¿Pervive el Susanismo?

En numerosos territorios, tras las elecciones primarias del domingo, se ha llegado al acuerdo de repartir los delegados en proporción a las preferencias expresadas por los militantes en la elección del Secretario General. En el lenguaje coloquial se dice que serán elegidos tantos delegados susanistas, tantos pedristas y tantos patxistas.

¿Sigue existiendo el Susanismo como bloque compacto?

A lo largo de esta semana los diversos barones, que han sido derrotados sin paliativos en sus federaciones territoriales, han acordado con los representantes de Pedro Sánchez un reparto proporcional de delegados y apoyo a la Ejecutiva que él proponga. Ninguno quiere verse en unas primarias regionales contra un candidato propuesto por Pedro Sánchez.

Desde el mismo domingo hasta el día de hoy Susana Díaz ha intentado ganar en el Congreso lo que perdió en las primarias y tener controlado y sometido al secretario general elegido con la mayoría absoluta de los votos. Si en las asambleas (en esta semana y sin posibilidad de movilizar) y en los congresillos el “aparato” consigue la mayoría de los delegados, entonces los barones podrían plantarse en el Congreso Federal con una lista de condiciones a Pedro Sánchez que deshiciera su victoria en las primarias y lo hiciera nuevamente preso de una Ejecutivo y un Comité Federal adverso.

Pero muchos de estos barones saben que después del Congreso Federal vienen los congresos regionales y todos han perdido. Hacerle una trampa a Sánchez en el Congreso provocaría la emergencia de candidatos a la secretaría general y la celebración de primarias que tendrían mucha posibilidad de perder en su territorio. Se han avenido al acuerdo de respetar las proporciones de las primarias.

Susana Díaz pensaba que aunque los barones pactasen esos repartos y el Susanismo se llevase el 30%, con el 25% de los delegados que son los andaluces dominaría el Congreso, pero hasta hoy no se ha dado cuenta que los delegados que salgan elegidos por la proporción de su candidatura no son suyos, sino del barón de turno y que no cabe esperar un voto en bloque de todos estos.

Los delegados susanistas ya no lo son y sin duda éste ha sido un elemento decisivo que haya llevado a Susana a enterrar el Susanismo.

¿Queda algo? Queda el Post-Susanismo que no es otra cosa que el núcleo duro de la candidatura de la Presidente andaluza que se ha parapetado en Andalucía y en el PSOE-A para no reconocer no tienen ningún predicamento fuera de su región y que en su propia comunidad comienza a verse mal esos comportamiento y modales de los que llevan haciendo gala demasiado tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s