Si hubiera Elecciones Generales en 2017

Al final del año se publica la actualización del Padrón. La población por provincias del Padrón es la medida que se emplea para calcular cuántos escaños le corresponde a cada provincia a la hora de elegir el Congreso de los Diputados.

El Real Decreto 636/2016 declaró oficiales las cifras de población resultantes de la revisión del Padrón municipal referidas al 1 de enero de 2016. En el INE se puede consultar la totalidad.

De acuerdo con los datos de población por provincia si en 2017 hubiera que elegir nuevamente el Congreso en dos provincias se elegiría un diputado más en cada una de ellas (Barcelona que pasaría a 32 escaños y Lleida a 5). Por en contrario el Principado de Asturias perdería un diputado y elegiría 7 y Valencia, que ganó uno en la última revisión, volvería a los 15.

Teniendo en cuenta únicamente los datos del 26 de junio: ¿qué consecuencia tendrían?

En Lleida el nuevo escaño sería ganado por ERC y en Barcelona se lo llevaría el PSC. En el lado de las pérdidas el PP se dejaría un diputados en Asturias y Podemos-Compromís en Valencia.

Tener dinero y propiedades. Sobre las relaciones entre PSC y PSOE

Teresa Rodríguez, tras vencer en el proceso interno de elección de los órganos y cargos de Podemos en Andalucía, anunció que iba a iniciar los pasos necesarios para que la organización podemita andaluza fuera autónoma de la nacional teniendo entidad jurídica propia, su CIF, sus cuentas y propiedades.

Sabe Teresa Rodríguez que el único motivo para que Susana Díaz no haya liquidado el PSC es que las propiedades de los socialistas catalanes son de ellos y que el dinero de sus cuotas e ingresos están en cuentas del PSC y no del PSOE. Toda autonomía es real cuando hay un respaldo económico.

Si la Gestora del PSOE se hubiera aprestado a cumplir con el deseo de los más extremos del PSOE-A y hubieran roto con los catalanes, el PSOE se hubiera quedado al día siguiente sin representación institucional en la segunda comunidad más poblada del país. Hubieran tenido que tejer, desde el inicio, una organización que ahora no existe y habrían tenido que desembolsar una cantidad de dinero para dotarles mínimamente de recursos y medios que el PSOE no tiene en abundancia.

Fundar una Federación Catalana del PSOE saldría carísimo y posiblemente sería una inversión con muy poco rendimiento político.

Diez años en los que implosionó todo

implosion


por José Rodríguez
(1)

Tirar atrás la visión de la política al 2006 es un viaje que parece ir a otro mundo. Entonces los catalanes estrenábamos un Estatut que a pesar del “cepillo” del Guerra lo habíamos votado a favor, en la Moncloa estaba Zapatero y la socialdemocracia parecía ser el nuevo statu quo al que nos dirigíamos, vivíamos en un momento de crecimiento económico y de creación de empleo (se hablaba de paro técnico). En la comunicación política en la red, twitter acababa de nacer, no sabíamos que era eso de whatssap y Telégram y flipábamos con las redes de blogs.

La foto posterior es totalmente distinta. La crisis económica ha roto en mil pedazos el sueño de crecimiento español, el paro de larga duración vuelve a ser un problema social, tenemos problemas que creíamos erradicados como le de pobreza energética y alimentaria. La socialdemocracia nadie sabe que es, nació una nueva izquierda, primero en la calle, luego se institucionalizó y en pocos años también ha sido devorada por el propio sistema. Los sindicatos han sido golpeados con saña por parte del poder a lo largo y ancho del mundo, incluida España. Hoy hacer huelga puede ser delito y ser piquete es equivalente a ser un terrorista.

El modelo de partidos español ha implosionado, pero aún así, el PP sigue siendo hegemónico. El modelo territorial ha hecho aguas, los catalanes estamos a un tris de independizarnos, prácticamente la mayoría de “federalistas” nos hemos vuelto indepes, mientras el poder establecido fuerza más a la centralización, el control y la judicialización de la política.

El PSOE hegemónico en el 2006 es ahora un zombie descabezado que no sabe que ha muerto. En Catalunya la mayoría que oscilaba desde un autonomismo federalista (PSC) a un autonomismo nacionalista (CiU) se ha roto, y con ella la bisagra que facilitaba la gobernabilidad en España. Hoy CiU no existe, el PSC es una sombra, la hegemonía en Catalunya según como sea las elecciones se combate entre ERC y algo llamado “Comunes” o entre una coalición independentista (Junts pel Si) y un partido que el 2006 era marginal (Ciutadans).

Y aún así, con todos estos cambios, si hay algo inamovible es el modelo de España de 1978. Parece hecho de titanio, inflexible, inalterable. Y precisamente por esa inflexibilidad e inalterabilidad, de aquí a diez años, no estaremos hablando de España tal y como la conocemos. Las costuras se han roto tanto que por mucho que se pongan parches el sistema ya no funciona.

——

He invitado a algunos blogueros, que son referencia para mí desde los inicios de este blog, a publicar una entrada en Geografía Subjetiva para celebrar el décimo aniversario.

(1) José Rodríguez edita el blog Observatorio de Ciberpolítica. Capitaneó la página de blogueros Socialdemocracia.org y trabaja en Comunicación de la UGT de Catalunya. Fue federalista y ahora es acitvista independentista.

El día que Javier Fernández le dio la razón a los independentistas catalanes

Hace tiempo que el independentismo catalán no se articula principalmente sobre ideas de identidad, pertenencia o comunidad para centrarse en cuestiones menos vistosas pero más claras: las atractivas. Los independentistas catalanes sostienen que la pertenencia a España implica una pérdida económica a Catalunya que no se daría en caso de ser independiente; que incluso pasando regular un periodo de transición, los recursos disponibles compensarían las posibles pérdidas.

Aparte de las cuestiones de identidad, la respuesta desde el otro lado ha sido negar las valoraciones económicas y de futuro. Ha sido así hasta ahora en la que se comienza a dar la razón a los independentistas con el siguiente argumento, como el utilizado por el Presidente de Asturias y actual máximo dirigente del PSOE:

tweet-javier-asturias-catalunya

Diputados obtenidos, votos recibidos y delegados en el Congreso Federal en cada región

Hemos querido ver qué relación guardaban los votos y los diputados obtenidos por cada federación regional y por el PSC con los delegados que cada uno de ellos tuvo en el último Congreso Federal, determinado en función del número de militantes. El PSOE no modula la representación en función del éxito electoral como sí hace el Partido Popular.

Los delegados con voz y voto en el último Congreso Federal fueron 1036. Si descontamos los de Juventudes, los de las Federaciones en el exterior y los de las organizaciones sectoriales, los delegados que concurren de las federaciones que concurren a las Elecciones Generales fueron 972. El porcentaje está calculado sobre los 1036 totales, ya que para medir el peso relativo de una región lo mejor, entendemos, respecto de todos los delegados con derecho a voz y voto.

psoe-votos-delegados-2015

psoe-votos-delegados-2016
Comencemos en la comparativa entre los votos recibidos en 2015 y los delegados del Congreso de 2014. Vemos como si tomamos los votos y no los militantes como rasero, las comunidades de Aragón, Asturias, Cantabria, Extremadura y Región de Murcia están fuertemente sobrerrepresentadas, mientras que Canarias, Castilla y León y Madrid son castigados en su representación congresual respecto a su aportación al total de los votos del PSOE. En 2016 la relación entre en conjunto de votos y de delegados se mantiene en valores similares, sólo aumentando la sobrerrepresentación Extremadura que por cada 1% de votos que aporta al PSOE, recibe 1,32% de delegados.

psoe-gps-delegados-2015

psoe-gps-delegados-2016

Si por el contrario comparamos la aportación porcentual al Grupo Parlamentario Socialista vemos las grandes sobrerrepresentaciones de Asturias y de Cantabria. Tanto en votos como en escaños Madrid y Castilla y León tienen una cuota de representación siempre inferior a lo que aportan.

 

¿Qué parte del Grupo Socialista corresponde a cada región?

Todos damos por hechos determinados datos por mera repetición. En el mundo del PSOE se considera que los extremeños y los castellano-manchegos son piezas fundamentales, mientras que los castellano-leoneses son mirados con cierto desdén, como si no aportasen nada al Partido. Resulta que esta pobre federación, que no gobierna su comunidad desde la noche de los tiempos, ha aportado siempre más al Grupo Parlamentario y al sostén de los gobiernos socialistas que los ganadores de las federaciones extremeña y castellano-manchega.

Aquí os dejo la tabla para que saquéis vuestras propias conclusiones.

gps

PSOE de Extremadura y PSC

vara
Extremadura es un apacible región, compuesta por dos provincias, regida por el PSOE desde la aprobación del Estatuto de Autonomía, con la excepción del periodo 2011-2015 que contó con un gobierno del Partido Popular en minoría. En 2000 los extremeños eligieron once diputados al Congreso y desde entonces la cifra se mantiene en diez y el mejor resultados de los sopcialistas fue conseguir la mitad o uno menos de la mitad.

En un entorno absolutamente bipartidista, salvo las dos últimas elecciones, tener resultados como los que han conseguido no tienen ningún mérito especial, como parece haber indicado Josep Borrell refiriéndose a Andalucía. No hay que olvidar que Extremadura como Andalucía sociológicamente son más fáciles para partidos de izquierda, de forma que el mérito de la victoria es parecido al de vencer con el PP en Galicia: aquí lo que tiene mérito es ser derrotado.

Está de moda dentro de la obediencia baronil insultar al PSC, por su posición en la Megacrisis del PSOE, y decirles que no aportan nada a las victorias socialistas. Es una postura entre lo cerril y lo ignorante, pues si los escaños de Catalunya, el PSOE no está en condiciones de adelantar al PP. Podrán el PSOE de Extremadura conseguir grandes resultados, digamos seis escaños, pero son insuficientes para superar los populares, que les tienen muy cogida la medida a los del PSOE de Extremadura en las Elecciones Generales.

La política de Catalunya, aunque a algunos les duela escucharlo, es más dificíl. En primer lugar porque se está todo el bendito día en los medios de comunicación, tanto los catalanes como los nacionales, de forma que cualquier desliz tiene repercusiones. En segundo lugar porque hay dos clivajes diferentes y en continua tensión como es el tradicional de derecha-izquierda y el soberanista y no soberanista. En tercer lugar porque es una sociedad mucho más plural y con un tejido económico mayor, y tiene exigencias mucho más diversas. En cuarto lugar porque, desde la Transición, la izquierda ha encontrado diversas forma de expresión institucional, de manera que prácticamente hay un partido para cada matiz, de forma que las ventajas de ser uno de los dos partidos de un sistema de dos partidos nunca han existido. En quinto lugar la existencia de un bienestar mayor en Catalunya que en Extremadura antes de la llegada de la democracia, ha hecho que el efecto de las políticas desarrolladas por los socialistas hayan sido menos vistoso. Y podría seguir.

El partido de Rodríguez Ibarra y de Fernández Vara se convertirá en un partido regionalista del sur de España (si conservan Andalucía que lo tienen muy difícil), si no cambia el mensaje, personas y estructura. El PSOE podría ganar elecciones sin ganar en Extremadura (ha sucedido), pero no lo hará sin vencer en Catalunya.