Eligiendo concejales con un sistema más “justo” (Málaga, Murcia, Palma, Las Palmas y Bilbao)

6. Málaga

061 Málaga 5
062 Málaga 1
La situación permanecería sustancialmente igual, con la diferencia que en ambas simulaciones el PP perdería un concejal beneficiando a IU con la barrera al 5% y al PACMA con la abrrera al 1%.

7. Murcia

071 Murcia 5
072 Murcia 1
Hare con barrera al 5% no cambiaría los resultados obtenidos con D’Hondt, pero al 1% dejaría la posibilidad de cualquier acuerdo mucha más baja.

8. Palma de Mallorca

081 Palma Mallorca 5
082 Palma Mallorca 1
Hare con la barrera al 5% no aporta diferencias respecto de D’Honst y lógicamente con la barrera al 1% presenta una mayor fragmentación política y dificultades para alcanzar los quince concejales que marcan la mayoría absoluta.

9. Las Palmas de Gran Canaria

091 Las Palmas GC 5
092 Las Palmas GC 1
Si bien la variación es mínima cuando simulamos con Hare al 5% de barrera electoral, se dispara la fragmentación con una simulación al 1% de barrera.

10. Bilbao

101 Bilbao 5
102 Bilbao 1
Las opciones del PNV de continuar al frente de la Alcaldía continuarían intactas, aunque lógicamente el consistorio recibe más partidos cuando la barrera desciende.

Para ver la entrada previa con Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Zaragoza

Cocientes D’Hondt de las elecciones locales en los diez municipios más poblados

01 Cocientes Madrid

02 Cocientes Barcelona

03 Cocientes Valencia

04 Cocientes Sevilla

05 Cocientes Zaragoza

06 Cocientes Málaga

07 Cocientes Murcia

08 Cocientes Palma de M

09 Las Palmas de GC

10 Cocientes Bilbao

Votos sin representación y barreras reales

Estamos en unas horas tranquilas: entre el primer dato de participación y el segundo. Después del dato de participación de las 18:00 todo se dispara y hasta el final escrutinio se va a toda velocidad.

Para entretenernos este rato en Geografía Subjetiva queremos compartir con vosotros unos datos que hemos ido recopilando de las últimas elecciones locales en los veinte municipios más poblados de España.

La Ley Orgánica de Régimen Electoral General establece que la barrera para el Congreso es del 3% de los votos válidos, mientras que para las elecciones locales es del 5%, mucho más exigente y tendente a evitar la excesiva fragmentación de los ayuntamientos.

Lo primero que hemos inquirido es la cantidad de votos que no consiguieron entrar en la respectiva corporación local hace cuatro años, qué porcentaje representa, cuántos partidos se quedaron fuera y de estos cuáles tuvieron más del 3% y cuántos sí entraron en el ayuntamiento.

SinRepresentacion
La barrera legal es del 5%. Pero una vez superada la barrera legal es posible que algunos cocientes que dan concejal estén por debajo de la barrera legal,  algo normal en elecciones locales y en municipios grandes donde se eligen muchos concejales.

BarrerasRealesLocales20

Para el próximo Secretario General del Partido Socialista Obrero Español

El Secretario General que los militantes del PSOE elijan tiene que enfrentarse como primera gran prueba a unas elecciones municipales y autonómicas complicadas, donde el PP suele mantener sus feudos y donde la fragmentación de los partidos de izquierda puede ayudarle mucho en la primera pretensión.

Los grandes municipios y muchas autonomías se han ido despegando del voto socialista. Otras han empezado a hacerlo. Analistas políticos hay muchos y, aunque yo tengo mi opinión sobre el asunto, le dejo a los asesores del que sea el nuevo Secretario General ilustrarle sobre qué pasa en los grandes municipios y cómo remediarlo, aunque cada ciudad es un caso.

Yo solamente le hago “entrega” de estos dos interesantes cuadros donde se refleja el partido ganador en las autonomías que celebran elecciones juntas y en los veinticinco municipios más poblados (a fecha de 2014). Merece una mirada atenta.

25mUNI19792011
AutCon19832011

Bizkaia / Vizcaya uninominal


Volvemos a la macro-simulación de la España uninominal. Comenzamos una nueva Comunidad, Euskadi, y creo que es bueno recordar un poco cómo estamos realizando la simulación.

Una simulación uninominal, y establecer un sistema uninominal, tiene el gran inconveniente de dividir todo el país en trescientas cincuenta circunscripciones. Los criterios son múltiples, de forma que hemos optado por los siguientes:

Se conserva la provincia como base para saber cuantos diputados y en cuantas circunscripciones hay que dividir ese territorio. El número de diputado es el mismo que el del Real Decreto de convocatoria de la generales de 2011.

Dentro de la provincia se intenta dividir el territorio en tantas circunscripciones como diputados procurando tener equilibrio de población. Para evitar arbitrariedades he tomado una división infraprovincial preexistente, el partido judicial, como punto de partido. Agregando unos partidos a otros se intenta que las circunscripciones resultantes tengan una población similar.

En los partidos donde se encuentran las grandes ciudades lo que se procede es a segregar este municipio del resto del partido o a dividirlo por distritos municipales o censales, dependiendo de los datos que se tengan. En algunas ocasiones, se mezcla parcialmente un partido con otro. Siempre se mantiene la contigüidad territorial.

Una vez dividido el territorio de la provincia en circunscripciones, solamente queda por introducir los resultados en cada municipio o distrito y comprobar cuál hubiese sido el partido más votado, que se hubiese llevado el escaño.

En la provincia de Bizkaia/Vizcaya se eligieron ocho diputados el pasado 20 de noviembre. Las circunscripciones resultantes y el resultado en cada una de ellas es el siguiente.
El PNV ganó con tres diputados (32,62% de votos), le siguió el PSOE con dos diputados (21,37% de los votos),  Amaiur también con dos (19,21% de los votos) y el PP con uno (17,70% de los votos). En nuestra simulación el PNV obtendría siete diputados y el PSOE uno. Ni Amaiur ni PP obtendrían representación parlamentaria en la provincia vasca más poblada.

Madrileñismo encubierto

Tengo la impresión de haber escrito ya esta entrada, pero advertido el riesgo del autoplagio inconsciente, continúo adelante.

El otro día el ex director de La Vanguardia, Lluís Foix, escribía una arrebatada entrada contra lo que él considera deseos recentralizadores del nacionalismo español.

El hecho de que el nacionalismo español le ponga de los nervios a alguien que ha dirigido La Vanguardia entra dentro de lo normal, pero lo curioso es que si hurgamos un poco en unas de la reivindicaciones centrales del nacionalismo español es el neocentralismo, es decir, que todas las decisiones importantes vuelvan a tomarse por parte del Gobierno de España.

Cualquier nacionalista español mantiene que cualquier parte del país es tan España como cualquier otra y uno puede encontrar confesos de esta ideología en cualquier parte del país.

Lo curioso es que los grandes defensores mediáticos del nacionalismo español se encuentran en Madrid. Para ellos recentralizar es que la toma de decisiones se haga en Madrid. Y Madrid no es un territorio neutro en intereses, como ninguna otra región o ciudad de España.

¿Recuerdan la polémica y el recurso judicial por el traslado de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones a Barcelona? El gran argumento que se manejó en aquel momento era que a los trabajadores se les cambiaba la vida de golpe, lo cual era cierto. Lo que no se comentaba es que posiblemente casi todos los trabajadores de un organismo nacional eran de una sola región, aquella donde tenía su sede antes de ser trasladada a Barcelona.

¿Por qué los medios valedores del nacionalismo español no proponen que la capital del país se traslade a Barcelona, Bilbao, Oviedo, Pontevedra, Cáceres, Salamanca, Palma de Mallorca, Murcia, Sevilla, Santa Cruz de Tenerife o Ceuta? Entonces yo estaría de acuerdo con el neocentralismo y todas esas gaitas, porque creería que el nacionalismo español al menos es coherente con su postulado básico de ‘Plenitudo Hispanitatis’ para cualquier rincón, y no ocultaría el resquemor al ver a eso que llaman ‘provincias’ tomando sus propias decisiones.

Vencedores y alcalde en los cincuenta municipios más poblados (sinóptico)