Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 15 febrero 2020

El pasado día 8 se celebraron en Irlanda comicios para elegir a su parlamento. Son unas elecciones encantadoras, porque es un país al que mucho hemos ido muchos, con un recuento lentísimo que provoca vuelcos y unas elecciones dotadas de un sistema electoral realmente complejo.

El Sinn Féin ha ganado las elecciones en la primera opción, aunque ha quedado segundo en los escaños (37), pues se ha visto superado por el Fianna Fáil (38 entre los que está el escaño que no se somete a elección del presidente del legislativo). Cerca se ha situado el hasta entonces gobernante Fine Gael (35). Otros partidos representados son los verdes (12), los laboristas (6), los socialdemócratas (6) o Solidarity (5). Dos partidos con un escaño cada cual y 19 diputados independientes completan la cámara.

Los candidatos del Sinn Féin fueron 42 y 38 de ellos obtuvieron el escaño, lo que supone un 88,1% de éxitos (ningún partido presenta 160 candidatos), muy por encima del 45,7% del Fianna Fáil (37 de 81) o del 43,8% (35 de 80) del Fine Gael. No cabe duda que los estrategas del Sinn Féin han tenido muy buen criterio porque 26 de sus 37 diputados han cubierto la quota en el primer recuento, pero cabe una duda sobre estrategia al pensar si un mayor número de candidatos, como los otros dos partidos, hubiera permitido conseguir escaños con las sucesivas opciones que han ido a manos de los verdes, laboristas, de la izquierda de Solidarity o de candidatos independientes.

Hay once distritos donde los candidatos del Sinn Féin consiguen en la primera preferencia más del 50% de la quota y tres de estos casi doblan la quota necesaria. Sin lugar a dudas podían haber transformados una parte amplia en escaños. El caso del distrito de Donegal es un ejemplo de lo poco ambicioso del plan de los republicanos, pues si bien consiguen que los dos candidatos sean elegidos en el primer cuento, reparten un exceso de quota cercano en votos al que fue necesario en el último recuento para obtener un escaño. De forma que podemos decir que se han dejado entre tres y doce escaños que podrían haber ganado con los votos que tuvieron.

Su posición a la hora de negociar, sobre todo con los independientes, hubiera sido muy diferente. La falta de ambición también se paga.

Read Full Post »