Los partidos más votados y las elecciones de alcaldes en la provincia de Cádiz

Reanudamos nuestra serie de los municipios andaluces y murcianos con la provincia de Cádiz.

La provincia de tiene 44 municipios. En 20 de ellos una candidatura alcanzó la mayoría absoluta en las pasadas Elecciones Locales y en 24 solamente hubo mayoría relativa, pero la población de los municipios que estaban pendientes de pactos eran el 54,54% de los ayuntamientos gaditanos. De los 24 casos de mayoría relativa, en 8 de ellos no resultó elegido alcalde o alcaldesa la persona que encabezada la lista con más sufragios.

Pasemos a la ya tradicional tabla. En la columna “mr” se señala al partido con más votos y en la columna “alc” al partido al que pertenece el alcalde elegido en la sesión constitutiva. Sobre fondo de color amarillo están los nombres de los municipios en los que el alcalde no encabezó la lista más votada.

Cádiz

La novena provincial andaluza

Eran los tiempos álgidos del Aznarato y todavía el Partido Andalucista tiene protagonismo en el escenario político andaluz. El alcalde de Algeciras, el andalucista Patricio González, quiere aprovecharse de la animadversión y del sentimiento de abandono de los algecireños y sus vecinos respecto de Cádiz y propone que el Campo de Gibraltar se convierta en la novena provincia andaluza y quincuagésimo primera de España.

Una mezcla de nacionalismo de campanario, de algunas reivindicaciones justas y de mucho populismo no consiguió la deseada novena provincia, para la que era necesaria una imposible Ley de las Cortes Generales (se intentó hasta un referéndum), pero sí algunos avances instituciones y de servicios que hasta entonces sencillamente nadie se planteaba.

Recordando este pretérito y sumamente regional episodio político me planteé las consecuencias electorales que podría haber tenido en caso de nacer esa provincia del Campo de Gibraltar. Hubiera sido una provincia sobrerrepresentada en Cortes y en el Parlamento en detrimento de algunos escaños en las provincias más pobladas.

En el caso del parlamento regional hubiera sido el caldo ideal de cultivo para una formación provincial, ya que partiendo de al menos ocho diputados y una población de poco más de doscientos mil habitantes crear un polo aglutinador sería más fácil que en territorios más poblados y el hecho de la provincia recién creada ayudaría al que promoviera la identidad de entidad provincial.

Se me ocurrió simular la existencia de esta novena provincia y hacerlo con los resultados de las últimas elecciones andaluzas, las de 2012, para ver cómo hubiera afectado al reparto de los ciento nueve escaños entre nueve circunscripciones y cómo hubieran sido los resultados, ignorando las salvedades antes indicadas del voto provincialista.

El primer paso fue calcular las poblaciones de las dos provincias que se hubieran separado. Posteriormente procedí a adjudicar los escaños, teniendo en cuenta que la Ley Electoral de Andalucía establece un mínimo para cada provincia de ocho escaños. Este cuadro son los diputados que les correspondería a cada de las “nueve” provincias.

Distribución escaños
T
odas las provincias, salvo la de Jaén, pierden representación que pasa a la del Campo de Gibraltar. La más perjudicada es naturalmente Cádiz porque además de perjudicarle el hecho de que haya menos escaños a repartir, también pierde población. Los resultados serían los siguientes, que prácticamente no hubieran movida el panorama político, ya que el diputado que pierde IU (por el efecto mayoritario que tiene la división de la provincia gaditana) lo gana el PSOE, pudiéndose formar idéntica coalición de gobierno que la actual.

Game Over.

Algunos datos sobre las elecciones andaluzas

El domingo 25 de marzo los andaluces acudirán a las urnas para renovar el Parlamento de Andalucía. Será la novena legislatura autonómica y éste es el cuadro sinóptico de la composición del Parlamento tras los ocho comicios anteriores.

En esta ocasión el número de parlamentarios que se eligen en seis provincias es el mismo que hace cuatro años (por el equilibrio territorial) y solamente una provincia suma un diputado (Málaga) y otra lo pierde (Jaén).

Los andaluces acuden por tercera ver a sus colegios electorales en menos de un año. En las pasadas elecciones municipales y en las elecciones generales estos fueron por resultados en cada provincia, donde se puede apreciar un ascenso en noviembre de los dos grandes partidos, siendo el ascenso del PP mayor que el del PSOE.

Estos son los vencedores en cada provincia en cada una de las ocho elecciones celebradas y en las dos convocatorias de 2011.

Y estos son los vencedores en los municipios que actualmente tienen más de 100.000 habitantes en las mismas diez elecciones.

Si traspolásemos los resultados del 20-N en unas elecciones autonómicas esto serían los resultados.

El helipuerto que nunca debió construirse

A primeros del pasado mes de julio, el ministro de Fomento inauguró el helipuerto de Algeciras. La única función conocida de este helipuerto es abrir una segunda conexión aérea entre Ceuta y la Península, sumándose a la ya existente entre Ceuta y Málaga.

El helipuerto ha sido anunciado un millar de veces y, por fin, hemos visto como se inaugura. Ha costado seis millones de euros y de su utilidad todo el mundo duda. Con todo el respeto, cuando uno llega a Algeciras desde Ceuta, salvo que se sea de allí, no llega realmente a ningún sitio, de manera que o bien coges un bus, un tren o pasas el coche en el barco para encaminarse al punto de destino.

El helicóptero tiene un precio, para residentes, que dobla el ya caro precio del barco y te deja en Algeciras, que precisamente no es un nudo de medios de transportes. La otra línea existente desde Ceuta, aunque carísima también, al menos deja a los pasajeros en Málaga que tiene un aeropuerto con conexiones a medio mundo y una línea de AVE.

En definitiva, se han gastado mil millones de pesetas en poner un helipuerto de pasajeros dentro de los terrenos del puerto algecireño, un helipuerto con una sola compañía que opera, con precios caros a cambio de dejarte en medio de ninguna parte. Una inversión, a todas luces, mal hecha. A ello habrá que añadirle los gastos de mantenimiento lógicos de cualquier instalación y el personal de AENA (titular del helipuerto)

¿Cómo hemos llegado a la inauguración de este despropósito? La persona que ‘ha peleado’ denodadamente por la construcción de esto ha sido el diputado algecireño nacido en Ceuta, Salvador de la Encina, al que tanto tiempo pasado en la Comisión de Fomento del Congreso le ha servido para convencer a muchas personas de la utilidad de tamaña inutilidad. Daremos un año para ver los datos de pasajeros que proporciona AENA y cuál ha sido la dimensión del fracaso de esta gran gestión de Salvador de la Encina.