Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Perú’ Category

Alan García, en la primera ocasión que fue Presidente del Perú, anunció solemnemente ante el congreso y vistiendo su banda presidencial que su país solamente iba a desembolsar en pago de la deuda una cantidad fija, el 10%, sobre el total de los ingresos por exportaciones. De hecho proclamó un impago.

Como lógicamente el Estado peruano perdió toda la financiación externa, recurrió a un mecanismo que había hecho furor durante las décadas anteriores: la emisión de moneda para pagar los compromisos del Estado. La inflación fue tal que hubo que cambiar en dos ocasiones de moneda, una decisión que no aportó ninguna solución.

Muchos han criticado desde los sectores más a la izquierda la reforma constitucional que tuvo como resultado el actual artículo 135 de la Constitución. Acusan a los que la apoyaron de ceder ante los mercados y el neoliberalismos y contraponer sus intereses a los de los españoles.

Básicamente el artículo 135 de la Constitución establece que España se compromete a pagar su deuda pública y que ningún Presidente tendrá poder para presentarse ante las Cortes Generales y decir que dejamos de pagar la deuda. Luego vienen una serie de disposiciones sobre control presupuestario a modo de refuerzo.

Que un país se comprometa a pagar sus deudas no creo que sea malo ni reprobable. Que los que nos prestan su dinero, en muchas ocasiones nosotros mismos, quieren que les sea devuelto con los intereses acordados no se pueden juzgar como algo desproporcionado: todos queremos que nos devuelvan el dinero y con intereses si así lo pactamos.

Las consecuencias de no pagar son muy sencillas: nadie te vuelve a prestar porque se arriesgan a perder su dinero.

Un Estado cuyo presupuesto tiene que estar en déficit, como el español en la actualidad, necesita de dinero prestado para tener dinero con el que pagar lo que no consigue ingresar.

Incluso cuando un Estado tiene un presupuesto equilibrado o un presupuesto con superávit necesita de la deuda. ¿Por qué? Porque ese Estado puede necesitar dinero para hacer determinadas inversiones que supera su capacidad anual.

Hay una necesidad común a todos los Estados, independientemente de que se encuentren en superávit o déficit; ningún Estado dispone de todos los ingresos el primer día del ejercicio presupuestario de tal forma que en ocasiones tiene que recurrir a préstamos a corto plazo para algo tan vano como pagar a tiempo sueldos o pensiones a la espera de los ingresos que le permitirán devolver lo recibido.

Si uno no paga su deuda ni podrá financiar su déficit, ni tendrá esos préstamos a corto que te permiten llegar a tiempo en pagos perentorios como son los sueldos de los empleados públicos y las pensiones.

Decir que la reforma del artículo 135 de la Constitución ataca los servicios públicos y a las prestaciones sociales es radicalmente falso. Esta reforma lo que nos ha garantizado es que nos presten dinero para pagar a las personas que hacen posibles esos servicios públicos y poder atender el pago de la mayor prestación social que en España son las pensiones.

El PSOE no debería avergonzarse ni mirar para otro lado cuando desde más allá de la Socialdemocracia se le acusa por haber impulsado y apoyado esta reforma constitucional. Debería enorgullerse, debería defenderla y decir las cosas por su nombre.

Read Full Post »

f16-chile
La compra, por parte de Chile, de unos aviones F-16 de segunda mano que tenían los Países Bajos, ha desatado la histeria política en Perú. Ha habido llamadas al rearme del país, ante la modernización de las Fuerzas Armadas de Chile, país que parece percibido como una amenaza militar para Perú.

Un español, como soy yo, tiende naturalmente a destacar lo que de común tienen los países latinoamericanos, una tendencia que tiende a hacer unas generalizaciones que desprecia las diferencias entre estos países, muchas de ellas apreciables con un mapa escolar.

Que esto sea así y deba ser reconocido, no quiere decir que no estén justificadas ciertas extrañezas. Me extraña que estos países tengan un nacionalismo tan furibundo, sin duda construido sobre el miedo u odio al otro, pero sin mucha afirmación de lo propio, desde el momento y hora en que sus independencias fueron lideradas por élites criollas bastante homogéneas entre sí.

La pacificación de conflictos armados internos y el hecho de carece de pocos vecinos y de encontrarse donde se encuentran, haría de estos países un terreno idóneo para la reducción del gasto militar, y más cuando las circunstancias sociales de muchos de ellos invitan por sí solas a destinar las compras de armamento en el extranjero a otros fines.

Sé que esto ataca un atavismo fundacional: los vecinos como amenaza. Sé que esto atacaría no a un poder fáctico de esos países, sino a un poder real que se ha acostumbrado a dar golpes de Estado y a cometer atrocidades, por lo que parece sensato mantenerlos entretenidos con juguetitos renovados periódicamente.

Sé que las limitaciones son muchas, pero un sensato sistema de seguridad colectiva permitiría ahorrar muchos costes militares a estos países y destinar los recursos a hacer escuelas, carreteras, centros de salud y esas cosas que sirven para vivir algo mejor. Algo sensato, moderado, pero quizá por ello mismo sea merecedor de ser calificado de utópico.

Read Full Post »