Diez motivos para no votar a Ximo Puig

1. Fue uno de los diecisiete que con una dimisión traicionera quiso quitarle al PSOE al secretario general que los militantes habían elegido.

2. Aceptó la humillación de que le recogiera y le entregara la dimisión un diputado sevillano no fuera a echarse para atrás.

3. Votó a favor de la abstención, esto es, de investir a Mariano Rajoy, traicionando la promesa hecho a los votantes.

4. Tiene los peores resultados de la historia del PSPV-PSOE.

5. No tiene iniciativa política, es la sombra de Mónica Oltra.

6. Quiere eliminar las agrupaciones provinciales para que no haya entidades lo suficientemente grandes como para controlarle.

7. Ha defendido con Susana Díaz para detener al “populismo” y echó en cara a Pedro Sánchez no permitirle una coalición con Compromís para el Senado.

8. Porque será superado por Compromís y el PSPV-PSOE será la tercera fuerza.

9. Apoyó a Susana Díaz y a todo lo que su candidatura representa.

10. Porque ha utilizado en la campaña las acciones de la Generalitat para procurarse lo que es diferente, esto es, la elección del secretario general.

Entregando la inteligencia a los lobbies locales

En el Partido Socialista del País Valenciano, que es la Federación del PSOE en la Comunitat Valenciana, andan de primarias y hay dos candidatos fuertes: el actual secretario general Ximo Puig, un cúmulo de contradicciones, y Rafael García, alcalde de Burjassot y uno de los líderes del Pedrismo en la Comunitat.

Puig habla mucho ahora de militancia y de las agrupaciones locales. Hace propuestas que antes no se le habían ocurrido desde 2012. Una de esas propuestas, aunque parece interesante, lo que provoca es el vaciamiento de la estructura del partido y la entrega de la “inteligencia” a grupos de interés.

Lo problemático se encuentra en el segundo punto: la “red de asesoramiento”. En vez de crear un estrcutura de asesoramiento técnico y político dentro del PSPV que esté al servicio de las agrupaciones locales, se busca entidades y personas que cubran esa necesidad de las agrupaciones, que en el mejor de los casos era lo que ya se hacía y en el peor es entregarle ese asesoramiento a los grupos de interés.

Esa red es un peligro. Pongo un ejemplo. El Derecho Urbanístico y el Urbanismo son materias complejas y muy técnicas, de forma que siempre habrá abogados y asociaciones del sector que se presten a asesorar a un partido de la importancia del PSPV y con la implantación locales que tiene. El asesoramiento puede traer anexos que son los peligrosos. Pongamos otro ejemplo aunque menos tenebroso. Si el asesoramiento en materia cultural para una agrupación pasa por tres asociaciones culturales, solamente se tendrán los ojos que tengan esas asociaciones culturales y no se verá más allá.

Los partidos deben tener cuadros cualificados y unidades técnicas en sus estructura regionales. El problema es que hasta ahora esas estructuras han sido copadas por aparatchiks sin preparación, con mucha lealtad al líder y que llevan toda la vida viviendo del partido. Si ese dinero se invierte en contratar buenos profesionales en las principales áreas de la política local, se podrá evitar que las agrupaciones locales tengan que entregar sus decisiones técnicas a los grupos de interés.

Las contradicciones de Puig

Una de las personas clave de los apoyos de Pedro Sánchez en la Comunitat Valenciana, el alcalde de Burjassot Rafael García, ha anunciado que se presenta a la Secretaría General del PSPV-PSOE frente al actual secretario general y presidente la Generalitat, Ximo Puig, uno de los puntales del Susanismo.

La figura de Ximo Puig es quizá una de las más contradictorias de los barones del PSOE y desde luego con Lambán de los más débiles de todos ellos. Hagamos un breve repaso.

El 28 de septiembre de 2016 Ximo Puig presentó su dimisión como miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE. Pero no fue él ni nadie de su confianza a llevar su dimisión, sino que fue el diputado sevillano Antonio Pradas quien la entregó en Ferraz junto a las otras dieciséis. Susana tan observante de la jerarquía y del protocolo, ninguneó a un secretario general regional y presidente autonómico como si fuera uno más de sus peones en la Ejecutiva del Partido.

Después de varios meses precampaña y de campaña lo que sea el Susanismo se parece mucho al conjunto de frases vacías que Susana Díaz ha ido esparciendo por España durante su derrotada candidatura. A pesar de ellos algunas pinceladas sí podemos dar, al menos a partir de las reacciones de los susanistas a las propuestas de los que sí las hacían (Sánchez y López).

Susana y el Susanismo han mantenido una visión más homogénea de España. Frente al reconocimiento de la diversidad y de la identidad múltiple, ella y ellos han preferido una identidad única con alegres variedades locales. Susana y el Susanismo han recibido el aplauso de la derecha española cuando han traslucido una concepción de España más esencialista que pactista.

Por el contrario Puig desarrolla políticas claramente identitarias o como se denominan en su tierra, políticas valencianistas. Muestra de ello es la nueva política lingüística en Educación donde los centros elegirán si tienen el castellano o el valenciano como lengua vehicular y se abandonará la existencia de línea en las dos lenguas en un mismo centro. Una política lingüística muy alejada de lo que el PSOE-A consiente y que no le hubieran consentido de ganar Susana. Aunque siempre permanecerá la duda que proporción del Valencianismo de Puig es realmente de Compromís.

Es por ello más sorprendente aún que Puig y los suyos quieran controponer ahora el PSPV al PSOE, una posición que nunca han mantenido y a la estela de la independencia de facto que está intentando el PSOE-A. Una señal más que lo que guiaba al Susanismo era el aprecio por sus sillones ya que los defensores de cierta forma de neocentralismo han pasado a querer para su partido un federalismo que le niegan al país.

Susana Díaz se ha presentado como barrera frente al Populismo (Podemos y sus confluencias) y como ella suele hacer se ha puesto de ejemplo, ya que en Andalucía ella se apoya en el centro-derecha de Ciudadanos y no en la izquierda de Podemos (hay que decir que Teresa Rodríguez no dio ningún margen). Pero Díaz era el único caso de gobernante autonómico del PSOE que o bien no hubiera necesitado al PP para la investidura (Vara y Fernández), no lo necesitara para las cuestiones importantes (Page) o que no gobernase con alguna de sus confluencias (Puig, Armengol y Lambán). El Susanismo acusaba a Pedro Sánchez de querer entregar el PSOE a Podemos cuando ellos se habían convertido en los mejores amigos de los “populistas” y allí estaba Puig como barrera del Populismo junto a su vicepresidente Oltra.

La enmienda al documento estatutario procedente de Alicante permitir la disolución de las agrupaciones provinciales en el PSPV dejando solamente las agrupaciones comarcales no es muestra de la defensa de una forma de organización propia, sino solamente de un simple y ruin táctica de cara a los congresos venideros.

Hagamos un poco de historia. Era el 37 Congreso del PSOE. Zapatero acababa de ganar sus segundas elecciones. Blanco gobernaba con mano de hierro como secretario federal de organización y propuso una reforma estatutaria que establecía la eliminación de las estructuras intermedias entre las agrupaciones locales o municipales y las provinciales o insulares, de forma que las agrupaciones comarcales del PSPV desaparecerían. Los socialistas valencianos se opusieron y consiguieron su permanencia.

En la Megacrisis del PSOE las provincias han estado a favor de Pedro Sánchez, mientras que el aparato regional lo ha estado con Susana. La fortaleza de las provincias ha anulado el poder de Puig y en especial Abalos se ha convertido en el hombre fuerte del PSPV. La idea de Puig es desmantelar la estructura que le sirve de contrapeso, en especial la agrupación provincial de Valencia, para que entre la Ejecutiva del PSPV y las comarcas no haya nada, a sabiendas que las comarcas son demasiado pequeñas para oponerse y muchas para unirse efectivamente. La propuesta de la supresión de las agrupaciones provinciales fue presentada el día 30 de mayo, nueve días después de la derrota de Susana y el Susanismo, y nunca se habría formulado en caso de haber vencido la política andaluza, pues nunca nadie del entorno de Puig sugirió nada en ese sentido.

Jerarca y ninguneado, neocentralista y presoberanista, barrera del Populismo y socio de Compromís, ganador que nunca ha ganado, del PSPV después de que el PSOE les dijese que no y antiprovincialista de conveniencia. Así es Ximo Puig.

Si hubiera Elecciones Generales en 2017

Al final del año se publica la actualización del Padrón. La población por provincias del Padrón es la medida que se emplea para calcular cuántos escaños le corresponde a cada provincia a la hora de elegir el Congreso de los Diputados.

El Real Decreto 636/2016 declaró oficiales las cifras de población resultantes de la revisión del Padrón municipal referidas al 1 de enero de 2016. En el INE se puede consultar la totalidad.

De acuerdo con los datos de población por provincia si en 2017 hubiera que elegir nuevamente el Congreso en dos provincias se elegiría un diputado más en cada una de ellas (Barcelona que pasaría a 32 escaños y Lleida a 5). Por en contrario el Principado de Asturias perdería un diputado y elegiría 7 y Valencia, que ganó uno en la última revisión, volvería a los 15.

Teniendo en cuenta únicamente los datos del 26 de junio: ¿qué consecuencia tendrían?

En Lleida el nuevo escaño sería ganado por ERC y en Barcelona se lo llevaría el PSC. En el lado de las pérdidas el PP se dejaría un diputados en Asturias y Podemos-Compromís en Valencia.

Diputados obtenidos, votos recibidos y delegados en el Congreso Federal en cada región

Hemos querido ver qué relación guardaban los votos y los diputados obtenidos por cada federación regional y por el PSC con los delegados que cada uno de ellos tuvo en el último Congreso Federal, determinado en función del número de militantes. El PSOE no modula la representación en función del éxito electoral como sí hace el Partido Popular.

Los delegados con voz y voto en el último Congreso Federal fueron 1036. Si descontamos los de Juventudes, los de las Federaciones en el exterior y los de las organizaciones sectoriales, los delegados que concurren de las federaciones que concurren a las Elecciones Generales fueron 972. El porcentaje está calculado sobre los 1036 totales, ya que para medir el peso relativo de una región lo mejor, entendemos, respecto de todos los delegados con derecho a voz y voto.

psoe-votos-delegados-2015

psoe-votos-delegados-2016
Comencemos en la comparativa entre los votos recibidos en 2015 y los delegados del Congreso de 2014. Vemos como si tomamos los votos y no los militantes como rasero, las comunidades de Aragón, Asturias, Cantabria, Extremadura y Región de Murcia están fuertemente sobrerrepresentadas, mientras que Canarias, Castilla y León y Madrid son castigados en su representación congresual respecto a su aportación al total de los votos del PSOE. En 2016 la relación entre en conjunto de votos y de delegados se mantiene en valores similares, sólo aumentando la sobrerrepresentación Extremadura que por cada 1% de votos que aporta al PSOE, recibe 1,32% de delegados.

psoe-gps-delegados-2015

psoe-gps-delegados-2016

Si por el contrario comparamos la aportación porcentual al Grupo Parlamentario Socialista vemos las grandes sobrerrepresentaciones de Asturias y de Cantabria. Tanto en votos como en escaños Madrid y Castilla y León tienen una cuota de representación siempre inferior a lo que aportan.

 

¿Qué parte del Grupo Socialista corresponde a cada región?

Todos damos por hechos determinados datos por mera repetición. En el mundo del PSOE se considera que los extremeños y los castellano-manchegos son piezas fundamentales, mientras que los castellano-leoneses son mirados con cierto desdén, como si no aportasen nada al Partido. Resulta que esta pobre federación, que no gobierna su comunidad desde la noche de los tiempos, ha aportado siempre más al Grupo Parlamentario y al sostén de los gobiernos socialistas que los ganadores de las federaciones extremeña y castellano-manchega.

Aquí os dejo la tabla para que saquéis vuestras propias conclusiones.

gps

¿Cuántos diputados les corresponderán a cada provincia en 2031?

Hace varios días el Instituto Nacional de Estadística publicó su proyección de población provincializada para el año 2031. Como en Geografía Subjetiva nos encantan las simulaciones electorales, hemos calculado cuál sería la distribución de diputados entre las provincias de acuerdo con la actual legislación electoral.

Cuatro provincias ganarías representación: Baleares, Barcelona y Santa Cruz de Tenerife ganarían cada cual un diputados, mientras que Madrid ganaría tres.

Seis provincias perderían peso en el Congreso, con un diputado menos cada una de ellas: Asturias, Badajoz, Ciudad Real, Ourense, Toledo y Valencia.

Si la tendencia de voto no se altera, dentro de quince años el PP y el PSOE tendrán graves problemas electorales por un fuerte pérdida vegetativa de votantes. Mientras tanto hemos aplicado estas pequeñas modificaciones a los resultados de 2016 y PP y Podemos perderían un escaño cada uno, que ganarían PSOE y C’s respectivamente.

variaciones-resultados-2031