Clasismo

Cuando digo que Susana Díaz (que tardó diez años en hacer Derecho) o que Verónica Pérez (dejó Económicas para dedicar a la política a los veinte) muestran la escasísima formación intelectual de la élite del PSOE de Andalucía. Una ausencia de formación intelectual, básica, que traspasa desgraciadamente la frontera de la ignoracia hasta llegar al cateterío.

Al decir esto se le acusa de clasista. No entiendo la acusación, porque lo que digo solamente sería clasista si estas personas no sacaron más provecho de sus estudios por problemas sociales. Y no fue el caso. Si Susana Díaz tardó diez años en terminar Derecho es porque prefería estar dando puñaladas en el interno de Juventudes Socialistas y en el del PSOE-A. Si a los veinte años Verónica Pérez dejó Económicas y a los veintiuno estaba cobrando un sueldo político, no es porque la pobreza la sacara de los estudios.

Desde sus inicios el movimiento obrero luchó contra la ignorancia. Los sindicatos y los partidos obreros fundaron universidades populares, bibliotecas en sus sedes, crearon agrupaciones musicales, becas y un millar de iniciativas para que los obreros y sus hijos pudieran salir de la ignorancia a las que la injusticia les había condenado.

Cuando la igualdad de oportunidades permite llegar a la Universidad independientemente de los recursos familiares, y más a mujeres como ellas que vivían en un área geográfica con una oferta universitaria grandísima, estar diez años para un título de cinco es tirar el dinero de los contribuyentes y abandonar los estudios para cobrar de la política es una diáfana declaración de intención vital.

Decirlo no es clasismo, porque la ignorancia voluntaria es patrimonio solamente de niños mimados, de los niñatos y de las niñatas.

La Educación en los Presupuestos Generales del Estado

Para saber cuánto va a gastar España en Educación fijarse en los Presupuestos Generales del Estado es una mala idea. ¿Por qué? Porque los gastos que están dentro de la política de gasto 32 (Educación) solamente son los que competen directamente al Gobierno de España (que solamente gestiona Ceuta, Melilla, servicio exterior y una parte de las becas).

La Educación es una de las políticas más descentralizadas que tenemos hay que observar qué gastan comunidades autónomas y corporaciones locales, especialmente las segundas. Las transferencias del Estado a comunidades y corporaciones locales no son finalistas, normalmente, de modo que será la decisión de éstas en sus respectivos presupuestos las que cierren el gasto educativo de España.

España no gasta algo más de dos mil millones de euros en Educación. Es una afirmación de ignorancia presupuestaria.

El infantilazo de Susana Díaz

El 28 de marzo de 2017 el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó un Decreto-Ley en el que, entre otras cosas, se establecía una nuevo baremo para el acceso a las bonificaciones del servicio de guardería. Susana Díaz y su consejera de Educación mantienen que el nuevo baremo llega a más niños, lo que resulta sorprendente y se analiza el baremo.

En la anterior regulación existían seis tramos de renta: por debajo del 0,5 IPREM/per capita que implicaba la gratuidad, del 0,5 al 1 IPREM/per capita que implicaba una bonificación del 75%, del 1 al 1,5 IPREM/per capita que conllevaba un 50%, del 1,5 al 2 IPREM/per capita que daba derecho a un 25% y a partir de 2 IPREM/per capita que no daba derecho a bonificación.

Ahora hay más tramos. Se mantiene la gratuidad por debajo de 0,5 IPREM/per capita, de 0,5 a 0,6 IPREM/per capita se bonifica el 80% y va bajando un 10% conforme sume una décima el IPREM/per capita.

El resultado de todos estos cambios es que, con la excepción del primer tramo, todos los tramos de renta pagan más con este sistema, de hecho el incremento en el rango medio es el más grandes, porque hay personas que antes tenían el 50% de bonificación que ahora no tendrán nada, de modo que a un año (calculado como once mensualidades) una familia que gane entre 1,3 y 1,5 IPREM/per capita pasará a pagar 1.227,07€ y 1.533,84€.

Acaban de hacer oficialmente “ricos” a una parte importante de la población, una parte de la población que querrá pagar menos impuestos ya que un servicio señero lo han perdido.

Parece que se nos va Pedro Antonio

Estaba claro que Pedro Antonio Sánchez, Presidente de la Región de Murcia, iba a dimitir o lo iban a dimitir cuando la moción de censura fuera irreversible. Comienzan a vender la moto que es para ahorrarle a la Región un tripartito o la llegada de los cuatro jinetes del Apocalipsis, pero la realidad es que el PP de Murcia y su amplia fauna de parásitos en la Administración Regional se estaban jugando el pan de sus hijos con la cerrazón de Pedro Antonio.

Susana Díaz sólo sabe de lo que tiene que saber

Susana Díaz en un acto ha dicho que ya es hora que una mujer sea Presidente del Tribunal Constitucional. No sabía que María Emilia Casas lo había sido de 2004 a 2011. Sus comentarios, cuando se salen de las consignas político-afectivas habituales muestran severas lagunas de “cultura general”, por no entrar en asuntos mayores. Tampoco de análisis político sabe mucho y sus resultados electorales así lo muestran.

El problema sería minusvalorarla. Susana Díaz solamente sabe de una cosa: hacerse con el poder en el PSOE. Es lo que ha hecho desde siempre, desde que ingresó en Juventudes hasta el día de hoy. No sabe de otra cosa, solamente de los mecanismos que deciden quién manda dentro del Partido Socialista.

Y eso le ha servido para llegar a la Presidencia de la Junta de Andalucía sin haber sido nunca cabeza de lista en las elecciones, sin haber gestionado nada con alguna entidad y sin haber dado muestras de hacer. Se hizo con el poder en el partido que tiene el poder y supo cómo hacerlo. En eso, solamente en eso, Susana es buena y no tiene escrúpulos.

Si gana la Secretaría General del PSOE ya no sabrá que hacer. Lo único que sabe es trepar dentro de su partido, fuera se pierde y quizá por ello tuvo los peores resultados electorales del PSOE-A en unas elecciones autonómicas. En Andalucía es mala candidata y fuera de Andalucía es peor, porque es objeto de mofa. Y es que Susana representa al peor PSOE, a ese que desde Juventudes sabe escalar, trepar, coser a navajazos, pero no saber responder a las necesidades de los ciudadanos.

¿Es Page un activo para el PSOE?

Emiliano García Page ha anunciado que si gana Pedro Sánchez las primarias del PSOE no volverá a presentarse como candidato socialista. Ésta es el clásico reto que un activo político hace para influir en una decisión que no está en su mano.

¿Es García Page un activo para el PSOE? Es Presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-LaMancha gracias al voto de Podemos, de los que abomina todos los días y no puede ser víctima de una moción de censura porque los podemitas no se van a aliar con el PP.

Perdió las elecciones frente a De Cospedal, una señora de Madrid que colocó un gobierno de madrileños en Castilla-La Mancha y que se dedicó a recortar alegremente. Y va García-Page y pierde las elecciones. La conclusión no puede ser otra que efectivamente, García-Page es un activo político para el PP.

Implicar a la mayoría

Los mecanismos del Estado del Bienestar requieren una gran financiación. Este dinero se obtiene normalmente a través de los impuestos. Los servicios recibidos por los ciudadanos, que debieran ser mayores y mejores que si cada cual tuviera que pagárselos, justifican el pago de esos impuestos más allá de la obligatoriedad legal. Que el Estado del Bienestar sea una cosa de todos o al menos de la inmensa mayoría posibilidad la propia subsistencia del sistema, ya que esa inmensa mayoría deseará mantener un sistema contributivo del que se beneficia.

Existe una tendencia, dentro de la izquierda, que está convirtiendo los servicios públicos en servicios de beneficencia o de socorro social. La idea de que no está bien que alguien que gane x reciba el mismo servicio que alguien que gana x/4, lleva a echar de los servicios públicos a una gran cantidad de ciudadanos, de la mayoría de los trabajadores, y forzarle a financiar por sí mismos esos servicios públicos que antes recibían mediante el pago de sus impuestos.

Si alguien tiene que pagar impuestos y además le dicen que debe pagarse privadamente los servicios públicos, se preguntará por el sentido de los impuestos. Y si además antes sí recibía un servicio o parte de éste y ahora tiene que sufragárselo, lo mismo pide pagar menos impuestos porque al fin y al cabo no recibe nada de ellos. Es lógico que se plantee el voto a opciones políticas que defienden una tributación menor. Las apelaciones a la solidaridad tienen más eco cuando la mayoría, la gran mayoría, se siente beneficiada en algún grado de esa misma solidaridad.

Un ejemplo magnífico de esta pésima política social lo encontrado en el Decreto-Ley 1/2017, de medidas urgentes para favorecer la escolarización en el primer ciclo de la educación infantil en Andalucía, que reduce significativamente el número de potenciales beneficiarios entre las clases trabajadoras y, además, le sube el precio a parte de los grupos más débiles económicamente.

Susana Díaz, como la derecha más derecha, reduce lo social a lo caritativo.