Lo de Cataluña (XXVI): La feroz represión


El mensaje fundamental que Puigdemont quiere transmitir es que Cataluña está sometida a una feroz represión por parte de los españoles. Se ha ido a Bruselas a contarlo y a intentar un asilo que veremos si le sale o pasa como todo lo que intenta Puigdemont.

Durante todo este mes los medios de comunicación extranjeros se han fijado en nosotros. Sus corresponsales aquí han hecho cientos o miles de horas extras, han publicado artículo y reportajes y muchos han reforzado sus corresponsalías o han mandado enviados especiales. Vamos, que no necesitan un “huido” para que les informe de la verdadera realidad.

A Puigdemont y a los suyos les hubiera gustado ver tanques en las calles de las ciudades catalanas y ciudadanos a sus pies con las manos en alto y cantando algo de John Lennon; les hubiera encantado que alguien hubiera disparado y causado mártires; deseaban que los Mossos pusieran sus pistolas y porras únicamente al servicio de los cobardes que votaron secretamente una resolución de pseudoindependencia; arderían en deseos por contar que los estadios de fútbol estaban convertidos en campos de concentración de los presos políticos; pero nada de ello ha ocurrido y los medios internacionales tienen sus propios ojos para asegurarlo. Querían épica y han recibido el BOE, algo sumamente aburrido pues nadie se galvaniza cuando hay que concretar conceptos jurídicos indeterminados.

La vida ordinaria, la buena, se ha adueñado de Cataluña nuevamente y tras un mes de jornadas históricas todo vuelve a la normalidad. La Administración catalana funciona con normalidad, los Mossos protegen la seguridad ciudadana, los jueces y los fiscales hacen su trabajo y nada hace ver que la democracia haya desaparecido. Los derechos fundamentales están en vigor y cualquier puede manifestarse contra el 155 sin que le pase nada. De hecho se esperan elecciones autonómicas y ha comenzado una campaña que parece que va a ser tan ordinaria y zafia como siempre.

No hay opresión ni resistencia, solamente hay un montón de líderes miedosos que quieren que otros se jueguen el tipo por ellos. No sé si la independencia será lo mejor o peor para Cataluña, pero parece que nadie piensa que lo será para él porque nadie está dispuesto a arriesgar nada su esfera personal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s