso de 2014. Vemos como si tomamos los votos y no los militantes como rasero, las comunidades de Aragón, Asturias, Cantabria, Extremadura y Región de Murcia están fuertemente sobrerrepresentadas, mientras que Canarias, Castilla y León y Madrid son castigados en su representación congresual respecto a su aportación al total de los votos del PSOE. En 2016 la relación entre en conjunto de votos y de delegados se mantiene en valores similares, sólo aumentando la sobrerrepresentación Extremadura que por cada 1% de votos que aporta al PSOE, recibe 1,32% de delegados.

psoe-gps-delegados-2015

psoe-gps-delegados-2016

Si por el contrario comparamos la aportación porcentual al Grupo Parlamentario Socialista vemos las grandes sobrerrepresentaciones de Asturias y de Cantabria. Tanto en votos como en escaños Madrid y Castilla y León tienen una cuota de representación siempre inferior a lo que aportan.